Partida Rol por web

Estación de nieblas

Capítulo 2: Pérdidas y bienvenidas

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/11715903
25/10/2014, 16:04
Nora Leiva

Ya no podía ver nada de esa luz pero, por las palabras de Amber, parecía que esa luz era magia. Iba a preguntar a qué se refería cuando Ethan corrió hacia la puerta. Todo aquello me daba muy mala espina pero no conseguiría nada si conseguía que le mataran. Solo esperaba que su familia estuviera bien, pero por la preocupación de Amber y de Emille me temía lo peor. De pronto tuve una sensación muy desagradable que me apretó el estómago y me dejó casi doblada. Sin embargo tan pronto como vino se fue y lo que dejó detrás era increíble, me sentía genial, fuerte y… chunga, no sabía cómo explicarlo. No obstante era consciente de que no tenía ni idea de qué hacer, solo podía evitar que Ethan entrara primero. Corrí tras él con la intención de frenarle. – Ethan, no cometas una estupidez. Déjales a ellos primero que saben lo que hacen.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/11716922
26/10/2014, 00:03
Émille Lalique

En cuanto vi cómo el rubito aceleraba hacia la puerta mi paso se volvió más rápido tratando de darle alcance. No podía permitir que entrara. Hubiera lo que hubiera por ahí cerca, era probable que estuviera dentro. Y si era así dejar que alguien ignorante y desentrenado fuera primero era sólo arriesgarnos a que todo saliese mal.

En cuanto rebasé la verja corrí para adelantarle e impedir que abriese la puerta: antes de atravesarla necesitábamos información y preparación. Runas. Y quizá Amber pudiera averiguar al menos cuántos y qué había dentro.

- Si no te calmas sólo les pondrás en peligro a ellos. - Aseguré al chico. A pesar de que también nos ponía en peligro a nosotros yo no tenía dudas sobre la capacidad de Amber o la mía: los dos nos iríamos de allí por nuestros propio pie, ya fuera con la familia del gilipollas viva o muerta. Hice entonces un gesto con la estela para que me prestase atención. - No vamos a entrar ahí sin dibujarnos las runas necesarias. Y si lo intentas te noquearé yo mismo.

Cargando editor
Amber Blackwell Cargando pj
22286/11716955
26/10/2014, 00:18
Amber Blackwell

Amber tardó algunos segundos en seguiros, caminó rápidamente con la mirada fija en el aparato y al llegar a vuestra altura negó con la cabeza mientras hacía una mueca con la boca. - Fuese lo que fuese ya se ha ido. - Anunció, levantando los ojos y buscando a Émille con ellos. - El sensor no detecta nada. 

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/11717996
26/10/2014, 11:47
Ethan Evans

Consiguieron frenarme. Pese al instinto que me decía que algo iba mal, la idea de tener que enfrentarme a lo que sea que hubiese dentro desarmado era más fuerte que el impulso de salvar a mi familia. No iba a morir con ellos, pero algo había que hacer. Si de verdad había algo como Emille o Amber ahí dentro poco podría hacer yo. Les miré a ambos, interrogante, hasta que Amber dijo que, fuese lo que fuese lo que había dentro, se había ido.

No lo dudé. Metí la llave en la cerradura y abrí la puerta para entrar de forma algo precipitada a mi casa. Tenía la respiración agitada y el corazón me latía con fuerza en el pecho. Miré alrededor esperándome lo peor.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/11719904
26/10/2014, 23:29
Émille Lalique

Asentí con la cabeza cuando Amber dijo que lo que fuera que hubiera ya se había ido, permitiendo que el memo pasase entonces a su casa pero sin perder la tensión. Estaba claro que era demasiado idiota para saber cómo de peligroso seguía siendo. Que se hubieran ido no quería decir que no fueran a volver, y podían hacerlo muy muy rápido.

Entré justo detrás de él, con la mano de la lanza asiéndola firmemente y pasando la mirada por el lugar, listo para una batalla que quizá no tuviera lugar.

Cargando editor
Josephine Herondale Cargando pj
22286/11722494
27/10/2014, 16:45
Josephine Herondale

La niña sonrió orgullosa cuando le dijiste a Carlo que os había pillado y al escuchar tus siguientes palabras pareció a punto de añadir algo más. Sin embargo, al escuchar lo del avión sus ojos se abrieron como platos y una exclamación de sorpresa se escapó de su boca. 

