Partida Rol por web

Nueva Orleans Nocturna

Delta Night

Cargando editor
Caroline Cargando pj
28814/15442489
26/12/2017, 03:36
Caroline

Por supuesto, tomar aire era una excusa para algo más. Necesitaba tomar distancia, observar la fiesta desde donde estaba cómoda; fuera de la misma. La sugerencia de Roger, la de fondo, no era mala… solo el momento. Además tenía que pensar en la manera de abordar las cosas.

De ahí que se anduviera hacia el lateral de la nave, para tener el panorama más amplio. Allí estaba Jane, y saludo a la joven con un cabeceo, pero no entro en conversación. Las personas que buscaban apartarse, por algo era… Además, a diferencia de ella, no miro hacia la relajante vista del puerto, sino dentro a la nave, a la pista y a los que por ella se movían, como así también a los que permanecían en las mesas.

Nada se desprendía de su mirada, solo cruzo los brazos y se relajó contra la barandilla mientras estudiaba las expresiones, calculando.  ¿Alguno de todos ellos serviría? Sus labios se fruncieron, especialmente al pasar por un par de rostros. Él no vendría esta noche, nunca había hecho algo así. Ojala fuera tan fácil…

Cargando editor
Fowler Cargando pj
28814/15442763
26/12/2017, 11:12
Fowler
Sólo para el director
- Tiradas (1)

Motivo: Inteligencia + Política (Jake)

Dificultad: 6

Tirada (5 dados): 10, 1, 6, 1, 10

Éxitos: 1

Cargando editor
Fowler Cargando pj
28814/15442780
26/12/2017, 11:30
Fowler

¿Defender a Morgaine? Como si esa zorra le necesitara. Normalmente disfrutaba de ver a quienes le rodeaban perder el control y ceder a sus instintos más bajos, pero esta noche, con ella, la cosa era muy distinta. El orgullo era un lastre, y comentarios como el que había oído podían recompensarse con un odio que durara sig…

Fowler ahogó un rugido, y aunque por un instante sus ojos se llenaron de rabia, él enseguida retomó el control. Eso no había sido un accidente. Jo aprovechó el momento para hacerse con el control, y él, sencillamente, se dejó llevar… hasta que mencionó a Viola. La alusión le sacudió, apartándole de la pista de baile por un instante. Le llevó unos segundos recomponerse. Carraspeó, antes de responder.

—Nada es gratis, pequeña, recuérdalo. Y recuerda también que Viola es más mía que tuya, exactamente igual que tú. No confundas mi benevolencia con libertad.

Recuerda que acabáis de hacer las paces, Fowl. Se esforzó en sonreír. 

—Hazme el favor de decirme qué saco yo de todo esto, anda. Lánzame un caramelito. Se me ocurre que podrías decirme cómo ganar ese jueguecito que has montado —aflojó la presión que hacía sobre su muñeca, dándole algo de margen—. No me mires así, Jo; sabes mejor que nadie que no estoy interesado en ganar… tan solo encontraré a alguien que sí. ¿Qué me dices, querida? 

Cargando editor
JoJo Baker Cargando pj
28814/15442803
26/12/2017, 11:39
JoJo Baker

Resoplo. Este cabrón nunca tiene suficiente. Siempre estira de la cuerda, pidiendo más, viendo cuánto puede tensarla antes de que rompa y le dé un latigazo en la cara.

-¿No te parece suficiente que el Príncipe convierta el Stoker's en un verdadero territorio neutral? ¿No te parece suficiente la publicidad que nos estamos haciendo esta noche? -Me dejo llevar por sus movimientos. Con el ejercicio tengo todavía más calor, y la sed me está quemando por dentro. Putain, dos días hace que no pruebo nada de vitae vampírica, y me está empezando a afectar. Las drogas mortales apenas le llegan a la suela de los zapatos; son como un trago de agua cuando en tu copa esperas encontrar un Chateau Lafite del 87. 

