Partida Rol por web

Dhaeva 2: El Caballero de las Tinieblas.

Transilvania: 1) Alba Iulia: Castillo de Balgrad. - Estancias de invitados.

Cargando editor
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados. Cargando pj
18624/8973759
21/11/2012, 16:39
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados.

ALA OESTE DEL CASTILLO: ESTANCIAS DE INVITADOS Y TORRE DEL CHAMBELAN:

Cargando editor
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados. Cargando pj
18624/8973805
21/11/2012, 16:46
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados.
Cargando pj

APOSENTOS DE LOS BASARAB:

- Svitlana y sus dos hijos se retiran a las habitaciones privadas asignadas a los Basarab y a sus siervos (aunque estos últimos generalmente duermen en las cocinas, menos uno apostado en la puerta de cada uno de los dos dormitorios).

Notas de juego

// Entran en escena: Svitlana Basarab de Polonia, Veronika Basarab, Vikos Basarab.

// Proceden de: Patio del Castillo.

Cargando editor
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados. Cargando pj
18624/8985402
23/11/2012, 17:29
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados.

APOSENTOS SZANTOVICH:

- El Guardia Tomescu escolta a la Dama Dubieta y al joven Tiberiu hasta la habitación que ambos comparten, contigua a la que él comparte con Schaar Dvy.

Notas de juego

// Entran en escena: Dubieta Szantovich, Tiberiu Radomir Szantovich, Guardia Tomescu.

// Proceden de: Patio del castillo.

Cargando editor
Guardia Tomescu. Cargando pj
18624/8985968
23/11/2012, 20:10
Guardia Tomescu.

Cuando llegamos a la puerta de los aposentos de Dubieta, hago una profunda flexión con todo el cuerpo.

- Mi señora, ¿alguna orden para esta noche?

No me vuelvo a erguir mientras no me hable. A pesar de que me trata mejor de lo que he visto tratar a otros sirvientes por sus señores, eso no significa que haya que respetarla menos. Así que aguardo atento órdenes, de cualquiera de los tres que me acompañan.

Cargando editor
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados. Cargando pj
18624/8986975
23/11/2012, 23:44
T01: CASTILLO DE BALGRAD: Estancias de Invitados.

APOSENTOS SZANTOVICH:

- La Dama Radovina Szantovich llega escoltada por su guardaespaldas Boru a la tercera de las habitaciones Szantovich, la que comparte ella con sus dos criadas.

- El Guardia Boru duerme en los barracones de los guardias, junto con el resto de tropas de los Szantovich (dos milicianos del séquito de Dubieta; y dos guardias novatos y seis sargentos feudales del séquito de Radovina).

- Ambos ven al Guardia Tomescu y escuchan en la habitación de al lado a Dubieta y Tiberiu.

Notas de juego

// Entran en escena: Radovina Szantovich de Bran, Guardia Boru.

// Proceden de: Patio del castillo.

Cargando editor
[...] Dubieta Szantovich. Cargando pj
18624/8991922
25/11/2012, 14:30
[...] Dubieta Szantovich.

Dubieta entró en los aposentos y miró a su hijo.

Siéntate - señala una de las sillas que hay al lado de una pequeña mesa - ahora hablaremos.

Miró a Tomescu con tranquilidad y alzó el rostro del guardia con un leve gesto, elevando la barbilla de éste con un suave tacto con su mano.

Tranquilo, solo debe tomar su guardia y mantenerse en la puerta velando por nuestra seguridad  - ahora miró a Schaar - Quedaos, necesito vuestra ayuda para esto - hizo un leve gesto para que se entendiese que se refería a su hijo - necesita una figura que seguir.

Cuando Radovina entró, mostró una leve reverencia a modo de saludo.

- Espero que todo vaya bien, querida, nuestras ceremonias nupciales se acercan y debemos estar radiantes muy a nuestro pesar - dijo a modo de despedida, sabía que Radovina se iría a su dormitorio.

 

Cargando editor
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos. Cargando pj
18624/8994331
25/11/2012, 22:55
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos.

Radovina respondió al saludo con un cabeceo, al alzar la cabeza no alzó la mirada escarlata dejándola puesta en la cintura de Dubieta, acorde con la posición que ostentaba con respecto a ella y el respeto que le profesaba.

-Por supuesto -respondió casi en un susurro aterciopelado que recordaba al ulular aflautado del viento en las noches frías recorriendo el empedrado del castillo. Por un momento pareció añadir algo más, pero no era ni momento ni era el lugar. Dubieta tenía sus propias preocupaciones y deberes para con sus acompañantes asíque con una educada genuflexión sujetando el vuelo de su falda ligeramente sobre el suelo se retiró hacia su cuarto, dejando la puerta entreabierta.

