Partida Rol por web

Penny Dreadful: 1°Temporada.

4. A Little Piece of time

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490088
14/03/2016, 21:55
Alice L. Badcock

Alice toma las manos de Edward y las recoge con sumo cuidado mientras las besa.

- Mi querido Edward, es la hora de que sepan la verdad en todo esto. No solo tengo fe en tu conociemnto, tmbien tengo fe en ellos. Acompáñame Edward. Necesitare de tí para que me acerques al resto.- Pide educadamente Alice con un semblante triste, por primera vez.

Se levanta de la silla de ruedas , y bajo el apoyo de Edward, se acerca a cada uno de vosotros lentamente hasta que queda situada justo en el centro de vosotros, como si hubierais formado un circulo a su alrededor. Pausadamente levanta la manos para tranquilizar tanto a Agnes como a Noah.

-Primeramente quiero que sepáis que todo lo que voy a contar a continuación es cierto y deberíais creerme por el bien de todos. El de todos.- Alices mueve la cabeza de forma lenta como solo los invidentes pueden hacerlo. Como si escuchara vuestros pensamientos. Cada palabra que pensáis en ese mismo momento parece que llama su atención y atiende a vuestra llamada.

Se pone la mas manos en la cabeza, como intentando disipar un lejano dolor de cabeza, y es entonces cuando todos sentís algo. Cada uno algo distinto y especial. Y tras un corto silencio, pero que a todos se os ha echo eterno empieza a hablar.

-Todos lo que estamos aquí, poseemos ciertas... habilidades...y secretos. Lo pueden creer o no. Pero no nieguen a su propia alma ciertas cosas que son evidentes. Todos ocultamos algo. Todos anhelamos cosas. Y ese deseo eles el que nos hace tan especiales. - Alice hace una pausa para "mirarlos" a todos una vez mas.- Yo conozco todos sus secretos. Todas vuestras necesidades y deseos. y ustedes saben que es cierto. En el fondo de su ser saben que lo que digo es totalmente cierto.

Busca la mano de Edward que esta cerca de el y la agarra con fuerza.

- Por eso mismo conozco del secreto de Edward , y pese a que jure nunca desvelar los secretos de los demás, en esta ocasión , por el bien de todos nosotros tendré que desvelar el suyo, pues concierne a nuestras vidas... incluso a la suya propia.

 

Notas de juego

1/2

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490152
14/03/2016, 22:25
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. COmo nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Ashley.. Conozco tu secreto igual que conozco tus deseo de tener una familia, una casa donde poder dormir un día tranquilamente, sin necesidad de dormir en un árbol, o temer por el frio de la calle. Nunca nadie mas te pedirá nada. La muerte de aquella persona fue un error, pero tu corazón es puro y yo haré lo que este en mi mano para que esa deuda este saldada para siempre. Desde hoy en adelante mi casa es tu casa, si quieres vivir en ella... nunca jamas tendrás que  pedir como un gato.

Pero necesito que nos ayudes... Ashley, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Edward Wesley Cargando pj
26186/13490376
14/03/2016, 23:19
Edward Wesley

Su rostro palideció cuando Alice anticipó que diría su secreto ante todos. No era por toda esa gente que los rodeaba que sentía incomodidad, después de todo había visto a cada uno y sabía de lo que eran capaces, tampoco por el señor Poe porque él no lo creería, sino por Elijah. Miró fijamente a su socio con ojos apesadumbrados, le hubiese gustado llevarse ese secreto a la tumba, pero algo dentro de sí le decía que ese joven ya lo sabía.

Guardó silencio, con sus manos tensas sosteniendo a Alice, mientras esperaba las palabras que no quería oír.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490465
14/03/2016, 23:44
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. Como nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Noah.... sientes temor, miedo e ira a partes iguales. Tu ser se mueve por venganza. Yo no te prometo tener venganza, pero si se donde  encontrar a uno de los Cunningham. Lo que hagas con el es cosa tuya... Pero el destino juega en tu contra, Noah. Cuanto mas cerca estes de él, mas cerca estaras de la muerte.. de la de todos.

