Partida Rol por web

Estación de nieblas

Capítulo 3.5: Brujos y sorpresas (Todos)

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13662968
11/05/2016, 07:58
Melissa Campbell

Tras mi pregunta no estaba mirando a nadie en concreto, hasta que Gi Sun-yun empezó a hablar y entonces la miré directamente a ella, prestando toda la atención.

Cuando terminó, me puse a pensar en lo que había dicho. ¿No huyendo de "Kuris"...? Pero... ¿Cómo me iba a quedar allí? ¿Qué podría haber hecho? Bueno... Es probable que yo no sea un nephilim de esos. Quiero decir... Imposible. Lo siguiente no me sirvió de mucho, porque no tenía ni idea de qué tipo de registro hablaba ni de quién era Herondale.

Torcí un poco el labio y a los pocos segundos volví a hablar. - Está bien. - Dije primero, para dar a entender que estaba satisfecha con la respuesta aunque no fuera cierto. - Pero no puedo saber si mi tío es o no un nephilim con esas "pistas". - Terminé diciendo, aunque entonces recordé a Ralph y cómo se iluminó aquél cuchillo al pronunciar unas palabras que ni recuerdo ni comprendí.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13663309
11/05/2016, 11:09
(Gi) Sun-yun Herondale

Sonreí a la chica con la ternura de quien ve a un cachorrito perseguirse su propia cola - Pero qué cortita es- me encantó - Bueno, -me encogí de hombros como si no fuera tan obvio- Dices que se enfrentaba a un Kuri, así que seguramente lo era- alcé una mano en disculpa con los dedos juntos-. Lo sea.

Notas de juego

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13663334
11/05/2016, 11:36
Émille Lalique

La nueva empezaba a irritarme bastante. No era sólo que no tuviera ni puta idea de nada, a eso empezaba a acostumbrarme ya con la de gente que nos encontrábamos últimamente. Era ese puedo-y-no-puedo, digo-y-no-digo, me-hago-la-normal-pero-soy-una-rara y sobre todo su forma de hablar claro.

La gota que colmó el vaso fue cuando dijo que no podía decirnos el nombre de su tío. La miré de soslayo y si no me dispuse a sacárselo directamente para que aprendiera que la información se compartía con los demás fue porque estaba cargando con Ivy. Y luego con sus últimas palabras mi cabeza me dio una idea que empezaba a valorar. Hacerle una runa cualquiera, una iratze o así y hacerle creer que la mataría si no empezaba a hablar podía quitarle un poco la tontería.

—O puedes decirnos cómo cojones se llama tu tío de una vez —dije sin cortarme un pelo. Fijo que esta iba a la policía porque perdía a alguien y se ponía a jugar a las adivinanzas—. Si quieres que hagamos algo, vaya. Si te la sopla puedes pasar. No serías la primera que prefiere a su familia muerta.

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13663411
11/05/2016, 12:05
Melissa Campbell

Si Gi Sun-yun no hubiera rectificado con el tiempo verbal que había usado al hablar de tío Ralph, no me hubiera percatado de nada. No le habrá pasado nada. Escaparía o haría lo que fuera para salvarse. Seguro... Me intenté auto-convencer.

Ya me encontraba mal sólo de pensar en la posibilidad de que a mis padres y a tío Ralph les hubiera ocurrido algo terrible, que Émille, que llevaba un rato callado -y así se podría haber quedado para siempre- soltó unas palabras totalmente hirientes. ¿Qué se ha creído este?

Le dediqué la peor mirada que pude. No pensé que pudiera ser tan arrogante, incluso después de haberlo vivido anteriormente con otros de sus comentarios. Pero esta vez me hizo enfadar de verdad. Y eso que tengo bastante paciencia. - Si no digo el nombre de mi tío sin tapujos es porque no sé en quién puedo confiar o no todavía. - 
Iba a soltarle un insulto, pero mi educación hizo que me frenara. En mi casa no se acostumbraba a decir tacos, aunque alguna vez se los había oído decir a Ralph y a papá. 

Luego miré a Amber y a continuación a Gi Sun-yun. Eran las únicas que se habían comportado de manera que me inspiraran algo de confianza. Al principio no, pero viendo las maneras de Émille, aunque pudiera llegar a confiar en él y que simplemente fuera un malhumorado de por vida, sería el último en enterarse.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13663829
11/05/2016, 14:37
Émille Lalique

Que la niñata esa aún tuviera los huevos de responderme me dejó alucinado. No sabía si era muy tonta o simplemente una inconsciente. Y su forma de mirarme... ¿Qué iba a hacer, matarme en un duelo de miradas? Joder. Sólo esperaba no tener que hacer también de niñera de ella. Con un poco de suerte Gareth la querría mandar lejos, o su tío se la llevaría, quien quiera que fuese.