-Boru-se oyó desde el interior a Radovina conminando a Boru entrar con ella.

Cargando editor
Guardia Boru. Cargando pj
18624/8994501
25/11/2012, 23:20
Guardia Boru.

Como desconocía los deseos de mi señora me detuve en el umbral de la puerta cuando se adentró en el cuarto.

Entonces, me llamó y acudí solícito. Entré a la estancia y cerré la puerta tras de mí. Así, me situé  en una posición secundaria, al lado de la puerta.:

-Mi señora-dije en un respetuoso saludo, pues no sabía si quería darme alguna orden o tan solo quería que velara por su seguridad. Presumí que era lo segundo, pero, aún así, me abstuve de solicitar órdenes. Si algo se requería de mi, mi señora misma, habría de decírmelo, así debía ser.

Cargando editor
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos. Cargando pj
18624/8994532
25/11/2012, 23:27
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos.

-Cierra la puerta, Boru-dijo Radovina de espaldas a la puerta girando levemente el rostro para quedar de perfil a Boru al hablar.

Esperó paciente a que éste obedeciera y al oir la puerta cerrarse se sujetó los brazos abrazándose a sí misma con las manos aferrando los brazos por encima del codo.

-Mi señora

-Habla,qué impresión te da el espectáculo de hoy, me interesa saberlo-dijo sin girarse hacia él, manteniéndose estática como una muñeca de cabello de oro, un angel de ojos sacados del infierno-incluso tú tendrás una opinión sobre esto, Boru.

Cargando editor
Guardia Boru. Cargando pj
18624/8996174
26/11/2012, 11:12
Guardia Boru.

Boru se puso algo nervioso. Su señora Radovina siempre le había tratado de forma más cercana que a un criado habitual. Eso le gustaba, pero estas situaciones en la que le preguntaba su opinión sobre asuntos de la corte, se sentía inseguro. Su terreno eran las guardias, la vigilancia, la marcha e incluso la estrategia, no sentarse en una mesa a fingir interés en los asuntos de todo aquel que tuviera un apellido. Siempre había sentido lastima porque su señora, tan joven, tuviera que lidiar con esas reuniones sociales.

Aún con todo, le había preguntado y tenía que responderle:

-Pues... nuestros ilustres compañeros parecían algo preocupados por la marcha del Conde en general. Supongo que es normal, a todo el mundo le cuesta cambiar de señor- ocultó la que creía era la razón principal. Aunque todos respetaban al  capitán Zarac, sin duda temían que su mando no fuera suficiente. No era hombre acostumbrado a gobernar un castillo, y la cosa podría írsele de las manos con aquellos que, generalmente, estaban cerca de su rango. Y a quien le preocupaba todo el mundo era el hombre con el que iba a contraer matrimonio su señora, a quién se le atribuian lo menos cinco muertes en el pasado año. Cambio de perspectiva a algo menos cercano- Los Basarab parecen consternados, aunque no es para menos, son prisioneros del Conde y temen por sus cabezas. 

Concluyo, no querría hablar más de lo que fuera necesario.

Cargando editor
Tiberiu Radomir Szantovich. Cargando pj
18624/8997203
26/11/2012, 15:35
Tiberiu Radomir Szantovich.

Tiberiu se sentó y allí se quedó balanceando las piernas bajo el asiento de la silla. Su madre le habían dicho que iban a hablar, lo que no sabía era de qué. Quizá hablasen del saludo al Duque y lo mucho que le había gustado o de lo que había aprendido aquel día con el maestro Maserrak. También podía contarle a qué había jugado y en qué sitios del castillo había estado. Pero al final no iba a ser nada de eso, o eso creyó cuando escuchó que necesitaba a Schaar como una figura a seguir y el niño no podía estar más de acuerdo.

- Sí Schaar - confirmó las palabras de su madre. Sonrió.- Tienes que enseñarme a ser un caballero como tú. Con espada y armadura. Y montar a caballo yo solo.- Eso tampoco se le iba a olvidar.- ¿Puedo montar en Fiero Orgullo?

Cargando editor
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos. Cargando pj
18624/9010856
28/11/2012, 21:56
Dama Radovina Radoslav de los Cárpatos.

Radovina entrecerró los ojos observándole de reojo bajo las espesas pestañas.

