Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Reunión de amigas •

Cargando editor
17/02/2016, 15:04
z/ Lady Victoria Thompson

20 de febrero de 1880. Residencia de los Duques de Westminster.

Todo está preparado. Hoy nos hemos reunido las cuatro para ponernos al día. Últimamente, con tanta emoción, tiendo a olvidarme de ellas. Delante de la puerta de mi dormitorio, me giro y enseño tres pañuelos de seda. 

- Tenéis que entrar con los ojos cerrados. Y dejad de protestar. Felicity ha hecho los macarrons suficientes y os A-SE-GU-RO que los vais a disfrutar como nunca. 

Se ponen los vendajes tras varios tiras y afloja. Mi risa revolotea por todo el pasillo. Al fin y al cabo es una sorpresa que espero sea muy bienvenida. Abro las puertas de par en par y, una a una las voy guiando hasta una posición muy concreta. Luego, les pido que se quiten la venda. Ante ellas, cuatro equipaciones completas para practicar un nuevo deporte: tenis. 

Notas de juego

Siento lo escueto, esta noche lo pulo. Espero que os guste ;)

La idea me la dio Amelia Bloomer y su revolucionario estilo vistiendo. 

Cargando editor
17/02/2016, 16:39
Emily Jones

-¿Con los ojos cerrados? Tenemos que entrar con los ojos cerrados. Mi amada amiga, no cabe duda de que tienes un arte para el misterio- acoté con una sonrisa en el rostro. Y aunque no adoraba la oscuridad, me terminé poniendo el pañuelo que me tocaba con la asistencia de los gráciles dedos de Victoria.

Habla de los macarrones y que sigamos el juego. Me veo guiada hacia una habitación en la que finalmente y soy liberada de la momentánea ceguera. Delante veo unas cosas que sé que se usan en un deporte. No conozco mucho de él excepto el nombre: tenis.

"¿Vamos a jugar tenis? ¿Las mujeres podemos hacerlo? ¡Oh, qué importa, es maravilloso! "

Me aproximo a las vestimentas y herramientas y todo lo que creo que se llama "raqueta" con la mano. Me gusta la tela que aparece enrejada por todo el interior del marco que la sujeta.

-¿Siempre te las arreglas para sorprenderme? Sí. Ni cabe duda. Es, es muy bonito y raro todo esto. ¿Sabes las reglas?  

Mis ojos vuelan de ella a las otras chicas con las que estoy. Quiero ver la reacción de cada una a la sorpresa de Vicky que es, a mi entender, maravillosamente divertida.

Cargando editor
17/02/2016, 18:17
z/ Lady Lydia Blackwood

Antes de entrar en la habitación nuestras risas se oían por todo le recibidor. Ponernos una venda y dejarnos juntas con con ella era demasiado tentador para no molestarnos las unas a las otra, y darnos pequeños pellizcos, así sin vernos...Victoria siempre tenía las ideas mas originales y peregrinas de todas.

Reí divertida cuando dí un pequeño empujón a Zona para que avanzara dentro de donde ya se encontraba nuestra amiga.

-Vamos, me muero de ganas por comer uno de esos macaron...- Reí aun mas alto

Cuando ella nos dijo que nos deshiciéramos de las vendas, yo me la quité rápidamente. Emliy ya estaba admirando lo que nos había preparado, y es que a mi me costó aun un tiempo en darme cuenta que era y donde había oído hablar de ello

-Me encanta Victoria- Fui hasta donde estaba y agarré su brazo con emoción- Vamos pongámonos los uniformes rápido- Agarré la pala y miré ilusionada a mis amigas- Yo iré con Vicki!-

Lancé la pelota a Emily con diversión y excitación

Cargando editor
21/02/2016, 23:08
z/ Lady Victoria Thompson

Notas de juego

Esperamos un poco, Zona :)

Cargando editor
22/02/2016, 21:29
Zona Fleming Howard

Notas de juego

Oh, gracias chicas! =) entro hoy y mañana posteo, seguro ^^

Cargando editor
22/02/2016, 21:41
z/ Lady Victoria Thompson

Notas de juego

¡¡Fantástico!! :)

Cargando editor
23/02/2016, 01:38
Zona Fleming Howard

Veo a Vi, sonreír como solo ella sabe sonreír cuando tiene algo preparado, y antes de abrir los labios y pedirle que suelte prenda ya, nos enseñas tres hermosas cintas y nos anuncia que tenemos que vendarnos los ojos.

