Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Apertura de News of The World •

Cargando editor
24/08/2016, 21:05
z/ Lance Lakesword

Tienes mi ok :)

Cargando editor
07/09/2016, 20:52
Louis Kindelanver

 

Notas de juego

Algunas imágenes para que escojamos para la escena de la redacción para cuando venga gente ^^.

Cargando editor
27/09/2016, 23:42
Louis Kindelanver

Notas de juego

Quien quiera acudir a la charla que hable con la jefa para ser incluido en esa escena :).

Edito: este recorte iria a la nueva escena de > Noticias de News of the World.

Cargando editor
30/09/2016, 00:10
Louis Kindelanver

Oficina del News of the World, Viernes, 16 de Abril de 1880

 

Los trabajos para poner a punto el periódico habían sido frenéticos los últimos días. Había sido necesario limpiar exhaustivamente cada una de las máquinas de imprenta, encerar las mesas, vaciar el lugar de los restos que los anteriores dueños habían dejado por allí y otras miles de pequeñas tareas que, a pesar de ser realizadas por personal contratado para ellas, habían tenido a ambos socios más que entretenidos desde que habían firmado el acuerdo.

Pero, finalmente, todo parecía estar listo para la gran inauguración. Tan sólo faltaba personal. Y con esto en mente habían puesto el anuncio al que la señorita Walker había respondido. Louis había albergado una secreta satisfacción cuando había llegado su solicitud. Una mujer fotógrafa no era algo que se viese todos los días y a él siempre le habían gustado las damas con el coraje de realizar tareas normalmente ocupadas por varones.

Así pues, cuando Meredith llegó, el lugar estaba limpio y vacío, como si estuviese esperando el pistoletazo de salida para comenzar a rodar. El edificio donde se encontraba el News of the World tenía dos plantas. En la planta baja se encontraba toda la maquinaria y las mesas donde los reporteros podrían escribir sus noticias. En la planta superior había un par de oficinas, una sala de reuniones y las habitaciones que servirían de archivo.

Aquella mañana Louis iba vestido con un traje de chaleco y pantalón de color negro y una camisa blanca. La chaqueta del traje descansaba doblada sobre el respaldo de la silla y las mangas de la camisa estaban arremangadas hasta la mitad del antebrazo. En sus ojos normalmente teñidos de una honda tristeza había un brillo ilusionado por el proyecto en el que se había embarcado.

Los dos caballeros se encontraban enfrascados en su trabajo revisando varias muestras tipográficas, cuando llegó la señorita Walker.

Cargando editor
01/10/2016, 23:35
Meredith Grace Walker

Llevaba una semana atroz y terrible. El trabajo se me acumuló en el taller por sucesos varios y hubo días en los que me sumergí con los químicos hasta bien tarde en la noche. Vivía sola, entre papel de bocetaje y películas fotográficas, carboncillo y placas de colodion; al menos así evitaba pensar en mi vida personal, aunque bien era cierto que necesitaba salir del refugio para respirar aire fresco.

Fue en uno de esos días de tomar el aire, en los que disfrutando un buen té, eché un vistazo al periódico "The Times", un anunció en concreto llamó mi atención: "News of the Wolrd" buscaba personal y no dudé en que tendría que probar suerte e intentarlo. No sabía por qué me había asaltado esa idea, pues lo que trabajaba por mi misma me daba lo suficiente para vivir; pero quizá las ganas por salir de la cruel rutina en la que naufragio, ha provocado que ni siquiera me pensara dos veces ponerme en contacto con los responsables de aquellas entrevistas.

Y tras comunicarme y tener los datos necesarios para acudir a dicha entrevista, por fin llegó el día. Aquella mañana fue distinta a todas las demás, e incluso pensé que no podía acomodarme y que debía causar buena impresión. Algo de maquillaje para tapar mis ojeras e hinchar mis mejillas. Además debía de usar ropa con color vistoso, aunque... mi armario era lúgubre, era necesario dar un poco de color a mi vida, mas allá del negro, del gris y del azul ceniza.