-Entiendo-contestó en su habitual susurro. Inspiró hondo como si fuera a añadir algo más , pero se contuvo soltando el aire muy despacio por la nariz, abriendo las ventanitas de ésta.-Puedes retirarte-dijo sin esperar a que el guardia obedeciera sus órdenes, avanzó hasta la cama cruzando la humilde habitación de invitados y se sentó en el borde con las pálidas manos cruzadas sobre el regazo y la mirada escarlata fijada en un punto indefinido del suelo, inmersa en sus propias cavilaciones.

-Boru-añadió antes de que éste desapareciera del todo-deberías tomar algo. Entra en calor-tú que puedes.

Cargando editor
Schaar Dvy. Cargando pj
18624/9011981
28/11/2012, 22:52
Schaar Dvy.

Una triste melancolía se había convertido en la compañera inseparable de Schaar. Días atrás había conocido de labios de Dubieta como ésta había sido prometida, y la noticia había sido como un jarro de agua fría sobre el joven, más aún cuando no había vislumbrado en la mujer más que muestras de sumisión ante el Duque.

Atrás quedaron aquellos momentos en los que había podido disfrutar llevando el estipendio conseguido tras algún arriesgado encargo o alguna liza ganada, y en los que ella podía mostrar sin rubor su agradecimiento al hombre.

Tras la sombría noticia, el 'Caballero desposeído' se había recluido en sus estancias, sin apenas salir más que para las comidas de rigor, incluso a riesgo de sufrir las iras del mismísimo Duque, no presentándose en primera fila a la hora de despedirlo en su reciente partida.

- Creo que está deseando que lo montes, pequeño - respondió con una amarga sonrisa a la pregunta del niño - no debo hacerlo partícipe de mi tristeza - el joven, haciendo de tripas corazón, templó el semblante y, por unos momentos, volvió a ser ese responsable del bienestar de la dama y su hijo - por supuesto, mi señora, intentaré dar ejemplo al joven señor - contestó de manera solemne.

Cargando editor
[...] Dubieta Szantovich. Cargando pj
18624/9017822
30/11/2012, 00:08
[...] Dubieta Szantovich.

Al menos Dubieta tenía a Schaar para poder mantener una postura algo ruda sin que su hijo la odiase, aunque Tiberiu era listo para ser simplemente un niño y sabía que todo lo que hacía su madre era por su bien. Pasó su mano por el joven rostro de Schaar y seguidamente miró a su pequeño.

Tiberiu, estoy decepcionada contigo - suspiró - no puedes despedirte de este modo del Duque, si no hubiese estado de buen humor yo... - su rostro se entristeció - No te das cuenta... tu inocencia te salva, hijo, pero eso no va a durar para siempre, podría haberte perdido por un leve gesto como ese. ¿No pensaste la razón por la que nadie había dicho palabra? ¿No pensaste que si nadie se atrevió a despedirse del duque con otra forma que no fuese una reverencia era por algo? - elevó el rostro de Tiberiu con un dulce roce con la mano - Cariño, por favor, no vuelvas a hacerme pasar por esto, la próxima vez tendré que castigarte y no quiero tener que hacerlo.

Dubieta miró a Schaar para que le echase una mano de algún modo, debían mantener al pequeño a salvo, si por cualquier motivo su dulce inocencia volvía a jugar un movimiento así y el duque no estaba de humor... prefería no pensar en ello.

Ah, y nada de pedir vino, que no tienes edad para eso - suspiró de nuevo y se acercó al oído de Schaar, susurrando para que nadie lo escuchase - luego tengo que hablar contigo a solas.

Cargando editor
Guardia Boru. Cargando pj
18624/9021877
30/11/2012, 23:41
Guardia Boru.

Una sonrisa triste apareció en la cara de Boru mientras abandonaba la estancia de su señora. Su proposición le conmovía, aunque estaba seguro de que su señora sabía que no seguiría su consejo, era muy bondadoso de su parte decir en voz alta que se le permitía. Sin embargo, el tono de Radovina era triste al terminar su frase. Una vez más le invadió esa pena que sentía por la muchacha. ``Una chica tan joven... apenas tuvo infancia, y para nada fue una infancia feliz´´ pensó, como muchas otras veces hacía.

Como era propio de él se recompuso con presteza y se dirigió a los improvisados cuarteles que tenían en el castillo a revisar que la guardia a la señorita Stanzovich se efectuara como debía. Cuando veía que Radovina mostraba la debilidad propia de alguien de su edad, a Boru le reconfortaba encargarse más que de costumbre de los asuntos de la joven. Era una forma que tenía de sentir que podía ayudarla.

Cargando editor
EL TIEMPO TODO LO VENCE. Cargando pj
18624/9030376
03/12/2012, 10:56
EL TIEMPO TODO LO VENCE.

