Partida Rol por web

Gaia Negra (+18)

Reino de Eshtarra

Cargando editor
Lomo-dorado Cargando pj
31163/15955546
14/06/2018, 11:10
Lomo-dorado

Escena 1: ¿Podemos hacer algo?

Say my name

¡Vamos, vamos! Quédate con nosotros por favor - apremia Lomo-dorado a la niña yacente entre él y Misha. Ambos Gurahl asisten con impotencia a las últimas fases de la Desconexión de una niña arrastrada a la Umbra Profunda durante la Última Guerra. Su piel ya se está volviendo traslúcida, el pelo forma un halo flotante alrededor de su cabeza y su expresión es de una ausente felicidad.

Voy a tener nuevos hermanos - dice la niña con voz soñadora - Voy a ser un Gaflino. Es... guay.

No, no lo es - niega Lomo-dorado - Eres una niña, una niña humana. Misha, ayúdame. Recuérdale quién es. Su nombre, su familia, lo que sea. La estamos perdiendo...

Notas de juego

Puedes inventarte cosas sobre la niña a tu gusto partiendo de la premisa de que es una niña Pariente. No importa de qué Raza Cambiante) en las últimas etapas de la Desconexión, lo que implica que está olvidando su vida mortal y transformándose en espíritu

Cargando editor
El Primer Lobo (Narrador) Cargando pj
31163/15968097
19/06/2018, 06:34
El Primer Lobo (Narrador)

Escena 1 - Mensaje en una botella

Gone

Querido Joe:

No sé si para cuando recibas este mensaje ya estaremos muertos. Rezo a Gaia por que aún sigamos todos con vida. No es un reproche, cachorro. Si a mí también me hubieran tirado encima uno de esos artilugios infernales de los humanos yo también habría salido corriendo y que les dieran a todos por culo. Pero aquí seguimos. La ciudad es ahora un infierno medio sumergido en el que nos acosan el hambre, las enfermedades, Perdiciones y fomori de todas clases. Sobrevivimos a duras penas moviéndonos de la azotea de un rascacielos a otra, pero la realidad es la que es: estamos acabados si seguimos aquí. Lo veo cada vez que muere uno de nosotros. Soy una vieja idiota. Me aferré al túmulo de Central Park pensando que podría protegerlo. Y lo peor es que hubo gente que también creyó en mí y se quedó a mi lado ¿Te lo puedes creer? Hay más idiotas en el mundo de los que yo creía.

He hablado con muchos espíritus buscando a alguien que pueda ayudarnos hasta que uno me habló de ti y de la forma en la que estás ayudando a muchos refugiados a llegar al Reino de Eshtarra. Te lo suplico: coge a uno de esos condenados Nuwisha de su raquítico pescuezo y tráelo para ayudarnos a escapar de este infierno. Hoy estamos en la azotea del Empire State, pero no vamos a poder quedarnos mucho tiempo. Ayúdanos, por favor.

Madre Larissa

Nueva York. La ciudad donde Joe perdió un ojo y se ganó las cicatrices de su cuerpo y su alma. Donde dejó a todos aquellos a los que no supo proteger. A los que no pudo proteger. Cuando Joe escapó de allí con medio cuerpo abrasado y sangrando por la cuenca de su ojo perdido realmente parecía que nada podría sobrevivir a la debacle. Ni siquiera alguien tan duro como la Madre Larissa, esa vieja y condenada Roehuesos. Pero incluso a los mejores se les acaba la suerte.

A sus pies, la botella-fetiche espera pacientemente a que Joe dé una respuesta para volver junto a su dueña. Es increíble que el espíritu de su interior haya sido capaz de encontrarlo en la Umbra Profunda, pero Madre Larissa es una theurge habilidosa ¿Qué podría contestar? Durante este tiempo ha conocido a varios Nuwisha, pero ninguno se queda mucho tiempo y parece que toda la raza Embaucadora ha dado por finalizada la Diáspora. Ahora se dedican a preparar la siguiente fase de su gran plan, sea éste el que sea. Tal vez fuera posible encontrar a alguno que le ayude a llegar y salir de Nueva York esquivando a los engendros del Wyrm que rodean tanto la ciudad como el Reino de Eshtarra. Ha oído hablar de una joven Nuwisha a la que incluso los suyos llaman "Lunática" y que todavía sigue ayudando a los refugiados. O tal vez podría apelar a otros Garou relacionados con Nueva York. O hacer como si esa condenada botella nunca hubiera llegado flotando hasta él...

Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/15978520
22/06/2018, 17:40
Mijaíl “Misha” Bruzov

Mi mentor siempre parecía estar calmado, incluso durante los evento más angustiosos o tormentosos del Apocalipsis él mantuvo control sobre sus emociones y tesón en sus acciones. Por eso verle apremiarme fue la señal más clara de la trascendencia del momento.

-Vamos, Oly, mírame. La tomé de los hombros para girarla hacia mí pero mis manos sólo se aferraron parcialmente pues por momentos su cuerpo no estaba allí. -Soy yo, Misha, tu hermano, tu teddy. La primera noche en Eshtarra ella lloraba por la pérdida de su oso de peluche favorito y para calmarla adopté mi forma ursina, desde entonces me llamaba así.

-Tú eres Oly, Olivia Jones. Le miraba a los ojos intentado atrapar su mirada. -Una niña con voz dulce que disfruta cantar y bailar. ¿Recuerdas cuando bailamos durante el último festín? Todos aplaudieron tu canción. ¡Recuérdalo! Al hablar sonreía buscando transmitir la alegría de ese momento. -Era sobre el sol y la brisa en tu pelo cuando corrías. Eres la niña más linda que conozco y siempre estás jugando. Tenías una casa en el árbol... Callé un instante al comprender que ese recuerdo no era suyo sino mío. Yo había tenido una casa en el árbol, no ella. Mis recuerdos también comienzan a volverse ajenos.. Sacudí la cabeza para despejar mi mente pues no era momento de desvariar. -Recuerda como rodabas por la colina frente a tu casa junto a tus amigos y como reías porque la hierba te hacía cosquillas. Durante muchas horas había escuchado sus historias sobre la casa donde vivía y sus juegos al aire libre. -Como las que te hacía tu papá todas las noches antes de dormir, cuando tu mami te besaba la nariz. Tuve que hacer acopio de fuerza para evitar que mi voz se quebrase.

-Te gusta correr y montar en bici. Te raspaste la rodilla aprendiendo a montarla pero después eras la mejor de la cuadra, nadie era más rápida que tú, ni siquiera el tonto de Billy, ¿lo recuerdas? El niño que siempre te molestaba pero que compartía su merienda contigo. Para cualquiera resultaba obvio que el pequeño estaba enamorado, pero ella era muy pequeña para entenderlo. -¿Recuerdas tu bici? Tenía un moño rojo en el volante y unas tiras de colores a los lados. Siempre la dejabas junto a la cerca del jardín. A pesar de mi esfuerzo, mis ojos estaban húmedos. -Juramos regresar a buscarla juntos, así que no puedes irte con los gaflinos. Ellos no pueden conducir una bici y yo quiero ver que si eres más rápida que un oso. Tal vez la promesa le ayudase a quedarse.

Notas de juego

Lo dejo hasta aquí por temor a excederme.

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15979580
23/06/2018, 03:36
Joe Graves

La Rabia que se había acumulado en lo que mi Sensei habría llamado mi Centro amenazó con desbordarse apenas terminé de leer el mensaje.

"Maldita sea", murmuré.

La meditación no se me daba bien desde hacía mucho tiempo. Desde antes de dejar la Tierra. Donde antes había paz, una intensa Rabia se había alojado. Era el dolor, lo sabía bien; sólo era demasiado testarudo como para admitirlo. Las pesadillas volvían cada noche y me perturbaban hasta el amanecer. Había leído del fósforo blanco en internet y de sus usos en ataques en Oriente Medio, pero nunca esperé casi ser calcinado hasta el esqueleto en el medio de Nueva York. Uno piensa -luego de descubrir que te puedes transformar en una bestia asesina de tres metros que lucha contra el Gran Destructor- que nada puede sorprenderte, pero lo cierto ese infierno fue la cosa más inesperada del mundo. Sólo tuve medio segundo para sorprenderme por el sonido cuando se desató el infierno.

Consagrarme a Fenris era una prueba de que algo no estaba bien en mi cabeza. Aquí en Eshtarra todo el mundo se prepara para la Batalla Final. El último bastión. Nos convertimos oficialmente en Le Resistance. Incluso los idiotas que esperaron durante años que se librara en El Campo de Batalla habían tenido que salir por patas y venirse acá, donde entrenaban casi todo el día esperando poder vender caro su pellejo. De hecho, la población es aquí muy variada: entre resignados, gente traumatizada -y no era para menos- por lo que había visto en la Guerra del Apocalipsis y fanáticos religiosos dispuestos a una muerte gloriosa. Y yo clasifico para todas las categorías a partes iguales.

