Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Emily Jones •

Cargando editor
20/12/2015, 03:48
Emily Jones

Rose Park

 

El parque cercano a la Iglesia estaba lleno de verdor el día de hoy. Los árboles se cargaban con los colores de la naturaleza mientras los pájaros piaban y entonaban sus melodías, mejor que cualquier músico humano, perfectas como la obra del Creador. El río cercano pasaba provocando el rumor de sus aguas y el reflejo plateado de los rayos solares, sobre su superficie. Era un día precioso.

Caminábamos Victoria y yo junto con su prometido. Mi amiga estaba radiante, y él era un caballero apuesto y lleno de gracia. Hacían una hermosa pareja. La verdad era que estos últimos días no habíamos tenido chance, Victoria y yo, de estar juntas. Muchos asuntos de por medio y el tiempo se nos escapaba como las arenas de un reloj.

-Hermoso día, ¿verdad? –comenté a la bella pareja mientras escuchaba el trinar de las aves y me regocijaba con el ambiente tranquilo y sereno que nos rodeaba por doquier. Se respiraba esa tranquilidad rural, esa que me hacía sentir con el corazón lleno de felicidad.

-Me alegro de que saliera el sol, porque esta mañana pensé que llovería. ¿Qué opináis vosotros del sermón de hoy? -inquirí, aunque era más que nada un pie para iniciar conversación.

 

 

Notas de juego

Dire no me deja seleccionar a nadie más que a mí. ¿Me arreglas eso?

Listo, gracias dire!

Cargando editor
20/12/2015, 17:59
z/ Lady Victoria Thompson

- ¡Hermoso! - exclamo mientras dirijo mi rostro con los ojos cerrados hacia el sol, para sentir su calor en mi piel. - Qué gran idea fue la de dar un paseo por acá, Emy - digo sonriendo. 

- Bello, siempre disfruto escuchando a aquel sacerdote, tiene un don único para expresar su fe. - Realmente no había logrado escuchar todo el sermón, cada cierto tiempo caía en la cuenta de que me encontraba pensando en los preparativos para el gran evento que iba a llevarse a cabo dentro de unos días. - Querido, ¿tú qué opinas? - 

Notas de juego

No sé cuánto tiempo antes de mi cumpleaños ocurre esto, por eso escribí unos días, pero también pueden ser semanas o más.

Cargando editor
21/12/2015, 00:35
z/ Henry Harland

Como tantas otras veces, acompañaba a Victoria de vuelta de la iglesia hacia su casa y, desde hacía un tiempo, Emily también nos acompañaba.

Tal y como había empezado el día, cualquiera habría dicho que acabaríamos paseando disfrutando del entorno que nos ofrecía la rivera del río, y era por ello que cargaba con cierta indumentaria y complementos que, en estos momentos, estaban siendo más un estorbo que una ayuda, y todo, por mi manía de ir preparado por si la lluvia aparecía.

Faltaba poco para la fiesta de Victoria y sabía lo que significaba para ella, así que intentaba mantenerme cerca para lo que pudiera necesitar - siempre es grato pasear por la rivera en semejante día, y más disfrutando vuestra compañía - dije cortés - es de alabar tus gustos, querida Victoria, ya que el padre Peterson es uno de los mejores oradores que conozco. Tenemos suerte de poder escucharlo cada Domingo - aunque había estado más pendiente de Victoria que del sermón dominical, había podido constatar como el sacerdote mantenía su don para comunicar, y su reflexión sobre la vida desprendida, quizás buscando algunas monedas de más para su causa, había sido de lo más convincente..., aunque iba poco con su audiencia, sinceramente - personalmente soy de la opinión de que siempre hay algo con lo que poder ayudar al prójimo, y no tiene por qué restringirse a algo meramente material. Ya pasó a la historia los tiempos en los que se compraba cada uno su trocito de cielo. ¿Qué pensáis?