Necesito que nos ayudes... Noah, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490508
14/03/2016, 23:45
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. Como nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Tu hermana esta alli, cerca de Alice, que parece estar iluminada por una luz celestial. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Ashley... Conozco tu secreto igual que conozco tus deseo de tener una familia de nuevo. Es una pesada carga tener el don de tu hermana y no saber donde o no usarlo. Esos ojos del mas allá te permiten ver lo que los demas no. ¿Y si te dijera que puedo devolverte la vista? Sin esas visiones.. sin esa maldición. Vivir una vida tranquila y cómoda. Por otro lado, mi querida amiga, tu hermana te espera en el mas allá. Sin remedio podrías morir...

Necesito que nos ayudes... Agnes, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490543
14/03/2016, 23:53
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. Como nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Señor William... Conozco su secreto igual que conozco tus deseos mas oscuros y tus sentimientos mas ocultos. Se que  te importa lo que digan de ti, pero también se que para llegar a donde estas has tenido que hacer daño... mucho daño. Tu adicción al veneno y las serpientes te hacen un ser extraño y escurridizo. Pero cuanto tiempo podrás seguir así? ¿Cuanto tiempo podrás seguir ocultándote. Tu verdadero ser... Quítate esa camisa como una serpiente lo haría, Will. Avanza, en tu vida! Eres mas de lo que imaginas y podrías llegar a ser alguien Will.¡¡ Yo te ayudaría!! No necesitaras nunca mas acostarte con nadie. ¡¡Solo con quien tu quieras!!!

Pero necesito que nos ayudes... William, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490580
15/03/2016, 00:00
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. COmo nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Victor... no temas, pequeño. Conozco tu secreto igual que conozco tus deseo de tener una familia, una casa donde poder dormir un día tranquilamente, sin necesidad de tener pesadillas. El niño perdido  ha sido hasta el día de hoy tu mejor guía, pero también sabes que mientras el siga contigo tu ira seguirá creciendo cada día un poco mas. Tus deseas son mas fuertes, pero.. que harás cuando tu conciencia pueda contigo y no puedas siquiera soportar lo que les haces a tu actual familia? Quieres que tu hermanita este cerca cuando explotes? Si los quieres de verdad deberías dejarlos ir. Quieres ante todo saber quien es tu padre y tu madre. Yo se quien es tu madre... y quien era tu padre también. Están tan cerca....

Pero necesito que nos ayudes... Victor, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490594
15/03/2016, 00:05
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. Como nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Genevieve... Conozco tu secreto igual que conozco tus deseos de encontrar a tu madre. No temas , amiga mía. Se del trato que hicíste con Annis. Se que quieres mi cabeza y te prometo que cuando todo esto acabe, te la daré si con ello conseguimos salvar a los demás. Salvaremos a tu madre, Genevieve. Solo debes decidir... yo no me opondré a mi propia muerte bajo tus manos si con ello recuperas a tu madre.

Pero necesito que nos ayudes... Genevieve, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. No podrás salvar a tu madre si no te salvas a ti misma primero. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Notas de juego

Arreglado. Perdooooon xD

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13490616
15/03/2016, 00:10
Alice L. Badcock

Alice posa su alma en ti y ve la tuya.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. COmo nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Lazslo.. Conozco tu secreto igual que conozco tus deseo de tener una familia, una casa donde poder dormir un día tranquilamente, sin necesidad de dormir en una caravana. Amas a los animales mas que a nada en el mundo, pero, por otro lado... también deseas ser amado por un corazón humano. Se lo que has sentido en el sueño por Edith. Aun no entiendes , pero pronto lo sabrás. Se que la amas, Laszlo, aun cuando ella desconoce de ti. Dicen que el destino teje hilos de plata, y que si uno se rompe otro ocupa su lugar. También dicen que el hilo que se rompe, nunca se pierde, solo sigue ahí, a la espera que alguien lo vuelva a hilar... Hila tu destino Lazslo!! Ama!!

Pero necesito que nos ayudes... Laszlo, tu muerte es tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!!-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad.

Cargando editor
Dean Winchester Cargando pj
26186/13498093
16/03/2016, 22:13
Dean Winchester

Tras un breve instante, justo antes de que la señorita Alice comience a hablar, suena la campana de la puerta. Seguramente por ultima vez en el día.

Lorina  parece sacada de su estupor, y acude rápidamente a abrir la puerta, mascullando algo sobre interrupciones y locuras de sueños de niña pequeña.

- Es el... Ha llegado.- Comenta Alice susurrando levemente. Sin embargo, esta vez Alice esta nerviosa y la veis bastante intimidada. Esa paz que antes radiaba se ha convertido en nerviosismo.