Sacudo la cabeza, provocando que un mechón de cabello rizado me caiga sobre la frente.

En serio, me cago en la puta. Esta no es la noche en la que sea buena idea jugar con mi paciencia, ni con mi generosidad. No voy a jugármela por un mamonazo sin corazón; no voy a poner en riesgo todo por lo que llevo trabajando toda la vida, sólo porque él quiera jugar a los businessmen.

Sin embargo...

-¿Qué pin te ha tocado? -Le pregunto, bajando aún más el tono de voz.

Cargando editor
Eris Grey Cargando pj
28814/15442871
26/12/2017, 12:04
Eris Grey

Mi expresión no varió lo más mínimo al ver al Brujah tan agresivo, incluso cuando decidió marcharse de allí farfullando y vomitando algunas palabras malsonantes. Vaya, pobre animalito, nunca podía haber supuesto que se tomaría aquel cumplido de una manera tan distinta a lo que yo misma imaginaba. Mucho semblante, mucho ego, muchos abdominales pero poco sentido del humor. 
Hubiera sido mejor que hubiera comentado la grandeza del tamaño de su miembro viril. A los muertos como él les infundía cierto rango de superioridad, aumentaba su autoestima y puede que eso le hubiera invitado a disfrutar de nuestra compañía.

Miré a Caroline, no quería que fuera partícipe de ningún conflicto, justo cuando Jasper me tomó entre sus brazos para sacarme a la pista de baile, abrazados y Rupert sentenció aquellas palabras para amainar el temporal. -Dentro de un rato bailarás conmigo -le dije a mi amiga con una pregunta indirecta y una amplia sonrisa en los labios, una petición dulce que dejaba entrever que me preocupaba por ella a pesar de que Ronald estuviera ahí como un buen pilar. Sabía que prefería mantenerse allí donde no llamara la atención, así que opté por no insistír mucho a pesar de que tenía en mente que se divirtiera durante la velada. Parecía que nadie sabía qué estábamos haciendo allí más allá de compartir el clasismo cainita de una manera encubierta como si fuéramos niños en un parbulario.
 

Entonces, mientras tomaba la mano de Jasper con una sonrisa, crucé mi mirada con Angélica y me dirigí a Jasper de nuevo -Además, tendrás que concederle un baile a la señorita Blake. Seguro que se quedará asombrada por tus dotes - comenté alegremente. - O puede que sea al revés.
Amaba a Jasper, por su puesto, y era evidente que nuestra relación era más profunda e intensa que una simple amistad, al igual que con Caroline, pero Jasper nunca había sido de mi propiedad, valoraba su libertad ante todo y que bailara con aquella mujer tan elegante no me supondría entrar en Frenesí

Sus manos calientes se posaron en mi cintura, y abracé su cuello rozando esos cabellos azules. Sus ojos negros parecían dos pozos profundos.Si pensaban que yo estaba demente es que no habían conocido al Ravnos -Vaya... no pensé que se tomaría aquello como un comentario racista. Puede que esté avergonzado por tener una piel tan pálida, ¿no crees? Tendré más cuidado la próxima vez, te lo prometo. -Me encogí de hombros agradecida. Los límites de aquel Brujah maniático habían quedado nítidos, aunque aquello me pareció extremadamente triste. A nuestro al rededor había más de una docena de cuerpos moviéndose al ritmo y la pista, sin duda, parecía más concurrido que el fumadero de opio. Puede que el magistral baile de Sebastian con aquel cisne hubieran sido suficientes para levantar los ánimos y las envidias de muchos vivos, claro.

Con cierta parsimonia, le di un beso en la mejilla a mi pareja mientras acercaba mi cuerpo al suyo con cierta intimidad. No había podido evitar percatarme de la novedad que se congregaba a nuestro al rededor. Las chaquetas de cuero eran bien vistas por Marcel. -Creo que esta velada esconde algo, Jasper. Los vivos lo pasarían en grande. 