Y la miro, sorprendida, hace mucho que no nos vemos, están todas muy ocupadas últimamente, y yo no he andado con el ánimo demasiado boyante, pero un gesto de cualquier de ellas es capaz de arrojar algo de luz a mi abismo perpetuo. Me la pongo sin decir ni pio, impaciente, temerosa de que si alguien dice algo el momento se alargue. Escucho la pregunta de Emy, y las prisas de Lydia.

Me sujeto fuerte a Vi cuando es mi turno, y camino entre risas, casi tropiezo un par de veces de pura impaciencia y aguardo a que podamos quitarnos las vendas.

Al caer la seda, veo un uniforme, blanco, con un color azul marino, manga corta y… una falta ¡Por encima de los tobillos! ¡Casi, casi llegando a la rodilla! Fascinada toqueteo el vestido y con su lacito… ¡Qué mono. Antes de que Emy o Lydia empiecen a hablar, yo ya estoy despojándome de la ropa, a toda prisa.

- ¡Tenis! – Veo la raqueta, mientras me visto impaciente, colocando el brazo mal por las prisas, y corrigiendo inmediatamente - ¿Sabéis jugar? ¡¿A quién hay que atizarle con esa cosa?! – Bromeo, mirando la raqueta.

Cargando editor
23/02/2016, 17:44
Emily Jones

Lydia me arrojó la pelota mientras nos animaba a ponernos esos trajes. La atajé con ambas manos, claro que el juego se suponía de hacerlo con la raqueta. Ya Zona se estaba despojando de su atuendo para colocarse las prendas, extrañas y exóticas para mis ojos. Me reí fuerte y la empecé a imitar. Yo vestía con el traje de sirviente: un vestido gris oscuro, una cofia y un delantal. No me había podido cambiar y además, eran mis ropas cotidianas y a nadie le molestaba. Ya me amaban así.

-Yo no tengo idea de las reglas, pero Victoria nos las debe explicar. Ella ha tenido la gran idea. Creo que hay que pegarle a la pelota con la raqueta, y eso es todo-  me reí de nuevo de mi gran ignorancia en cuanto a dicho deporte. Desanudé el delantal y lo acomodé sobre una silla. Me parecía que las ropas se sentirían cómodas para moverse, aunque mostraban bastante piel.

"Creo que me estoy poniendo roja... ¡Esto es divertido! No sé cómo jugaré pero seguro que la pasamos bien. Amo a mis amigas, las adoro. Son tan bellas por dentro como por fuera.  "

Cargando editor
23/02/2016, 18:57
z/ Lady Lydia Blackwood

Me seguí riendo, esto era tan nuevo para nosotras... No teníamos ni idea de las reglas de como quitarnos nuestros bonitos y largos vestidos para enfundarnos esos con lo que se nos veía mas de lo que nunca hubieramos imaginado pero no era con una intención pecaminosa sino todo lo contrario

-De hecho, he oído que es hasta saludable practicarlo- Algo así decían. Miré por delante y después por detrás esa falda y me senté de espaldas a Zona para que me desabrochara el vestido y poder ponerme así ese del deporte.

Reparé en Emily y su ilusión por jugar, a ninguna de las que estamos ahí se nos pasó nunca por la cabeza rechazarla por lo que es, es mas, era bastante mas creativa ,divertida y educada que muchas otras con las que habíamos crecido nosotras.Y a mi me apasionaba poder leer y que nos compartiera su gusto por la literatura.