—Claro —dije fingiendo entender, aunque estaba claro que era sarcasmo—. Porque sabiendo su nombre sus enemigos, que debemos ser nosotros, podremos localizarlo y matarlo si no ha muerto todavía. Es un nombre mágico que permite hacerle cosas malas —expuse antes de poner los ojos en blanco—. Además, tenemos mucha pinta de kuris. Y te llevamos con nosotros para usarte de rehén.

—Si lo estás poniendo en una balanza y crees que salvas más por callarte que por decirlo, enhorabuena la felicité después—. Eres la más idiota y cabezona que hemos encontrado, y es difícil ganar a Nora. —Sin embargo ni yo mismo doy demasiada importancia a lo que acabo de decir. En lugar de eso lanzo otra pregunta—. ¿Cómo iba vestido y qué arma usaba?

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13663957
11/05/2016, 15:05
(Gi) Sun-yun Herondale

La respuesta de Meri-san me llevó a rodearla con un brazo por los hombros y a volver a apretar mi mejilla con la suya - ¡Pero qué mona! -constaté lo absurdo e infantil de sus palabras- Te entiendo, pero los nombres no son importantes. -y si no estás cantando su apellido es que no debe tener mucha importancia tampoco- pensé mientras mis tripas acababan de asumir que me había arrimado a un pájaro de mal agüero y me despegué en el tiempo que mi corazón daba un vuelco y me helaba por dentro -¡Joder! -supe que venía la mala suerte y está se materializo en la pasión de lanzaman por la cachorrita - ¿Qué puta broma es esta? -la ojeé de arriba a bajo y recé a los dioses, ángeles, demonios o al equipo de redacción de Skins para que ese chico no fuera un engendro de la naturaleza amante de las pelirrojas.

- Hey, hey - avancé medio paso a Meli-san con ambas palmas alzadas a la altura del pecho, no tanto por defenderla sino para meterme en medio a hacerme ver-. No tiene ni idea de nada -empecé ayudándola con un pequeño insulto con el que además pretendía dejar de ser la nueva-nueva-. Tampoco hace falta asustarla, ya lo contará.  

Luego giré la cabeza hacia ella- ¿A eso puedes responder? -pregunté en relación las últimas palabras de Emille- pero sin fogosidades a poder ser.  

Cargando editor
Amber Blackwell Cargando pj
22286/13665693
11/05/2016, 23:48
Amber Blackwell

Amber pareció distraerse por un momento mirando a Ivy, que colgada del hombro de Émille empezaba a murmurar algo entre dientes de forma casi inaudible. Sin embargo, al ver que los ánimos se alteraban, la pelirroja frunció el ceño e intervino después de Sun-yun, poniendo una mano en el brazo de Émille con familiaridad y mirándolo a los ojos.

—Ella no tiene la culpa de que hayan atacado a su familia, ni de que el brujo sea un gilipollas —dijo, con voz suave pero firme—. Dale un poco de tregua, bastante habrá visto hoy ya. Además, si su tío la mandó con la bruja... A lo mejor le dijo también que no se fiase de La Clave, ¿no? Déjala. Ya se encargará Gareth de eso.

Sin esperar respuesta, miró a Sun-yun con una pequeña sonrisa agradecida por haber mediado y asintió con la cabeza mientras añadía algo más, que parecía ir con un mensaje de ánimo hacia la coreana, como si desease que hiciera algo, pero no quisiera decirlo explícitamente.

—También hay gente como Sun-yun, o como Ivy, que pueden percibir a los Nephilim y Subterráneos y distinguirlos de los mundanos.

Y después de dejar caer aquello, volvió a mirar rápidamente a Émille, todavía sin soltarlo, intentando transmitirle un poco de calma con su mirada.

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13667845
12/05/2016, 17:57
Melissa Campbell

Noté cómo a Émille le fastidió que le contestara, pero me dio igual. Empezaba a estar harta de su actitud. ¿Qué necesidad tenía de comportarse así? ¿Qué derecho tenía a insultarme de esa manera? Me ofendieron mucho sus palabras y aunque me moría de ganas de replicarle agarré las asas de mi mochila con más fuerza y apreté los dientes.