 

Cargando editor
21/12/2015, 01:18
Lord Preston Ellsworth Parlow

De camino hacia la tienda de un amigo librero me encuentro con un día brillante y magnífico, la primavera parece estallar en cada flor que se abre voluptuosamente a mis ojos hambrientos, en cada verde brote de los árboles y en el pasto esmeralda bajo mis pies. El aire es fresco y límpido en aquella parte de Londres y se oye el piar de los pájaros que han regresado ya del sur, para mi completo deleite.
Me pongo a leer un pasaje de Childe Harold, uno de mis libros favoritos, mientras camino por el sendero a la vera del agua que corre rauda con su rumor de muchas voces; tan enfrascado voy en la lectura que no veo venir a un grupo que marchaba por el camino y me choco de frente con una de las muchachas.
Enseguida miré a la joven de dulce mirada café y suave cabello negro que se presenta ante mí e, inexplicablemente, me figuro que si la hermosa Haideé de Don Juan se hubiera materializado en este mundo tendría esta apariencia.
-Mil disculpas, señor y señoritas -digo quitándome el sombrero con elegancia y haciendo una breve inclinación primero hacia ella, y luego, como recordando que tiene acompañantes, saludo a la bella muchacha rubia y al hombre que acompaña a ambas -Ruego me disculpen, venía absorto en mi lectura y... No debí dejarme arrebatar en un lugar como este -admito, algo avergonzado -Permítanme presentarme, soy Lord Preston Parlow -digo esperando a que la muchacha me sea presentada.

Cargando editor
21/12/2015, 02:19
Emily Jones

Victoria está alegre con el paseo y le ha gustado el sermón, dice sobre la capacidad del padre de hablar de las cosas. Pregunta a su prometido, quien camina junto a ella con aire tranquilo, sobre aquello. Se centra en lo que se habló, sobre ayudar al prójimo y aclara que se puede hacerlo en más formas que lo meramente material.

Concuerdo y estoy por decir sobre las personas que van a las casas de gente humilde a ayudar con la limpieza y eso cuando, de atolondrada que soy, siento que me llevo algo por delante.

Ese algo termina siendo alguien. Me quedo muda un segundo, mientras el joven de aspecto señorial, se presenta. Es un Lord, y saluda diciendo su nombre.

Me doy cuenta de que me he quedado silente, con un libro entre mis manos, apretándolo de más. Y no es cualquier libro, sino la Biblia así que aflojo un poco la presión.

-No ha sido nada, yo no veía por donde vení -"es un lord, los modales Emily. No recuerdo cómo se presenta una ante alguien, siempre hago lío. Con Victoria es como si estuviera con una hermana por lo que el protocolo siempre se deja de lado."

-Emily... señorita Jones -digo mientras dejo ahora a que mis compañeros se presenten. "Tendría que haberlos dejado presentarse primero, ¡ufff estas normas!!!"

Cargando editor
21/12/2015, 02:51
z/ Lady Victoria Thompson

Continuábamos nuestro grato paseo por el parque, con el leve sonido del agua que hacía de música de fondo para nuestra tranquila conversación. Subo mi vista a los árboles para ver si logro divisar alguno de aquellos pajaritos de los cuales proviene esa dulce melodía, mientras reflexiono acerca de lo que acaba de comentar mi prometido.

De pronto siento un golpe sordo a mi lado y escucho las disculpas de un joven que acaba de aparecer seguido por la voz de Emily. Me giro hacia mi amiga y le pregunto algo preocupada - Emily, ¿estás bien? ¿Te ha pasado algo? - Suelo inquietarme cuando veo que algo pudo haberle sucedido a uno de mis amigos, en especial a Emily, y en este tipo de situaciones dejo los modales en segundo plano. 

Al confirmar que Emily se encuentra bien, miro a Lord Preston con una pequeña sonrisa y le digo más calmada - Disculpe, yo soy Lady Victoria Thompson. - Había notado el nerviosismo de Emily, por lo que decido intentar guiar la conversación hacia un tema en el que se sienta más cómoda. - Bueno, los libros tienen el poder de cautivarnos en cualquier instante y en cualquier lugar, ¿no es así? - comento con una risita dirigiendo mi mirada hacia Emily. 

Cargando editor
21/12/2015, 09:28
z/ Henry Harland

De vuelta a casa, el sol en nuestro rostro se agradecía, reconfortando nuestra piel con sus rayos aún algo tenues aún por la época del año, pero lo suficiente para evitar que pudiéramos ver como se acercaba un hombre ensimismado en la lectura que chocó brúscamente con Emily. Sin tiempo casi a reaccionar, tomé a Emily del brazo para evitar su caída, aunque finalmente no había sido tan brusco el encontronazo.

Me disponía a pedir explicaciones, cuando el desconocido se disculpó ante la joven y se presentó como Lord Preston Parlow. Rápidamente, las mujeres tomaron el turno de palabra y comenzaron a estabilizar la situación - Victoria mía, siempre tan conciliadora - mi nombre es Sir Henry Harland - me presenté. Al fin y al cabo se trataba de un Lord y la educación iba lo primero.