-Vic, cuéntanos como podemos jugar antes de que Zona nos lance la pala...- Le saqué la lengua- Adoro mi preciosa cabeza rubia-

Cargando editor
24/02/2016, 19:34
z/ Lady Victoria Thompson

20 de febrero de 1880. Residencia de los Duques de Westminster.

Bato palmas eufórica por la buena aceptación de mi provocativa idea. De hecho, la idea de practicar deporte me la había inspirado Henry. Y la conversación con Lord Preston Parlow y las reflexiones sobre las oportunidades de las mujeres era motivo suficiente para terminarme de decidir a mostrar a mis amigas mi invención.

Sabía que no me mirarían con reproche en sus ojos ni en sus corazones. Emily me mostraba cada día con su afán de superación que la cuna donde te ponen al nacer no debe marcar tus aspiraciones. Y tampoco nacer mujer. Su constancia y clara inteligencia me habían hecho mucho bien. Me quedo parada un momento mientras observo a mis amadas amigas. Reflexiono sobre mis recientes pensamientos. Desando el camino andado.

Claro, eso es... cada una me ha dado un trocito de sí misma. Y esos trocitos ahora son parte de mí. Emily, con su constancia y su inteligencia, su amor por los libros. Cuántas horas hemos estado juntas sentadas en la biblioteca, bien enfrascadas en la lectura, bien discutiendo sobre los personajes... Oh, y cuando emulábamos a los valientes mosqueteros de Monsieur Dumás... Jajajajaja, aquél día fue divertidísimo... Las pobres enaguas de Lydia...

Mi mente vuela. Una tarde de primavera bastante calurosa, cercana al verano. Comentando la desafortunada vida de Milady de Winter, su trágico final... a manos de su primer esposo.  Entonces Lydia salta y, tomando un palo, emula a D'Artagnan. Ni corta ni perezosa, hago lo propio mientras Emy no puede reprimir las risas al vernos intercambiar lances de espada... Es tu chispa, amiga mía, esa alegría innata que tienes la que alumbra a todas... Más que tu rubia cabeza.

Zona, tan impulsiva, toda fuego y pasión bajo esa dulzura innata. Un corazón que late potente, ansioso por vivir plenamente. Tanto hay en ti, mi querida amiga... Pero muchos se echarán atrás por tu portentosa belleza. O te juzgarán equivocadamente. 

Pronto me uno a sus risas y me despojo de mis ropas para jugar. No importa nada más que disfrutar las cuatro juntas.

- Por supuesto que no me las sé... Pero creo que podemos hacer diana contigo, Lydia. Tu rubia cabeza nos servirá de faro.

Me echo a reír mientras Lydia me persigue raqueta en mano por la habitación, ambas en enaguas ante las carcajadas de Zona que no tarda en unirse y la timidez de Emy que se queda junto a la cama. Craso error: pronto se convierte en nuestro objetivo y caemos las cuatro juntas en medio de gritos y risas provocadas por las cosquillas.

Cargando editor
25/02/2016, 21:43
z/ Lady Lydia Blackwood

Mi sonrisa estaba dibujada de una manera interesante y fija en mi amiga, cuando se quedaba de esa manera tan extasiada es porque estaba pensado en algo profundo, en una reflexión sobre alguien, o algo que estaría cercano a ella pero que no nos dejaría escuchar hasta que la presionara muy mucho, y estaba casi convencida de que hoy no era el día. Hoy era el día de ese deporte tan extraño:El tenis.

-Oh! Vaya me estas llamando cabezona...-

¿Como iba a permitirle que me insultara? A mi, a la princesita de la fantasia...Reí picara justo un poco antes de lanzarme a perseguirla medio desnuda con la raqueta en mano, ni siquiera sé como conseguimos no caernos con todas las cosas que había a nuestro alrededor.

