Partida Rol por web

Las crónicas de Valland

Prólogo - Primavera

Cargando editor
26/07/2022, 12:46
Director

Os encontráis en Therim, la ciudad fronteriza entre los territorios de Hamestar y Rin-Basan, conocida por ser el punto de conexión entre las minas enanas y el resto del mundo, y por ser una de las mayores sedes del gremio de aventureros. Es por ello que a todos los interesados en ir a explorar el nuevo mundo y formar parte del gobierno de la nueva capital, Valland, habéis sido citados en la ciudad para saber el resultado del sorteo final.

A pesar de estar a mitad de primavera, hace bastante frío, especialmente para aquellos que habitualmente os movéis por zonas más cálidas. La cercanía de la Montaña Madre y sus nevadas continuas hacen que el viento que proviene del norte sea especialmente frío y cale los huesos. El lugar de reunión es la Plaza del Carbón, situada en la zona norte de la ciudad, cercana a las puertas que dan acceso a los túneles de Rin-Basan. Habitualmente la plaza está ocupada por un gran mercado de minerales y productos de la montaña, pero hoy el lugar está despejado para alojar a todos los aventureros que esperan impacientes escuchar el nombre en el sorteo. Se ha montado un pequeño escenario elevado, donde pueden verse las banderas de todos los países, y debajo de cada estandarte una persona acomodada en un asiento. Las hay de todo tipo; una anciana enana, un semiorco bien vestido, una mediana sonriente con parte del pelo verde… Quizá os llame la atención que debajo de la bandera de Merinwell hay dos personas, el semiorco y un humano de pelo negro con cara de pocos amigos.

El silencio se hace en la plaza cuando una tiefling y una elfa se acercan al borde del escenario, portando una urna que apoyan sobre una mesa ahí preparada. Todos reconocéis esa urna; en algún momento desde vuestra llegada a Therin, habéis hecho una visita al gremio y habéis depositado vuestro nombre en la urna para entrar en el sorteo. Ambas llevan una capa verde, sujeta con un pin con el emblema de los altos cargos del Gremio de Aventureros. Quizás las reconozcáis como Vianne y Zinnia, respectivamente. La tiefling es la primera en hablar, carraspeando antes de empezar.

― Muchas gracias a todos por acudir a este evento. Si no habéis sido seleccionados, quedaos con el consuelo de haber podido poner cara a muchos de vuestros compañeros del Gremio. Aunque depende de la cara eso no es mucho consuelo, ¿verdad? ―se ríe, llevándose un golpe de su compañera elfa―. Bromas aparte, creo que, aunque no seáis seleccionados ahora no tenéis que tirar la toalla. Hay todo un mundo allí fuera por descubrir, e iremos enviando a gente para ir explorando. Todos tendréis vuestro momento.

― Y ahora vamos a proceder con el sorteo ―le interrumpe Zinnia. Su voz destila una paciencia infinita―. Contamos con la presencia de los emisarios de cada uno de los países, que acompañarán a los seleccionados a Valland, para dar por válido el sorteo.

Los que ocupan las sillas del fondo, bajo los estandartes, saludan al público. Algunos de manera reticente, otros con una amplia sonrisa. Un tipo, bajo el estandarte de Haltaramar, se mantiene con los brazos cruzados y el rostro ensombrecido. La mujer elfa se acerca a la urna, remueve la mano en su interior y extrae un nombre. A continuación, lo hace Vianne. Así, poco a poco, todos vuestros nombres van sonando en toda la plaza.

Danaria. Darcy Lemaitre. Eillian Aragella. Gallan Hart. Johan Gauss.

― Por favor, los seleccionados, mañana a primera hora nos vemos en el Gremio de Aventureros. Si alguno no aparece, será expulsado del Gremio y severamente amonestado por las autoridades de Hamestar ―continua la tiefling. Su tono es alegre, pero se nota cierta severidad en sus palabras―. Pero yo sé que vais a venir todos. ¡Nos vemos mañana!

A continuación, ambas presentadoras realizan una despedida para todos los no seleccionados, mientras los acomodados en el fondo empiezan a bajar del escenario. El sol está prácticamente sobre vuestras cabezas, indicando que debe ser mediodía. Tenéis tiempo libre hasta la mañana siguiente, por lo que podéis hacer con vuestro tiempo lo que queráis.

Notas de juego

Al final he querido hacer un pequeño prólogo antes de meternos en la chicha y conocer un poquito más a vuestros personajes :D Todos los pnj descritos los tenéis en el apartado de PNJ. Tenéis disponibilidad para hacer lo que queráis: podéis ir a hablar con algún pnj, conoceros entre vosotros, o simplemente visitar la ciudad. Todos tenéis habitación gratis en el Gremio para pasar la noche.

A no ser que intentéis buscar a alguno de vuestros compañeros y queráis que lean el mensaje, de momento marcad que lo lea solo la directora :D

Próximo post: jueves 28

Cargando editor
26/07/2022, 19:42
Johan Gauss

Johan había llegado ese mismo día a Therim, y la terrible multitud de la sala donde los tenían hacinados le abrumó. ¿Tanta gente quería hacerse a la aventura y enfrentar lo desconocido? El pensamiento era alentador. En otras circunstancias, habría dudado de su suerte, pero los eventos recientes le habían hecho confiar ciegamente en que sería seleccionado, y así se lo hacía ver a aquellos que tenía alrededor. Johan mostraba una confianza tal que asombraba a quienes cruzaban palabras con él.

- Soy consciente de que muchos no me creeréis - dijo él una vez se hubo hecho hueco entre una congregación de personas de todo tipo de razas y estamentos sociales - algunos incluso pensaréis que estoy loco. Pero escuchad con atención, pues Vivenna, Diosa de la Justicia, me ha hablado, y me ha encargado la tarea de llevar su fe a esta nueva tierra llamada Valland. No tengo, por tanto, duda alguna de que mi nombre saldrá electo en las urnas. Que los hechos prueben que la fe en Vivenna otorga a quien la sigue las bendiciones de la diosa.