- Tiradas (1)

Tirada oculta

Motivo: Percepción y alerta

Dificultad: 7

Tirada (7 dados): 7, 7, 8, 3, 1, 8, 4

Éxitos: 3

Cargando editor
Jerome  Faure Dumont Cargando pj
28814/15443028
26/12/2017, 13:57
Jerome Faure Dumont

Mientras la mesa se iba despoblando al partir algunos a la pista de Baile Jerome quedo pensativo, sintió el movimiento del barco comenzar a surcar las aguas y luego miro a Roxy por unos instantes – Cualquiera puede hacer negocios, lo importante es pisar firme cuando es requerido – Tras estas palabras el Vástago se puso de pie –Quizás podríamos hablar en privado luego, claro si me lo permite y posee ese tiempo -  tras gesto de la cabeza, el viejo partió hacia afuera de la embarcación.

Cargando editor
Jerome  Faure Dumont Cargando pj
28814/15443034
26/12/2017, 14:05
Jerome Faure Dumont
Sólo para el director

Una suave brisa golpeo el rostro del viejo mientras sus ojos contemplaban las luces de la ciudad al igual que también el lugar donde momentos antes se había encontrado, las manos del vástago tomaron la barandilla mientras el bastón reposaba junto a él. Esta ciudad no dejaba de sorprenderme al igual que los recién llegados, muchas caras nuevas y esa sensación de que los mismos quieren llevarse todo por delante; los viejos parecemos obsoletos ante ellos.

Un amago de suspiro quizás tan inconsciente como el haber aceptado la maldición de la sangre se hizo presente, Jerome y los años parecían ir de la mano entre aprendizaje y la esquiva de miradas que parecían sospechar.

Los dedos ahora recorrían la baranda mientras Du mont  se guiaba por ella hasta finalmente llegar a la cubierta principal.

Cargando editor
Fowler Cargando pj
28814/15443259
26/12/2017, 15:58
Fowler

Le molesta la idea, pero al final se rinde a sus deseos, y la sonrisa de Fowler se alarga aun más, llena de una maldad sincera. Esa es mi chica, piensa. Ahora tan solo queda buscar a alguien necesitado de un poco de ventaja, o con el deseo de asegurarse su victoria. Alguien lo suficientemente desesperado como para aceptar su oferta y entrar en el juego. ¿Pero quién? Su mirada se pasea por la sala una vez más, inspeccionando la multitud. Después vuelve el rostro hacia el de Jo, y le da un suave beso en la mejilla, aprovechando la cercanía para describir el pin que le habían dado. 

—Es parecido a una lupa, con una chapa de bronce, con un dibujo en relieve. Me han citado en el salón de la hélice, a las 12 le susurra, justo antes de hacerle dar otra vuelta más. Después, aprovecha que la suelta para sacar el pin y abrocharlo a la solapa de su chaqueta. 

 

Cargando editor
Sebastian Crawford Cargando pj
28814/15444887
27/12/2017, 02:53
Sebastian Crawford

De nuevo, los ojos de mi Sire no me demuestran nada. Siento angustia, sin saber si lo he decepcionado o si he estado a la altura de sus expectativas. La alternativa sería su indiferencia, y quizá esa sea la peor de las posibilidades. Después de un rato esperando unas palabras suyas que no llegan, me atrevo a sonreír.

Alan, deberíamos bailar tú y yo —propongo con cierta picardía en la mirada—. Todos lo están haciendo, y no pueden perderse a alguien como tú. Vamos.

Aunque intento aparentar confianza, en realidad estoy aguardando su respuesta como un cordero. ¿Cuándo se volvió tan frío? ¿Acaso no quiere demostrar lo que sucede en su interior, o realmente no ocurre nada?

