Partida Rol por web

Estación de nieblas

Capítulo 4.5: Susurros del Más Allá (Sun-yun)

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15456259
31/12/2017, 19:38
Ella Blackthorn

La joven que te había llevado hasta allí ladeó un poco el rostro al seguir tu mirada, para ver lo que tú veías detrás de la lápida. Al encontrarse sus ojos con el gato, su sonrisa se volvió más blanda, pero no se acercó a tu lado.

—Awww, qué monada —comentó. 

Mientras, el gato olisqueaba tu mano y luego rodaba sobre su espalda para quedar boca arriba y empezar a golpearla con sus patitas con las uñas guardadas, como si quisiera jugar con ella. 

Tu susurro hizo que Ella te mirase con esa incomprensión que ya te estabas acostumbrando a generar y entonces la chica hizo ademán de alejarse. 

—Bueno, te dejo un poco de intimidad. Estaré cerca de la entrada. Si me necesitas, avísame. 

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15457928
01/01/2018, 21:18
(Gi) Sun-yun Herondale

Asentí con la cabeza a las palabras de Ella. No necesitaba la pantomima de darle las gracias, ella quería ser mi amiga y apreciaba que me hubiese traído pero también era su trabajo. Y lo de la intimidad me daba un poco igual, supongo que era de esos que temen a los fantasmas.

Monada... —suspiré sarcástica — Ni puta idea, ¿eh? —bajé el dedo para que el gatito pudiera atraparlo.

Vamos a ver —pensé llevando la mano libre a la lápida—. ¿Qué sabes de Jesamain, Charlotte Branwell? —cerré los ojos y me concentré en recibirla—.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/15459574
02/01/2018, 16:50
Narradora

El gatito emitió una especie de «Prrrmew» y empezó a jugar con tu dedo cazándolo con sus patitas mientras tú te concentrabas en la lápida. 

Nada parecía emanar de la piedra al principio, como si aquella tumba fuera más espectadora que actora, pero de pronto una imagen empezó a formarse en tu mente. Era aquel mismo cementerio, pero un poco más arriba, cerca de la parte superior de la colina. Era de noche y la luna llena y redonda brillaba en el cielo derramando una luz lechosa sobre las lápidas. Cinco figuras, todas ellas vestidas con túnicas de color gris, todas ellas etéreas y silenciosas, se reunían formando un círculo, como si las palabras les fueran innecesarias para saber lo que debían hacer. Las cuencas oscuras de los Hermanos Silenciosos se dirigían al centro del círculo formado y sus manos se extendían a los lados, sin llegar a tocarse entre ellos. Unos segundos después un resplandor rojizo cubrió la zona, con el tono que habías aprendido que dejaba el eco de la magia. 

Tus ojos se abrieron de golpe cuando el gatito se emocionó y clavó sus pequeños dientes afilados en tu carne, haciendo que perdieras la concentración, ajeno por completo a lo que estabas viendo dentro de tu cabeza. 

Te sentiste débil al regresar de la visión y es punzada dolorosa que ya conocías volvió a atravesar tu cabeza de lado a lado. Terminarías por acostumbrarte, eso decía Ivy, pero por el momento ese poder todavía te dejaba mareada, débil y hecha picadillo.

- Tiradas (1)
Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15461384
03/01/2018, 11:11
(Gi) Sun-yun Herondale

¡Charlie! —la regañé por haberme interrumpido antes de caer que era ella misma quien me había hablado. — ¿Qué escondes? ¿a quién proteges? —me pregunté acercando la otra mano al gato para atraparlo.

Tu te vienes conmigo, hasta que me lo cuentes todo —la acomodé en mis brazos pero todavía no me vi capaz de levantarme—.

Acaricié la tumba con los ojos, grises y verdes, a caballo entre la pena y la decepción.

¿Qué coño acababa de ver? ¿Qué hicieron los nosferatus esos? ¿Dónde encajaba Jesamain en eso?

Esperé a que mi cuerpo me prometiera que podía confiar en mis piernas y que estas me sostendrían a mí y al gato y entonces me puse en pie, incliné la cabeza en respeto a la tumba y fui a buscar a Ella.

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15465585
04/01/2018, 21:38
Ella Blackthorn

El minino emitió un quejidito de protesta al verse levantado del suelo, pero no hizo ningún movimiento para volver a él. En lugar de eso empezó a jugar con un mechón de tu pelo desde tus brazos, cazándolo como si se tratase de una presa. 