- Ualaaaaa. Qué suerte. - Dijo, mientras esperaba a que bajaseis las escaleras. - Yo nunca he montado en avión. ¿Cómo es? ¿Mola tanto como parece? ¿No os dio miedo que se cayera? - Y en su sucesión de preguntas, pareció recordar algo y os hizo gestos para que la siguierais. - La directora del instituto es mi madre... Así que tú eres... - Se quedó pensativa un instante. - ¿Mi primo? No sabía que tenía familiares en Italia. - Esperó a que terminaseis de llegar a su altura y entonces os ofreció una mano con un dedo envuelto en una tirita estampada con dibujos, como si quisiera estrechárosla a modo de saludo en un gesto que parecía evidentemente un intento de copiar lo que había visto hacer a los adultos.  - Me llamo Jo. 

Cargando editor
Carlo Greymark Cargando pj
22286/11722511
27/10/2014, 16:48
Carlo Greymark

Carlo desciende las escaleras para reunirse con la niña y cuando ella le ofrece la mano, se la estrecha con una sonrisa divertida en los labios. - Soy Carlo Greymark. - Dice, inclinándose un poco y depositando un pequeño beso en el dorso de la mano de la niña. - Para serviros. - Después te echa una mirada cómplice y se dispone a seguir a la pequeña. - Andrea no me había dicho que tenía una prima tan encantadora. 

Cargando editor
Josephine Herondale Cargando pj
22286/11722517
27/10/2014, 16:51
Josephine Herondale

La niña soltó una risita, evidentemente divertida con el juego de Carlo y después empezó a encaminarse por el pasillo por el que había aparecido. - Mi madre está en su despacho. Está reunida con Alice y con mi padre porque hoy han venido dos nephilims que vivían como mundanos. ¡Y uno sale en la tele! Lo sé porque lo había visto en unas revistas. Los encontraron Émille y Amber. - Se giró para miraros y levantó las cejas significativamente. - En un bar de mundanos. ¿Y cómo era el avión? Una vez soñé que era Kitty Pride y me escapaba de unos espías alemanes que me llevaban en un avión. Pero no me pasaba nada porque caía justo encima de Tormenta que había ido a buscarme y estaba haciendo trubulencias de esas.

Pareció darse cuenta de que quizá estaba hablando demasiado, así que se calló de golpe y se giró a miraros. - ¿Y vosotros para qué habéis venido?

Cargando editor
Andrea Youngblood Cargando pj
22286/11727850
28/10/2014, 20:54
Andrea Youngblood

- ¡No fastidies, tengo una prima! - Me giré hacia Carlo con los ojos como platos y la mandíbula desencajada por la sorpresa. No sabía si mis padres habían omitido este detalle a propósito o es que no lo encontraron importante, pero ya me podrían haber ido informando de estas cosas. - Pues encantado de conocerte yo también Jo, no sabes la bonita sorpresa que me has dado. Le estreché la mano con suavidad y miré a mi colega con la misma complicidad.  

- A mi no me dio ningún miedo porque soy muy valiente. -  Comenté a Jo tratando de impresionarla. - En cambio Carlo creo que si que iba asustado porque no ha dejado de quejarse todo el camino.

La seguí por el pasillo esperando que nos estuviera llevando con su madre. - ¿Sabes qué es lo que más me ha gustado de volar, Jo? Cuando despegaba el avión era como si muchas mariposas empezaran a revolotear en mi estómago. Alucinaba con la verborrea que tenía la cría. Mientras caminábamos iba diciendo nombres que no me sonaban de nada y algo unos novatos que salían en la televisión ¡Curioso! - Kitty Pryde - La miré extrañado mientras mi sonrisa iba más. - Así que te gusta X-men, eres una caja de sorpresas Jo.

Me encogí de hombros y le respondí con sinceridad. - Pues para ver mundo, Italia se me había quedado pequeña.

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/11729144
29/10/2014, 02:06
Nora Leiva

Suspiré aliviada tanto por el hecho de que Ethan se controlara, como porque Amber dijera que fuera lo que fuera ya no estaba allí. Ahora solo faltaba que no hubiera pasado nada a su familia. Aunque por la actitud de Amber y Emille, en el fondo lo dudaba.

Una vez que Ethan y Emille entraron esperé a que lo hiciera Amber para entrar tras ella. En realidad no quería ver lo que había pasado, hubiera preferido quedarme fuera pero tenía claro que el lugar más seguro era junto a ellos.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/11734942
30/10/2014, 12:58
Narradora

En cuanto la puerta se abrió un panorama desolador recibió vuestras miradas. El recibidor de lo que parecía ser una casa enorme y moderna, llena de objetos caros, parecía haber sufrido un terremoto. Algunos muebles estaban volcados en el suelo, en el que había trozos de cristal y porcelana que Ethan podía reconocer como los restos de algunas de las obras de arte que le gustaba coleccionar a sus padres. Había cuadros torcidos en las paredes y evidentes señales de lucha.