Sonreí levemente al observar como Emily quedaba algo embobada ante el recién llegado, al fin y al cabo, aunque era algo recortado de estatura, su pelo rubio y ojos azules sería del gusto de la muchacha seguramente.

Cargando editor
22/12/2015, 02:32
Lord Preston Ellsworth Parlow

-Lady Thompson, Sir Harland, señorita Jones, es un gusto conocerlos aunque sea bajo estas algo vergonzosas circunstancias -sonreí de lado y miré hacia el libro que tenía la muchacha entre sus manos, era la Biblia; bueno, podría haber sido peor. -Me siento obligado a resarcirlos por interrumpir tan torpemente su caminata, ¿Quizás pudiera invitarles una taza de té?-inquirí temiendo ser demasiado impertinente, pero quería reparar lo que había hecho. Miré a la muchacha de cabellos negros por un instante, buscando en mi mente excusas para saber más de ella -Perdón, Lady Thompson, ¿Acaso sus padres son el duque y la duquesa de Westminster? -pregunté luego de un rato, no pudiendo contener mi curiosidad.
 

Cargando editor
22/12/2015, 05:14
Emily Jones

-Estoy bien, yo... no veía por dónde estaba caminando -le dije a mi amada amiga. Ella saludó con ese aire galante, de los que se saben mover en sociedad pero a la vez tenía esa simpleza y dulzura que decía que no se creía superior a los demás. Conmigo siempre había sido como una hermana, y su casa era mi segundo hogar. Sin embargo no podía menos que admirar la facilidad de comportarse de acuerdo a lo que dictaban las reglas de nuestra época. Mirando el río pensé "como un pez en el agua."

Sir Henry, a quién no conocía tan bien pero sí suficiente, también era un hombre de aire gentil. Se presentó con la cortesía que dictaba la situación pero sin perder el aire amable natural que emanaba. Entonces el joven notó mi biblia, mi vieja biblia debo decir, la cual seguía aprisionada entre mis brazos.

Nos invitó a tomar el té y... cuando inquirió sobre los padres de Victoria, una imagen de los míos vino a mi cabeza. Mi padre, Erl, con las riendas de los caballos llevando el coche principal de la casa a todo sitio importante y mi madre. Y en ese momento mi corazón se ensombreción. "La extraño, y la veo en el espejo cada día, pero no debo amargar a nadie. Tampoco debo aceptar o negar el té, es lo correcto que mis acompañantes decidan."

El día era perfecto y tomar una taza de té era algo común entre gente de alta cuna, cosa que ellos tres eran. Noté, mientras esperaba la respuesta de Victoria, que el joven lord llevaba en libro encima. No me animé a preguntar por la lectura en cuestión, pero tal vez lo haría luego, si teníamos efectivamente un tiempo más de conversación. Por lo pronto me coloqué a la derecha de Victoria esperando su respuesta y sumiéndome nuevamente en mi mente, sus caminos intrincados y sus recuerdos dulces y dolorosos.

Notas de juego

Gracias Victoria xD es que leí mal, prometo prestar más atención.

Cargando editor
24/12/2015, 16:57
z/ Lady Victoria Thompson

Algo sorprendida le contesto al joven - sí, ellos son mis queridos padres, ¿los conoce usted? - Antes de responder a la invitación del Lord, observo la reacción de mi amiga ante la pregunta. Si ella se sentía demasiado incómoda, esperaría otra ocasión para invitarla a conversar con desconocidos. A mi parecer ella se había sentido algo incómoda con la pregunta y no estaba muy segura de querer ir, pero al mismo tiempo le agradaba que los hubieran invitado.

Como encontré muy educado al Lord y percibí cierto interés por Emily le digo sonriendo - No sería yo misma si rechazara tan cordial oferta, ¿no crees Henry? Me encantaría disfrutar de este hermoso día con una agradable taza de té y una buena compañía - dirijo mi mirada a Emily para ver si está de acuerdo con mi respuesta, pero parecía estar absorta en pensamientos desagradables. Espero que esto le haga olvidar lo que sea que esté pensando... 

Cargando editor
25/12/2015, 22:35
z/ Henry Harland

Tras invitarnos a una taza de te para compensar su accidentada presentación, el joven reconoció a Victoria, lo que dejó ciertamente cariacontecida a Emily, y se puso en un segundo plano - querida Victoria, flaco favor acabas de hacerle a tu amiga.