Por la puerta de la habitación entra un hombre medianamente alto. Sus ropas denotan nobleza, aunque en este caso ha optado por una ropa mas cómoda que elegante. Tiene en su mano un bastón con cabeza ornamental lacada en plata. El hombre sin duda ninguna, observa al entrar a todos los presentes. Su mirada no dice nada. Nada. Absolutamente no hace ningún gesto ni podéis adivinarlo. Parece un hombre carente de sentimientos, aunque al darse cuenta de como lo miráis todo, hace una leve sonrisa.

 

Notas de juego

Bueno, chicos, aquì os presento a Mordred^^

Quien quiera postear puede hacerlo XD.

Yo enseguida continuo, que se que estáis ansiosos :P

Cargando editor
Mordred Le Fay Cargando pj
26186/13498359
16/03/2016, 22:42
Mordred Le Fay

Había entrado. Ningún problema, ningún contratiempo. Y nada inusual. Como si aquello no hubiera pasado. Una casa más, una criada más, un salón... No. No era un salón más. El mueble quizá no era el emisor de la peculiaridad. No. No las paredes ni el suelo ni el techo... Sino lo que confinaban. Miró a cada persona, sin inmutarse. Pasó detenida y casi descaradamente por todos.
Las damas eran interesantes, sumamente bellas. Los varones, distintivos y sobresalientes. Se detuvo especialmente en el niño y el enano.
Luego, en Agnes y en Noah.
Conocía sus nombres, y sus rostros, como si fuesen amigos... Pero nunca antes los había visto en persona. Jamás había hablado con ellos, ni conocía sus historias. Sólo aquello.
Y finalmente, en Edward y Alice. Fue entonces cuando se percató de las miradas y de la tensión del ambiente. Decidió gozar de ello. Esbozó una leve sonrisa y empezó a caminar hacia Alice.
Su paso era casi etéreo, el de un fantasma en prendas. Sus pies se deslizaban como en un baile por el suelo. A la vez, y dando contraria impresión, el bastón tocaba suelo una y otra vez: "¡Toc!¡Toc!¡Toc...!".
Vio que la dama era ciega, al acercarse, y con suma compasión su alma se calentó y, al menos hacia ella, su gesto se aligeró. Guardó el baston bajo un brazo y tomó una mano de la mujer, calentándola con las suyas.
-Enchanté, m...-se detuvo, pensando que no se le veía para nada mayor; no era una madame, sino una...-mademoiselle Alice. Ya sabe usted mi nombre, mi voz, mi ... No, no creo que conozca mi rostro. Perdóneme la osadía, pero va a sentir el rostro de Mordred Le Fay. Sólo así, confío en que me conocerá de verdad. Quizá así, sepa a qué he venido...- las últimas palabras fueron apagadas y levemente macabras, como si tuviesen una carga horripilante, quizá no tanto por "el porqué" sino por el "quién".
Con una mano llevó la de ella a su rostro, sintiendo el tacto de sus dedos finos y buscando transmitir, de alguna forma, sin hablar, sus pensamientos.
Mordred no necesitaba mucho para atar cabos y ya había visto suficiente como para entender que aquella mujer no era normal. Mientras estaba llegando al hogar de la señorita Alice, había dado muchas vueltas al asunto y llegó a la conclusión de que debía poner a prueba a la dama, de alguna forma. Si no, si no había sido ella la autora de aquello, estaba él en apuros. De todas formas, pensó que con todo ese entourage, algo estaba pasando. Su mundo estaba siendo reemplazado poco a poco por otro, uno que no estaba seguro de desear...
-Este ... Soy yo, mademoiselle.-susurró delicadamente , como significante contrapunto al nerviosismo de ella. Dudaba de la razón de la actitud de Alice, se ese estado de ánimo. Entonces, pensó en el extraño suceso, buscando alguna respuesta en los ojos sin luz de la mujer, o en su expresión, en su piel o en su tensión , la que sentía en su muñeca.