Amber entró la última y Émille se puso delante, obligando a Nora y Ethan a situarse entre los dos para protegerlos si fuese necesario. Y con esta formación el pequeño grupo empezó a explorar la casa. Toda la planta baja parecía haber sufrido algún tipo de ataque, en el salón un enorme televisor de pantalla plana estaba tirado en el suelo, con la pantalla rajada. Los cojines de los sofás habían sido rasgados y la espuma de su interior estaba esparcida por el suelo.

En la cocina, que también parecía haber sufrido una batalla, encontrasteis a una mujer mayor, de cabellos pelirrojos, tendida en el suelo y vestida con delantal, como una doncella. Amber se agachó junto a ella para tomarle el pulso: estaba viva, pero parecía estar inconsciente. Ethan cada vez estaba más nervioso y acelerasteis el paso buscando más gente, pero en la planta baja no había nadie más.

En el piso superior las señales de lucha parecían menores, aún así, los armarios y cajones estaban abiertos y la ropa por el suelo. Sin embargo, los ordenadores y otros equipos caros estaban en su lugar. En el despacho del padre de Ethan había un hueco en la pared, donde su caja fuerte había sido abierta. Algunos libros y papeles se encontraban revueltos por el suelo. Sin embargo, en la caja estaban las joyas de su madre, intactas.

Lo peor fue entrar en el cuarto de Emilie, que estaba completamente revuelto. En el suelo, Ethan y Émille descubrieron enseguida algunas manchas de sangre, que llevaban hasta la ventana, cuyo cristal estaba roto y esparcido por el suelo bajo ella. El lugar que parecía en mejor estado era el cuarto de los padres de Ethan.

El grupo volvió a descender y en el jardín, a medio camino entre la casa y una casa más pequeña para el servicio, encontraron a un hombre mayor, vestido con esmoquin y pajarita. Estaba tendido en el suelo y tenía una herida en el brazo con bastante mala pinta. Un pequeño charco de sangre estaba formándose bajo él. De nuevo Amber le tomó el pulso y anunció que también estaba vivo, aunque inconsciente.

Examinasteis la casa del servicio pero estaba perfectamente en orden, la lucha, el robo o lo que fuese no parecía haber llegado hasta allí.

- Tiradas (3)

Notas de juego

Os he hecho yo el itinerario para no tardar demasiado en hacer un primer registro de toda la casa (es que es muuuy grande XD), pero si veis que hay algo que no habríais hecho como lo he narrado me lo decís y lo cambio sin problemas ^^.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/11735003
30/10/2014, 13:06
Narradora

En algunos lugares, sobre todo en la planta baja y en la habitación de la hermana de Ethan, pudiste ver restos de algo que te pareció inconfundiblemente icor, sangre de demonio. Y había una mancha sobre la cama de Emilie cuyo color te hizo pensar de inmediato en el veneno de la púa de un Scorpio. 

Era extraño que los demonios saliesen de día, pero lo cierto era que el cielo había estado suficientemente nublado durante todo el día como para que estuviesen protegidos de los rayos del sol. Sin embargo, también te parecía evidente que había algo más aparte de un ataque normal. Las cosas estaban revueltas como si alguien hubiera buscado algo. Y desde luego no parecían buscar objetos de valor.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/11735010
30/10/2014, 13:12
Narradora

A simple vista no te pareció que faltase nada, todos los objetos de valor seguían en la casa. Sin embargo, estabas evidentemente más preocupado por la ausencia de tu familia. 

Cargando editor
Amber Blackwell Cargando pj
22286/11735016
30/10/2014, 13:16
Amber Blackwell

Una vez en la planta baja de nuevo junto al hombre que estaba tendido en el jardín, Amber se agachó junto a él y rasgó con una pequeña daga su ropa a la altura de la herida, para poder examinarla. Miró desde esa posición a Ethan con mirada interrogante. - ¿Este tipo y la mujer son tus padres? - Preguntó entonces, delatando que no tenía ni idea de la ropa que solían vestir los mayordomos y criadas de la gente rica.