No estaba allí para dar una gran charla, pero dar a conocer la fe en la justicia a gente que, probablemente, lo más justo que conocían era el cinto al que atan su bolsa de monedas, podría ser una buena estrategia para comenzar su tarea.

No pasó mucho tiempo hasta que el primer nombre salió a relucir. No era el de Johan. Él sonrió, pues no le importaba. Vivenna le había encargado una misión, y él respondería. Sabía que los caminos de la diosa se abrirían para él de una forma u otra, y acabaría en Valland esparciendo su fe. Más nombres le siguieron, y la gente que se encontraba alrededor de Johan empezó a hacer comentarios y murmurar sobre él, llamándole loco y fanático. Él solo sonrió ante sus insultos, y permaneció calmado y con los ojos cerrados. No sabía una oración para rezarle a su diosa y, sin embargo, sentía que no le hacía falta.

Cuando el último nombre fue leído, Johan se limitó a caminar hacia adelante, hacia la urna, y tratar de hablar a quienquiera que hubiera reaccionado positivamente al saber su nombre entre los elegidos, si es que había alguien cerca.

- Yo soy Johan Gauss, soy el antiguo alguacil de la villa de Grumbarth, y ex ayudante del alcalde también. Encantado de conoceros - le dijo a el/la/los/las que estuviera/n escuchando - ¡parece que vamos a ser compañeros de viaje! ¿No es genial?

Cargando editor
27/07/2022, 18:00
Gallan Hart

Un hombre de cabello y barba castaños y rostro serio se acercó al hombre que proclamaba ser Johan Gauss. Daba la sensación de no estar muy seguro sobre si era buena idea darse a conocer, pero finalmente extendió una mano hacia el autoproclamado elegido de Vivenna.

Gallan Hart —dijo con voz grave—. Es un placer. Espero que no tardemos en conocer al resto del grupo.

Miró alrededor, preguntándose si los demás escogidos para viajar a Valland también decidirían acercarse a ellos para presentarse.

Cargando editor
27/07/2022, 19:03
Darcy Lemaitre

Darcy no había estado muy lejos del escenario cuando se había anunciado el nombre de los cinco afortunados, y apenas había tenido la oportunidad se había acercado a él. Como la atención de sus ojos azules había caído completamente sobre las dos mujeres que habían sacado los papeles de la urna, puede que los compañeros que se habían acercado también lo hubieran escuchado cuando habló:

¿Necesitáis que alguien os eche una mano para desmontar todo esto? —Había dicho mientras apoyaba los brazos en el borde del escenario,—. Soy Darcy Lemaitre, uno de los afortunados, elegidos por vuestra mano. Permitidme que os de las gracias de corazón. Habéis tenido muy buena puntería.

No se había cortado a la hora de guiñar un ojo, y después añadió con tanto morro como poca vergüenza.

Por favor, decidme que mañana también podré disfrutar de vuestra compañía. Me sentiría increíblemente culpable si no pudiera invitaros a una ronda a mi salud.

Justo como había supuesto, no había sido el único interesado en acercarse. Se giró ligeramente hacia ellos, midiéndolos con la mirada y dedicándolos una pequeña sonrisa. Darcy llevaba una capa marrón sobre sus hombros, y esta caía hasta alcanzar casi sus tobillos. Bajo ella, las prendas que llevaba parecían lucir un color similar, aunque se mezclaban con azules más regios, que parecían complentarse con el color de sus ojos. Si había algo que daba a pensar que podía ser de buena ascendencia eso era su cabello pajizo, que bien cuidado, crecía en una melena que alcanzaba su cuello.

Vaya, y esto debe hacer tres de cinco. Me parece que, por descarte, os costará más bien poco adivinar mi nombre —saludó, lanzando una mirada curiosa a la gente que todavía quedaba por allí. ¿Resultaría que el grupo al completo tendría una reunión temprana?

Cargando editor
27/07/2022, 22:16
Johan Gauss

Johan, que iba ataviado con un atuendo blanco inmaculado hecho de lino y compuesto por una camisola superior sobre cuyo cuello se abotonaba una capucha del mismo color y material que tapaba sus cabellos y por una prenda inferior consistente en pantalones sueltos de, adivinen, lino blanco, estrechó la mano de Gallan en cuanto este se presentó. Lo único que rompía el monocromático y aburrido blanco era una capa roja de broches dorados anclados a la parte superior de su camisola. - Un placer conocerte, Gallan - apretó la mano de aquel hombre con firmeza y le dedicó una ligera sonrisa - si me permites decirlo, tienes una barba envidiable -se bajó la capucha, dejando ver su rostro finalmente, con sus penetrantes ojos oscuros que parecían mirar al alma y su barba que, a pesar de estar bien cuidada en aquel momento, no cerraba en la parte de la comisura de los labios, como si estuviera incompleta. Además, no era tan poblada como la de Gallan, y al tener el vello oscuro, se notaba más aún. Se pasó la mano por el bigote y bajó hasta la zona de no conjunción con la perilla. - Seguramente debí hacerle caso a mi padre cuando era un adolescente y haberme afeitado para que me creciera más fuerte - justo apareció por allí otro cuya barba no era ideal, precisamente. El tercero y último de los hombres del grupo, y por la forma en la que actuaba y hablaba, tenía mucha confianza en sí mismo. - ¡Aquí tenemos al tercero! - dijo él en tono jovial y tendiéndole la mano - Johan. Encantado. Ya somos mayoría, nos quedan dos y podremos ir a tomar algo juntos y conocernos, ¿qué os parece?

Cargando editor
28/07/2022, 00:03
Danaria

Cuando pasó al frente la tiefling, la miró con atención. Era la primera vez que veía a uno de los suyos mostrarse tan abiertamente. En las ciudades más liberales podían pasearse sin mayores problemas, pero aún persistía mucha desconfianza hacia ellos, y sobre todo en pueblos más pequeños donde los humanos representaban prácticamente la totalidad de la población. Pero el Gremio de Aventureros atraía gente de todas partes e incluso la audiencia allí era muy diversa. En ese breve momento de silencio, rondaba en el aire la conciencia de que finalmente sabrían si el viaje había valido la pena.