Cargando editor
Will Blunt Cargando pj
26186/13498602
16/03/2016, 23:46
Will Blunt

William paseó su mirada por la habitación, siguiendo los pasos de Alice Baddock. -¿Pero de qué está habland... oh...?- fue lo que llegó a decir antes de que la cara se le cambiara, y su expresión pasara a ser de trance. Una sonrisilla tonta se le dibujó, sin que se diera cuenta. Parecía sentirse... cálido... como cuando su madre lo abrazaba. No parecía salir del trance, pero su cara cambió para arrugarse levemente y dejar caer un par de lágrimas. 

Cuando pareció volver en sí, se tocó la cara comprobando qué era lo que había humedecido sus mejillas. Al darse cuenta de que se le habían escapado dos lágrimas, las secó rápidamente y se repuso. -*¡¿Qué demonios acaba de ser eso?!*- pensó. Miró de nuevo a todos lados y se colocó. Tras esto, puso toda su atención en la señorita Baddock. Como se movía y lo que decía.

Sin embargo, algo requirió que disipara su atención de la Srta. Baddock: ¡La otra Srta. Baddock! Pues al parecer, aún quedaba gente por unirse a aquella particular fiesta de sucesos extraños. Y es que Lorina Baddock trajo consigo un nuevo invitado. Aquel señor tenía un aire misterioso, peculiar, extraño... Algo que hizo que a William se le erizaran los pelos, ¿o quizás era lo que había pasado hacía sólo unos segundos? ¿Qué mas daba? La cuestión es que tenía los pelos como escarpias. Buscó un punto estratégico en la habitación, y vio cómo aquel hombre analizaba a todos los presentes, sin dejárselo tampoco a él, por supuesto. Sin borrar la cara, ni la sonrisa, de amabilidad que le caracterizaban se volvió a centrar en Alice Baddock cuando el nuevo caballero se acercó a ella.

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13498662
17/03/2016, 00:09
Alice L. Badcock

Alice esta turbada,  y mucho mas aún cuando te acercas a besar su mano. Pero en ese instante, mientras toca tu rostro ocurre algo.

Alice posa su alma en ti y ve la tuya. No sabe lo que piensas. Ni mucho menos. Pero es tu corazón lo que vé. Tu negro y jodido corazón. La antesala del tu alma.

En tu cabeza resuena una voz, dulce y delicada. Como nunca antes habrías oído. Esta llena de pasión , amor y tranquilidad. En ese momento , que se te antoja eterno piensas que todo carece de sentido. Sientes como unas manos recogen tu ser y te envuelves en sus brazos. Algo que nunca habías sentido antes, y ese susurro que te llama, delicadamente. Alice te habla directamente al corazón y no hay nada que puedas hacer, pero tampoco te importa, pues es el sonido de la voz mas hermosa que nunca antes hubieras oído.

- Mordred... Conozco tu secreto igual que conozco tus deseos de purificar al hombre. Me aterras, Mordred. Lo que has hecho me llena de pena y desearía que nunca hubieras entrado por esa puerta. Mi alma se resquebraja bajo el peso de la tuya... y tu corazón me dice que hay algo mas en todo esto que no llego a entender. Tu mente está confundida y no sabe lo que esta bien del mal. Aunque lo que para ti esta bien, para ellos este mal. En tu mente eso es una dimensión desconocida, y la justicia de Dios hará lo que pueda por tu alma, aunque tu creas ser el heraldo del señor.

Pero necesito que nos ayudes... Mordred, tu muerte podría ser tan cierta como la mía y la de todos los presentes. Ayúdame!! Tu corazon se esta volviendo negro como el de... ella. Solo puedo rezar por ti. No puedo ofrecerte mas a cambio de tu ayuda.-

Alice  suelta  ese abrazo tan cálido y deja que tu mente vuelva a la realidad, auque esta tremendamente asustada.

Cargando editor
Mordred Le Fay Cargando pj
26186/13498780
17/03/2016, 00:29
Mordred Le Fay