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/11735626
30/10/2014, 13:33
Ethan Evans

Dejé que Amber y Emille fueran delante. Estaba nervioso y quería saber si mi familia estaba bien, pero tampoco quería acabar empalado de nuevo. Si había alguien dentro ellos harían mejor trabajo que yo. La vista nada más entrar en la casa hizo que pensara lo peor. No era el desorden lo que más miedo me daba, era que no no hubieran cogido ningún objeto de valor. Solo los habían roto...

Cassandra tirada en el suelo no hacía más que empeorarlo todo. La creía muerta, tirada en la cocina como estaba. Claramente ella no era objetivo, nadie querría matar a una ama de llaves cualquiera. Habría estado en el momento equivocado en el lugar equivocado. Pero estaba equivocado. Estaba viva, solo estaba inconsciente.

No me entretuve mucho más allí. Tenía que encontrar a mi familia, era lo importante. Peor no había nadie ahí. La habitación de mi hermana Emilie era la que peor estaba, con rastros de sangre y la ventana rota. No hacía falta ver demasiado la tele saber lo que había pasado. Se la habían llevado.

Noté como el corazón se me encogía en el pecho. Mi pequeña e inocente hermana. Emilie, que no había hecho nada malo. ¿Quién querría llevársela? Seguramente pedirían un rescate o algo, aunque en realidad tenía la sensación de que aquello estaba más relacionado con todo lo que había ocurrido en aquel horrible día.

Me costó apartar la mirada de la ventana y salir de la habitación. Saqué el móvil para llamar a la policía, pero entonces vi al mayordomo con un herida fea en el brazo. Estaba vivo. ¿Y porqué estáis vosotros y no mi familia? Se supone que vuestro trabajo es cuidar de la casa.

Miré a Amber con cara de pocos amigos cuando preguntó si aquellos eran mis padres. ¿En serio aquel era momento para bromear? Mi rostro cambió a cierta incredulidad cuando me di cuenta que lo decía en serio. ¿Dónde habían estado metidos estos? Ni siquiera sabían lo que era un criado.

No, son solo criados. Dije, demasiado nervioso como para mostrar respeto por las dos personas inconscientes. Mis padres no estaban y se habían llevado a mi hermana. ¿No podéis despertarlo? Tal vez hayan visto algo. Me arrodillé y zarandeé el cuerpo del mayordomo. Despierta!

Hice un ruido de disgusto con al lengua. Ni siquiera se despertaba el muy inútil. Saqué el móvil de la chaqueta y marqué el número de mi padre. Vamos...

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/11736184
30/10/2014, 18:10
Nora Leiva

Cuando entramos en la casa me sentí aterrorizada, ¿quién podía hacer algo así a una familia? Según avanzábamos, habitación por habitación, el miedo aumentaba. No pude evitar estar un poco de aliviada porque mi familia estaba lejos y a salvo, automáticamente después me sentí fatal por ser tan egoísta. Si yo podía ver la magia que rodeaba la casa, eso solo podía significar que quién había atacado tenía algo que ver con el Instituto y con nosotros.

Al llegar a la habitación de la hermana de Ethan se me hizo un nudo en la garganta, no sabía el motivo pero me había hecho a la idea de que debía ser mayor que él, igual que mis hermanos. Sin embargo aquel dormitorio era el de una niña pequeña. Tuve que tragarme el pánico y el asco ante la posibilidad de que alguien fuera capaz de dañar a una niña y me vino a la memoria el bebé de la cafetería.

El cuerpo de la empleada tirada en la cocina, la sangre en el dormitorio… casi prefería no saber qué había pasado allí pero la expresión de Ethan me afectó. El chico por insoportable que fuera quería mucho a su familia, eso era evidente, todo aquello tenía que estar siendo terrible para él.

El comentario de Amber sobre la posibilidad de que fueran sus padres y la reacción de Ethan me dio a entender que era como tantos ricos que consideraban a sus empleados como prescindibles. Eso también encajaba con su comportamiento conmigo. En ese momento me di cuenta de que, si no me preocupaba yo por esas dos personas, probablemente nadie lo haría. Por un lado esa manera que tenían en el Instituto de hablar de los humanos… les llamaban mundanos con mucho desprecio. Por otro lado Ethan que casi seguro preferiría que los desaparecidos fueran ellos. Me tragué mi miedo y lo mandé a lo más profundo, aquellas dos personas eran las únicas que podrían decirnos que había pasado allí y no permitiría que les trataran como objetos.