Cuando Zona se nos unió, también le dí en el pandero con la raqueta, y ya cuando ví que Emily no hacía lo propio, acabamos tirandonos encima de ella...Nos reímos hasta sacianos antes de coger aliento y decir

-bueno, entonces nos inventamos las reglas ¿no?- En el revoltijo de piernas y brazos de todas nosotras, tenía el pelo de Victoria en la boca- Pfff ¿Que tal si nos pasamos la pelota con las palas y a la que se le caiga paga los pastelitos de la próxima vez que quedemos?-

Cargando editor
26/02/2016, 01:02
Zona Fleming Howard

Todas se van desvistiendo con mi potente pistoletazo de salida. Entre risas, todas se animan a cambiarse, y es que soy muy convincente cuando quiero, sutil como unas enaguas de esparto, pero convincente, quedarte en enaguas delante de tus amigas es lo que tiene, que se animan a desnudarse.

La ropa termina más o menos en su sitio cuando empiezan a comentar la genial idea de atizarnos entre nosotras, y la raqueta de Lyd termina en mi retaguardia. Yo grito, alarmada riendo.

- ¡Eh!

Y de la emoción le devuelvo el azote con la palma de la mano en el pompis, luego me doy cuenta y me pongo roja, roja roja… pero disimulo bien porque se pone a hablar de las reglas, y yo sonrío con cara de no haber hecho nada.

- ¿Pagan los pastelitos? No, no… algo más divertido… algo que nos haga desear con todas nuestras fuerzas darle a la pelota, vamos, vamos señoritas…. Algo atrevido ¡Ideas!

Me llevo la mano a un mechón de cabello y empiezo a rizarlo sobre mi dedo, formando un tirabuzón mientras intento pensar en algo.

Notas de juego

(De Amigas para siempre 1995, adoro esta peli, me habéis recordado la escena xD)

Cargando editor
26/02/2016, 18:05
Emily Jones

Entre risas caemos al suelo y luego jugamos con la raqueta de una forma un poco escandalosa. La verdad se siente maravillosa esta libertad, el momento en el que podemos ser nosotras sin temor a posturas preconcebidas, siendo libres. Entonces volvemos al tema del tenis, Zona propone que apostemos algo más divertido a eso de quién paga los patelitos. Veo en sus ojos un fulgor pícaro. Me pongo a pensar mientras me siento en el suelo, en estado meditabundo, aunque con el cabello desordenado más bien parezco una salida de un psiquiátrico pero no puedo acomodarlo ahora; la cofia ha ido a parar debajo de un mueble. “Luego iré por ella.”

-Secretos.

Exclamé con el tema de que hacía quién perdía la pelota. –Debemos contar o un secreto o algo que nos guardamos en la cabeza, un pensamiento comprometedor. Ejem, como: quién nos gusta, qué deseamos, qué travesura hemos hecho.

Las miro.

-Vamos que creo que creo que todas podremos narrar algo al menos divertido, una metida de pata, un anhelo, algo. ¿Qué os parece?

Mi mirada es juguetona, en realidad para mí son todas unas rosas primorosas sin nada de verdad que ocultar, pero aunque sea podemos decir cosas graciosas. “Como esa vez que escupí en el té de Lady Cat… pero se lo merecía, me lo hizo preparar cuatro veces…”

Notas de juego

Es preciosa esa peli!!

Cargando editor
03/03/2016, 19:11
z/ Lady Victoria Thompson

Me voy incorporando como buenamente puedo, aunque está complicado en medio de la maraña. Me pongo en pie, en pose muy dignamente ducal, y con voz engolada recrimino a las tres jovencitas a mis pies:

- No tienen ustedes ningún tipo de moral o educación, señoritas. Así pues, me veré obligada a imponerles una tarea con sanción: la que deje caer la pelota deberá decir una verdad o entregar una prenda.

Las miro de hito en hito a las tres, manteniendo la barbilla obstinadamente orgullosa y un gesto tal que hubiera almorzado puros limones verdes. Luego me giro y con gran dignidad suelto una ducal carcajada y me dispongo a apropiarme del tocador para rehacer mi peinado que ha sido conveniente y grácilmente enviado a mejor vida. 