Durante el trayecto pensé en todas las fotografías que podría realizar, las oportunidades de conocer el mundo de una manera distinta a la que ya la conozco, lejos de todos esos rostros que devuelven la mirada... y otros que ni siquiera eso.
Fue cuando me presenté frente al edificio que sentí los nervios agolparse en mi estómago. Me ajusté el corsé ligeramente con las manos por encima de la ropa para ayudar a que el aire pasara por mi pecho y tomé aire con profundidad para calmarme. Subí mis manos a mi cabello para arreglar mi peinado y tomarme unos segundos más para relajarme. Tras eso, entré con decisión. Había optado por un traje de color rosa de un tono un tanto apagado, pero mas vivo de lo esperado para mí.

Me adentré en el edificio sin poder evitar observarlo todo con curiosidad, admirando como no, la arquitectura del mismo. Voy caminando hasta llegar a la planta correspondiente a la entrevista, cuando llego al lugar, toco suavemente la puerta con mis nudillos, aunque estuviera abierta, así llamaría la atención a los trabajadores que estaban allí sin molestarles.

- Buenos días, disculpen que les moleste... - Dije con educación y un poco de recelo pues era cierto que no quería interrumpir ninguna tarea importante - Soy Meredith Grace Walker, vengo a la entrevista.

Y tras mi presentación, esperaba a que alguno de ellos me atendiese o al menos recordarse que habló conmigo para la entrevista.

Me fijé en el lugar en sí, solo el ambiente que se respiraba ya me embriagaba y me llenaba de ganas y creatividad. No reparé en ninguno de los hombres en concreto, tan solo esperé alguna reacción por parte de ambos.

Cargando editor
20/10/2016, 03:12
Louis Kindelanver

Louis apartó lentamente la mirada del trabajo en el que estaba enfrascado al escuchar el golpeteo de los nudillos en la madera. Pero al ver allí a la joven, de inmediato pestañeó y reaccionó a su presencia. Sus ojos buscaron el reloj que colgaba de una pared y las manecillas sobre la esfera le indicaron que una vez más había perdido la noción del tiempo trabajando junto a su socio. Sonrió discretamente. Aquello nunca le había sucedido al trabajar en la empresa que había heredado de su familia y en cuyas reuniones cada minutos parecía estirarse como melaza en una sucesión interminable de segundos. Por fin sentía que estaba haciendo algo que verdaderamente le motivaba a levantarse cada mañana y teniendo en cuenta cómo había pasado los últimos tres años, el cambio era sin duda agradable.

—Señorita Walker, claro —dijo, acercándose a ella para inclinarse en una venia—. Soy Louis Kindelanver y aquí mi socio, Lance Dumah. La estábamos esperando, pero me temo que se nos ha ido el santo al cielo con las tipografías. Pase, por favor.

Con un leve ademán de su brazo la invitó a tomar asiento en la mesa que tenían llena de papeles, pero antes de acomodarse él recogió todas las muestras y las dejó sobre un mueble. Al regresar contempló a la joven con detenimiento por primera vez desde que ella había entrado y su sonrisa se amplió un poco.

—Háblenos de usted, por favor. Es usted fotógrafa, ¿no es así? ¿Por qué le interesa el empleo? —preguntó tras intercambiar una fugaz mirada con Lance, dando comienzo a la entrevista.

Notas de juego

Estaba esperando a que postease Lance, pero como la cosa se alarga voy tirando yo :).

Cargando editor
23/10/2016, 17:51
Meredith Grace Walker

Uno de los hombres que se encontraban trabajando, captó mi atención y no tardó en acudir a mi recibimiento. Recogí los dedos en mi mano cerrándola y bajándola a la vez mientras le seguía con la mirada y una suave sonrisa. Correspondí a su gesto en modo de saludo y escuché su presentación. "Louis Kindelanver" y "Lance Dumah". Mi gesto cambió ligeramente. Mi sonrisa dio paso a una expresión seria y sorpresiva al haber oído el nombre del segundo trabajador de aquella oficina.

