Partida Rol por web

Danza Macabra. x Cuarto Episodio: El Matrimonio de Iñigo

3. Día de Mercado

Cargando editor
Director Cargando pj
18058/7696800
15/02/2012, 18:06
Director

 

Tras despertaros, asearos y las oraciones matutinas volvéis de nuevo al gran salón donde compartís con el marqués, su futura y las religiosas supervivientes y algunos de los hombres del marqués, un desayuno abundante. Durante el transcurso del mismo, os enteráis de que es día de mercado en el pueblo de Castrojeriz.

La noticia de los próximos esponsales del Señor han atraído a multitud de comerciantes, que esperan vender sus mercancías a buen precio.

Luisa está radiante y al marqués en cambio se le ve bastante cansado, como si no hubiera descansado bien o hubiera sido una noche muy larga, algo extraño pues aún no han celebrado noche de bodas...

Cargando editor
Luisa de Medrano Cargando pj
18058/7696808
15/02/2012, 18:09
Luisa de Medrano

Dirigiéndose al Marqués en voz alta para que todos podáis oirla

- Mi señor Marqués, me placedería en extremo bajar al mercado para compraros un presente por nuestro próximo enlace. Yo misma os elegiría un presente que jamás olvidaríais - dice con una sonrisa - si me dáis vuestro permiso de acudir... ¡ además los pueblos se ponen tan bonitos los días de mercado!

Cargando editor
Iñigo de Medina Cargando pj
18058/7696819
15/02/2012, 18:11
Iñigo de Medina

- Vos sóis mi regalo... ¡ y qué regalo amada mía ! - dice con voz cansada - no necesito nada más, pero no he de contrariaros yo y menos cuando aún ni siquiera somos esposos. Id si os place pero llevaréis escolta, este es un pueblo tranquilo pero yo estaré más tranquilo y vos más segura - hace varios gestos a sus hombres para que se apresten.

Cargando editor
Don Carlos de Mayoral Cargando pj
18058/7696831
15/02/2012, 18:13
Don Carlos de Mayoral

Haciendo de las suyas

- Si me lo permitís señor y en aras de la hospitalidad que habéis mostrado para con nos, me gustaría acompañar a vuestra futura al mercado, nada debéis temer si estoy cerca aunque mal está que yo lo diga pecando consecuentemente de inmodestia. Además - os mira ... sí está haciendo de las suyas de nuevo- mis compañeros peregrinos seguro que están encantados de corresponder también y así estirar las piernas y gozar del sol que tan alto luce hoy sobre nuestros rostros...

Cargando editor
Iñigo de Medina Cargando pj
18058/7696836
15/02/2012, 18:15
Iñigo de Medina

Satisfecho asintiendo con la cabeza se levanta del sillón y mientras camina por la estancia de un lado a otro de la mesa - me honráis Don Carlos, ¿ y los interpelados ? ¿se muestran de acuerdo a acompañaros?

Cargando editor
Hernán Duarte Cargando pj
18058/7698591
15/02/2012, 23:26
Hernán Duarte

Hernán pensó en lo que podía pasar si acompañaba a Don Carlos al mercado, podría tardar mucho en encontrar otra posibilidad así de saciarse:

-Por lo poco que he oído, el hombre no tiene muy buena fama entre mis compañeros porque siempre los mete en líos. Creo que es lo que necesito.

Se sonríe a sí mismo.

-Don Carlos, si así lo deseáis acudiré con vos y la señora al mercado...-Dijo.

-...Y espero que hagáis gala de vuestra fama-Añadió para sí.

Cargando editor
Aleixo d'Ocampo Cargando pj
18058/7700118
16/02/2012, 10:07
Aleixo d'Ocampo

El Caballero había dormido con una placidez como en años. Poco le importaban los amoríos de los esponsales... sus supuestas triquiñuelas con los judíos o los regalos que se hacían tanto de palabra como de obra agasajándose mutuamente. Pero el lugar, Castrojeriz, era un verdadero remanso de tranquilidad para la atormentada mente del santiaguista.

- Lo cierto es que deseaba pasear por las calles de esta tierra... conocerla y recorrerla con el único propósito de disfrutarla. Un mercado es una oportunidad idónea para ello. Bajemos todos juntos... ¿qué opináis Don Antón?

Cargando editor
Samuel Sánchez Cargando pj
18058/7700351
16/02/2012, 11:25
Samuel Sánchez

Una vez más (no sabía ya por donde andaba la cuenta) Don Carlos nos quería meter en otro lío de faldas, pero bueno, ya casi que me había acostumbrado y tampoco era tan desagrable. No estaba mal dejar de ser un vulgar siervo de vez en cuando para convertirte en defensor de las causas perdidas, tenía su gracia.