Iré. La ayuda va en caminorespondí susurrando al espíritu dentro de la botella fetiche. Luego, la lancé al aire, donde desapareció. Suspiré profundamente y me desperecé.

Eshtarra es magnífico. Un paraíso. Apenas llegué conseguí una bonita choza junto a una arboleda, un poco lejos de los principales campamentos -que aún sigo visitando, para entrenar junto a los demás y conocer a los Cambiaformas-. Un lugar que de haber conocido en otro momento me habría brindado paz. Pero no todo es perfecto.

No podía perder tiempo, así que tomé mi par de tonfas, mi pequeño bolso, y cambié a forma de lobo. Mis pertenencias cambiaron porque las Dediqué, una de las magias más útiles que aprendí en el poco tiempo que conocí a la Nación Garou mientras pudo llamarse así. La agilidad preternatural de mi forma lupina me permitiría llegar un santiamén al campamento principal, así que tengo poco tiempo para pensar un plan.

Los Fenris me ayudarían sin dudarlo. El sólo hecho de consagrarme a su Tótem hacía que se la pasaran invitándome cerveza escandinava, a matar Perdiciones y a pelear por diversión. Aceptaba las dos primeras sin rechistar. La tercera no entraba dentro de lo que yo llamo "productividad". Sin embargo, la misión sonaba a lo más parecido al suicidio que se me hubiese ocurrido, y sinceramente, no quiero cargar con el mal karma de guiar a mis hermanos a una muerte segura y encontrarme renacido en un atún en mi próxima encarnación.

Aún puedo hacer chistes, sí. Pero es tiempo de dejar de bromear y hablar con esa tal Nuwisha "Lunática". Si alguno de esos malditos Ragabash Coyote se atrevería a hacer esa locura, sería ella.

Cargando editor
Oly Jones Cargando pj
31163/15983286
25/06/2018, 10:48
Oly Jones

Las palabras de Misha evocan agradables recuerdos en la mente de la niña, que se va volviendo más sólida mientras mira al Gurahl con los ojos arrasados en lágrimas - Teddy, quiero volver a casa. Quiero jugar con mi bicicleta, y con Billy. Quiero que Papá vuelva y que Mamá esté siempre triste ¿Por qué no podemos irnos a casa Teddy? ¿Por qué hay tantos monstruos malos?...

Cargando editor
Tayen Midthunder Cargando pj
31163/15983307
25/06/2018, 10:52
Tayen Midthunder

Los Nuwisha no son difíciles de encontrar. Siempre andan cerca de los Portales Umbrales del Reino de Eshtarra asistidos principalmente por los Garou y los Gurahl que hacen las veces de protectores y de sanadores respectivamente. Como quiera que los Coyotes no se muestran especialmente receptivos con Joe, el Contemplaestrellas se ve obligado a perder un tiempo precioso preguntando a sus hermanos lupinos. Gracias a ellos consigue enterarse de que la tal "Lunática" se llama en realidad Tayen Midhunter y que circulan varios rumores sobre su lujuria ("Dile cuatro tonterías bonitas y se te abrirá de piernas") y su estupidez ("Tiene la cabeza llena de pájaros, pero no estorban para follársela").

Cuando finalmente la encuentra está guiando a un grupo de refugiados a través de un Portal. Un grupo exiguo, apenas diez o doce personas. Rápidamente los Garou se les echan encima olfateándolos y registrándolos. Joe ha visto lo que hacen sus hermanos con aquellos que portan la mancha del Wyrm. Carnicerías indescriptibles que ni siquiera los Hijos de Gaia han conseguido apaciguar.

¡Están todos limpios, joder! - protesta Tayen. En ese momento Joe descubre el posible origen de muchos de esos rumores: la joven Nuwisha no es sólo guapa sino una auténtica belleza. Es una de esas mujeres en cuyos ojos puedes perderte hasta el punto de olvidarte de que hay un cerebro detrás.

Lo siento, Tayen - se disculpa uno de los Garou - Pero son las normas, ya lo sabes.

Claaaaaro, como vosotros sois tan listos y habéis traído solamente a Parientes impolutos estáis más que capacitados para hacer nuestro trabajo.