Lance… De nuevo le encuentro…

Sin embargo este no era un encuentro casual, de nuevo, me encontraba en un ámbito laboral en mi segundo encuentro con Lance y me limito a dedicarle a mi viejo amigo una suave sonrisa llena de intención.

Rápidamente me recompongo y retomo la palabra - Es todo un placer señor Kindelanver, señor Dumah... No se preocupe, no es necesario que se disculpe, siento incluso haberles molestado, comprendo perfectamente cuando uno se sumerge en un trabajo así - E hice caso al gesto de Louis y camine hacia la mesa donde tomé asiento cuidadosamente. Arreglé mi falda y mantuve la mirada fija en mi interlocutor cuando comienza a formular las primeras preguntas. Observo como la sonrisa de Louis se amplia, consiguiendo en mi un acto reflejo e imito su gesto con prudencia.

Me dispongo a responder y me coloco recta en mi asiento adoptando una postura mas serena y elegante - Así es, soy fotógrafa. Estoy interesada en este empleo porque quiero ampliar mi experiencia laboral más allá de retratos post-mortem, que están a la orden del día como usted bien sabrá. Este trabajo me permitiría centrarme en el presente y en lo que ocurre en la ciudad donde resido, sobre personas que están vivas y entre nosotros a la vez que sirvo de ayuda para documentar sucesos reales - Mas allá de mortificar a la familia con la imagen de sus allegados ya fallecidos.

Notas de juego

Muchas gracias Louis ^^

Cargando editor
28/10/2016, 14:44
Louis Kindelanver

A Louis no se le escapó aquel brillo de reconocimiento que había aparecido en la mirada de la joven fotógrafa al escuchar el nombre de su socio. No comentó nada al respecto, ya que ella tampoco lo hacía, pero sí que contempló a Lance por un instante con cierto aire curioso y levemente divertido. Probablemente le preguntaría después, cuando la señorita Walker ya no estuviese allí.

Asintió a las palabras de la joven. Probablemente él también preferiría hacer fotos de cosas vivas que a cadáveres, si esa fuera su ocupación, así que le pareció más que comprensible. Sin embargo, había algo que Meredith debía saber, así que tras intercambiar otra mirada con su socio, Louis se echó un poco hacia delante para intervenir.

—Es una buena motivación sin duda, pero debo advertirle de algo antes de que podamos tratar el tema de las condiciones. Mi socio, Lance, y yo hemos decidido darle a nuestra editorial cierto tono social, si usted me entiende. Claro que habrá articulos de actualidad y columnas de sociedad, pero nos gustaría también mostrar la realidad de las calles en lugar de esconderla tras una cortina de eventos sociales de la clase alta. —Hizo una leve pausa antes de continuar, pues empezaba a hablar con más énfasis y no deseaba exaltarse en la entrevista. —Queremos hablar de esclavitud infantil, de la situación de las madres solteras de la zona baja de la ciudad, incluso del estado real de las colonias, más allá del glamour exótico que parece imprimirse en otras publicaciones. Queremos, en definitiva, darle voz a ciertos problemas que suelen ser escondidos bajo las alfombras. Siempre manteniendo un equilibrio con el resto de noticias, claro está.

Se detuvo y contempló el rostro de la joven con detenimiento, tratando de ver en su expresión si aquellas ideas la habían escandalizado. Era consciente de que tal vez estaban siendo demasiado ilusos por creer que podían cambiar algo, pero también estaban llenos de determinación por ello.

—Bien, tenía que saber usted en qué línea esperamos trabajar, señorita Walker, pues tal vez tratar este tipo de temas podría llegar a afectar a su reputación.

Cargando editor
02/11/2016, 23:10
Meredith Grace Walker

Tras dar mi explicación de por qué estoy interesada en el puesto de trabajo de fotógrafa en el periódico, escucho atentamente a mi interlocutor. Observo a Lance brevemente en cuanto Louis hace referencia a él, y asiento con la cabeza suavemente de forma serena como respuesta a ciertos argumentos expuestos.