Cuando Ethan dejó de agitar al hombre herido pude reaccionar. Aunque podía entender que estaba preocupado por su familia no podía evitar fruncir el ceño ante la falta de tacto teniendo en cuenta que el hombre estaba herido. - Creo que lo primero sería llamar a una ambulancia para que les atiendan.- Traté de recordar de hacer mientras volvía a juguetear con el anillo que colgaba de mi cuello.- Tendríamos que taparles con algo para que no les baje más la temperatura corporal y tratar de despertarles. Tal vez sean los únicos que nos digan que ha pasado aquí.- Miré e Emille y a Amber esperando que confirmaran lo que había dicho. Me daba pa impresión de que no podrían usar lo mismo que con Ethan para curarles. –Si solo están inconscientes es posible que se despierten si les ponemos alcohol bajo la nariz. ¿Ethan donde tenéis el botiquín?

Mientras espera su respuesta, ya que estaba llamando a alguien, se me ocurrió que cuando era pequeña y estaba asustada me escondía en el armario de mis padres que era enorme.- Tal vez también podríamos revisar de nuevo la casa, igual hay alguien o algo que se nos ha pasado por alto.- No quería dar falsas esperanzas a Ethan pero la sangre de la habitación no tenía que ser de su hermana.- Ya sabéis por si se han escondido.

Cargando editor
Josephine Herondale Cargando pj
22286/11740904
31/10/2014, 23:12
Josephine Herondale

La niña soltó una risita cuando bromeaste sobre las quejas de Carlo, que tan sólo puso los ojos en blanco a tu lado, y después escuchó tu explicación sobre el avión  muy atenta. 

Sin embargo, cuando mencionaste a Kitty Pryde pareció titubear, como si se acabase de dar cuenta de que ha metido la pata en algo. - Uh-uh... Bueeeeeno... En realidad sí me gusta un poco. - Te miró, miró a Carlo y abrió mucho los ojos. - Pero no se lo vais a contar a mis padres, ¿verdad? - Preguntó, como tanteándoos. - Ni a Alice tampoco. 

Se detuvo entonces delante de una puerta, pero se quedó parada esperando vuestra respuesta antes de entrar.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/11742783
01/11/2014, 15:52
Émille Lalique

En cuanto atravesamos la puerta y vi cuál era el estado general de la vivienda me hice una idea de lo que podía encontrar. Fui guiando a los demás a seguir una ruta concreta, la que consideraba más segura aún sin conocer la casa, y mis ojos fueron repasando lugares en los que otros no se fijarían. La sangre no fue ninguna sorpresa, aunque encontrar a dos personas vivas sí lo fue más. Estaba claro que a lo que habían no era simplemente a divertirse, y ni siquiera se habían molestado en disimularlo. Lo de la primera podía haber sido la prisa al intuir que llegábamos. Lo del segundo no tanto.

Esperé tanto en el caso de la mujer como en el del hombre que Amber se asegurase de que estaban bien antes de hacer nada. Mis músculos permanecieron en una tensa expectación durante todo el tiempo, y mis labios apretados denotaban la concentración en la que estaba sumido.

Al escuchar hablar a la camarera fruncí el ceño sin llegar a relajarme del todo.

- No creo que sea cuestión de temperatura. - Afirmé de manera seria, aún manteniéndome alerta. - Y no se nos ha escapado nada por alto: hay icor por todas partes, lo que significa que alguien les presentó batalla y logró herirlos. Además en la cama de su hermana también hay veneno de Scorpio. - Informé antes de dedicar una mirada a la casa. - Podemos entrar e intentar averiguar al menos cuántos eran. - Propuse antes de hacer un gesto hacia el hombre tendido en el suelo. Sin embargo, antes de volver a hablar me acerqué a examinar de cerca su herida por si tuviera veneno o alguna otra cosa. - Metámoslo dentro. A ver qué sabe. - Concluí antes de mirar a mi compañera.

- ¿Avisas tú?

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/11742869
01/11/2014, 20:52
Narradora

Al examinar la herida pudiste ver que era un tajo limpio, largo y aparatoso, pero no demasiado profundo. Por su aspecto parecía haber sido hecho con un arma de filo, tal vez una espada o una daga. No parecía haber veneno en ella.

- Tiradas (1)
Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/11742886
01/11/2014, 20:59
Narradora

El teléfono de tu padre no llega a dar ni un solo tono. En cuanto da señal salta el contestador de inmediato, como si estuviese apagado o fuera de cobertura. 

 

Notas de juego

Por si quieres avanzar en tu siguiente post, sucederá lo mismo con el de tu madre y con el de tu hermana.