Cargando editor
JoJo Baker Cargando pj
28814/15444897
27/12/2017, 02:53
JoJo Baker

Siento el suave roce de sus labios sobre mi mejilla como la fría y breve caricia de la lengua de un reptil. Me estremezco ante su contacto, mientras observo, decepcionada, el pin que le ha tocado por sorteo.

-Me temo que no puedo ayudarte, Gus -Confieso con voz queda, mientras regreso a sus brazos para continuar con el baile- Hay tres pruebas: una consiste en seducir, sin que lo sepa, a un invitado. La otra es una simple prueba de destreza. Y la tuya...  -Toco el metal pulido de la lupa con un dedo, levemente- Se trata de una búsqueda. Hay un objeto de gran valor escondido en el barco, pero ni siquiera yo sé dónde. Es una estaca de madera hecha con la santa cruz. O al menos, eso dicen. El premio para la prueba de destreza es una baraja de cartas perteneciente a Marie Laveau. Y el de la seducción... 

Me muerdo el labio inferior; en cualquier caso, no es relevante. Me separo de él unos instantes, para improvisar unos movimientos sensuales con la cadera. Sí, no es relevante. Cambiemos de tema.

-Lo siento. Es toda la información que puedo darte. Si tienes buena puntería podrías intentar cambiar tu pin por alguien que lleve uno de un arco y unas flechas, e intentar conseguir el premio. Y si no... simplemente, dedícate a buscar. Cuentas con un par de horas de ventaja. 

Me odio por hacer esto. Se suponía que los juegos eran para que la gente se entretuviera, para obligar a los cainitas a relacionarse entre ellos y moverse por el barco. Traicionar mi propia diversión sólo por el placer y capricho de Fowler simplemente... me hace avergonzarme de mí misma.

-¿Qué hay de mi caramelito, pues? -Suspiro, finalmente- ¿Ningún beneficio por información privilegiada?

 ¿Ningún beneficio por ser la ramera a la que recurres cuando no te queda nadie más? ¿Ninguna palmadita en la espalda por traicionar mi propio trabajo al son del tintineo de mis grilletes invisibles?

Cargando editor
Angélica Blake Cargando pj
28814/15444900
27/12/2017, 02:47
Angélica Blake

Alcé las cejas manteniendo la sonrisa pero por dentro me empecé a corroer. El chiquillo este no solo me dejaba con la invitación en la boca y la mano extendida a la nada, si no que sacaba a Eris a bailar delante de mí y ella me decía que luego podría descubrir las dotes de baile de su amigo después de que ella bailara con él... Si hay algo que Angélica Blake no es, es ser plato de segunda. No necesitaba la limosna de un baile de nadie y esto no era una cuestión de amistad ni siquiera de simpatía, si no de estatus. Definitivamente tendría que hablar con Julian más tarde para que aleccione a su chiquilla mejor...

Sonrío parpadeando suavemente, como lo hubiera hecho Marlene Dietrich en algún filme -Pues quizás más tarde no tenga tiempo de averiguarlo -musito como si no me importara en lo más mínimo -O no lo desee -los miro y me levanto de la mesa esperando que nadie haya notado todo esto porque de otro modo mi fama me obligaría a tener que hacer cosas que no deseo para mantener mi reputación, ¿Qué harían aquellos que tengo bajo el talón si supieran que unos chiquillos me hicieron pasar por esta situación casi colegial?

-Si me disculpan -dije y me alejé en dirección al centro del salón.

Cargando editor
Angélica Blake Cargando pj
28814/15444958
27/12/2017, 03:11
Angélica Blake

Me levanté de la mesa con una expresión indescifrable y me dirigí al centro del salón para recorrer las mesas, con suerte encontraría una charla que valiera la pena y si no, que me diera información valiosa. Mis caderas se contonearon por la pista dejando que mis zapatos siguieran el ritmo de la música a mi alrededor hasta que de pronto tuve la impresión de que todo aquello era un espectáculo banal y que yo misma formaba parte de una charada que se llamaba no-vida.