Comprendía que quisiera darle un enfoque social a su periódico, de hecho me parecía maravilloso aunque bien era cierto que es un campo que yo no he experimentado aún y podría ser arriesgado.

En cuanto menciona el interés por hacer noticia de temas de los cuales se hacen cortina de humo, mis ojos miran mas directos los de Louis, tratando de mantenerme seria, pero realmente era un tema que me conmovía y del cual estaba mas que dispuesta a cubrir; más comprendía los riesgos que esto suponía, tendría que salir de mi zona de confort rodeada de rostros inertes en la soledad de mi taller, y pasar a la acción corriendo ciertos riesgos. Inquietante, pero cuanto menos emocionante.

Esbozo una fugaz sonrisa antes de retomar la palabra - Un enfoque muy realista debo añadir ¿Demasiado incluso al correr esa clase de riesgos? siento no tener la experiencia en cubrir noticias de ese calibre, sin embargo me parece un enfoque muy interesante.

Junté mis manos sobre mi regazo y pase los dedos por el dorso, frotándolo entrecortadamente, un tanto inquieta pero a la vez emocionada.

- Es un trabajo algo atrevido pero estoy dispuesta a pasar por ciertos peligros por una función semejante. - Me sorprendí a mi misma aceptando en voz alta un oficio de fotógrafa tan distinto a lo que acostumbro a hacer, puede que sea justo lo que necesito.

Ante su última frase estreché la mirada, contuve el aire un instante y lo solté relajadamente, pensando en mi reputación. - Señor Kindelanver… ¿Tiene algo que perder alguien que ya lo ha perdido todo?

Cargando editor
11/11/2016, 01:33
Louis Kindelanver

El caballero negó suavemente con la cabeza cuando la señorita Walker anunció su escasa experiencia en el tipo de periodismo que él y su socio pretendían hacer, quitándole con ese gesto importancia a sus posibles carencias. Sin embargo, no dijo nada hasta que la joven terminó de hablar y para entonces una pequeña sonrisa en sus labios delataba que estaba contento de que Meredith hubiera decidido subirse al barco. Incluso se permitió una tenue risa con sus últimas palabras, en las que vio una chispa de un sentido del humor que le agradaba.

—Siempre hay algo que podemos perder, aunque no nos demos cuenta de ello —dijo entonces, ladeando levemente el rostro.

Quién le habría dicho a él un mes atrás que pronunciaría esas palabras con una sonrisa en el rostro. En los últimos tiempos se sentía mejor que en los tres últimos años. Más optimista. Y más sobrio, como el ligero temblor de sus manos que amortiguaba sosteniendo una con la otra.

En aquel momento Lance pareció recordar que tenía alguna otra ocupación urgente, pues tras disculparse abandonó el local, dejando solos a Louis y la señorita Walker, para que ambos terminasen de acordar las condiciones de la contratación.

Cargando editor
11/11/2016, 01:56
Louis Kindelanver

Tras la marcha de Lance, Louis tardó un par de segundos en retomar la conversación en el punto donde la habían dejado.

—Preferimos sin dudar las ganas por encima de la experiencia, señorita Walker, así que no se apure por eso —afirmó Louis, dedicando una breve mirada al lugar por el que había desaparecido su socio—. Los dos estamos de acuerdo en eso. ¿Qué le parecen 25 peniques por semana para comenzar? Y si está disponible, esta misma tarde hay una conferencia a la que pensamos enviar un reportero. Podría ir usted con él y hacer su primer reportaje para el periódico.

Cargando editor
27/11/2016, 11:45
Meredith Grace Walker

Las palabras salieron de mis labios sin permiso alguno, cuando quise darme cuenta, ya había hablado, exponiendo todo lo que sentía en el momento, sin medida, sin filtro.