NOCHE DEL VEINTINUEVE DE ABRIL DEL AÑO DE NUESTRO SEÑOR DE NOVECIENTOS CINCUENTA Y OCHO.

Cargando editor
06 - Los Enamorados. Cargando pj
18624/9030380
03/12/2012, 10:57
06 - Los Enamorados.

MUY PRONTO SON LOS ESPONSALES:

- Tras la partida del Duque, el Chambelán estuvo dos meses casi sin aparecer por la Corte. Se decía que pasaba cada vez más tiempo en las estancias privadas del Secretario Durius y que, al igual que él, sólo salía de noche, algunas noches.

- Fue ya llegado el mes de abril cuando el Chambelán empezó a organizar a toda prisa la doble boda, eso sí, siempre de noche.

- Se hace evidente que es urgente conseguir ya la cooperación del Padre Adelmus, alguien debe de ir a su Iglesia y ofrecerle el cargo de Padre Confesor de la Corte, así como que se haga cargo de oficiar las bodas.

Cargando editor
Schaar Dvy. Cargando pj
18624/9031105
03/12/2012, 13:03
Schaar Dvy.

El gesto de Dubieta con el pequeño Tiberiu le hizo salir de su ensimismamiento. Aunque había estado presente en cuerpo, su mente se había mantenido en otro lado, y todo lo que la mujer contó pareció provenir de un cuento soñado. Mirando comprensivo al chico, añadió, al ver como Dubieta parecía pedir su intervención con la mirada - Tiberiu Radomir Szantovich, tu etapa de crio quedó atrás. Llevas ya algún tiempo recibiendo clases y debes mostrarte mucho más adulto que cuando llegamos - dijo en tono solemne, que taimó para hacerlo más afable - pequeño, todo a cambiado para nosotros y cualquier equivocación en nuestros actos pueden acarrearnos las peores de las consecuencias inimaginables, ya viste lo que le pasó a los pequeños Basarav. Nos tienes a tu madre y a mí a tu lado, pero si no demuestras que eres cauto y meditas antes de actuar, pondrás en peligro... - Schaar hizo una breve pausa eligiendo sus palabras - ... nuestras vidas.

Schaar revolvió el pelo del muchacho - reflexiona sobre lo que te hemos dicho y no dudes en preguntarnos si tienes duda..., y si quisieras dirigirte a alguien que no seamos tu madre, tu maestro o yo, pidenos permiso antes, que no se diga de los Szantovich que no tienen educación y respeto.

Luego, tras oir la petición de la mujer, susurró en respuesta - ando a tu entera disposición - y aguardó junto a ésta, a que despachara a los presentes.

Cargando editor
[RIP] Caballero Zuyla Dravescu. Cargando pj
18624/9031466
03/12/2012, 15:52
[RIP] Caballero Zuyla Dravescu.
Cargando pj

Padre rompió el silencio Zuyla en cierto momento de la tarde, cuando ambos se encontraban degustando un vaso de vino caliente especiado Quizá sería recomendable que fueramos nosotros a hablar con el Padre Adelmus Basarab. CUando le llevamos el cuerpo de su difunta sobrina, el maestro Maserrak y yo pudimos conocerle. Quizá pudiera ser un aliado interesante ese hombre de Dios.

Cargando editor
[OUT] Svitlana Basarab de Polonia. Cargando pj
18624/9033455
03/12/2012, 20:34
[OUT] Svitlana Basarab de Polonia.
Cargando pj

Svitlana cogió a sus hijos de la mano y los llevo a sus cuartos. Una vez dentro suspiro profundamente y, aunque tenía ganas de llorar, alzó su cabeza y echó todo mal pensamiento. Sonrió dulcemente y habló a sus hijos.

-Llevamos un año en esta prisión, pequeños, y lo más importante es que seguimos vivos. Sabéis que esta vida no es la que vuestro abuelo y vuestro padre quiere para vosotros, pero es lo que hay. Somos Basarab y tenemos que vivir dignamente en cualquier sitio que estemos.

Besó con ternura la frente de sus hijos. Dentro de poco habrá bodas en este castillo. Se acordó con dolor el tremendo fallo de hace un año, cuando su hija no guardó el protocolo.

Intentó que sus hijos tuvieran una infancia feliz, pero en ese lugar era imposible. Se les acabó rápido eso de ser niños. Tenía que enseñarles ser listos, saber como responder guardando las apariencias, pero son tan pequeños. Apretó con suavidad sus pequeñas manos.

-Es hora de que os enseñe juegos nuevos. Tragó saliva y se esforzó por no llorar. ¿Os apetece jugar?

Notas de juego

*J