Además, al ver que Gi Sun-yun y Amber se interpusieron me relajé un poco. Respiré hondo para evitar el máximo posible rebajarme a la altura de Émille. Miré extrañada a Gi Sun-yun. Tampoco hacía falta decir de esa forma que no entendía nada. Claro, es lo normal. ¿Cómo iban a pretender que entendiera todo esto así, sin más? Pensé, después de las comprensivas palabras de Amber.

No me planteé contestar a lo de cómo iba vestido mi tío. ¿Para qué? Iba normal. Sin embargo, podría haber dicho lo del cuchillo. Pero pensé que decirles eso sería un poco como decirles todo. En vez de eso, escuché las últimas palabras de Amber. ¿Pueden percibir a los nephilim? ¿Entonces podrán saber si lo soy o no? Aunque por un lado todavía no me creía nada, por el otro no podía evitar pensar en la pequeña posibilidad de que lo que decían fuera cierto.

Miré a Ivy, todavía en los brazos del cascarrabias de Émille. Ella no podría hacer nada. Luego miré a Gi Sun-yun, expectante. - Entonces podríais comprobar si soy un nephilim. - Comenté, lo obvio según las palabras de Amber, impaciente por saber qué pasaría entonces.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13672844
14/05/2016, 11:35
(Gi) Sun-yun Herondale

No sabía de qué mierdas hablaba Anbel con lanzaman, pero seguro que no era necesario tocarle para ello. Y, además, fuera lo que fuese que significaba aquello de no fiarse de la clave en mi cabeza sonaba a que no podríamos quedarnosla; y aquello era un rollo. Quizás no molara mucho sacarla a pasear ni pensaba cepillarle el pelo pero darle de comer conocimientos y verla jugar tenía que ser divertido.

Le sonreí de vuelta, primero por educación, luego me mantuve en ello para no mutar mi gesto al escuchar su puñalada trapera - Va la zorra y me mezcla con esa loca... ¿Qué coño se inventa? -.

Hubiese protestado si Meli-san no hubiese puesto sus ojillos oscuros en mi- Emm...sí, claro- respondí-. -Jodeeeer- contaté en mi cabeza lo jodida que estaba nada más oirme responder afirmativamente. Pero no saber hacer algo tampoco me había frenado nunca -un no sabe hasta que lo hace -adoctrinó la voz de mi padre en mi cabeza-. A falta de radares y sensoroes...

Siempre podría decir que si lo era sin más, y si luego resultaba que no, cambiarme la cara y huir a un país con clima estático. La miré sin saber muy bien qué debía hacer o esperar pero con una idea clara: tenía tres segundos para ver lo que fuese - 3...2...1... 

 

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13672901
14/05/2016, 12:37
Émille Lalique

Aguanté que la china pirada interviniera en favor de la rarita sólo por si así decidía dejar las mierdas y hablar. Y a punto estaba de decir algo más, en plan poli bueno-poli sádico, cuando Amber intervino. Apreté los dientes y los labios sin decir nada y asentí. Sí, mejor que se encargase Gareth. Porque como lo hiciera yo esa mosquita muerta iba a acabar con la cara contra el asfalto. Nada que una iratze no pudiera remediar, pero suficiente para soltar su lengua un poco y enseñarle cómo hacíamos las cosas aquí.

Y cuando después de la intervención de mi amiga la rara volvió a hablar, dejando claro que sólo le importaba saber si ella era misma era nephilim, resoplé. Ya lo había dicho yo, y hasta el momento disfrazaba lo de ser o no como preocupación por su tío. Joder, pues si se la soplaba el hombre ese que lo dijera y ya estaba, nadie iba a juzgarla. Ni siquiera sabíamos quién era. A lo mejor era un capullo. Y no sólo lo había dicho yo, también el gilipollas ese del brujo.

Sin soltar a Ivy apreté un poco los puños, e hice un gesto con la cabeza, descontento.

—Eres una puta nephilim, coño —le dije—. ¿Quién más necesitas que te lo diga?

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/13672944
14/05/2016, 12:53
Narradora

Y cuando tratabas de ver más allá sin estar segura de cómo hacerlo, de repente el mundo palideció. Los edificios perdieron su color y todos los objetos y personas de la calle se volvieron sombras oscuras, a excepción de tus acompañantes, que refulgían con una pálida luz azulada. Todos, incluída Melissa. Aunque seguías sin poder ver a Ethan.