 

Cargando editor
04/03/2016, 13:16
z/ Lady Lydia Blackwood

Vi a Victoria ponerse tan digna de nuevo después de haberse arrastrado con nosotras por el suelo que no pude mas que reir, eso era lo que mas me gustaba de mi amiga, su capacidad de reposición que pasara lo que pasara siempre mantenía la calma. Y a la vez era tan ingeniosa...

Me mordí el labio divertida y fui hasta el tocador para empujarla con cariño y terminar de revolverle el pelo

-¿Quien crees que te va a ver aquí? Si solo estamos nosotras ¿ Quizás, Henry?-

Reí pícara tratando de poner colorada a mi amiga.Intuía que iba a ser muy divertido el juego.

Sin previo aviso y con bastante maldad, me giré hacia Zona y Emily para lanzarles la pelota esperando que no les diera tiempo a poder responder y esta cayera al suelo, dando lugar a esa genial posiblidad de saber mas nuestros secretos

-Ja!-Puse mis brazos en jarra divertida-¿ Para que os fiais?-

Cargando editor
06/03/2016, 23:01
z/ Lady Victoria Thompson

Navidades de 1879, mañana del 25 de diciembre.

Siempre me ha gustado la manera de festejar de mis padres. Al contrario que muchos otros, siempre hemos querido quedarnos en Londres. Y este año es especial porque, a pesar de que Henry ha marchado a Belfast, Lydia va a pasar estos días con nosotros. Por supuesto, nos quedamos despiertas hasta altas horas cotilleando como cotorras y dando buena cuenta de pastelitos y jícaras de chocolate en mi cuarto. Me dio pena que Emily no se pudiera unir a nosotras, pero...

Escucha, escucha...

Hago señas a Lydia de silencio. No se oye ya nada en la casa. El carillón anuncia el primer cuarto tras la una de la madrugada. Me levanto y me pongo una bata por encima. Luego, avanzo hasta la puerta y, con sigilo la abro e inspecciono el pasillo. Sonrío traviesa. Una tenue luz sale por debajo de la puerta de madre que se apaga al poco. Perfecto. Cierro y me giro a Lydia apoyandome en la puerta.

No falla, ya está todo listo. ¿Habrá que esperar hasta mañana para ver lo que nos han dejado debajo del árbol?

En mi mente aparece el recuerdo de la infancia, Fitzwilliam y yo lanzándonos escaleras abajo para abrir los paquetes, casi siempre en compañía de otros primos. Pero este año es especial y, la verdad no tengo ganas de esperar. Me siento traviesa, contagiada quizá por el cascabel que tengo por amiga.

Cargando editor
08/03/2016, 18:44
z/ Lady Lydia Blackwood

Tenía los dedos pringosos de chocolate y del licor de aquellos bombones que habíamos conseguido sisar de los mas mayores, era nochebuena y aunque no estaba bien visto que comiéramos así, con gula, en la soledad de la confianza entre amigas todo vale...Sentía como los coloretes del licor iban tomandome la voluntad, y tirada frente a la chimenea, mirando a Victoria desde abajo, me pareció la mejor idea del mundo salir a caminar por la oscuridad de la gran mansión Thompson

-Jijiji- Resonó mi risa amortiguada- ¿Que se te ha ocurrido?-

Agarrada a su brazo la miré en el claroscuro a su pregunta

-Bueno...si abrimos un par no creo que se den cuenta...- Susurré- Fingiremos que nos sorprendemos-

Tiré de ella escaleras abajo donde el hermoso abeto estaba iluminado tan solo por unas velas. La navidades, que maravilla creer que siempre se goza de una nueva oportunidad con la familia, siempre pensando que los que nos rodean nunca cambiaran, que nosotros mismos siempre tendremos oportunidades infinitas...