Y entonces escuchó su nombre. ¡Su nombre! No se había hecho esperar. Agradeció mentalmente a su maestro y a Essana por su confianza en ella. Esperó que empezaran a retirarse los presentes para dirigirse al frente, donde las presentadoras se preparaban para irse a su vez. Sería buen momento para preguntar por la sede del Gremio, dado que sería el punto de encuentro al día siguiente. Se detuvo frente a un pequeño grupo que se había reunido allí, quizá por la misma razón, y en ese momento intercambiaba presentaciones; los nombres le sonaban: eran los demás elegidos, a quienes había oído mencionar hacía minutos. En vista de que viajarían juntos a Valland, creyó buena señal que decidieran presentarse y se sumó al grupo.

Soy Danaria, encantada de conoceros —dijo con una entonación marcada y una voz grave cuando los otros hicieron silencio. Tenía una expresión que denotaba cordialidad, si bien las palabras pecaban de frías—. Será una experiencia interesante, cuando menos.

Dedicó una ligera inclinación de cabeza a los presentes a modo de saludo, aunque era quizá difícil de interpretar, pues sus rasgos quedaban ensombrecidos por una capucha, que le cubría casi por completo la cabeza, y el resto del cuerpo estaba oculto bajo una capa blanca. Sin embargo, llamaba la atención su tez rojiza y, bordado sobre la parte de atrás de la capa, el símbolo de un cuarto creciente delante de una mano empuñando un escudo. De buenas a primeras, los extraños le parecían corteses, como mínimo. Sin embargo, y aunque hacía mucho que no trabajaba con un grupo, sabía que cuando sus personalidades afloraran, demostrarían realmente si podían funcionar como equipo.

Cargando editor
28/07/2022, 21:59
Eillian Aragella

He llegado pronto a la plaza así que he podido coger un buen sitio para ver el sorteo. Estoy casi en primera fila, pero me mantengo en uno de los laterales observando como va llegando la gente. Reconozco alguna cara de aventuras pasadas y les saludo con un movimiento de cabeza.

Me arropo un poco en mi capa de piel y lana mientras me ajusto la capucha en la cabeza. Noto las orejas, la nariz y las mejillas heladas. Nunca había estado tan al norte y me estoy arrepintiendo de no haber comprado unos guantes más gruesos y calentitos.

Conforme va llegando la gente se forman algunos grupos y empieza el bullicio. Escucho a alguien murmurando y riéndose de “un loco que habla en nombre de Vivenna y dice que será elegido por el poder de la diosa”. Nunca he sido una adepta de la religión. Nunca me demostraron piedad o bondad así que no me gusta la gente de fe.

Poco a poco veo como van subiendo al escenario lo que imagino serán los emisarios de cada nación. Me sorprende ver a un semiorco sentado bajo la bandera de Merinwell. Eso significa que tiene que ser el hijo de Lone. Así que hay un ricachón entre los emisarios. Parece estar disfrutando de estar aquí. Nada más aparecer, el bullicio empieza a descender y se empiezan a escuchar cuchicheos sobre estar en contra de tener que ir con un semiorco.

Poco después aparece Mykah Empyrian y me tenso automáticamente. No se por que me sorprende verle ahí cuando estaba claro que Vannadain mandaría a alguien de la iglesia. Lo que no me esperaba es que fuera el de entre todos los emisarios de Aldir.

Al verle, recuerdo automáticamente su cara de rechazo al pedir ayuda en su iglesia mientras me echaba a la calle, diciendo que ese no era lugar para alguien como yo. Con los años fui viendo y escuchando comportamientos parecidos hacia cualquier persona que no fuera humana hasta que por fin se fue de Dennade para ocupar un alto cargo en la capital de Vannadain.

En ese momento pienso que ojalá no salga mi nombre elegido porque no quiero tener que trabajar con alguien como él. La ceremonia empieza y se hace un silencio abrumador. Reconozco a las dos chicas, aunque nunca he cruzado palabra con ellas.

Empiezan a decir los nombres y escucho el mío. Por unos segundos me quedo desconcertada, temiendo no haber oído bien, pero empiezo a ver como alguna de las personas que me conocen me buscan con la mirada y me sonríen para darme la enhorabuena con la esperanza de salir también elegidos.

No me suena ninguno de los otros nombres mencionados y decido mantenerme en mi posición. Una vez acabado el sorteo mucha gente se va, pero otros se quedan merodeando en grupos dispersos por la plaza y entonces me fijo en un humano que se acerca al escenario. Se presenta como Darcy Lemaitre y parece querer seducir a la tiefling y la semielfa. Poco después se acerca también Johan Gauss, al que reconozco como el “loco de Vivenna” por los murmullos que ha dejado a su paso hacia el escenario. No puedo evitar observarle atentamente para intentar descifrar sus intenciones. Me recuerda demasiado al aura que desprende Mykah y eso no me gusta nada.

Finalmente veo como se unen Gallan Hart y Danaria. Viéndolos ahí reunidos me cuesta imaginar como va a funcionar este equipo, pero después de la advertencia lanzada por Vianne ni se me pasa por la cabeza la idea de renunciar o desistir en la misión.

Me mantengo en mi lugar tratando de pasar desapercibida mientras escudriño un rato más el grupo elegido tratando de averiguar algo más sobre mis nuevos compañeros.

Cargando editor
28/07/2022, 22:37
Director

El cúmulo de gente empieza a desaparecer, aunque algunos grupos cada vez más reducidos se quedan charlando en la plaza, lamentándose de su suerte. Algunos miran descaradamente al que se había presentado como Johan Gauss, entre sorprendidos, asustados y admirados, mientras cuchichean entre sí. Sin duda había montado un buen espectáculo.

Darcy es el primero en acercarse al escenario, llamando rápidamente la atención de las chicas. Enseguida, Vianne sonríe ante su picaresca y se acuclilla delante de él, quedando poco más alta de su altura.