Cierra la puta boca, niñata de los cojones - le interpela un Crinos blanco y negro con la arrogancia típica de los Señores de la Sombra - Cada vez que pensamos que habéis terminado de jugar a la maldita Cruz Roja llegas tú con un nuevo cargamento de zarrapastrosos.

No os pareció tan mal nuestra Cruz Roja cuando era a vuestros Parientes a los que estábamos sacando de la Tierra, Danya "Rugido-del-petardo"

¡RUGIDO-DEL-TRUENO, HIJA DE PUTA!...

- Tiradas (2)

Motivo: Iniciativa de Danya

Dificultad: 4

Tirada (5 dados): 9, 2, 3, 7, 2

Éxitos: 2

Motivo: Iniciativa de Tayen (Especialidad)

Dificultad: 4

Tirada (7 dados): 6, 7, 2, 2, 2, 4, 3

Éxitos: 3

Notas de juego

Tirada de Astucia+Alerta (Dificultad 4) para meterte en la pelea entre Tayen y el Señor de la Sombra

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15984201
25/06/2018, 17:00
Joe Graves

Desplazarme en forma de lobo siempre me pone de buen humor. El cambio de forma es la mayor virtud de las Razas Cambiantes, y aunque suene una obviedad ("Razas Cambiantes", genio, lo dice el nombre), una gran mayoría de los Fera ni se preocupan por cultivar esa habilidad. Tuve que volver a mi forma humana para hablar con los Nuwisha, quienes no me aportaron gran cosa. Las bromas habituales; nunca te toman en serio a la primera. Pero ése es su Propósito y la sabiduría de mi Tribu -que les sirvió para media mierda cuando fuimos casi exterminados, pero eso es otro tema-, radica en comprender la naturaleza de las cosas que moran en Gaia.

Los Garou tampoco fueron de mucha ayuda. Bueno, si estuviese pendiente de follar, seguro que sí me habrían ayudado, aunque habría sido interesante preguntarles usando mi Verdad de Gaia quiénes de esos sementales lograron copular con la famosa fémina.

Terminé de hablar con el último de mis lujuriosos pares Garou. Me di la vuelta al tiempo que empezaba el Cambio, y sólo me dio tiempo de alcanzar la forma Glabro cuando la vi.

Y vaya que la vi. ¡Coño! Qué belleza. La luz blanquecina del Portal Umbral sólo la hacía más bella. De repente me encontré comprendiendo por qué los europeos se volvieron locos cuando llegaron a las Tierras Puras, con mujeres así. Sí, fue un pensamiento de mierda por el que mi Sensei me habría hecho hacer cien flexiones con los puños sobre asfalto a las doce del mediodía, pero habría valido la pena.

Antes de darme cuenta me encontré en mi forma cuasi humana, como llevado por un Elemental de Aire, entre el gigantesco Crinos y la bella Nuwisha, con una de mis tonfas asida por el recio mango de madera, en posición defensiva, detrás del cuerpo. Mi mano izquierda se extendía al frente en un gesto apaciguador que al mismo tiempo era una guardia en artes marciales:

¡Recuerda el Concordato! —"O te tiro los putos dientes, tú decides", era la amenaza subyacente tras mis palabras, que se dejaba sentir perfectamente gracias al tono gutural y cavernícola que la forma Glabro le daba a las cuerdas vocales humanas.

- Tiradas (1)

Motivo: Iniciativa de Joe (especialidad)

Dificultad: 4

Tirada (6 dados): 9, 2, 5, 8, 8, 7

Éxitos: 5

Notas de juego

Tengo la iniciativa, ¿verdad?

Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/15986825
26/06/2018, 16:43
Mijaíl “Misha” Bruzov

Al sentir el cuerpo de la pequeña ganar sustancia mi corazón se alegró, pues eso significaba que comenzaba a reconectarse. La abracé para asegurarme de que ella estaba realmente allí. -Yo también quiero volver, Oly. Este lugar es genial pero no se ven las estrellas. Confesé suspirando.

Luego de un momento, aumenté un poco la fuerza de mi abrazo buscando transmitirle algo de la resistencia del oso. -No te preocupes por los malos, sabes que voy a cuidarte siempre. Me separé un poco de ella y limpié sus lágrimas con el dorso de mi mano. -Además, no puedo dejar que te lastimen y después uses eso como excusa cuando te gane. Fingí un tono enfadado para hacerla sonreír y alejar de su mente las preguntas para las que no tenía una respuesta feliz. -Hazme un favor y ve con los primos pumonca, escuché que Cola-Con-Rayas trajo truchas y quizás puedas conseguir algunas. Señalé a mi Buri-Jaan y le guiñe un ojo. -Sabes cómo se alegra el Tío Toptigin cuando come. Y yo también..