Fui a la barra y me pedí un Long Island Iced Tea para exorcizar el mal presagio del momento y me acomodé allí con los codos en la barra esperando que algo o alguien se ganara mi atención.

Cargando editor
Marcel Guilbeau Cargando pj
28814/15446275
27/12/2017, 19:13
Marcel Guilbeau

Sois bienvenido a mi ciudad, respetad sus normas y no tendréis problemas. 

La noche es larga, Shane, tal vez más adelante podamos hablar de esa carta. 

Por el momento mi deseo es que disfrute de la fiesta. 

Cargando editor
Julia Cammeron Cargando pj
28814/15446288
27/12/2017, 19:15
Julia Cammeron

Tardo unos instantes en reaccionar tras el baile, realmente ha sido algo... no tengo palabras, miro a mis lados, a Morgaine y Alan, que permanecen inmutables, inescrutables, envidio y temo esa capacidad a partes iguales. ¿Será que no sienten nada de verdad? ¿o que no la manifiestan?

Me adelanto un poco en la mesa para hablar con Sebastian. 

A mi me ha encantado Sebastian, bailar, como tu lo haces es pura poesía. Al final va a tener razón Jeremiah, casi no he podido reaccionar, pero no por los ojos de Lavonne, si no por tus hipnóticos pasos. 

 

Cargando editor
Alan Thomson Cargando pj
28814/15446304
27/12/2017, 19:20
Alan Thomson

No creo que las palabras de la joven califiquen de una manera fidedigna a mi chiquillo. ¿Por qué hablar si no vas a poder expresar en palabras una descripción adecuada a la maravilla que acabamos de presenciar?

Alan, deberíamos bailar tú y yo

Asiento y le miro a los ojos. 

No soy un digno lienzo para ti Sebastian. Nadie de esta sala lo es. 

Cargando editor
Jeremiah Ulric Vaughan Cargando pj
28814/15446337
27/12/2017, 19:25
Jeremiah Ulric Vaughan

Mientras bailamos intenta sonsacarme, sabe que ha hecho mal y ahora esta como una zorrita arrastrándose por el perdón, no te llegará tan fácil. Giramos y giramos, dominando la pista de baile, el resto no son rivales para nosotros dos. 

¿Qué habrías hecho tú en mi lugar?

¿Qué habría hecho? ¿Qué habría hecho? pues no cabrear a Morgaine, no pavonearme delante de ella, no mostrar un abanico de emociones para hacerte y hacerme vulnerable. 

Entonces me mira con sus penetrantes ojos azules cargados de culpabilidad, acaricio el óvalo de su rostro y la beso, deteniendo el baile. Apenas es un simple roce, y cuando abro los ojos la contemplo delante mío, mía, como una diosa. Mía. 

No pasa nada, todo está bien, tranquila. 

 

Cargando editor
Sebastian Crawford Cargando pj
28814/15446406
27/12/2017, 19:51
Sebastian Crawford

Sonrío cordialmente como señal de agradecimiento a los elogios de la acompañante de Morgaine. Sin embargo, sus palabras no significan nada para mí, pues es la respuesta de mi Sire la que espero con ansia. Cuando esta llega finalmente, a pesar de que puede leerse como una alabanza por la que debería enorgullecerme, no puedo evitar sentir una punzada de amargura. Tal vez estoy siendo demasiado aprensivo, pero me da la impresión de que Alan me está rechazando. Una vez más. Con su mirada displicente y sus palabras de voz tan dulce como la miel, me niega el deseo de compartir esta velada con él en la pista, donde todos puedan vernos.

¿Qué ha cambiado?

Muchas gracias —le contesto tras unos breves instantes de silencio. Luego miro a Julia, y sonrío con calidez—. A los dos. Palabras como las vuestras son las que me impulsan a continuar dedicándose a la que siempre ha sido mi mayor pasión. —Mis ojos se pierden entonces en la barra, donde reconozco a una figura familiar. Me aclaro la voz—. ¿Me disculpáis un momento? He visto a alguien a quien me gustaría saludar.