Si mirases a tu alrededor, contemplando ese lugar sombrío que era para tus ojos la ciudad, podrías ver también que aquella casa que habíais dejado atrás estaba iluminada tenuemente de rojo, con la misma tonalidad que habías percibido en el Instituto al llegar a él por primera vez.

- Tiradas (1)
Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13677671
16/05/2016, 13:13
(Gi) Sun-yun Herondale

Puse los ojos en blanco en mi imaginación al ver que las personas y la casa empezaban a brillar, me había tocado ser del club de la loca ¿en serio? Y encima la bruja de Anbel iba a ceer que sabía más de mi que yo misma, vaya nochecita...

Sonreí a la nueva con modestia - Eso es verdad- dije después de que Emille hablara-. La parte de nephilim, no el resto -miré a uno de esos humanos grises que no parecían más que edificios y me pregunté si los gemelos serían igual de pringados-. Tienes mucho que leer -le dije emocionada como si le hubiese tocado el premio gordo-.  

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13681507
17/05/2016, 17:21
Melissa Campbell

Mi expectación duró poco. Gi Sun-yun no parecía muy convencida aunque dijera que sí podía comprobar si yo era un nephilim o no. Empezaba a sentir de nuevo el desdén de alguien del grupo y finalmente apareció el origen: Émille. Una vez más me sorprendió, no sólo con el vocabulario que usó sinó con el poco respeto que me tuvo. 

Estaba a punto de estallar, y aunque me callara, impotente, mi expresión lo decía todo. ¿Qué demonios le ha dado conmigo? Este chico está mal de la cabeza. Pobrecito, seguro que tiene muchos problemas y por eso ahora siempre está refunfuñando e insultando a los demás, creyéndose superior a todos... Fui calmándome poco a poco. Tenía otras cosas mucho más importantes por las que preocuparme, aunque Émille pensara o dijera lo contrario. Haría lo posible por recuperar a mis padres y a Ralph: no tenía ninguna duda de lo mucho que los quería.

Respiré de nuevo y sonreí. - Está bien. Si Émille lo dice, es que lo soy. - Comenté con un tono medio burla medio serio. Dejé una pausa silenciosa antes de volver a hablar. - Mi tío llevaba un arma. Un cuchillo que brillaba muchísimo, parecía que emitiera luz propia. No me pude fijar mucho más. - Decidí contar, para ver si ellos también podían explicarme algo más.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13686322
18/05/2016, 23:58
Émille Lalique

Estaba bien que la loca me diera la razón, ya podría aprender la rarita esa. Asentí apretando el paso un poco más, decidido a llegar cuanto antes. Y al escuchar el tono de burla de la nueva me giré, dedicándole una mirada helada. Al final la acabaríamos teniendo. Poco a poco empezaba a cambiar de idea con respecto a lo de entrenarla: aunque fuera una inútil podía no estar mal del todo. Así al menos tendría la oportunidad de dejar claras algunas cosas.

—Un cuchillo serafín —dije con un tono tan helado como mis pupilas. Entonces emití un suspiro, concentrándome un instante, y en mi mano apareció uno de los que tenía enlazados—. Amenadiel —enuncié en voz baja.

—Sólo los nephilim pueden invocarlos —expliqué, refiriéndome al hecho de que brillase—. Así que sí: tu tío es uno de los nuestros.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/13686351
19/05/2016, 00:12
Narradora

Cuando Émille pronunció aquel nombre el cuchillo, que hasta el momento había parecido un simple tubo blanqeucino y opaco con borde romo, se iluminó como si se llenase de vida, con una luz tan blanca e intensa que resultaba difícil contemplarlo sin cerrar los ojos.

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13690226
20/05/2016, 07:54
Melissa Campbell

La mirada de Émille se clavó en mí y, debo reconocerlo, me sobresaltó un poco. No me gustaba nada su actitud, pero tampoco quería enfadarlo viendo lo que llevaba encima. Si no fuera por eso probablemente no hubiera sido tan precavida cada vez que me insultaba.

Sin embargo no llegó a más que a esa gélida mirada. Contestó, con su característico tono, con la denominación de lo que suponía que sería el arma de mi tío. Y a continuación, después de pronunciar una palabra en voz baja, me volví a ver por segunda vez en esa noche embriagada de la luz de un cuchillo mágico. Achiné los ojos un instante hasta que me acostumbré al brillo y cuando pude ver el rostro de Émille asentí. Entonces... Es cierto... Pero... ¿Cómo es posible...? No pude evitar pensar en cómo había podido mi tío ocultarme algo así durante tanto tiempo.