No te costó encontrar a Ella, que se había tumbado sobre una de las tumbas, dejando que sus piernas colgasen por el lateral. Tenía la mirada perdida en el cielo hasta que llegaste a su lado. Entonces se incorporó y te sonrió. 

—¿Ya has acabado? —preguntó, desviando la mirada hacia el lugar del que venías y luego al gato—. ¿Te lo vas a llevar?

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15467697
05/01/2018, 09:29
(Gi) Sun-yun Herondale

Muda asentí con la cabeza a ambas preguntas. Tenía los pensamientos todavía en el campo rojo y el cuerpo demasiado cansado para esforzarme a explicarle a Ella como eran las cosas realmente.

Creo que no he desayunado bien. Me he mareado.

Tensé la cabeza hacia el lado contrario del mechón que tenía el gato secuestrado para apartarlo de sus patas. Si Charlie quería decirme algo tendría que esperar.

Volveré mañana. ¿Lovelace no está aquí?

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15467783
05/01/2018, 20:34
Ella Blackthorn

—Vaya... —dijo Ella, empezando a rebuscar entre sus bolsillos—. ¿Has estado haciendo muchas runas últimamente? A lo mejor has sobrepasado tu límite. 

Encontró lo que buscaba y sacó una barrita energética de muesli que te ofreció mientras sus ojos te abandonaban para dirigirse a otro punto del cementerio que señaló con la cabeza. 

—Hay algunos Lovelace por allí, pero creo que la mayoría están en la Ciudad Silenciosa o en cementerios mundanos. 

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15479449
10/01/2018, 13:36
(Gi) Sun-yun Herondale

Me sorprendieron dos cosas. La primera que Ella llevase barritas energéticas encima, debía ser un rollo me extendido entre los nephilim, pero al menos no era una tortilla. Ni pensaba quejarme.

La segunda, que hubiese tantos rajados entre los Lovelace. Y que habiendo tantos Jesamain lloriquera con que la obligaban a seguir. Empezaba a parecerme una auténtica petarda del tallaje de la mierdanovia de Carstairs, la Nola la rajada.

En realidad no. Aun no he probado la estela, es una de esas cosas que me hubiesen educado para no usar por primera vez sin supervisión.

Intenté alargar una mano para coger la barrita pero por no espantar el gato, primero intenté meterlo en el bolsillo central del poncho.

Gracias por el muesli, ahora te cojo.

Y, oye, ¿este cementerio tiene horario? ¿O puedo venir a cualquier hora? — pregunté con toda la intensión de acampar un par de noches con diez quilos de muesli, jamón y leche y el gato.

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15481902
10/01/2018, 19:52
Ella Blackthorn

El gato maulló protestando por ser abandonado en un bolsillo, pero enseguida empezó a moverse sobre sí mismo haciéndote cosquillas, hasta que encontró una postura cómoda y asomó la cabeza. 

Mientras tanto, Ella había asentido con la cabeza dos veces, una a la estela y otra al muesli y después negó, de cabeza y voz.

—No tiene. Puedes venir cuando quieras. Sólo ten cuidado no te pierdas, está fuera de Alacante. No vayas a caer en el cubil de unos hombres lobo hambrientos. 

Enarcó ambas cejas. Parecía bromear con esa advertencia, como si estuviese intentando hacer un chiste con lo que habíais hablado por el camino de las hadas. O quizá no era sobre eso, era difícil decirlo, pero en todo caso, sonreía divertida.

—Está bien que no te hayas liado a hacerte runas a lo loco —siguió hablando—. Te puedes hacer mucho daño si las dibujas mal. En la Academia practicamos en papel hasta que nos salen perfectas siempre y sólo entonces pasamos a la piel. Pero también puedes ir probando en casa si quieres.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15482352
11/01/2018, 10:32
(Gi) Sun-yun Herondale

El pequeño Charlotte era tan diminuto que incluso despertaba ternura en mí. Casi no pensé en lo maltratada que quedaría mi ropa por la suciedad de sus patas, sus uñas y el pelo que perdería, en su lugar, un brazo acunó el bolsillo para darle algo más firme al enano.

Era el preso para interrogatorio mejor tratado de la historia de Alacante. Seguro que Ella lo podía confirmar.