- Mi señor, yo tengo que ir a recoger mi armadura - le dije a Don Antón - pero en cuanto acabe no me importa acompañar a la señorita al mercado, si os parece bien.

Cargando editor
Don Antón Cargando pj
18058/7701074
16/02/2012, 15:02
Don Antón

Don Antón asintió con la cabeza pero al ver que sus compañeros se expresaban claramente y con palabras, miedo tubo de quedar en mal lugar y su boca abrió para hablar:

-Por su puesto, será un placer. No deberéis temer por vuestra amada y será una alegría para nosotros pasear tranquilamente por el bello mercado sin tener que portar la armadura ni nada igualmente pesado. Samuel ve a por mi acero al cuarto y saldremos sin demora. Además-dijó mirando a sus compañeros-quizás encontremos algo de utilidad para llevar en nuestro viaje.

Notas de juego

En mi proxima partida seré trovador XD

Cargando editor
Luisa de Medrano Cargando pj
18058/7702086
16/02/2012, 18:39
Luisa de Medrano

- Estupendo, partiremos en seguida. Nos vemos en la puerta principal.- dice dejando el salón.

Cargando editor
Iñigo de Medina Cargando pj
18058/7702089
16/02/2012, 18:40
Iñigo de Medina

- Cuidad bien de ella,  está en vuestras manos.

Cargando editor
Director Cargando pj
18058/7702097
16/02/2012, 18:40
Director

Dejáis el salón y váis a recoger vuestras cosas mientras el bueno de Samuel se adelanta a recoger su armadura. Al poco estáis en la puerta principal, Luisa llega poco después.

Descendéis el camino que va del castillo al pueblo cuando Samuel llega a la carrera con su armadura y se une a vosotros, mientras camináis cuesta abajo Luisa permanece en silencio mirando en todas direcciones, fascinadas por los campos, flores, tierras y por el pueblo en sí que se ve más abajo.

Don Carlos tiene una proposición que haceros...

Cargando editor
Don Carlos de Mayoral Cargando pj
18058/7702108
16/02/2012, 18:43
Don Carlos de Mayoral

- Estoy en deuda con vosotros y ya que he visto que andáis algo excasos de fondos he decidido que en virtud de vuestra conducta para conmigo en este viaje que llevamos recorrido, trasladarme a Burgos, ocuparos de que me recuperase... no puedo por menos que correr con los gastos de cuanto necesitéis en el mercado. Es lo mínimo que puedo hacer así que si véis algo que os gusta o necesitéis... yo me hago cargo.

Cargando editor
Director Cargando pj
18058/7702128
16/02/2012, 18:45
Director

Enfiláis el cruce por el que vinísteis con la caravana y tomáis la derecha para entrar en el pueblo propiamente dicho, las casitas de piedra y madera parecen prósperas aunque pequeñas, además no se ven esas chozas paupérrimas tan características de muchos poblados castellanos.

Se ve que aunque Iñigo sea algo... extraño y afortunado, al menos es justo con sus súbditos y no impone impuestos excesivos.

Como había dicho Luisa el pueblo se ha engalanado para recibir el mercado que ocupa la plaza del pueblo y varias callecitas adyacentes, hay puestos casi de todo y véis productos exóticos que jamás habíais visto, amén de gente extraña no precisamente castellanos, sino gente de tez oscura y algún que otro infiel nada disimulado.

Así que mientras Luisa pasea por los diferentes puestos cotilleando todo, vosotros aunque encargados de la seguridad de la chica, no podéis evitar mirar los diferentes puestos, gentes y productos.

 

Notas de juego

Pues eso, lo que necesitéis de aquí:

 

Cargando editor
Don Antón Cargando pj
18058/7702698
16/02/2012, 20:54
Don Antón

Don Antón llevaba los ropajes que le habían dado en el castillo. Se sentía cómodo y animado pues caminar tranquilo y sin armadura después de tantos días hacía que se le olvidasen los males que lo aquejaban. Incluso el brazo le había dejado de doler aunque apenas lograba mover los dedos.