Me esforcé en que Louis no notara mis nervios repentinos ni mi propia vergüenza reflejada ligeramente en mi rostro. Contuve la respiración y observé a mi interlocutor, ladea el rostro y yo sonrío suavemente de forma cortés. Suspiré lentamente ¿En qué estás pensando Meredith? Esto no es un capricho, es un trabajo... con profesionales, no tú sola en tu taller y tus químicos...

Vi a Lance abandonar la habitación y le seguí  con la mirada hasta que Louis retomó la palabra. Pensé durante un momento que no me darían el trabajo. Pasional y siendo mujer... ¿A dónde me llevaría? Hasta que Louis me ofrece 25 peniques la hora.

Mis ojos se agrandan iluminándose mientras abro los labios lentamente por la sorpresa hasta que se me escapa una sonrisa aliviada, lo había conseguido. - Me parece perfecto, 25 peniques... está perfecto. Ahora, ahora... sí, ahora estoy disponible - Asentí con la cabeza y cuando me di cuenta de que he dejado escapar los nervios y no hilo frases coherentes sonrío ampliamente. Me inclino hacia Louis con una amplia sonrisa - Sería un placer asistir a la conferencia y hacer dicho reportaje. Espero que no se arrepiente de su decisión, señor Kindelanver.

Olvidándome así hasta de quién daba la conferencia, seguí sonriendo un poco más comedida pero feliz.

Notas de juego

Siento el retraso! >_< me estoy recuperando a medias de la gripe y una vez fuera de la cama tengo mil cosas que hacer! Pero voy recuperando el ritmo ^^

Cargando editor
29/11/2016, 23:09
Louis Kindelanver

La sonrisa de Louis se amplió, gemela a la de la joven que tenía frente a él. Incluso se permitió un leve resoplido de risa al ver cómo Meredith reaccionaba llevada por los nervios. Asintió con la cabeza a las palabras de ella y buscó en los cajones de la mesa hasta encontrar un trozo de papel y una de esas plumas estilográficas que tan de moda se habían puesto en los últimos tiempos.

Escribió la dirección de la universidad donde se impartía la conferencia y el nombre del reportero que habían decidido enviar a cubrirla. Después guardó la estilográfica y sacudió el papel para que la tinta se secase.

—Si le parece bien, esperaremos a firmar el contrato después de ver el reportaje de la conferencia. No se ofenda, por favor —dijo, con un gesto de la mano—. No dudo de su valía ni de su pericia, pero mi socio y yo habíamos hablado de hacer una pequeña prueba a los candidatos.

Tendió la nota ya seca a Meredith por encima de la mesa.

—Ese es el lugar, la conferencia comenzará a las seis de la tarde. Espero que haga un gran trabajo... Y que se divierta haciéndolo. Estoy seguro de que haremos grandes cosas juntos —añadió, con un tono de voz que anticipaba que se acercaba una despedida por su parte. Sin embargo, pareció darse cuenta de algo, porque enderezó su postura en la silla y añadió algo más—. Disculpe, no le he preguntado... ¿Tiene usted alguna duda o necesidad sobre el trabajo? ¿Hay algo que quiera saber sobre el periódico o sobre nosotros?

Notas de juego

No te preocupes :). Pero son 25 peniques a la semana, no a la hora XD. Busqué y más o menos es un sueldo medio de entonces. A la hora sería una barbaridad para la época :3.

Cargando editor
06/12/2016, 16:22
Meredith Grace Walker

Traté de mantener la compostura mostrando una sonrisa feliz pero tranquila, sin embargo en el fondo me sentía plena, el corazón me latía muy aprisa por las emociones y finalmente opté por sujetar mis manos, una con la otra, para mantenerlas lo mas quietas posible sobre mi regazo.

Ladee la cabeza y seguí con mi mirada la mano de Louis escribiendo, apreciando la caligrafía, e incluso me sorprendí al apreciar la belleza que hay en ella. Regreso al momento cuando sacude el papel para secar la tinta. Le mire con interés y fijamente cuando menciona el método de pago, a lo que sonrío con dulzura, cierro los ojos lentamente de forma breve y niego con la cabeza como gesto de despreocupación - Sé que no dudáis de mi, lo entiendo a la perfección, no se preocupe.