Con la otra mano cogí la barrita de muesli y giré un poco el rostro para morderla. Todavía era una señorita.

Casi me atraganto al oír su advertencia y no entendí absolutamente nada de su intento de confidencia. No estaba segura de si quería que me los encontrara y me encargara de ellos o bromeaba con dejarme matar, o si es que eran achuchables como un panda.

¿Hay lobos? —pregunté con el cereal aun en la garganta y lo tragué a duras penas—.

La pregunta quedó perdida en el elogio por ser responsable. No como Mel, seguro.

Llevo tiempo practicando en papel —informé antes de volver a lo de los hombres lobo—. Pero... ¿es peligroso pasar la noche aquí? Es que me gustaría saber qué movida hubo y si tiene algo qué ver con Jesamain Lovelace. Tu ¿sabes de lo que hablo? —pregunté a la ayudante del Sheriff por las movidas de sus protegidos. Como mínimo sabría por qué camino andaba.

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15484279
11/01/2018, 20:14
Ella Blackthorn

Ella respondió con un asentimiento de aprobación a tu práctica en papel y después con tus preguntas su sonrisa se estiró como una reminiscencia de la broma anterior. 

—No debería ser peligroso. Hay una manada de hombres lobo en el bosque, pero no son mala gente. Un poco salvajes, pero nunca incumplirían los Acuerdos y nos ayudan a patrullar la zona —explicó finalmente, sacudiendo la cabeza—. El único riesgo que puedes encontrar es algún animal silvestre. 

Después se encogió de hombros. 

—No tengo ni idea de qué hablas y que yo sepa nunca ha habido ninguna movida aquí. Este ni siquiera es el cementerio oficial. La mayoría de nephilim están enterrados en la Ciudad Silenciosa.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15486650
12/01/2018, 14:17
(Gi) Sun-yun Herondale

Mi rostro se convirtió en el emoticono sorprendido, pero más bello. Ojos y boca se redondearon en tres perfectas oes que olvidaban el rasgado de mi fisonomía con la última explicación de Ella.

Al destensar la sorpresa sonreí interesante como la poseedora de un gran secreto que era.

La verdad que nadie sabe —titulé aquella movida en mi cabeza—.

No me preocupan los animales, siempre me he llevado bien con ellos —inventé aunque tal como lo hice me lo creí— salvo los putos patos—. Pero si vengo espero no perderme ni encontrarme con ningún lobo, la verdad. La última vez que vi a uno fue un poco incómodo aunque tal vez fue porqué interrumpí cuando estaba metiéndole la lengua hasta la garganta a Anbel —me encogí de hombros como si no lo tuviera muy claro—. Pero no sé yo si les caemos bien en general.

Terminé el muesli y me disculpé con el gato por la sacudida al agitar los hombros.

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15493784
14/01/2018, 23:23
Ella Blackthorn

Ella no pareció interesarse por el cotilleo sobre la pelirroja, tal vez ya lo sabía o quizás no le importaba, y se encogió de hombros un momento después de que tú lo hicieras, como en un eco.

Hay de todo —resumió en tres palabras la relación entre los hombres lobo y los nephilim—. Pero con los del bosque tenemos buen trato. Colaboramos.

Balanceó las piernas y te miró mientras te acababas el muesli. Todavía te dolía horrores la cabeza y notabas el cuerpo débil, pero era cierto que la barrita energética te había hecho sentir un poco mejor. 

¿Quieres que volvamos? —propuso entonces la chica—. ¿O quieres ver más tumbas?

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15494269
15/01/2018, 09:35
(Gi) Sun-yun Herondale

Volvamos —acepté. No es que quisiera pero incluso micuerpo tenía límites y din AB por aquísi me pasaba algo especial, ¿quien iba a ayudarme? ¿Ella? Si no sabía ni porqué estaba agotada—.

Guardé el emboltorio del muesli en el bolsillo del pantalón. Y reuní las manos debajo del bolsillo del gato paea terminar de darcuerpo a su cuna.

Volveré mañana. Gracias por enseñarmelo,Ella Blackthorn.

Cargando editor
Ella Blackthorn Cargando pj
22286/15516520
22/01/2018, 01:39
Ella Blackthorn

Un maullido desde el interior de tu bolsillo parecía pedir tu atención además de tus manos y Ella se bajó de la tumba de un salto para acariciar con un dedo la nariz que el gato asomaba. El minino no tardó ni medio segundo en cazarlo y la chica se rió antes de mirarte. 