― No te preocupes, guapo, que de esto se encargan los becarios. Pero si quieres invitarme a una copa nunca te diré que no.

La semielfa, por su parte, se ríe por lo bajo y le da un pequeño empujón a su amiga.

― Anda, calla, que tenemos una reunión ahora. Pero, por si no ha quedado claro, nosotras también vamos en la comitiva. Para supervisaros, más que nada -contesta Zinnia a Darcy.

Mientras esta conversación tiene lugar, Johan y Gallan se presentan mutuamente lo bastante cerca del escenario como para que Darcy les incluya en la charla. Las presentadoras os saludan con un golpe de cabeza y sonrisas anchas.

― Es un placer, chicos. Pero de verdad, nosotras tenemos que irnos ahora -insistió Zinnia, algo impaciente.

― Si pasáis más tarde por el gremio igual pueda aceptar esa copa -añadió la tiefling, guiñándole un ojo a Darcy y despidiéndose del resto con la mano.

Mientras las dos mujeres empiezan a alejarse del escenario, Danaria se acerca al grupo, presentándose. Johan, gran interesado en la religión, detecta rápidamente que su vestimenta debe pertenecer a alguna otra deidad e intenta reconocerla de memoria. De momento, la quinta persona no parecía querer hacer acto de presencia, y todavía quedaba demasiada gente entre la muchedumbre como para definir quién podía ser. Algunos de los aventureros de la plaza se acercaron al grupo, felicitándolos. Algunos sonaban sinceros, otros envidiosos. Uno de esos hombres se queda junto al grupo, como esperando a que los demás se marchen. Es alto y fuerte, y lleva una gran espada colgada al cinto. En cuanto ve la oportunidad, agarra a Gallan y Darcy por los hombros, intentando hacer un corrillo entre todos.

― Veréis, colegas, tengo muchas, pero que muchas ganas de ir hacia Valland con esta gente. Mi nombre debería haber salido de esa urna, ¿sabéis? Pero creo que lo han amañado. Creo que es mejor que uno de vosotros me ceda su puesto antes de armarla con el Gremio, ¿qué me decís?

Eillian, que ha decidido no acercarse de momento al grupo, también recibe la visita de aquellas personas a las que había reconocido a simple vista. A pesar de estar alejada, no le pasa desapercibida la conversación que está teniendo el grupo y la actitud amenazante del hombre que parece haberse juntado con ellos.  

 

Notas de juego

Johan, puedes tirar religión para identificar la capa de Danaria. Dificultad 15 (recuerda, se tiran 3d10 pero nos quedamos el resultado de en medio, + atributo + habilidad)

Cargando editor
29/07/2022, 10:05
Gallan Hart

Su saludo a Gauss atrajo la atención del hombre rubio que se había apoyado en el escenario, y su frase de presentación hizo que Gallan sonriera bajo la barba y asintiera en su dirección.

Darcy Lemaitre, supongo —dijo, verbalizando lo evidente—. Encantado de conocerte también. Y a  vosotras, por supuesto —añadió alzando la vista para mirar al escenario, donde se encontraban Zinnia y Vianne—. Suerte con esa reunión, espero que vaya tan bien como el sorteo.

Danaria llegó después y también se presentó. Aunque se tocaba con una capucha, a Gallan no le pasó desapercibido el color rojizo de su piel, pero no hizo comentario alguno al respecto. Asintió en su dirección con expresión cordial.

Gallan Hart, un placer. Bueno... con esto, sólo nos falta uno o una más.

Miró a su alrededor, pero nadie más se acercó. ¿Sería alguien tímido o simplemente estaría observando desde la distancia? O quizá fuera alguien que no se había presentado al sorteo... Gallan estaba pensando qué haría el Gremio en una situación así, cuando de repente notó una carga repentina sobre sus hombros. En un principio, pensó que tal vez era el quinto miembro del grupo, que había decidido presentarse de forma un poco más efusiva que el resto. Pero sus palabras le sacaron inmediatamente del error.

¿Y cuál es tu nombre, si podemos saberlo? —preguntó con tono casual, alzando una ceja. No se había retirado del desagradable "abrazo" del hombre, pero su mano se había movido con disimulo unos centímetros hacia su cinturón—. Ya que nos abordas de forma tan amigable, qué menos que presentarte, ¿no?

Desde que sus nombres habían salido de la urna, el derecho de ir a Valland les pertenecía a todos ellos. Gallan no tenía la menor intención de vender ni ceder el suyo, y menos a un grandullón que presumía de espada enorme y modales cuestionables.

Cargando editor
29/07/2022, 17:22
Darcy Lemaitre

Qué suerte la nuestra, de contar con unas supervisoras como vosotras. Algo que sería preocupante se convierte, de pronto, en un gusto —sonrió Darcy, bajando los brazos del escenario—. Más tarde en el gremio entonces, que nadie diga que no soy un hombre de palabra.

Una vez las que habían sido la gran distracción del rubio se esfumaron, su atención por fin se pudo dedicar plenamente al grupo. Se arregló los cabellos —Aunque a efectos prácticos solo se despeinó un poco más— y echó para atrás su capa, dejando los brazos por fuera.

El mismo que viste y calza, y todo el placer es mío —Cabeceó en dirección a sus dos compañeros sin perder su expresión amigable, aunque los acontecimientos se sudedían con tanta velocidad que, para cuando se quiso dar cuenta, había que presentarse todavía una vez más. Así lo hizo, y después comentó, mientras miraba curioso a la gente que todavía quedaba por allí—: Cuatro. Uno más en nuestra humilde comitiva, y podremos seguir la sugerencia de nuestro buen amigo Johan para celebrar esto como es debido.

Miró con disimulo a los tres compañeros que ya conocía. Si las primeras impresiones son importantes, en esos momentos eran de lo más variopintas, aunque su disposición no le permitía pensar con demasiada dureza sobre ninguno de ellos. Pero las celebraciones, si estaban por llegar, aparentemente tendrían que esperar todavía un poquito más. Quizá habría tenido que esperar que su posición llamara la atención.