Sujeté la nota y la miré un instante pero sin llegar a leerla, pues la voz de mi interlocutor volvió a llamar mi atención. Mi sonrisa se alargó más al oírle decir que haremos grandes cosas juntos, a lo cual asentí con la cabeza - Eso espero milord, estoy segura que así será.

Alcé las cejas al plantearme las preguntas acerca de ellos, me pilló desprevenida pues venía dispuesta tan solo a responder a las preguntas que ellos impusieran. Me tomé unos segundos para pensar en algo - Bueno... pues... me gustaría saber, ya solo por curiosidad, si sois más por aquí, quiero decir, aparte de vos y del señor Dumah. Y bueno, una quizá importante... ¿Hay alguien que financie todo este trabajo? - Esperaba que no le molestara mis preguntas, y que fuera libre de decirme que no quiere contestar a ellas sin que yo tenga que mencionarlo. Si conseguía este trabajo, quién sabe, quizá comencemos a conocernos un poco más.

Notas de juego

Menudo lapsus Louis! no sé en que diablos estaba pensando, quizá en que me toca cobrar ya xDDD! jajaja. Lo entiendo, sí ^^ ha sido un error.

Cargando editor
09/12/2016, 01:50
Louis Kindelanver

Louis asintió despacio cuando llegaron las preguntas de la señorita Walker y no tardó en empezar a responderlas.

—El señor Dumah y yo somos los únicos socios propietarios, y también somos los que financiamos por ahora todo esto. Yo soy propietario también de una empresa de importación y exportación textil y recientemente hemos absorbido una fábrica de telas en expansión. De ahí sale por ahora el dinero que financia mi parte del periódico —explicó con naturalidad, sin que pareciese darle ningún apuro hablar de sus negocios—. En cuanto a Lance... Él es Lord Lakesword, su financión viene de herencia familiar.

Hizo entonces un leve ademán hacia el lugar vacío pero listo para ponerse en funcionamiento en cuanto los empleados lo poblasen y lo llenasen de vida y sonrió.

—Estamos aún en pleno proceso de contratación, así que todavía no puedo decirle con exactitud quiénes formarán la plantilla estable, pero estoy seguro de que pronto podrá conocerlos a todos. ¿No se imagina ya este sitio lleno de bullicio? Estoy deseando que nos pongamos verdaderamente en marcha. Espero que terminemos siendo como una pequeña familia.

Cargando editor
09/12/2016, 12:37
Louis Kindelanver

Oficina del News of the World, Miércoles 14 de Abril de 1880

 

Los trabajos para poner a punto el periódico habían sido frenéticos los últimos días. Había sido necesario limpiar exhaustivamente cada una de las máquinas de imprenta, encerar las mesas, vaciar el lugar de los restos que los anteriores dueños habían dejado por allí y otras miles de pequeñas tareas que, a pesar de ser realizadas por personal contratado para ellas, habían tenido a ambos socios más que entretenidos desde que habían firmado el acuerdo.

Pero, finalmente, todo parecía estar listo para la gran inauguración. Tan sólo faltaba personal. Y con esto en mente habían puesto varios anuncios en otros periódicos. Había sido Lance quien había acordado la cita con la señorita Anne Rose y tan sólo había avisado a Louis de que debía entrevistar a alguien para el puesto de secretaria.

Así pues, cuando Annie llegó, el lugar estaba limpio y vacío, como si estuviese esperando el pistoletazo de salida para comenzar a rodar. El edificio donde se encontraba el News of the World tenía dos plantas. En la planta baja se encontraba toda la maquinaria y las mesas donde los reporteros podrían escribir sus noticias. En la planta superior había un par de oficinas, una sala de reuniones y las habitaciones que servirían de archivo.