Todavía cegada por la luz, aceleré un poco el paso. Me había quedado ligeramente atrás después de esa demostración. - Es... Como magia.Susurré para mí aunque lo exterioricé, como queriendo, inconscientemente, que alguien me corrigiera si me equivocaba. Aunque una sensación extraña me pedía que realmente fuera magia.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13697768
22/05/2016, 23:31
Émille Lalique

Vale que la rara se pusiera a hacer cosas extrañas con los ojos. Vale que se quedase sin palabras. Después de todo, para las que solía decir, casi mejor así. Pero que dijera que era como magia ya era la leche.

—La magia es de demonios y subterráneos—dije con un desprecio que no iba dirigido a ella—. Esto no se parece en nada. Es el poder de un ángel, es muy distinto. Lo invocamos y nos concede parte de su poder como ayuda para luchar contra esos engendros —expuse. Entonces hice que un nuevo cuchillo apareciese de la nada en mi mano y me giré para que pudiera tomarlo sin soltar a Ivy. Le dediqué además una mirada clara: más te vale no hacer tonterías.

—Azrael —le diría para que probase en caso de que lo cogiera una vez lo tuviera en la mano.

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13699568
23/05/2016, 16:47
Melissa Campbell

Encontré la respuesta que quería pero no como quería. Así que la magia existía, pero no era todo tan sencillo como esa simple afirmación. Según las palabras de Émille, también existen los demonios y... ¿Subterráneos? Al pensar en demonios sí tenía una imagen que asignarles, aunque no hubiera visto nunca ninguno, gracias a las películas e ilustraciones que corrían en libros o Internet.

Sin embargo, no pude imaginar a qué se refería con "subterráneos". No me detuve mucho a pensarlo porque seguidamente se nombró a otro tipo de seres. Los ángeles. Nunca me había parado a pensar en si estos últimos existían o no. Como mucho los había imaginado al igual que los demonios, pero con la típica representación: un ser alado de aspecto humano.

Émille se acercó y percibí las intenciones de su mirada a la vez que me ofrecía otro cuchillo que había "invocado". Todavía seguía un poco pasmada por lo visto hasta ahora, pero estaba lo suficientemente atenta como para entender qué pretendía dejándomelo. Lo tomé con mucho cuidado con las dos manos, apretando el mango con la mano derecha y apoyando la hoja con la palma de la mano izquierda. Lo miré detenidamente y antes de pronunciar palabra alguna dediqué una fugaz mirada a los presentes. - Azrael. Susurré, un poco nerviosa.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13701089
23/05/2016, 23:13
(Gi) Sun-yun Herondale

- ¿Si Emille lo dice es que lo soy? ¿De qué coño vas, tía? -puse los ojos en blanco y decidí retirarle la palabra hasta que me diera la real gana.- "Si Emille lo dice..." -la imité con voz burlona otra vez- Joder, tía.

Entonces mencionó lo del cuchillo y estuve a punto de perdonarla, pero lanzaman había encontrado su tema, y no quería cortarle. Oírle era casi tan bello como ver a Mike actuar, pero el cabrón había cerrado telón.

- Es verdad -volví a corroborar las palabras de lanzaman para joder la premisa que la cachorrita se había montado.

Luego, cuando invocó los cuchillos, tuve que esforzarme para no dar un saltito emocionado, ni una palmada admiradora. Nunca iba a cansarme de verlo.

Mi mano buscó mi kyo a la espalda en gesto reflejo, recordando la vez que me la había quitado, y rabiando por tenderle el cuchillo a la maldita pecosa.

- Raziel -corregí su pronunciación en un susurro para hacerme presente-.

Notas de juego

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/13701261
24/05/2016, 00:25
Narradora

En el momento en que Melissa pronunció la palabra «Azrael» la hoja del cuchillo pareció tomar vida en sus manos, dejando atrás su opacidad para brillar con una luz tan blanca que parecía provenir del mismísimo cielo.

La joven empezó a notar un intenso calor en la palma de su mano izquierda, donde apoyaba el filo, un calor que aumentaba a toda velocidad y que amenazaba con quemar su piel en cuestión de segundos si seguía tocándolo.