Conocía por Victoria la intención de buscarle una buena pareja a su amiga Emily, siempre a su lado pero con cierto aire servil que la hacía pasar desapercibida ante los hombres con los que Victoria solía tratar. En más de una ocasión había propuesto a Victoria hablar con Emily para quitarle esa obsesión que mostraba de encontrar el hombre de sus sueños, pero siempre aludía a su estima y orgullo, y que no creía que me fuera a hacer caso.

- Creo que es un buen plan, así podríamos continuar con nuestra conversación tomando un pequeño aperitivo y conociendo un poco más de Lord Parlow, si no es mucha molestia, ¿verdad, Emily? - intenté sacar de sus pensamientos a la joven.

Cargando editor
25/12/2015, 23:30
Lord Preston Ellsworth Parlow

-No tengo el honor de conocerlos -confesé, -pero ciertamente no viviría en Inglaterra si no hubiera oído hablar de ellos y de usted, Lady Thompson -acoté luego y sonreí breve pero sinceramente a ella, a su prometido y a Emily -Es un honor sin par que acepten mi invitación -dije con verdadero entusiasmo, luego acoté -O por favor, señorita Jones, venga con nosotros, usted ha sido la principal afectada por mi torpeza, si no nos acompaña quedaré en falta con usted indefinidamente -ensanché mi sonrisa y la miré buscando esos hermosos y profundos ojos café, si pudiera persuadirla y atraer su atención hacia mí quizás pudiéramos intercambiar opiniones sobre libros o política, los tópicos en los que se conoce el verdadero ser de las personas.

Cargando editor
26/12/2015, 06:44
Emily Jones

Las voces me llegaron de mis compañeros, en primer término y luego del señor. Volví a la realidad un poco aturdida, pero feliz. El asunto en cuestión era el tomar el té, y Victoria y su prometido parecían estar de acuerdo. Mis ojos buscaron a mi amiga, luego a su pareja, y finalmente al joven de cabellos de oro.

-Será un placer, pero no os culpéis por el accidente. Suelo pensar demasiado cuando camino... en vez de ver por dónde voy -respondí, con una sonrisa pequeña, enhebrado mi brazo al de Victoria que no era sostenido por sir Henry.

-Creo que es un día hermoso para tomar el té.

Comencé a caminar con paso suave y el cuello estirado, intentando tener una pose elegante. A los minutos la nuca me dolía así que dejé de tratar y anduve a mi paso. Vi pasar un pájaro azul, uno que había leído en mis libros de poesía, algo que decía traía buena suerte. El sol acariciaba mi rostro y la brisa soplaba tranquila desde el río. Me sujeté el sombrero para que no se me volara y até mejor sus lazos.

"Y voló el ave azul
como el cielo, como el mar.
Trajo noticias festivas
del fin del invierno voraz."

Pensé en el pequeño poema, no recordaba su autor. Sujeté la biblia con ahínco mientras intentaba no perderme en mi cabeza de nuevo. El Sir Parlow parecía un caballero muy agradable, de verdad no creía que la pasásemos menos que bien.

Cargando editor
29/12/2015, 02:23
z/ Lady Victoria Thompson

Feliz de que Emily saliera de sus pensamientos y mostrara interés en juntarse a tomar té, cosa que no sucedía muy a menudo, camino casi dando saltitos junto a Emily y Sir Henry. - Lord Parlow, ¿a dónde tenía pensado ir? Sin duda tendremos un rato ameno en cualquier lugar - digo con una gran sonrisa.

Cargando editor
29/12/2015, 03:18
Lord Preston Ellsworth Parlow

-A unas calles de aquí hay un salón de té que estoy seguro estará a la altura de tan distinguidos invitados -afirmo señalando con el brazo un sendero lateral que se separa del río.
Caminamos un trecho hasta salir de la zona boscosa para dar a la Marylebone Road, cerca de York Terrace, y llegamos a una casa de té llamada "York Tea Terrace" de la que había oído hablar.
Al entrar el salón no me dejó nada decepcionado y me pareció adecuado para mis invitados. -¿Desean tomar asiento cerca de las ventanas? -propuse, -Dicen que en esta época del año pueden percibirse con detalle los aromas de las flores del jardín.

Cargando editor
29/12/2015, 09:50
z/ Henry Harland

Asentí levemente ante la respuesta afirmativa de Emily y acompañé, del brazo, a Victoria, la que parecía estar muy feliz mientras seguíamos a Lord Parlow.

