Partidas

  • En juego
    • Director (0)
    • Jugador (4)
  • En pausa
    • Director (0)
    • Jugador (0)
  • Finalizadas
    • Director (0)
    • Jugador (0)

Partidas como director en juego

Partidas como director en pausa

Partidas como director finalizadas

Partidas como jugador en juego

Aemaeth

Aemaeth

EL PRESENTE 2121

- En el principio la Palabra creó los cielos y la tierra. Y ahora hay silencio – el sonido de la pluma rasgando papel y ella murmurando - Y la tierra está desordenada y vacía, y las tinieblas están sobre la faz del abismo, y el Espíritu de la Palabra, que antaño se movía sobre la faz de las aguas, ya no está – su voz es melancólica, casi podría decirse que está triste, aun así, sigue dictando - Y la Palabra se hizo Verbo en los albores, murmuró: Haya luz, y hubo luz. ¿Cuándo se hizo silencio? – el sonido de la pluma se detiene, no ha copiado la pregunta, ella levanta la vista hacia él, suspira pensativa y prosigue, con su voz la pluma también - Y vio Él que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas, ahora que hay silencio, vuelven a su estado alboreo, vuelven ambas a abismarse en la maraña. Y él volvió a hablar cuando las separó, Día y Noche, aquel fue el primer día. El último… ¿Cuándo fue? – la pluma no trascribe las preguntas, él aprovecha para mirar su figura blanca como la luz, rubia, cúrvea, desnuda, hace eones que son amantes y sin embargo el corazón de Lucifer todavía galopa raudo al observarla - Que haya un firmamento en medio de las aguas – prosigue - y separe aquel las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban sobre el firmamento. Y fue así, tal y como la Palabra dijo, el verbo habló y todo obedeció a su paso. Y llamó al firmamento Cielos. Ahora ya no queda cielo.

Baal irrumpe en la habitación, ella lo observa enfurecida por la interrupción, aguardando qué es lo que tiene que decir.

- Tenemos que irnos. Ya.

- No

- Ya vienen. Son una legión ¡Lilith no podemos quedarnos aquí! Nos vamos. Creo que tienen el filo de la espada.

Lucifer cierra el libro, ella gruñe con rabia, recoloca su capa ceñida al cuello, la capucha, y las tres figuras se funden entre las sombras de las arenas. Ningún ojo humano hubiera podido ver aquella pluma de no ser por el reflejo de la luna, pues Lucifer escribía en la más abosluta oscuridad mientras ella dictiaba su versión de los hechos.

Quizás Gabriel, había conseguido parte del filo de la espada, pero aun había muchos pedazos esparcidos, Lilith tenía unos cuantos. No todo estaba decidido.

El mundo entero parece que se decide en un solo objeto que se suponía legendario hasta por los alados. Ahora da igual que brilléis a la luz del Sol o de la Luna, la espada, sus esquirlas, el cantico y el enigma tras todo ello. Lleváis años atacando, matando, asesinando a aquellos que se oponen a vosotros y aun así... ¿de qué vale alargar todo ésto? ¿Qué ocurriría cuando todo esté en manos de uno? ¿Hablará? ¿Se terminara este foso oscuro en el que la vida se ha sumido? ¿Es esto el Plenilunio del que hablan?

Sea cual fuere el destino tenéis libre albedrío ¿Qué vais a hacer?

Ver la partida

Stargate SG-4: Duendes

Stargate SG-4: Duendes

En 1928, una expedición arqueológica desenterró un extraño artefacto cerca de Giza. Tras permanecer casi cuarenta años oculto en las sombras, Catherine Langford, hija del hombre que lo desenterró, consiguió activar lo que llamaban el stargate, con ayuda de Daniel Jackson, un arqueólogo al que la comunidad científica tachaba de loco. Tras cruzar el stargate, un grupo de fuerzas especiales descubrió un mundo desértico donde humanos llevados desde la Tierra extraían un mineral desconocido para Ra, un parásito alienígena que se hacía pasar por dicho dios egipcio. Un año después de matar a ese alienígena y de dar por eliminada la amenaza que suponía el stargate, éste se activa y un grupo de desconocidos ataca a la guarnición que lo custodiaba; a la vista de que la amenaza no había concluido, el Mando Conjunto se ve obligado a establecer el Programa Stargate: no sólo una forma de buscar tecnologías y aliados contra las amenazas exteriores, también la primera línea de defensa de la Tierra contra los parientes del difunto Ra.

Ver la partida

Ratoncitos

Ratoncitos

Camina un paso. Luego otro... no te preocupes por la sed ni el hambre que se retuerce dentro de ti como un gusano que devorase tus entrañas. Preocúpate de no quedarte atrás, de no perder el paso, de no partirte nada y de seguir adelante:

Siempre adelante.

Recibirás al final de la jornada tu cucharón de agua y quizás un puñado de fruta desecada. Podrás descansar esos apéndices extraños y despellejados que llamas pies y contemplar con amargura el lejano horizonte...

Mientras los Ratones posponen su implacable destino.

"CORRED! CORRED! CORRED RATONCITOS!"

Ver la partida

La guerra de los colores.Parte II (+18)

La guerra de los colores.Parte II (+18)

Derrotados el Prisma y su ejército de trazadores y Guardias Negros vuelven a la Cromería que aún niega que todo aquello esté sucediendo y creen que tan solo es una pequeña batalla más que el Prisma no ha sabido gestionar,pero los rumores de que el Príncipe de los Colores y su imparable ejército avanza se extienden y la magia se descontrola en todo el mundo generando un caos que amenaza con acabar con las Siete Satrapías por lo que Gavin y los que han luchado en Garriston han de convencer al resto de Satrapías para que envíen al grueso de las tropas a luchar contra aquel ser que se hace llamar Lord Omnícromo y que atenta contra todo aquello que la Cromería enseña y se esfuerza en rechazar: los engendros de los colores y los antiguos dioses

 

Ver la partida

Partidas como jugador en pausa

Partidas como jugador finalizadas