Aquella mañana Louis iba vestido como era habitual en él con un traje de chaleco y pantalón de color negro y una camisa blanca. La chaqueta del traje descansaba doblada sobre el respaldo de la silla y las mangas de la camisa estaban arremangadas hasta la mitad de los antebrazos. En sus ojos normalmente teñidos de una honda tristeza había un brillo ilusionado por el proyecto en el que se había embarcado.

Se encontraba en el momento en que se abrió la puerta totalmente enfrascado en la redacción de la noticia que les había encargado un joven profesor, recién llegado de las colonias. Sus dedos estaban manchados de tinta y tenía sobre la mesa varias pruebas de imprenta con el mismo texto que estaba redactando.

Cargando editor
11/12/2016, 13:07
Annie

El mayor fracaso reside en no intentarlo. Se quedó delante del edificio unos instantes mientras sus manos aguantaban la cadena del bolso en el que llevaba sus documentos. Annie iba vestida aquella mañana con un vestido de algodón de un tono gris claro con un estampado sencillo de líneas; optaba por alejarse cuanto podía de las enormes enaguas y las crinolinas, de forma que sencillamente portaba bajo el vestido unas enaguas algo acolchadas para darle la gracia justa al vestido. Su cabello, que había ido creciendo desde su llegada a Londres, estaba ahora recogido en un moño sencillo con unos ribetes verdes que apenas llegaban a apreciarse. Su tez, blanquecina, no mostraba esa mañana signo alguno de maquillaje más allá de un poco de color rosado en sus labios. 

Su vida había sido un tanto caótica desde que se decidió a reiniciarla. Había tenido que buscarse un nuevo hogar y, por suerte, el destino le había sonreído dejándola hospedarse en la pequeña casa de una viuda sin descendencia, de forma que Annie se había convertido en la única compañía de la mujer de avanzada edad. No era lo que ella deseaba, pero la idea de asentarse allí hasta encontrar algo mejor no era algo que la disgustara. En cuanto oyó que se podía necesitar personal debido a la apertura de un nuevo periódico no se lo pensó dos veces antes de solicitar una entrevista para trabajar como secretaria. Ya había hecho esas labores para Ethan en el pasado y confiaba en que podría adaptarse al frenético ritmo de la ciudad.

Y allí se encontraba, a las puertas de su nuevo futuro. Estaba nerviosa e intentaba disimularlo enrollando una y otra vez la cadena de su bolso.  Al adentrarse en el lugar la recibió el olor característico de un lugar que había sido limpiado recientemente; viejos recuerdos acudieron a su memoria y se negó a seguirlos. Una nueva ciudad, un nuevo rumbo. ¿Qué me deparará esta experiencia?  Lo que podía ver del lugar le gustaba, el orden y la tranquilidad que se respiraba en la planta baja. ¿Cuánto cambiaría en apenas unos días? Se preguntaba si más mujeres habrían optado al puesto o, si por el contrario, los puestos de trabajo estarían destinados únicamente a hombres. 

Había llegado puntual, quizá en exceso. El reloj dictaba que aún quedaban 10 minutos para la prueba a la que se sometería, pero ella veía la puntualidad como algo socialmente deseable y más para un puesto de trabajo.  La presencia de un varón de cabellos negros la puso en alerta y la figura del mismo le resultaba familiar. ¿Lo habré visto anteriormente? Caminó en su dirección mientras observaba toda la maquinaria y se imaginaba que, en pocos días, el lugar cobraría vida y se llenaría de trabajo. Eso era precisamente lo que ella necesitaba. El tacón de sus botas sonó por la estancia hasta que Annie logró posicionarse frente al redactor.

-Buenos días. Mi nombre es Anne Rose, he venido por…- y entonces lo reconoció. Había visto a ese hombre en el pasado, estaba segura. Su corazón dio un pequeño respingo y titubeó unos instantes. ¿Por qué estaba ahí y cómo habían vuelto a cruzarse sus caminos en tan poco tiempo? No fue hasta que el hombre movió ligeramente la cabeza cuando Anne salió del asombro. 

