Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Nicolas Stevington •

Cargando editor
09/03/2017, 01:54
Nicolás Stevington

Un parpadeo revelo mi preocupación, el doctor no podía acudir con nosotros y eso ya era terrible, pero mantuve sensato silencio dejándole explicarse, era hijo del doctor y eso me hizo sospechar que ya debía de haberle conocido, en el pasado… aunque en esos momentos no le ubicaba bien, era a veces en la mansión y otras posiblemente en la universidad, aparte el pensamiento de mi mente; “James Reynols”  pensé una vez más y recordé una cosa... en cualquier caso había venido en lugar de su padre y dadas las circunstancias no creía que la condesa se negara a la presencia del doctor.

-Comprendo, lamento el estado de su padre, doctor Reynols –dije lentamente, por cortesía antes de ir al tema que en realidad nos había llevado a encontrarnos – Ahora le recuerdo, creo que podremos tomar sus servicios, gracias por venir tan pronto –incline breve la cabeza- Nicolas Stevington, soy el sobrino del conde Lyford  –me presente, antes de continuar -mi tío se encuentra en estos momentos en sus habitaciones, en los últimos meses, se ha encontrado un tanto… agotado, estuvo un mes en cama en su hogar familiar pero se recupero y  pensamos que no habría peligro, llevamos una semana en Londres y parecía estar en perfecto estado, pero esta mañana volvió a recaer, si usted viene conmigo, le guiaré a sus habitaciones - dije extendiendo una mano, a fin de guiarle. 

Notas de juego

Perdona la tardanza, :( 

Cargando editor
09/03/2017, 02:01
Nicolás Stevington

Me quede un segundo sorprendido ante el gesto de Catherin pero le sonreí, con cierto relajo , por supuesto era impsible que Catherin fuese como otras señoritas que había conocido, ella era diferente, y no debía sorprenderme, posiblemente aun recordaba cosas del pasado y de aquello ya había pasado un tiempo.

-De igual forma, tenedlo usted también, Catherin -sonreí, notando con cierta melancolía que era el momento de despedirnos -os escribire -prometí, porque un adios era demasiado para personas como nosotros, incline la cabeza a modo de despedida, dejándola hasta perderme de vuelta en los libros de la librería, repentinamente entendí que libro buscaba. 

Había sido, extrañamente bueno volver a verla, esperaba volver a hacerlo otra vez. 

Notas de juego

ea, una despedida xDD

Cargando editor
12/03/2017, 18:48
Prue Lascelles

Correspondió con una sonrisa afable cuando él se presentó. Llevaba puesto aún el delantal blanco que usaba para protegerse el vestido. Sus ropas eran sencillas, pero pese a ello se notaba que las telas que la cubrían eran de buena calidad. Cuando Nicolas la hizo partícipe de su intención de escribir sobre el orfanato, lo miró sorprendida. ¿Podía ser tanta la coincidencia? Hace apenas un par de semanas que les habían estado tomando fotografías... ¿Será que ambos trabajos estaban relacionados? ¿Conocerá a Meredith?

─Sí, sí, por supuesto... ─respondió tras una pausa que duró más de lo esperado. Se había perdido en sus pensamientos pero por suerte reaccionó antes de que su silencio pudiese resultar incómodo─ Es curioso, hace un par de semanas vinieron a hacernos unas fotos y ahora usted desea escribir sobre nosotros ─comentó con genuina curiosidad─. Confieso que nos honra ese interés y disculpe que me tome la atribución de hablar en nombre de todos, miss Adams incluida, pero todos quienes trabajamos aquí, voluntarios y empleados, nos hemos esforzado, llorado, sufrido y sangrado para sacar este lugar adelante, por darles a todos y cada uno de nuestros niños una vida mejor y proporcionarles las herramientas para que el día de mañana sean gente de bien, así que comprenderá que no puedo más que sentir el pecho henchido al ver que todo nuestro trabajo está rindiendo frutos y se nos está reconociendo.

Hizo una pausa para beber un poco de agua y mojarse la garganta. Prue no siempre era tan parlanchina, pero cuando se trataba del orfanato hablaba hasta por los codos. Amaba a esos niños y aunque tenía otros intereses y responsabilidades, su quehacer en el orfanato era el centro de todo.

─¿Para que revista o periódico trabaja usted, señor Stevington?

Cargando editor
20/03/2017, 11:02
James Reynolds

James mantuvo la mirada al joven mientras mentalmente trataba de recordar.

Nicholas Stevington. Me suena. Yo lo conozco, pero ¿De alguna visita médica hace varios años o tal vez... tal vez la universidad?, recapacitó y dedujo calculando a ojo la edad de su interlocutor y deduciendo posibilidades. Finalmente se concentró y logró prestar atención a lo importante: el paciente.

Escuchó con detenimiento la explicación que el joven daba sobre su tío y asintió, comenzando a formar en su mente posibles patologías que encajaran con agotamientos a personas de cierta edad. Independientemente necesitaría un reconocimiento más exhaustivo para un diagnóstico más acertado.

Cuando Nicholas le invitó a seguirle a los aposentos del conde, James asintió.

- Sí, por favor - aceptó sin decir mucho más.

Y no le costó demasiado hacerlo pues, de nuevo tuvo la sensación que ya había estado allí antes. Hace tiempo. Con paso ligero se dejó conducir.

Notas de juego

Ahora he sido yo quien se ha retrasado en el tiempo. Disculpa.