Cuando alguien se acercaba a felicitarlos, lo agradecía con una gran sonrisa. Esta sonrisa era especialmente ancha y burlona cuando podía sentir el veneno en su voz. Pero sonreir se volvió más difícil con la actitud del último curioso. Como una cosa no quita la otra, debía admitir que el hombre parecía capaz en su materia. La lástima se encontraba en que, en todo lo demás, le parecía mucho menos admirable. No se sentía demasiado cómodo con su mano en el hombro.

La mano de Darcy se movió bajo la capa. Miró un instante a Gallan, aunque imploraba no necesitar llegar a eso.

Debo mostrarme de acuerdo con mi colega —pronunció Darcy vehementemente—. Me puede la curiosidad. Qué menos que saber el nombre de un hombre tan célebre que, aparentemente, se ha conspirado contra él durante el sorteo.

Cargando editor
30/07/2022, 18:01
Danaria

"¿Festejar?". No era lo que tenía en mente, pero Johan Gauss parecía entusiasmado y, al fin y al cabo, emprenderían juntos un largo viaje. No había ninguna certeza sobre lo que se encontrarían en el Nuevo Mundo y probablemente requerirían cierta flexibilidad para enfrentar lo que se les presentara. Y por lo pronto, saber qué clase de personas caminaban junto a uno era una buena medida de seguridad.

Johan Gauss… Creía haber escuchado murmullos sobre él antes, durante el anuncio. Un loco, un fanático, acusaciones sin justificación aparente frente a su suerte en el sorteo… Como sabía que la gente tendía a juzgar con ligereza y no veía aún motivo para darle crédito a las habladurías, decidió aprovechar esa reunión inesperada para formarse su propia opinión, sobre él y sobre los demás.

Distintas personas se iban acercando al grupo a felicitarlos. Danaria no conocía a nadie en particular allí –por lo menos, no veía a la única persona que podría reconocer–, pero se había cruzado con suficientes individuos en los últimos años como para saber que no todos eran sinceros en sus expresiones. Algunos de ellos solo lo dejaban más en claro que otros.

Y luego estaban aquellos como el sujeto alto que rodeó con los brazos a dos de sus futuros compañeros de viaje. Hubo un cambio en la postura de Gallan Hart y Darcy Lemaitre; aunque ninguno de los dos fue decididamente agresivo, se notaba que el "abrazo" no era apreciado. A decir verdad, no veía muy probable que alguien hubiera arreglado el sorteo: de ser así, ella habría sido la última en salir elegida. El objetivo del hombre era claramente intimidarlos. Sin embargo y muy a su pesar, correspondía darle el beneficio de la duda.

Y sería interesante conocer el motivo de esa suposición —agregó a las palabras de sus compañeros, armándose de paciencia—. Es una acusación grave si es fundada.

Esperaba una sarta de estupideces, si acaso el hombre realmente creía tener razones. Podía ser que se echara atrás si veía que no le hacían lugar, pero no descartaba que procediera a la confrontación si sabía hacer más que ladrar.

Cargando editor
01/08/2022, 17:10
Johan Gauss

En verdad, Johan no pretendía invitar a las dos mujeres que formarían parte de la comitiva al día siguiente para vigilarlos, porque simplemente pensaba que no volvería a verlas. Sin embargo, su proposición hacia el grupo de cinco fue tomada como si hubiera sido propuesta para siete. Tanto mejor... aunque habían rechazado la propuesta. No le importó. Más bien, se giró hacia la nueva adquisición, cuyo tono rojizo de piel golpeó el ojo de Johan y lo puso alerta. Él, procedente de un lugar tremendamente racista para con los no humanos, no podía evitar fijarse en lo diferente que era aquella mujer, pese a no ser él precisamente alguien quien discriminara a nadie activamente por condiciones de raza o sexo. No obstante, al notar el blasón en la capa de la mujer, Johan se alegró notablemente.

- Un honor conocer a una seguidora de Essana - dijo con solemnidad. La orden que seguía Danaria era muy respetada por Johan, y aunque a veces se salieran del camino justo para conseguir sus metas siempre lo hacían por una buena causa, según había oído él. Iba a estrecharle la mano a la recién llegada cuando un nuevo individuo apareció. Al principio, pensó que sería el quinto y faltante, pero su actitud demostró estar alejada de su suposición. Pese a su rebeldía y amenazador aspecto, el hombre que les acababa de abordar parecía tener algo extraño dentro de sí, algo que Johan no sabía dilucidar. Se limitó a quedarse callado, observando cómo sus compañeros, que no habían recibido con los brazos abiertos a aquel tipo, lidiaban con él.

Cargando editor
01/08/2022, 19:30
Eillian Aragella

Mientras me mantengo en mi posición algunos compañeros del gremio me dan la enhorabuena de pasada y algunos se quedan charlando haciendo corrillo a mi alrededor.

Aun así, no dejo de prestar atención al grupo al ver que alguien nuevo se acerca a ellos. No parece ser bien recibido y no me extraña ya que por lo que entiendo está chantajeándoles para que uno se retire y así él pueda ocupar ese lugar.

Inmediatamente me pongo alerta temiendo que empiece una pelea, pero parece que todos actúan con calma y sensatez. Me gusta ver que ante una situación así actúan todos bastante calmados. No me gusta trabajar con gente temperamental e imprudente.

Me disculpo con la gente que me rodea, aunque no parece importarles mucho que me vaya y siguen con la conversación en la que no he participado. Me acerco al grupo sigilosamente y me pongo detrás del grandullón. Aprovechando que está distraído le desato el cinto de la espada para que caiga al suelo.

Rápidamente me pongo al lado de Gallan como si hubiera estado ahí todo este tiempo y pongo mi mejor cara de disimulo para no reírme en su cara.