En cuanto la pequeña se alejó miré a mi mentor. Sólo unos días antes, o lo que podía llamarse días en una tierra sin firmamento, habíamos conversado sobre mi creciente sensación de desconexión; aún estaba lejos de volverme un espíritu pero mis recuerdos comenzaban a cubrirse de bruma. Pronto sería necesario abandonar Eshtarra o correría el riesgo de abandonarme a mí mismo.

-No podemos quedarnos más tiempo aquí, tío. Hoy logramos retenerla pero no creo que tengamos tanta suerte la próxima vez. Para desgracia no se trataba una situación de una vez, sino de una que se repetía cada vez con mayor frecuencia. -No quiero perderla como a Hocico-Frío; no creo poder soportarlo. El pequeño oso que ahora era un espíritu había nacido poco antes del viaje y sólo había resistido unas semanas antes de desconectarse.

Cargando editor
Lomo-dorado Cargando pj
31163/15987832
26/06/2018, 22:56
Lomo-dorado

El diagnóstico de Misha no podía ser más acertado: aunque la niña queda convencida por el momento ya ha quedado marcada por la Desconexión: su pelo antes castaño se ha vuelto inmaculadamente blanco y su piel tiene un brillo impropio - Vale, Teddy. Iré a jugar con los primos-gato. - La niña se marcha caminando con lentitud.

Éste es el mundo de los espíritus, no el nuestro - sentencia Lomo-dorado - Ni nosotros ni los humanos estamos hechos para habitar en la Umbra. Tenemos que volver al mundo físico cuanto antes, pero si te soy sincero no tengo ni idea de cómo empezar. Si estuviéramos nosotros solos organizaríamos un powwow (1) y estaría todo arreglado - se cruza de brazos, ceñudo - No sé si intentar hablar con el Viejo Muchaspieles. Si los Nuwisha tienen algo que se parezca a un líder, es él. Otra posibilidad es apelar a Estharra. A fin de cuentas éste es su reino y es ella la que pone las normas. O podemos separarnos y hacer ambas cosas a la vez ¿Qué quieres hacer tú?...

Notas de juego

  1. Consejo intertribal de los Gurahl
Cargando editor
El Primer Lobo (Narrador) Cargando pj
31163/15987937
26/06/2018, 23:29
El Primer Lobo (Narrador)

La amenaza de la tonfa y la mención al Concordato hacen detenerse al Señor de la Sombra, que lanza una mirada fulminante al Contemplaestrellas. Sus belfos se retraen mostrando los afiladísimos colmillos, que tiemblan con el sonido del gruñido ronco que surge de su garganta. Los dedos se engarfian, listos para asestar un zarpazo. El mensaje está claro: "Sal de mi camino"...

- Tiradas (1)

Motivo: Duelo de miradas

Dificultad: 8

Tirada (6 dados): 8, 10, 3, 9, 3, 6

Éxitos: 3

Notas de juego

Duelo de miradas. Tira Rabia a dificultad 5. Para ganar el duelo y no apartarte debes superar la tirada del Señor de la Sombra. Puedes gastar FdV

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15988384
27/06/2018, 01:51
Joe Graves
Sólo para el director
- Tiradas (1)

Motivo: Rabia

Dificultad: 5

Tirada (4 dados): 10, 7, 5, 8

Éxitos: 4

Notas de juego

Creo que gano... pero también debería entrar en Frenesí. Aunque tengo el Mérito Corazón Calmado. ¿Sirve para algo?

Cargando editor
Tayen Midthunder Cargando pj
31163/15989045
27/06/2018, 12:05
Tayen Midthunder

Es mejor no perder el tiempo en peleas inútiles, y menos aquéllas en las que puedes salir mal parado. Ése es el mensaje que el Contemplaestrellas le transmite al Señor de la sombra, que termina por apartar la mirada y alejarse gruñendo por lo bajo. Los demás Garou terminan de examinar a los humanos y los dejan al cuidado de los Gurahl para que atiendan a los heridos y acomoden al resto. Dos coyotes cierran el portal para impedir la llegada de intrusos.

Mi héroe - se burla Tayen - Echo de menos los tiempos en los que no necesitaba que un Garou diera la cara por mí ante otro Garou. Supongo que ahora es cuando me dices qué quieres a cambio de tu ayuda...