-Don Carlos-díjole al hidalgo- no abusare de vuestra amabilidad pues no tenéis motivos para consentirnos tantos, pero dado la lejanía de nuestra tierra y el camino que aún nos queda no rechazaré vuestro agradecimiento. Samuel lleva la espada-señalo el pequeño fardo que llevaba Samuel y se cuidó de no nombrar suya aquella espada-Estoy seguro de que podrá cambiarla por un Florete en un simple trueque sin que medien las monedas. Por otro lado necesitaría unas botas nuevas para el camino, así cuando se me terminen de gastar las que llevo podré tener recambio y no caminar descalzo. Por último y ya que nos dirigimos hacia Santiago, donde las lluvias y el frío nos es conocido, no me vendría mal una pelliza de paño. Así por lo menos me asegurare de no coger un resfriado-todo esto se lo decía a Don Carlos y a Samuel por igual, pues el segundo era el que tendría que ir a por las cosas de las que hablaba Antón.

Cargando editor
Samuel Sánchez Cargando pj
18058/7704742
17/02/2012, 11:33
Samuel Sánchez

" Para una vez que se estira el viejo... -pensé "

Me parecía bien que Don Antón aprovechara para hacer algunas compras, las mercancias de aquel mercado parecian de buena calidad a simple vista y ya era hora de reponer lo perdido tiempo atrás, aunque me tocara a mi cargar con todas las cosas.

- Como digáis, mi señor, haré lo que pueda con esa espada - dije - Espero acordarme de todo.

Cargando editor
Don Carlos de Mayoral Cargando pj
18058/7704830
17/02/2012, 11:56
Don Carlos de Mayoral

- Sea pues Don Antón. Como he dicho, correré con los gastos de cuanto necesitéis, además deberíamos comprar provisiones pues no tengo yo muy claro que el Marqués tenga la gentileza de aprovisionarnos para la siguiente etapa del viaje-  dice ésto último más bajo para no ser escuchado por Luisa y se dirige a Roderigo - cuando acabemos aquí, quédate y compra provisiones para varios días - y le tiende tres maravedíes de plata.

Luego se acerca a Aleixo y andando a través de los puestos sin mostrar mucho interés en los productos ofertados le dice al caballero - vuestra lóriga no estaba en muy buenas condiciones, quizás debáis repararla señor. Desgraciadamente en nuestro peregrinaje no nos está siendo ajena la pendencia ni el derramamiento de sangre... o mucho me equivoco o volveremos a combatir más pronto que tarde, más nos valdría tener prestas las armas y artificios de guerra.

Cargando editor
Aleixo d'Ocampo Cargando pj
18058/7711513
19/02/2012, 16:02
Aleixo d'Ocampo

Aleixo torció el gesto. A pesar de que era un arma de Dios no gustaba de repartir muerta allá adonde iba. Pero lo que sí era verdad era que, tal y como Don Carlos apuntaba, más pronto que tarde habría que desenvainar su, por otra parte, amada espada y hacer aquello por lo que uno horadaba el mundo. Su misión...

- Le agradezco la gentileza Don Carlos... - asintió con voz queda. - Algunos engarces han saltado en los últimos encuentros y quiera Dios que no vuelvan a acertar en esa ubicación o la malla no podrá protegerme del golpe. Parece que el maestro herrero de aquí, de Castrojeríz ha hecho un buen trabajo con la coracina de Don Antón.

Aleixo buscó con la mirada... tras varias jornadas de camino con aquellos hombre aún no acertaba a saber cual de los villanos que los acompañaban eran simples viajeros y cuales eran criados al servicio de los noblones. De cualquier modo...

- Roderigo... sube hasta el Castillo y lleva mi lóriga al maestro herrero. Samuel ha hecho lo propio por Don Antón... anda aprisa. Va por cuenta de Don Carlos así que advierte al artesano. Los ordenados no podemos permitirnos estas cosas per sé. Agradecido... - concluyó.

Cargando editor
Samuel Sánchez Cargando pj
18058/7717181
20/02/2012, 21:26
Samuel Sánchez

- Mi señor, si así lo deseais me adelantaré para hacer las compras, vos podeis disfrutar del mercado junto Don Aleixo, Don Carlos y la señorita - le dije para confirmar que quería que me fuese a por las cosas que necesitaba - Aunque si he de ir necesitaré unas monedas... ejem... - carrespée soltándole una indirecta a Don Carlos, que era el que pagaba.

Cargando editor
Don Carlos de Mayoral Cargando pj
18058/7719391
21/02/2012, 10:56
Don Carlos de Mayoral

Miró a Samuel pensativo

- Eh... sí por supuesto. Tomad - y echó mano de un saquito de cuero que llevaba debajo de la camisola del que extrajo más de media docena de maravedíes - creo que con ésto será suficiente- dijo tendiendo las monedas a Samuel- Toma Roderigo, éstas son para la Lóriga del caballero- dijo dando otro puñado a Roderigo- parece que la señora está interesada en caballos - dijo señalando un puesto en el que un hombre vendía caballos de diversas razas.