- Tiradas (1)

Notas de juego

Tirada de sigilo 7+3+7= 17

Cargando editor
01/08/2022, 19:44
Director

El ambiente en el grupo parece cambiar drásticamente con la llegada del nuevo integrante. Rápidamente la mayoría os ponéis en alerta, notando cierta agresividad o amenaza velada en sus palabras, pero os mantenéis sutiles en vuestros actos. Gallan, que no se aparta de su agarre, es el primero en hablar, preguntando su nombre.

― ¿Mi nombre, dices? Soy Chester Harley, el mata dragones.

Es posible que el nombre os suene. Haga más o menos tiempo que pertenecéis al Gremio de Aventureros, algunas de las leyendas más famosas de sus integrantes recorren el mundo entero. Muchas de esas leyendas no son más que eso, leyendas, historias exageradas y distorsionadas por el boca a boca. Otras son verídicas, pero suelen ser las menos sonadas.

El avistamiento de dragones no es común en este mundo. Sí que existe la creencia generalizada de que existen, pero la mayoría de los que dicen haberlos visto han sido tomados por locos. El nombre de Chester Harley va acompañado de una de estas leyendas: el hombre, acompañado de un puñado de compañeros, encontró la guarida de un dragón que estaba asolando un pequeño pueblo de Vannadain y acabó con su vida con sus propias manos, después de perder a todos sus compañeros en combate. Solo él sobrevivió. O eso se dice, claro.

El hombre hincha su pecho de orgullo al decir su nombre, esperando alguna reacción por vuestra parte. Pero su rostro se amarga ante las palabras de Danaria.

― Mi nombre debería haber salido de esa urna. ¡El Gremio me debe por lo menos esto, después de todo lo que he hecho por ellos y por la gente! No puedo perderme los tesoros y maravillas que debe haber más allá de la montaña.

Mientras Chester sigue con sus quejas, Danaria y Johan -que no están agarrados por el hombretón-, pueden ver cómo una semielfa se os acerca sigilosamente. También podéis ver cómo la muchacha va directa a por Chester y con gran agilidad y disimulo, desata la cincha de su espada, que cae estruendosamente al suelo. Al momento, el agarre de el mata dragones se deshace y se aparta de un salto hacia atrás, sobresaltado.

― ¡Pero qué demonios! -Maldice, mirándoos mal a todos, mientras se agacha para recoger su arma-. ¿Así es como tratáis a una leyenda? Esto no quedará así. Pienso quejarme donde haga falta.

El hombre empieza a alejarse, refunfuñando. A no ser que alguno le detenga, Chester Harley sigue su camino, pisando con fuerza las baldosas. La plaza cada vez está más vacía, y un grupo de jóvenes ha empezado a desmantelar el escenario, y alguno es empujado con ira por el hombro de Chester, lanzándolo al suelo como si se hubiera chocado con él.

- Tiradas (1)

Notas de juego

Como no es algo relevante, no es necesario hacer tirada para saber si conocéis o no a este tipo (pero si queréis hacerla, tirad historia dif. 10)

No os he puesto más acción porque os quedáis solos y no tengo muy claro qué queréis hacer ahora, así que tenéis libertad para charlar y decidir qué hacer a continuación, sea juntos o por separado. 

Cargando editor
03/08/2022, 12:01
Eillian Aragella

Veo como el “mata dragones” se aleja enfadado refunfuñando. Tal y como me temía era todo fachada. No puedo evitar reírme sonoramente mientras lo veo alejarse.

-Estos tipos me encantan. Intimidan mucho por su físico, pero luego no tienen agallas y huyen como un cervatillo asustado.

Miro a mis compañeros dándome cuenta de que no deben tener ni idea de quién soy.

-Perdón, yo soy Eillian. La que faltaba para completar el grupo. Si os parece podemos hacer lo que comentaba Johan e ir a por una buena cerveza. Llevo unos días probando las diferentes tabernas y creo que ya me he decidido por la mejor. ¿Os guio?

Cargando editor
03/08/2022, 12:45
Director

Notas de juego

Como os veo un poco tímidos, os pongo un poquito de información de la ciudad :) Mañana como muy tarde actualizo si habéis posteado!

Therim, ciudad fronteriza entre Hamestar y Rin-Basan

Ciudad de tamaño mediano. Como en todo Hamestar, hay gente muy variopinta, de todas las razas. Por su proximidad a las cuevas de Rin-Basan, la comunidad de enanos es especialmente alta. Está construida al pie de la montaña, por lo que sus calles son más bien empinadas y llenas de escaleras. Una muralla rodea 3/4 partes de la ciudad, terminando en el muro de roca de la montaña, que se utiliza como protección.

El gobierno de la ciudad recae sobre la alcaldesa, Valeria, humana de unos cincuenta y muchos. Lleva muchos años en el poder, porque siempre sale elegida en las elecciones. Su hermana gemela, Daleria, es la actual jefa del Gremio de Aventureros de Therim.

Aunque en general este país es bastante laico, existen algunos templos dedicados a diferentes deidades, aunque son edificios más bien culturales y no ostentan ningún tipo de poder ni privilegio. Sus riquezas, si es que tienen algunas, son donaciones de los adeptos a cada templo.

La ciudad también consta de un centro médico, prisión, centro social, escuelas, y demás. Es una ciudad bastante avanzada a nivel tecnológico y social.