Notas de juego

En realidad ese Mérito haría que la dificultad subiera a 7 y Joe no ganaría el duelo de miradas, pero como sí se queda en empate vamos a darle la victoria y no hace falta que gaste FdV para reprimir el Frenesí.

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15991417
28/06/2018, 05:45
Joe Graves

Miré al gigantesco Crinos blanquinegro con el único ojo que me quedaba, enfrentando su mirada. Uno pensaría que en un duelo de miradas, más podría lograr el que tiene la mirada completa. Yo solo tengo media mirada. Afortunadamente, no es así.

Realmente no me gustan los duelos de miradas, pero ayudan a evitar los derramamientos de sangre innecesarios. La sabiduría animal perdura siempre en lo que es efectivo, y vaya que los duelos de miradas lo son. Aún así, en mi Tribu no solemos usarlos porque apelan a la Rabia inherente a la condición de ser mitad animal, avivándola, y a muchos Garou los controla. La explicación es sencilla: cuando dos hombres lobo se enfrentan viéndose fijamente, si uno no sabe intimidar conscientemente, proyecta lo más aterrador que todos poseemos, la Rabia. Y si la voluntad del oponente se muestra excesivamente débil, el impulso animal puede llevarte a saltar sobre él y destrozarlo en un Frenesí. Lo he visto suceder docenas de veces...

Por lo que tuve miedo de mí mismo. Sabía que desde los sucesos de Nueva York mi Rabia había crecido exponencialmente, hasta hacerme casi parecido en carácter a un Ahroun. Diré que estuve casi comportándome como uno. El Crinos que me retaba pudo ver mi Rabia brillando en mi único ojo, y la amenaza de violencia que contenía, tras lo que se amilanó. Gracias a Gaia, porque la Rabia estuvo a punto de apoderarse de mí. Cuando se alejó, giré para encarar a la Nuwisha, encogiéndome en mi forma humana.

Protegía la paz, no a ti —respondí sin titubear. Solté un ligero suspiro de alivio al aceptar que el derramamiento de sangre había sido evitado—. Nos dedicamos a lo mismo, soy Joe Charcosombra. Los restos de mi Clan están atrapados en la cima del Empire State. Quiero ayudarlos, pero nadie está lo suficientemente loco para ir allá. Casualmente a ti te dicen Lunática. Eres mi única opción.

Cargando editor
Tayen Midthunder Cargando pj
31163/15991731
28/06/2018, 11:30
Tayen Midthunder

Y si soy tu única opción ¿Por qué me insultas? - se cruza de brazos enfadada - Además ¿Tienes idea de lo que me estás pidiendo? Nueva York está inundada y sus aguas están infestadas de Perdiciones, fomori anfibios y Rokea descerebrados que matan todo lo que se les pone por delante. Asúmelo: los que buscas están muertos...

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15992314
28/06/2018, 16:56
Joe Graves

Son los restos del Clan del Parque —expliqué—. No son un hueso fácil de roer. Un fetiche-botella me contactó aquí, en la Umbra Profunda. Están vivos, pero no lo estarán por mucho tiempo. Si no piensas ayudarme guiándome allá... al menos abre un Portal Umbral. Iré sólo.

Cargando editor
Tayen Midthunder Cargando pj
31163/15994110
29/06/2018, 09:48
Tayen Midthunder

¡GAROU! Con vosotros todo tiene que ser al momento ¿Verdad? Hacéis una "petición" y todos los demás Fera tenemos que doblegarnos. Pues entérate: no es tan sencillo. Para abrir un puente entre el mundo físico y este Reino hace falta un vínculo entre ambos extremos, así que tenemos que llegar allí por el camino largo. Esto significa salir de la Umbra Profunda, cruzar algún Reino de la Umbra Media y de ahí a la Penumbra y el mundo físico. Si los encontramos, y recalco el "si", podré abrir un puente para traer a los tuyos. Eso es lo que hay. Si no te gusta se siente - pone los brazos en jarras - Y como vuelvas a llamarme "lunática" dejaré tu culo tirado el peor antro de Perdiciones que sea capaz de encontrar...

Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/15994554
29/06/2018, 14:15
Mijaíl “Misha” Bruzov

Hice un gesto al imaginarme conversando con el viejo Nuwisha. -Sabes que no tengo nada contra los coyotes, pero no me gusta como el anciano siempre habla con ese “tono de maestro”. Tú eres mi mentor, no él. Agregué. -Aunque no soy digno de presentarme ante Eshtarra, pues ni siquiera tengo un obsequio adecuado, prefiero mil veces hablar con ella. Al manifestar mi opinión pude comprender algo: mi etapa de tutelaje se acercaba a su fin. ¿Por qué si no me pediría Lomo-Dorado que eligiese el curso de nuestras acciones?

Con esa idea en la cabeza giré y observé a mi alrededor. Decenas de primos de intentaban superar las diferencias raciales para convivir en el último refugio que quedaba; uno que era constantemente amenazado y que inevitablemente quedaría desprotegido si sus habitantes seguíamos olvidando nuestra sagrada labor. -La misión del Oso es proteger, no recordar, pero en momentos como este no podemos permitirnos olvidar. Asentí un par de veces para reafirmar mi decisión. -Yo hablaré con nuestra anfitriona. Incluso a mí me sorprendió la seguridad de mi voz.

-Pero antes esperaré a ver si Oly consigue algo de pescado, todo es más fácil con algo en el estomago. A pesar de la seriedad del momento, reí inevitablemente pues no lo había dicho para ganar tiempo, era algo que realmente creía.

Cargando editor
Joe Graves Cargando pj
31163/15994843
29/06/2018, 16:30
Joe Graves

Casi lloro, corro en círculos, beso a Tanya y me pongo a hacer cabriolas frente a todos, pero debía guardar las apariencias. Hice una reverencia marcial profunda, doblándome desde la cintura, evidenciando mi profundo agradecimiento por la Nuwisha y alargué el gesto durante unos segundos.

Te lo agradezco, Tanya Midthunder —le dije—. Con el corazón en la mano te lo digo.

Volví a erguirme.

¿Crees que necesitemos más ayuda, o podríamos apañárnosla mejor llegando allá solos?
 

Cargando editor
El Primer Lobo (Narrador) Cargando pj
31163/15995733
29/06/2018, 23:01
El Primer Lobo (Narrador)

Totpigin pone sus manos sobre los hombros de Misha y le sonríe lleno de orgullo - Poco me queda ya que enseñarte, amigo mío. Esta decisión que acabas de tomar marca el fin de tu gallivant (1) y el inicio de tu vida como un Gurahl adulto. Te deseo buen juicio y sabiduría para las muchas y duras decisiones que tendrás que tomar. No te diré adiós, sólo hasta luego. Ha sido un honor ser tu maestro.

Tras separarse de su ex-maestro Misha localiza a Oly pescando junto a sus Parientes Pumonca en uno de los fértiles ríos del Reino de Eshtarra. A los enormes peces-espíritu que lo habitan no les importa ser pescados pues entienden que eso forma parte del ciclo de su vida y que pronto se Reformarán en el río. Sin embargo para los Fera y sus Parientes comer la carne de esos espíritus calma su hambre al precio de acelerar su Desconexión.

En cuanto la niña divisa al Gurahl se dirige hacia él llevando en sus manos un salmón tan grande que apenas le cabe en los brazos - ¡Teddy! - lo llama alborozada - El tío "Cola-con-Rayas" te regala este pez tan grande para darte las gracias. ¿Por qué no te vienes con nosotros a asarlo? ¡Vamos, será divertido!

Los Pumonca y sus Parientes, todos nativos americanos, acogen de buena gana al Gurhal y le ofrecen asiento y comida entre ellos. El propio "Cola-con-Rayas", un guerrero Sioux que ya no se molesta en quitarse las pinturas de guerra ni cuando descansa, se sienta junto a Misha y le ofrece una pipa cargada con un fuerte y aromático tabaco.

Te estamos muy agradecidos por los cuidados que tú y tu gente nos proporcionáis, buen Mato (2). Por eso queremos pedir tu consejo. Algunos sabios de entre los nuestros afirman que la Garra de Rorg (3) no acabó con la vida de Seline (4), sino que sólo la dejó malherida. Sin embargo ya no sentimos su presencia y ella no repone nuestra Rabia, mientras que el Ojo de Cahlash (5) colma de Rabia a nuestros enemigos. Si tu gente propusiera ir al Reino de Seline a curar sus heridas habría muchos guerreros felinos que se unirían a vosotros en tan peligroso viaje ¿Qué me dices, gran Mato? ¿Crees que es factible?