Éste nos llevó a un Salón de té bastante elegante. Tras aguardar la elcción de mesa por parte de las damas, ayudé a sentarse a Victoria, retirando su silla primeramente y ajustándola a su asiento después, y Lord Parlow hizo lo propio con Emily, lo que ruborizó a ésta levemente - qué buen color se te ha puesto, Emily - sonreí mientras pensaba para mis adentros.

Cargando editor
29/12/2015, 10:18
Emily Jones

El salón era exquisito con sus tonos claros y bellamente ornamentado. La luz entraba diáfana de los ventanales, iluminando el lugar con un ambiente cálido y tranquilo. El prometido de Victoria corrió su silla para que ella tomase asiento y el señor Parlow hizo lo mismo para mí. No pude evitar un leve rubí que tiñó mis mejillas. Creo que Henry se dio cuenta y miré de costado, admirando el paisaje, y de paso, intentando sentirme menos nerviosa.

-Ha sido una excelente elección, Sir. Muchas gracias por su ofrecimiento.

Comenté mientras mis ojos pasaban de los ventanales, al mobiliario, y de allí a mi dulce amiga. Puse las manos sobre la mesa tomando una servilleta y colocándomela en el regazo. Me fijé lo que Victoria hacía con el fin de imitarla en sus modales.

"Esto es muy agradable. Incluso desde aquí siento el trinar de las aves. "

Miré de reojo al caballero rubio pero no me animé todavía a hablarle de su lectura. En cambio solo jugué con una cucharilla entre mis dedos nerviosos. El color de mis mejillas descendió y fue todo un alivio.  

Cargando editor
29/12/2015, 18:31
Lord Preston Ellsworth Parlow

-Gracias señorita Jones, me complace que le agrade -solté casi sin pensarlo dedicándole una sonrisa, luego recordé que había dos personas de alto rango en la mesa y agregué -Espero que sea de vuestro completo agrado también.
Verla sonrojarse me causó una suave sensación por dentro que estaba reservada solo para la belleza inocente de este mundo. Me hizo preguntarme si acaso esta muchacha tan bonita recibía atenciones tan poco frecuentemente que no estaba acostumbrada... vaya, si había un pecado en esta tierra era ese: no darle a la belleza su justo lugar y atención.
Mientras le corría la silla aproveché para ver el contorno de su figura disimuladamente y deleitarme en las ondas de su cabello oscuro, tomé asiento a su izquierda para que los otros invitados pudieran estar a la derecha de ella, de modo que quedé entre Emily y Sir Harland, mirando casi de frente a la ventana.
No pude evitar ver a la señorita Jones jugando con su cuchara, mientras tomaba mi servilleta pregunté en voz alta -¿Poseen alguna preferencia por un tipo de té en especial? ¿Tienen hambre?

Cargando editor
02/01/2016, 16:29
z/ Lady Victoria Thompson

Al entrar al lugar miro con gusto todos los adornos que cuelgan del techo, las cortinas, las sillas, la preparación de las mesas... es todo tal cual me gusta. Nos dirigimos a una de las mesas cerca de las ventanas y procuro sentarme de forma de tener una buena vista hacia afuera, con Emily a mi izquierda y Henry a mi derecha. - Por supuesto, es un hermoso lugar le respondo al Lord con una gran sonrisa. - ¿Suele usted venir a este lugar? -

Coloco mi mano casualmente sobre una de las de Emily para indicarle que no siga jugando con la cucharilla, pero de forma que el resto lo notase solo como para buscar su mirada y preguntarle qué tipo de té le gustaba a ella. - A mi me agrada el té negro en casi todas sus variedades, Lord Preston. ¿Emily, tú tienes alguna preferencia? -

Cargando editor
02/01/2016, 21:30
Emily Jones

De golpe, viendo de soslayo al caballero, parece que sus ojos se fijan en mí. Me siento un poco bastante torpe y sonrío como a la nada. Aprieto más la servilleta y, cuando Victoria toca mi mano, dejo de jugar con la cuchara. 

-El té negro está bien. 

Contesto y entonces, quizás porque no aguanto más mi propio silencio, y nervios, me animo a preguntar.

-Señor, ¿sería muy imprudente de mi parte el inquirir sobre el libro que estáis leyendo?

Espero mientras él me responde a que sir Henry también elija su té. Cuando le hablo, cuando me animo por fin a mirarlo veo un perfil de esos griegos, bien tallado y de masculinas formas. Pero no me pongo a soñar despierta, solo a disfrutar este momento.