Algunos lugares de interés:

  • La plaza del Carbón, lugar donde habitualmente se monta un mercado con los productos venidos de Rin-Basan. Cerca de la plaza se encuentra el barrio Martillo Trenzado, donde se encuentra la mayor parte de la población enana. Es conocido por sus artesanos y por sus tabernas, que tienen las mejores cervezas.
  • La sede del Gremio de Aventureros, situada cerca de la muralla exterior de la ciudad. Una pequeña parte del edificio está abierta al público y hace de museo, donde se exponen los hallazgos e historias de los grandes aventureros del pasado. El resto del edificio consta de un espacio de vivienda, tipo posada, para miembros del Gremio, así como instalaciones para reuniones y planificación de incursiones.
  • La plaza del Reloj, plaza central de la ciudad y lugar donde se encuentra el edificio de gobierno. Normalmente la plaza se mantiene vacía -a no ser que haya algún evento especial-, pero el mercado se ha instalado aquí mientras dura el evento del Gremio. En este mercado se puede encontrar de todo, materias primas, equipo de aventuras, monturas, vehículos, comida, ropa…
  • La Dama Alta, posada más refinada del lugar. Se encuentra en la Plaza del Reloj y, aunque su precio es más alto que el habitual, la gente que se ha hospedado allí dice que merece la pena. Estos días está a rebosar de clientes, ya que la mayor parte de los emisarios que irán a Valland se hospedan aquí. Pero la taberna que tienen abierta al público tiene fama de ser la mejor de la ciudad.

Existen más tabernas y posadas en la ciudad, pero estos son los más conocidos.

Cargando editor
03/08/2022, 13:05
Darcy Lemaitre

La situación se había tensado por momentos, y conocer la identidad del hombre no hizo mucho por relajarla. Fuera un mentiroso o no, de que el hombre era grandote y tenía fuerza no había ninguna duda. Fue toda una suerte, por eso mismo, que todo llegara a la conclusión más inesperada y no por ello menos efectiva. Cuando el hombre ya estuvo lo suficiente lejos, Darcy habló.

Un matadragones dice, el que se le cae la espada... pues no resultará que lo mató de la risa —bufó. Él no se había dado cuenta de que había sido Eillian la que había aflojado su cinturón—. Tiene él de leyenda lo mismo que el gato de mi abuelo tenía de amable, y os digo yo que no había quien se acercara.

Dedicó un momento a alisarse la ropa. En ningún momento se le había ocurrido pensar que algún rufián podría querer hacerse un hueco entre los cinco por la fuerza. Era toda una suerte que ninguno de sus compañeros se pareciera en lo más mínimo a ese hombre. La semielfa habló en ese momento, y ahí fue cuando se percató por primera vez de que estaba ahí.

Anda, ¿y tú cuándo has llegado? —Parpadeó varias veces. Siempre había querido pensar que sus sentidos eran afilados, pero aparentemente le habían fallado—. Yo soy Darcy Demaitre, todo un placer, y más placer será una vez estemos sentados en esa taberna de la que hablas, calentitos, y con las manos cerradas en torno al asa de una jarra bien llena. Por mi, no esperaría ni un segundo más. El turismo puede esperar a que nos conozcamos un poco más, ¿mhm?

Sonrió, y el disgusto del supuesto matadragones al que tan injustamente habían tratado durante el sorteo quedó atrás. Si Eillian echaba a andar, se encaminaría detrás de ella.

Cargando editor
03/08/2022, 13:07
Gallan Hart

La reacción de Darcy ante el "abrazo" de aquél tipo había sido similar a la de Gallan. Y no sólo ellos, si no Danaria también intervino para hacer fuerza. Y aunque el sacerdote no dijo nada, se mantuvo observando la escena con atención. Gallan se sintió mejor, algo que sin duda contrastaba con el ánimo del supuesto Chester "Matadragones" Harley, que acababa de demostrar con ese apodo que entre sus cualidades se contaba sin duda la de fanfarrón.

Algo he oído, sí... —comentó con tono casual Gallan, como si no le diera importancia al nombre, mientras Chester se iba poniendo más gallito.

Afortunadamente, el tipo se limitó a seguir soltando su perorata. El abrazo empezaba a volverse realmente molesto, pero entonces un golpe tremendo les hizo volverse. La espada de Chester estaba en el suelo, y al lado de Gallan ahora había una joven de tez morena y orejas en punta a la que ni siquiera ha notado acercarse, con expresión de no haber roto jamás un plato. El explorador no tuvo la menor duda de lo que había pasado, y se sorprendió. ¿Cómo había llegado esa chica hasta ellos sin que la hubieran notado?

La furia del "Matadragones" no se hizo esperar, y Gallan lo siguió con la mirada mientras se alejaba amenazándoles. Esperaba que no les diera más problemas, pero su actitud parecía indicar todo lo contrario. Acababan de ganarse un enemigo. El explorador se mantuvo serio un momento, pero después miró a la última integrante del grupo con una leve sonrisa.

Buen movimiento... Eillian —comentó con una inclinación para saludar a la semielfa—. Con esas dotes para el sigilo, podrías llegar a acariciarle el morro a un ciervo sin que te notara llegar. Yo soy Gallan Hart, encantado.

Se volvió hacia el resto del grupo. La idea de irse a tomar algo no encajaba demasiado con su carácter... pero ahora esos cuatro aventureros eran sus compañeros, y empezar a conocerles sería sin duda conveniente. Asintió.

Contad conmigo para ese trago. Y estoy dispuesto a fiarme de Eillian, hasta ahora nos ha ido bien —añadió con una media sonrisa.

Cargando editor
03/08/2022, 20:25
Danaria

El saludo de Johan Gauss la intrigó. ¿Un hombre de fe, también? Pareció que iba a hacer algo más y Danaria quiso preguntarle al respecto, pero aquel hombre grande tuvo que intervenir. La explicación del matadragones no le sorprendió, pues no esperaba de él demasiada sensatez. “Es así como funcionan los sorteos”, pensaba al escuchar su respuesta, mientras el hombre seguía hablando.

El lugar ya estaba lo suficientemente vacío como para que se percatase de la presencia de una mujer acercándose con sigilo a Chester Harley. Danaria alzó una ceja, pero no hizo ningún comentario y simplemente la observó. Cuando vio caer la espada del matadragones, se cubrió la boca en lo que parecía una expresión de sorpresa, pero en realidad solo tenía por objeto ocultar una pequeña sonrisa.

Sospecho que importunará a las señoritas del Gremio por un buen rato —comentó cuando el matadragones ya se estaba marchando.

En todo caso, aquello fue el fin de la pretensión del hombre… hasta que decidiera encararlos en la siguiente ocasión, quizá con algunos de sus amigos. Parecía muy capaz de querer “vengarse” en el futuro. Se giró hacia la última integrante del grupo.

