Partida Rol por web

Danganronpa: Des-Esperanza

Juicio Escolar: No one

Cargando editor
27/05/2019, 18:38
Takumi Akio
Cargando pj

Palideci ante esa idea maldito oso -¿Qué hago?,¿Que debería hacer?- more a los presentes tenía una idea pero ¿Monokuma cumpliría con su parte del trato? -Ademas de nuestra libertad no ejecutarlas a nadie si Kazuhiko cruza la puerta primero.

Cargando editor
27/05/2019, 18:42
Entorno

¡Buena suerte corriendo tras Kazuhiko!

 

Al decir esto, el trono de Monokuma comienza a hundirse en el suelo, y un desgraciado Takumi Akio quien no parecía encontrar fondo en su humillación, también se hundió con el, o mejor dicho, cayó a aquel agujero que se había hecho en el suelo. Mientras tanto, los otros estudiantes lograron entrar en el ascensor que Monokuma les había abierto y lentamente comenzaron a subir.

Cargando editor
27/05/2019, 23:35
Tsumiko Komachi

Yo me negaba a que esto acabara así. Tenía que haber alguna manera, alguna salida, alguna manera de... de evitar la ejecución de todos nosotros. ¿Pero cuál? Mientras meditaba sobre esto, mientras buscaba una solución en mi mente, Tafuna-tan se me acercó con actitud fatalista. Me atrapó entre sus brazos y la oí rendirse. ¡Pero yo no podía hacer lo mismo! En lugar de resistirme al abrazo reservé las energías para la mente, para tratar de pensar qué hacer. Quizás debería pulsar los botones del trono aleatoriamente, aún pese al riesgo. Q-quizás la metralleta impidiera a Kazuhiko escaparse, amenazándole con disparos al aire... ¿pero entonces, no nos lo impidiría también a nosotros? Quizás ese era el plan, la ejecución después de que él se escapara. Mierda, si hubieramos seguido con el plan de fuga inicia-

Tafuna me agarró el rostro tirando de mi, acercándolo al suyo. ¿Quería susurrar algo? ¿Tenía ella un plan? Empezó a hablar, llamándome con el nombre completo, me dijo que la había hecho feliz. Eso me alegraba, pero a qué venía-

"..."

"................"

Cuando fui consciente de que sus labios estaban tocando los míos, ya fue demasiado tarde. Fue mi primer beso, y creo también el suyo. "¿¡Q-q-q-qué...!?" me aparté en cuanto pude, mirándola con los ojos muy abiertos y completamente colorada. Ella sabía a... eh...  A-a ver, cómo lo defino sin sonar patética yo... n-no es que fuera desagradable ni nada de eso, ¿vale? Sabía bien, yo qué sé, y ya está. Pero... a-a ver cómo lo explico... yo... "Y-y-y-yo..." instintivamente miré por con los ojos, por un segundo a Katsumoto Obinata. Solo un microsegundo, para ver si estaba mirando. Y joder, sí que lo había visto todo, como probablemente en resto de personas. Le puse una mano en el hombro a Tafuna Iwa y exclamé aún más colorada si cabía. "¡T-t-tenemos que hablar, ¿vale? ¡Después, más tarde, de muchas cosas, c-cosas incómodas! ¡Pero no ahora!" me giré hacia el ascensor, que justo acababa de llegar de vuelta, y abrí las puertas. "¡Ahora tenemos que ocuparnos d-d-de no morir y ya está!" y dicho aquello entré, ofuscada, preocupada, y asustada por el futuro cercano y también por el más inmediato. El corazón me latía muy rápido y por muchas cosas. Si Tafuna-tan había pretendido relajarme, aquello había sido prácticamente el efecto contrario. "S-si Kazuhiko quiere irse, a-aún quizás podríamos convencerle de que se pare... tenemos que ir al hall de entrada. ¡Rápido, venga!" insté a todos los que quedabamos abajo a subir al ascensor. La verdad, a estas alturas el chico seguro que ya se había ido. ¡Mejor, así no tendría que tener que explicarle a la pobre Tafuna que...! ¡GAAAGH! ¡Mi cabeza solo podía pensar en el beso ahora mismo! Tanto que ni siquiera procesé a tiempo que Monokuma se estaba llevando a Akio-Kun con él a Dios sabe dónde...