Me levanto haciendo una leve inclinación y me marcho, con un sabor agridulce en la boca.

Cargando editor
Sebastian Crawford Cargando pj
28814/15446434
27/12/2017, 20:00
Sebastian Crawford

Tras despedirme cordialmente de mis acompañantes, me levanto de mi mesa y me dirijo hacia la barra del salón, donde he visto a una persona a la que conocí hace algún tiempo. Al fin tengo tiempo para saludar a algunos de mis conocidos que también han sido invitados a la fiesta a bordo del Delta Night.

Cargando editor
Sebastian Crawford Cargando pj
28814/15446504
27/12/2017, 20:24
Sebastian Crawford

Buenas noches, señorita Blake —saludo a la elegante mujer con una sonrisa, recordando la agradable conversación que mantuvimos en el NOMA—. La he visto en cuanto ha llegado, pero hasta ahora no he podido librarme de la tela de araña en la que mis mayores me han atrapado. ¿Le importa si la acompaño? —Cuando veo la copa frente a Angélica, llamo al camarero con un gesto discreto de la mano—. Póngame una de lo mismo que está tomando la señorita, por favor. Muchas gracias. —Apoyando un brazo en la barra, miro a Blake a los ojos, sintiendo una vez más esa familiar sensación de vértigo que uno tiene al contemplar la profunda entrada de una gruta sin saber qué puede esconderse en su interior—. ¿Debo asumir que nadie se ha atrevido aún a invitarla a bailar?

A decir verdad, me iría bien tener una charla amistosa con alguien que no intente manipularme o tenderme una trampa.

Cargando editor
Lavonne Drummond Cargando pj
28814/15446667
27/12/2017, 21:15
Lavonne Drummond

Ese era el truco maestro que, como mago, había aprendido y perfeccionado en el transcurso de las décadas. Y es que Lavonne no era particularmente difícil de contentar, mucho menos cuando se trataba de Jeremiah. Bastaba un beso, una caricia amable acompañada de las palabras adecuadas para disipar la espesa niebla que empantanaba sus preocupaciones. Sin embargo, no siempre era así, y aquella vez, bajo el velo de adoración quedó una pequeñísima disrupción, una leve huella que emulaba la molestia de un picor insolente del que no podía deshacerse. Nada reseñable, todavía, que no pudiese pasar absolutamente inadvertido.

Sonrió con delicadeza, mirándole a los ojos de nuevo y ladeando la cabeza para prolongar la caricia de sus dedos sobre su mejilla. Después se acercó a su oído, dejando un beso en la curvatura de su mandíbula.

-Gracias. Por todo -repitió, y no especificó el qué ni necesitó hacerlo, borrando seguidamente el rastro de carmín con los dedos. No importaba dónde estuviesen, su piel siempre resultaba fría como la mañana.

Suspiró por la nariz levemente, sobre su cuello, y sucesivamente sus ojos captaron la presencia de Sebastian cruzando la pista hasta reunirse con Angélica en la barra. Lo pensó un instante y lo desechó al siguiente, perdiéndose entre el resto de parejas que revoloteaban a su alrededor. No conocía prácticamente a ninguno, y el pensamiento de una larga sucesión de introducciones entre aquel momento y los juegos no le resultó apetecible en exceso. Morgiane había sido más que suficiente por un rato.

-Amor. ¿Sería muy descarado si me ausento un momento? Me siento asfixiada con tanta gente… Quiero ver las luces de Nueva Orleans mientras partimos. ¿Quieres venir? -preguntó con dulzura. El Delta Night estaba partiendo y auguraba un paisaje insólitamente hermoso con el ruido del Carnaval de fondo, donde las luces se disipaban en colores imposibles.