Sonrió ante el tacto, quebrando la fachada de frialdad.
Miró a Alice a los ojos y, si bien sabía que su vista estaba nublada, entendía en ese momento qué y cómo podía ver.
Besó con gentileza la mano y susurró, casi como si de un espectro se tratase. Su voz era suave, calmada y, a la vez, cruel. Pero no hacia ella. ¡Oh, no! Y, de repente, parecía tener mucho más de sus veinte años.
Si ella había sido cálida y llenó el ser de Mordred con conforte y bienestar, él , con su voz, su susurro y su gesto, buscaba un efecto parecido, el de un abrazo reconfortante, si bien era distinto. Quizá hipnótico, o tal vez imperativo...
-Mi corazón es negro, sí, y el tuyo precioso y gentil. Pero es el tuyo iluso e inocente, y el mío cruel y despierto. No hay bondad ahí donde tú la buscaste, ni donde yo mismo lo hice. Aquellos seres no son buenos, ni humanos. Y créeme, Alice, he visto mundo y he conocido a personas. No dejes que mi edad te sea guía y punto de mira. Deja que mis recuerdos lo sean. Si... Si has visto quién soy, sabrás qué he vivido. Y no yo, sino los que estuvieron antes de mi, y los que están por venir... Sé demasiado bien que quizá mis actos no son ortodoxos, no los más bellos y pulcros. Sé que aquello es ajeno a la humanidad, y que a ti te aterra. Pero es una carga que he tomado y no pienso abandonar.-volvió a besar la mano y cerró los ojos, como si esperase a que de nuevo ella le hablase de forma tan inusual.
-Y mi alma ha pecado, pero no por lo que tú piensas. Te ruego no temas. La mente que está confundida es la tuya. Y si bien tu alma se resquebraja bajo el peso de la mía, mi ánima se doblega ante la tuya. Es una carga pesadísima la que has de llevar. Te admiro, y a la vez me llenas tú a mi de pena. Yo también sólo puedo rezar por ti, para que tu alma encuentre su paz con este don, o esta maldición que tienes.-suspiró.
-Estoy a su disposición, mademoiselle.-dijo en alto, ya para todos, y haciendo oficial su inscripción a la compañía.-Pero espero que comprenda, señorita Badcock, que mi lealtad es sólo hacia usted.-recalcó aquello, volviendo a un tono neutral. -Pero ignoro cómo quiere que la apoye.-miró entonces a Edward, quizá buscando la respuesta en él. Hacia los demás no se volvió a dirigir.

Cargando editor
Noah Cone Cargando pj
26186/13499175
17/03/2016, 04:58
Noah Cone

Por primera vez en mucho tiempo Noah sintió una cálida sensación en su alma. Sólo duró un momento, pero dejo una impronta en su corazón.

Durante años había desconfiado de la gente, desde antes incluso de que todas las muertes se sucedieran en su camino. Pero por una vez confiaba ciegamente, sabía que Alice no le mentía y, por lo tanto, que le daría una pista que venía buscando desde hacia tiempo. Pero para ello debía ayudarla.

Iba a decir algo cuando entró el desconocido. Su caminar sombrío y su cháchara le hacían desconfiar de ese personaje. Mordred Le Fay, decía que se llamaba. Lo recordaría. A medida que el caballero hablaba iba recelando más de él. No dejaría que hiciera daño a Alice.

Cargando editor
Laszlo Kusztor Cargando pj
26186/13500511
17/03/2016, 15:53
Laszlo Kusztor

Alice me acaba de romper por dentro. Ha hecho emerger todos mis anhelos a la superficie. Se me caen las lagrimas , me ha desnudado sin remision. Solo quiero que me amen y ella lo sabe. Estoy en sus manos. No se que necesita de mi pero hare lo que me pida. Es la unica persona que ha escarbado en mis entrañas. No se de que hablan todas estas personas, tampoco me importa. A su lado , y al de Genevieve ,me siento un tipo gigante. 

Cargando editor
Alice L. Badcock Cargando pj
26186/13502333
17/03/2016, 23:54
Alice L. Badcock

Alice se muestra algo confusa con la palabras de Mordred, pero finalmente asiente y le dedica una cálida sonrisa.

-Bienvenido sea, señor Le Fay.- Dice Alice mientras tantea para encontrar los brazos de Edward.

Cuando los encuentra, comienza a hablar al resto.

- Seria totalmente injusto desvelar el secreto del señor Wesley si no revelase el mio propio. Asi que, les pido, por la seguridad de todos los presentes, que presten atencion a lo que van a oir de nuestras bocas, y, guarden nuestros secretos. Sus vidas dependen de ello. - Alice aprieta fuertemente el brazo de Edward, como  esperando su protección. -Discúlpeme señor Wesley. Pero esto parece inevitable.

 

-Sepan ustedes que lo que les voy a contar es totalmente cierto. Pueden creerlo o no, son libres de hacer lo que dispongan... sin embargo les pediría que mantuvieran su mente abierta. Aun hay secretos en este mundo que carecen de nuestra comprensión, y este es uno de ellos, mis queridos amigos.