No es la primera vez que Misha escucha ese rumor sobre Selene, pero tanto él como su gente han estado tan desbordados de trabajo que nadie ha hablado del tema. Preguntas y respuestas pasan raudas como el viento por la mente del joven Gurahl ¿Qué hace falta para sanar las heridas de una Celeste? La ayuda de otra Celeste. Quizá Eshtarra vería con buenos ojos a quienes se interesasen por el bienestar de su hermana más querida ¿Cómo se llega al Reino de Seline? Seguro que los Nuwisha lo saben, pero no son muy colaboradores. Otra posibilidad es la tribu Garou de los Contemplaestrellas, que también se han especializado en el estudio de la Umbra...

Notas de juego

  1. El período temprano de un Gurahl tras el Primer Cambio, un tiempo de preguntas y aprendizaje.
  2. Palabra lakota para Oso. En este caso se utiliza como título honorífico
  3. Ver tema El Principio del Fin
  4. Nombre que los Bastet dan a Selene (Celeste de la Luna)
  5. "Cahlash" es como los Bastet llaman al Wyrm, y su Ojo es Anthelios
Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/15997236
30/06/2018, 18:45
Mijaíl “Misha” Bruzov

Cuando mi tío anunció que me consideraba un adulto, mi corazón latió con fuerza. -Lo que he aprendido es gracias a ti, y lo que logre a partir de este momento será también gracias a tus enseñanzas. Me mostraste el Camino del Oso, sin permitirme olvidar lo es que ser Hombre. Le abracé con fuerza durante casi un minuto. -Ruego al Primer Cachorro que la alegría nunca abandone tu corazón, a la Gran Madre Osa que tus acciones siempre estén llenas de compasión y al Oso de la Muerte que tu fuerza jamás disminuya. Hubiese querido tener un obsequio preparado para dárselo. Pronto pintaré para ti.. Luego marché para dar los primeros pasos sin pisar sus huellas.

Puede parecer curioso que lo primero que hice en solitario fue buscar un grupo pero en realidad, aunque no somos animales de manadas, los osos comprendemos la importancia del apoyo común y la fuerza que representa la unión.

No me costó encontrar a mi pequeña parienta, quizá nunca llegase a convertirse pero aún así tenía talento natural para la pesca. Y más si los peces-espíritu no se resisten a ser capturados.. Abrí los ojos asombrado ante el gran obsequio y me relamí los labios con anticipación. -Ya que el tío es tan amable, nos corresponde ayudar a cocinarlo como sólo los osos sabemos hacerlo. Mi comentario carecía de pretensión, sólo mostraba gratitud y confianza.

Después de una comida llena de alegría, historias, cantos y de toser a causa del fuerte olor de la hoja fumada que acepté para no despreciar su hospitalidad  (en ocasiones como esta el olfato osuno no es ventajoso), llegó el momento de tratar temas más trascendentes. -Soy yo quien les agradece, Tío. Por la amabilidad con la que tratan a nuestros cachorros y por la forma en que siempre comparten su mesa y sus historias. Dado que los gurahl fuimos los Hijos mayores de Gaia, consideramos a los miembros de las demás razas cambiantes “hermanos y hermanas menores”, por eso usar llamar a alguien “tío” implica gran respeto.

-Lo que dices es también la opinión de varios Talchwi1. Ella no murió y espera por nuestra ayuda para sanar. Había esperanza en mi voz. -Es cierto que ya no podemos reponer nuestra Rabia como antes, pero los Gurahl nunca hemos dependido de ella para cumplir nuestra labor. La ira del oso es lenta pero implacable.. -Tal vez sea hora de que le demostremos al Rompedor de Patrones2 que nuestra mejor arma no es la Rabia sino nuestra determinación.

Luego guardé un momento de silencio para pensar un poco lo que diría. -Pienso hablar con Eshtarra, quiero pedir permiso para marcharnos. No éramos prisioneros pero consideraba respetuoso hacerlo. -Salvo Oly, no sé cuántos de los míos vendrán pero estoy dispuesto a darlo todo, incluso mi vida si hace falta. ¿Pero y la de ella?

-¿Ustedes saben cómo llegar al  Reino de Selene? No termino de fiarme de los coyotes. Confesé. -Ellos han tratado de obtener nuestros rituales desde hace mucho. Si existía una forma de no involucrar a los nuwisha la tomaría como primera opción.

Notas de juego

1: Honorable Padre/Madre, gurahl de Rango 4.

2: El Wyrm.