—Pues vámonos entonces. Ahora que ya sabes venir, puedes volver cuando quieras. —Se puso en marcha hacia la salida, pero tras una breve pausa añadió algo más, con una sonrisa—. Y llámame Ella. 

Notas de juego

¿Cerramos o quieres más Ella? ^^

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15516629
22/01/2018, 08:20
(Gi) Sun-yun Herondale

Notas de juego

Me encanta Ella pero para esta escena ya está. Ahora jugaría yo solita a pasar la noche o me buscaría otra excusa para hacer cosas con ella o te dejo tranquila xD

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/15518293
22/01/2018, 18:55
Narradora

FIN

 

Cargando editor
Milton Carstairs Cargando pj
22286/15518321
22/01/2018, 18:56
Milton Carstairs

Los últimos rayos de sol de la tarde alargaban las sombras de los árboles sobre el manto de césped que crecía a ambos lados del sendero que recorrías por tercera vez en un día. Milton llevaba a la espalda un par de sacos de dormir y tú tenías una mochila con algunos emparedados para pasar la noche en el cementerio. El chico iba vestido con un pantalón negro cómodo y suelto y una sudadera gris, parecía de buen humor por la perspectiva de pasar la noche juntos, aunque fuese en un lugar como aquel. 

¿Y no te habría gustado más acampar junto al lago? —preguntaba en ese momento, aunque su pregunta parecía motivada más por la curiosidad por tu elección que porque le pareciese mal. 

Sin mover la cabeza sus ojos se apartaron de ti un instante para mirar hacia la izquierda, donde una arboleda comenzaba, y sus cejas se alzaron un poco. 

Nos observan —susurró en un tono tenue, sin mover apenas los labios. 

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/15518548
22/01/2018, 19:35
(Gi) Sun-yun Herondale

Al conocerme el camino no había cometido el error de ponerme las plataformas y ahora me sentía más pequeña al lado de Milton, algo que tampoco estaba mal porqué seguramente me daba un aire más achuchable, que no mona.

Me había abrigado las piernas con unos calcetines de lana blanca largos hasta el muslo que solo dejaban a la vista un dedo de carne antes de la línea del pantalón negro con la silueta de kitty dibujada en blanco en un camal. El torso estaba cubierto por una ancha sudadera de borreguito blanca cuya capucha llevaba orejas de conejo.

Si no hubiese visto que Amis volvía a pisar la cocina hubiese preparado algo más que bocadillos pero nuestro juego del gato y la ratita seguía en marcha así que el arroz y el curry deberían esperar.

Con la pregunta de Milton saqué todo el aire de los pulmones y dejé las tiras de la mochila castigando mi espalda.

Creo que sí —respondí asintiendo con fuerza una única vez— ¿nos volvemos? — intenté aquello que llamaban humor poniendo una ancha sonrisa de punto final a mi actuación en el club de la comedia.

No me detuve ni busqué más que de soslayo el punto que Milton señalaba con tanta cautela.

Es Charlotte —adiviné los ojos indiscretos sin bajar la voz—. No te lo he dicho pero la he metido en casa, luego te la presento.

Volví a ayudar a mi espalda a sobrellevar la incomodidad de la mochila tomando las tiras con las manos.

Hay algo que quiero ver sin que esté ella por en medio. Y mucho que quiero enseñarte —añadí con un guiño de ojo que prometía que iba a ser emocionante—.

Cargando editor
Milton Carstairs Cargando pj
22286/15519004
22/01/2018, 21:22
Milton Carstairs

El muchacho respondió con una sonrisa intrigada a tu broma que te hizo pensar que tal vez no había entendido el chiste. Su atención se dividió a partes iguales entre la linde del bosque y tus palabras cuando hablaste de Charlotte. 

¿Quién es Charlotte? —preguntó, girando el rostro para mirarte—. ¿Y si la has dejado en casa, por qué dices que está aquí? A veces eres un misterio total para mí, Sun-yun Herondale —declaró, con una amplia sonrisa que parecía indicar que no le molestaba lo más mínimo.

Hizo una pausa y ladeó la cabeza echando otro vistazo de reojo a los árboles antes de informarte con un susurro tranquilo.

—Son tres.