El señor Wesley posee la extraña y magnifica habilidad de viajar en el tiempo. Sin embargo sus habilidades están enormemente limitadas. Su viaje tan solo puede durar un dia.. dos a lo sumo. Y después regresa a su tiempo actual. al nuestro. Se que suena a cuento de niños, pero , créanme, yo misma sentí como lo podía hacer.

En el ultimo de sus viajes presencio algo: La muerte de mi hermana Edith en 12 horas. Las proximas 12 horas. A su regreso trajo consigo un periodico local, el periódico que el inspector Clarence les ha enseñado. En el, la muerte de Edith se hacia real. La causa de su muerte sería todo un misterio, y seria cuna de divagaciones y conjeturas sobre una nueva victima de Jack el Destripador. El señor Wesley, alarmado vino a vernos y nos contó lo sucedido. Me abrió su corazón y le pedí, que fuera mas allá de su anterior viaje. Quizá fue demasiado lejos .... lo que trajo consigo al volver fue el verdadero conocimiento de sus muertes. Las de todos los presentes. Quizá en 24 horas estemos todos muertos.

¿La causas? Creo que ya han tenido la mala fortuna de encontrarse con una vieja conocida mía... Annis Black.

El hecho de que esta noche hayan tenido todos una extraña pesadilla es por mi culpa. Tengo la habilidad de hablar a los corazones de la gente, y ademas, puedo juntarlos en sueños. Pensé que si se unían , aun en sueños, serian mas fuertes y podría prevenirles de sus muertes. Pero he fallado. Lamentablemente solo he conseguido lo contrario. Annis se introdujo a través mía en todos sus sueños, quedando de esta manera alertada y ustedes... a merced de sus mas oscuros deseos.

Ella les ha dejado ver lo que desea. Y esta claro, que su próxima victima es, sin duda ninguna, mi hermana Edith. Lo cual confirma que tras ella... la seguirán ustedes. Y así, el viaje del señor Wesley, es la profecía de lo que está por venir... si no lo paramos.-

Alice teminó su relato exhausta. No sabía si la creerían o no. Pero ya no había marcha atrás. Si la tomaban por loca o no poco importaba. Solo deseaba salvar la vida  a todas aquellas personas.

Notas de juego

2/2

Perdon por tardan tanto ^^

Espero que os este gustando, se que es una fantasia pero... ¿y que no lo es ? ;)

Cargando editor
Ashley Septen Cargando pj
26186/13502496
18/03/2016, 01:44
Ashley Septen

La mayoría estábamos callados intentando asimilar la extrañeza y el estupor de encontrarnos allí sin saber nada más. Algunos parecían conocerse entre sí y, afortunadamente, había unos pocos que parecían llevar la voz cantante lo que hacía que yo no tuviese que abrir la boca.

Y daba igual porque las palabras de Alice me hubieran enmudecido aunque yo hubiera sido la más parlanchina del lugar. En primer lugar me recorrió un escalofrío de la cabeza a los pies cuando mencionó lo de las habilidades y los secretos. Miré a mi alrededor buscando inconscientemente una forma de salir de allí, de huir rápido y lejos pero los pies no me respondían. Parecían clavados al suelo.

En ese momento algo aún más raro ocurrió. Comencé a temblar, con la mirada ida y los ojos brillantes a punto de romper a llorar.

Imaginad que sois niños y os habéis perdido. Os sentís solos y asustados. Lloráis. Buscáis una cara conocida pero no la encontráis. Comenzáis a vagar por las calles buscando a esa persona especial. Y al fin la encontráis. Todo el mundo se ha perdido alguna vez. Intentad recordar cómo os sentisteis cuando encontrasteis a vuestra madre y la estrechasteis con vuestros brazos sintiendo el cálido abrazo y el amor que sólo una madre puede dar.

Y ahora imaginad la sensación si habéis sido huérfana desde que recordáis.

Las lágrimas caían por mis mejillas sin que moviera un solo músculo para impedirlo. Tenía miedo de que si me movía se perdiera aquella sensación. Me quedé allí plantada, de pie, como un pajarillo con el corazón latiendo desbocado hasta que toda aquella sensación desapareció de pronto. Como si nunca hubiera estado allí.