Un placer. —Inclinó ligeramente la cabeza, como había hecho antes. No se le pasó que conocía las intenciones del grupo antes de que ellos hablasen; probablemente había estado espiando. Si era mera curiosidad o producto de una tendencia a observar antes de actuar, aún no lo sabía—. No he tenido ocasión de recorrer el lugar, pero os sigo si queréis proceder con la reunión.

No era aficionada a la bebida, pero era una buena ocasión para conocer al grupo, máxime considerando que todos habían decidido unirse. No tenía conocidos en aquella ciudad, por lo que no había nadie en particular a quien despedir antes de los eventos del día siguiente.

Cargando editor
04/08/2022, 11:59
Director

Después del casi hilarante encuentro con Chester “Matadragones” Harley y la presentación de Eillian al resto del grupo, la semielfa propone seguir con la charla en, según ella, la mejor taberna de la ciudad. El resto, con mayor o menor entusiasmo, accede a seguirla.

Los que hubierais estado anteriormente en Therim podéis notar que la ciudad está inusualmente abarrotada. Los que no, podéis notar que está abarrotada, simplemente. El evento del sorteo del Gremio no sólo ha atraído a los propios aventureros, sino que las calles están llenas de precarios puestos de venta ambulante con todo tipo de cosas: armas, armaduras, pociones, pergaminos, ingredientes… Incluso hay algún puesto donde el producto que parece venderse son los servicios de la gente.

Eillian os guía a través de la ciudad, por esas calles abarrotadas, hasta otra enorme plaza, situada más o menos en el centro de la urbe. Es una plaza espaciosa, con árboles de madera y hojas oscuras, con bancos y fuentes. Sería un lugar precioso, con su suelo blanco y sus esculturas majestuosas, sino fuera porque el mercado del Carbón se ha instalado aquí para ceder la susodicha plaza al evento del Gremio. El suelo está lleno de hollín y huellas de pisadas de todos los tamaños, y los puestos del mercado se extienden por toda la zona, incluso ante las puertas del ayuntamiento. El único lugar que han parecido respetar los vendedores ambulantes es la entrada de una posada, con la fachada inmaculada y un cartel donde se puede leer “La Dama Alta”. Parece que es aquí donde os guía Eillian.

El espacio ante la puerta de la posada está vacío, pero hay un corrillo de personas alrededor, mirando a las puertas y cuchicheando por lo bajo. Conforme os vais acercando, podéis escuchar algunas conversaciones.

― Los emisarios están ahí dentro, dicen que los han visto entrar después de la ceremonia.

― Sí, les reservaron las mejores habitaciones al llegar a la ciudad. Creo que incluso movieron a los clientes que tenían de antes a otros lugares.

― Siempre cuidando bien a los poderosos.

― ¿Y si entramos y nos colamos entre ellos? Así podríamos ir al nuevo mundo.

― ¿Estás loco? Ya han elegido a la gente, y no nos ha tocado. Seguro que acabamos en la cárcel.

― ¿Creéis que el semiorco ese se volverá loco en algún momento y atacará a los demás?

Los que llevéis un rato en la ciudad o la conozcáis de antes, sin duda habréis oído hablar de este lugar. Es la posada con mejor renombre del lugar, y aunque sus precios son altos, se dice que merece la pena. Su zona de taberna está abierta al público, no es exclusiva para los clientes. Alguno de vosotros decide cortar el círculo de cotillas y se aventura hasta la puerta, de madera regia y acristalada.

El interior del edificio es una sala espaciosa, con un mostrador al fondo y un par de puertas a cada lado. Sobre una de ellas se puede leer “Habitaciones”, y sobre su opuesta, “Taberna”. En el mostrador hay un muchacho joven que os sonríe con amabilidad.

― Bienvenidos a la Dama Alta. Actualmente no disponemos de habitaciones libres para nuevos clientes, pero, por favor, no perdáis la oportunidad de pasar por nuestra taberna. Hoy recomiendo especialmente el estofado de reno.

Cuando accedéis a la taberna, un agradable aire cálido os golpea las frías mejillas. Varias chimeneas caldean el ambiente en varios puntos clave. El lugar, al igual que la ciudad, está abarrotado: apenas se pueden ver dos o tres mesas libres. Pese a ello, se respira un ambiente tranquilo y pacífico; la gente conversa en un tono agradable y de manera bastante civilizada. En el centro hay un pequeño escenario circular donde un par de violinistas mejoran el ambiente con música tranquila. No os pasa desapercibido que en uno de los laterales de la estancia se encuentran algunos de los emisarios que visteis anteriormente, aunque no todos. Junto a ellos hay una enana que, en cuanto os ve, se levanta y se acerca a vosotros. Cuando se pone de pie entendéis el nombre del lugar, ya que mide más de metro sesenta.

― Buenas tardes, amigos. ¿Mesa para cinco? ― Se gira, mirando por encima el resto de mesas―. Sí, creo que podemos apañar algo. Seguidme.

La mujer os guía entre las mesas, colocándoos en una mesa a cierta distancia de la de los emisarios. Salta a la vista que algunos de ellos os miran con curiosidad y empiezan a cuchichear entre ellos. La posadera os sonríe, entregando una tablilla de madera fina donde aparecen diferentes platos y bebidas, con precios algo caros.

― ¿Qué van a tomar?

 

Algunas opciones incluidas en el menú:

- Estofado de reno – 1 mo

- Salmón a la plancha con finas hierbas – 6 mp

- Solomillo de jabalí – 4 mp

- Conejo al ajillo – 8 mc

- Sopa de verduras – 4 mc

El vaso de agua es gratis, pero hay otras opciones:

- Cerveza Martillo Trenzado – 2 mp

- Cerveza del Norte – 5 mc

- Vino de fuego – 3 mp

- Vino de secuoya – 4 mc

- Zumo de bayas – 2 mc

- Infusión de hierbas a elegir – 2 mc