-¿Te habrá regalado algo Henry?-

Reí picara, mi amiga prometida era como si hubiera sido la primera en cumplir su sueño de cuento de hadas, y yo deseaba lo mismo, como el resto de jovencitas.

Cargando editor
14/03/2016, 21:29
z/ Lady Victoria Thompson

Agarradas del brazo y riendo por lo bajo nos escabullimos por las escaleras hasta llegar a la planta principal donde está el árbol. Por toda la casa ramas de pino y muérdago dan ese aroma tan peculiar de la Navidad. Es la primera vez que la pasamos juntas y estoy encantada. Su mención a Henry me entristece. 

- Ójala estuviera aquí. Pero su familia está en Belfast y es normal que desee estar con ellos en estas fechas. No obstante- una expresión soñadora se pinta en mi rostro-, tal vez sean las últimas que pasemos separados... Sus negocios van viento en popa en Londres y confío en que pronto podremos fijar fecha de boda. 

Me abrazo a ella totalmente emocionada. 

- Ay, Lydia, soy tan feliz. Es tan caballeroso, elegante, atento... Y... sus besos- me pongo colorada hasta las orejas-, pues eso, ay, tan romántico. ¡Oh! Mira, mira, mira- señalo nerviosa un paquete alargado-. ¡Se ha acordado! 

Lo cojo y me pongo a bailar abrazada a él. El carcaj que vi hace unos días y que pensé había caído en saco roto.

Cargando editor
19/03/2016, 12:00
z/ Lady Lydia Blackwood

Victoria se abrazo a mi tan emocionada, que podía sentir como ese amor le había traspasado por completo cada parte de su alma y su cuerpo.Y por un instante muy pequeñito sentí envidia, envidia porque no podía compartir algo así tambien con ella, yo solo podía soñar con un principe azul asi.

Sonreí mientras le apartaba un mechón de pelo conmovida

-Seguro que aunque no este esta pensando en ti...- Estaba casi segura de que así sería, mi amiga era especial, siempre dejaba huella en las personas-Me alegro, y será genial ir y ver esa boda...Sera como de los cuentos!-

Me separé por un instante dando una vuelta sobre mi misma para dar vuelo al camisón.Fuí rápidamente y le cogí las manos para sonreir con picardía

-¿Sus besos...? Vaya vic - Tiré de ella hacia el suelo para sentarnos frente al arbol, al lado de los regalos...- ¿Y como es? ¿Como besa?-

Besos...me moría de ganas por experimentar uno de amor...Se levantó en cuanto lo vió, allí estaba el regalo del pormetido y ella no pudo evitar abrazarse a él y bailar, la observé riendo tambien para levantarme

-¿Y si lo abres?-

Que mas daba, quería ver que clase de hombre era.

 

Cargando editor
21/03/2016, 22:10
Zona Fleming Howard

Lo cierto es que mi vida es increíblemente aburrida, entre las demandas de Hortence, los quehaceres de casa, lecturas y clases de piano y de arpa, ni aun queriendo tenía algo que contar,

Yo no tengo prometido como Vi o Lydia (*), así que no tengo nada que contar, nadie me quiere a parte de mi hermano y padre, ningún varón demostraría interés por mí, ya lo dice mi hermana, soy demasiado exótica y vulgar para cualquier hombre, demasiado habladora, y quizás he leído demasiado. Hortence dice siempre que las mujeres deben ser gráciles, hermosas, y no hablar jamás más de lo necesario. Me abochorna la idea de tener que decir algo porque no sabría qué contar… Así que cuando nos lanzan la pelota, yo me desvivo por darle, como si mi vida fuera en ello, y tan es así que logro darle. Luego miro a Emy, suspirando, como diciendo, "de la que nos hemso librado".

Notas de juego

(*) Creo que en este momento aún estaba con Dorset, si no es así, perdón, ando algo desconectada y no sé si voy biem.

siento el mierdipost, pero mi cansancio no da para más.