Fue desolador.

Avergonzada miré discretamente a mi alrededor mientras me secaba los ojos en la sucia manga de mi camisa. Y justo en ese momento pude ver entrar a un caballero con porte distinguido que caminaba con un bastón aunque no parecía necesitarlo.

Cada vez entendía menos. Alice reveló su secreto y el del señor Weasley. Extrañamente, y en contra de toda lógica, les creí. Quizás yo también tenía mi pequeño secreto que ocultar y que hacía más fácil que temas como los viajes al pasado o hablar en la cabeza de la gente fueran más fáciles de encajar.

¿Entonces todo ha sido un sueño? ¿No ha ocurrido nada pero va a ocurrir?

Mis ojos se volvieron hacia Will. Una mirada que él no iba a devolverme nunca.

¡No te conoce, Ash! ¡No te llegó a ver!

Era cierto. Quizás si me escuchase... Pero en aquellos momentos no podía hablar. Mis posibilidades se debatían entre quedarme allí, invisible, hasta enterarme de todo o salir corriendo sin mirar atrás.

Y tengo que decir que ambas opciones estaban bastante parejas.

Cargando editor
Mordred Le Fay Cargando pj
26186/13502614
18/03/2016, 02:51
Mordred Le Fay

Ponderó aquello que Alice había contado y miró con cierta inquietud al viajero en el tiempo.

-Si esto es cierto, entiendo, pues, que esa mujer horripilante nos querrá asesinar. Ergo, lo más lógico es que estemos juntos todo el rato, nos armemos y organicemos...-se detuvo, dándose cuenta de lo que iba a decir y lo mucho que le molestaba aquello- Mi... casa podría ser un "cuartel general", y puedo proveeros a todos de un arsenal digno de un batallón de husares. Por mi parte ... -su tono se volvió más grave y lento- Me encargaré de mi propia defensa.

Hizo un descanso corto, efímero, y luego siguió hablándole a la dama ciega.

-Mademoiselle Badcock, esa mujer por su cuenta no podría hacer gran cosa, aún si nos pillase desprevenidos. Es una sola, por muy ... sobrenatural y fuerte que sea. ¿Sabe usted más acerca de ella? ¿Posibles fuerzas, aliados, trucos que vaya a usar en contra de nosotros...?

Se pasó una mano por el pelo, mirando a los demás participantes.

También comprendo que os conocéis de antes, todos. ¿Hay algún líder?¿Alguna autoridad, alguien que sea capaz de ordenar este grupo y no dejarlo hecho un desastre caótico? 

Miró esperanzado a Edward y al aparente detective. Ellos, al menos, parecían tener cierta capacidad de llevar un grupo. Edward, porque era el que podía viajar en el tiempo y saber qué ocurriría, y el señor agente porque era un órgano de la ley, era fuerte y suponía Mordred que tenía carácter fuerte, policial, y mente fría.

De todas formas, él no pensaba ir con grandes grupos. Lo más que admitía como compañía eran tres personas, en general... Y toda esa paleta de personas le sentaba mal, por la tremenda variedad y el nulo conocimiento que tenía de ellos. Por poder, cualquiera podía traicionarlos, asesinarlos -rió en su mente ante aquél pensamiento- o hacerles daño, hasta el chiquillo. Necesitaba asegurarse de alguna forma que no sólo tratarían de acabar con él sus propios demonios, sino también esa bruja repugnante y , posiblemente, sus nuevos "compañeros". Por si fuera poco, estaba molesto con tener que ser empotrado en un nuevo mundo. ¿Qué pasaba con el mundo que él conocía? ¿Se iba al cuerno? 

Tenía que reposar, pensar... Si no, no llegaría a respuesta alguna ni solución...

Cargando editor
Genevieve Shaw Cargando pj
26186/13505637
19/03/2016, 03:30
Genevieve Shaw
Sólo para el director

El corazón de Genevieve se partía al escuchar las palabras de Alice y sentir sus palabras en su cabeza. Su madre estaba condenada, su madre moriría. Con esto presente, su pecho se contraía pero ni una sola lágrima cruzó por sus mejillas, pues las mujeres de la alta aristocracia no podían mostrar su verdadero. Por ello, sentía envidia al ver a los otros con aquel sobrecogimiento. Ella sentía que perdería a su madre para siempre a manos de esa maldita bruja.