¿Señor Kindelanver?- Era el varón al que conoció junto a Roxanne, su amiga, y a quién también tuvo el placer de acompañar durante una velada por el mismo parque junto a Preston y Roxanne. ¡Dichosas las casualidades! Se dijo a sí misma, aunque sabía que había algo más en ese hombre, una extraña familiaridad. Se quedó mirándolo mientras entrecerraba los ojos ligeramente, pensativa.  

Cargando editor
12/12/2016, 20:15
Meredith Grace Walker

Me mantuve escuchando a Louis mirándole con atención. Asentí alguna vez a lo que me cuenta e incluso frunzo el ceño al contarme que es propietario de una empresa de textil. Me parecía bastante interesante todo y no quería cortarle ni por lo más mínimo, al fin y al cabo yo había preguntado. - Una industria de exportación e importación textil... que interesante - Apunté.

Cuando apunta hacia un lugar vacío, desvío la mirada hacia este un instante, mas no tardo en regresar mi mirada a los ojos de Louis.

Mostré una sonrisa tímida, algo contenida de emociones pero en mis ojos se podía ver que aquello me entusiasmaba, quizá no tanto como a mi interlocutor, pero si suficiente como para no aguantarme las ganas de comenzar.

- Me imagino de todo señor Kindelanver, el sonido de las teclas de las máquinas de escribir, y también el sonido de las imprentas, además de las enérgicas conversaciones de los periodistas… - Alcé las cejas y cogí aire profundamente, para soltarlo con calma mientras vuelvo mis ojos al espacio que ocupamos, detallando cada esquina hasta que Louis menciona que esperaba que fuéramos una pequeña familia y le volví a mirar - Eso sería un sueño… - Confesé, demasiado tiempo sola en el amplio sentido de la palabra.

Cargando editor
15/12/2016, 00:08
Louis Kindelanver

Louis tardó en percibir la presencia de la dama a su lado, concentrado como estaba en el anuncio que tenía delante, y aún cuando percibió que alguien había entrado en el periódico, todavía le costó un par de segundos reaccionar a ello y alzar la cabeza. Cuando lo hizo sintió cómo, por un instante, su corazón se desbocaba al encontrarse ante una cabellera pelirroja. Pero apenas fue un pálpito, antes de que su mirada se detuviera en el rostro que enmarcaba y reconociese a la señorita. 

Sus ojos se abrieron entonces con asombro y una sonrisa acudió a sus labios. Se preguntó si así sería durante el resto de su vida, si se exaltaría cada vez que unos cabellos rojizos apareciesen y sonrió para sí mismo con esa idea. Por algún motivo le resultaba atrayente vivir en esa incertidumbre. 

—¡Señorita Anne! —exclamó, sorprendido y feliz de encontrarse con alguien conocido. Nunca había llegado a conocer su apellido y aunque en ocasiones la había llamado Annie, si, como parecía, ella acudía por el puesto de trabajo, no terminaba de resultarle apropiado tratarla por un diminutivo.

Buscó con la mirada la nota que le había dejado Lance, pero al no encontrarla a simple vista supuso que debía estar sepultada entre las pruebas de imprenta y abandonó la búsqueda para ponerse en pie. Se inclinó suavemente en una venia ante Annie y luego hizo un gesto con el brazo, invitándola a sentarse frente a él antes de volver a sentarse él mismo.

—El mundo es verdaderamente un pañuelo, ¿no es así? —comentó, comenzando a apartar los papeles que cubrían la mesa para dejar espacio y aprovechando para buscar de nuevo la nota entre ellos—. ¿Viene por el puesto de secretaria entonces? Mi socio me comentó que vendría alguien, pero no recuerdo si me dejó su nombre o... —Se dio por vencido y dejó los papeles formando un montón desordenado en un lateral de la mesa. Entonces contempló de nuevo a la joven y una sonrisa se esbozó de nuevo en sus labios al sentir su corazón aletear otra vez. —¿Ya no trabaja para el señor Thompson? Lo cierto es que hace tiempo que no nos veíamos, me alegro de que nos hayamos encontrado.