Partida Rol por web

Planescape : Entre los no-muertos como entre los vivos

Conversaciones y Acciones sueltas

Cargando editor
14/11/2018, 02:20
Mattheus Volkhen

-Svenn, con todo lo urgente de la situación no he tenido tiempo para hacerte una pregunta -le digo simpáticamente a nuestro guía- ¿Que nos puedes decir de tu dios Loki? Por lo que nos has contado, tu eras sacerdote de su fe, de la misma forma que Clea era de la de Hera ¿Tu también tuviste que abandonar el clero para poder estar juntos?

Notas de juego

Master: Esta es la primera pregunta que tengo para Svenn, si quieres la podemos resolver aquí o agregarla al final de mi turno.

Cargando editor
19/11/2018, 17:12
Svenn

-"Si, por supuesto, naturalmente" - los sentidos cabeceos de Svenn al responder no dejaban lugar a dudas de que el tono que debería haber acompañado a esas palabras monocordes era muy sentido, incluso intenso - "Era imposible hacerlo de otro modo, pues mi antiguo dios tampoco es amable y comprensivo. Todo mi panteón se caracteriza por ser presa fácil de los sentimientos, de risa fácil, odio fácil y violencia fácil. Todo a lo grande. Loki, en particular, es el dios de las ilusiones, del engaño y los trucos; aunque también del fuego, lo que es importante en un lugar tan frío como del que yo provengo. Otros lo adoran como dios de los ladrones, pero es más bien porque en nuestro panteón ningún otro les muestra el más mínimo aprecio más que porque él los patrocine."

Cargando editor
28/11/2018, 04:14
Mattheus Volkhen

Luego de oír la respuesta del esqueleto, hago una pausa antes de continuar.

-Me caes bien, Svenn, aunque ¿sabes que sin contar los ataques de monstruos o las guerras, cuando muere un miembro de una pareja por lo general el cónyuge es el asesino... o el mayordomo pero eso solo se aplica a familias ricas y no viene al caso? -le digo a nuestro guía- Por eso, espero que comprendas el motivo de porque estás dentro de la lista de sospechosos. No creo que estés detrás de todas las desapariciones pero aún así no dejas de ser sospechoso de la de Clea. Por lo que hemos oído, ella tenía ciertas dudas tanto sobre su pasado como de su propia existencia, lo que es extraño que no llevara a problemas de pareja, y además tú has actuado raro, no para tu naturaleza sino para ti mismo, cuando se mencionaba a ella durante las entrevistas que hemos llevado a cabo lo que me lleva a pensar que nos estas ocultando algunas cosas -le explico al esqueleto- Por eso, si eres inocente, te pido que dejes de lado las formalidades y la cautela y nos digas que pensamientos te estás guardando para ti, así podremos descartarte y buscar al o a los responsables de las desapariciones.

Cargando editor
28/11/2018, 16:48
Svenn

Svenn le miró, su cara muerta no reflejaba emociones y su voz monocorde cuando habló tampoco, aunque su gestualidad le hacía parecer algo molesto.

-"Y tú sabrás que en esos casos, lo asesinatos son por celos, celos que proceden de la carne y las envidias e inseguridades que genera. De las cuales nosotros estamos libres, no celos porque no hay nada que considerar mío y que alguien pueda quitarme." - desde ahí su gesto se hizo más relajado, aunque seguía ayudándose de una buena cantidad de mímica para sustituir a su tono perdido.

-"Pues claro que me preocupaba que siguiera temiendo a Hera, pero llevo conviviendo con ello siglos de todos modos  ¿cual era mi preocupación? Pues que decidiera irse ¿me explicas cómo arregla matarla eso? Desde mi punto de vista es como evitar que el bosque se queme cortándole." - a partir de ahí sí mostró un aspecto más pensativo, asentía con la cabeza y se mesaba el mentón lampiño, no sólo de pelo sino de piel y carne.

-"Es cierto que escuchando a la gente hablar de Clea he aprendido cosas de ella que no sabía o no me había dado cuenta. Igual ella tenía razón y hablar con otras personas es útil y abre la mente. ¿Quién iba a pensarlo, eh?"

La respuesta parecía subrealista, pero parecía ser lo que el esqueleto creía - dejando de lado lo fácil que tenían estas criaturas el mentir a los vivos por su falta de expresiones - Si uno se paraba a pensar, vivir cientos de años tendría que afectar de algún modo a la psique de gente que eran - al fin y al cabo - humanos.

 

 

Cargando editor
01/12/2018, 06:10
Mattheus Volkhen

-En efecto, en la mayoría de esos casos se debe a un asunto físico pero aún así los celos nunca provienen de la carne sino del mismo lugar que el amor, las dudas y la ira, entre otros sentimientos -le digo a Svenn- Puede que no haya nada que consideres tuyo y que su muerte no arregle nada pero que uno abandone su anterior vida por la mujer que ama y que ella se vaya y te deje solo cabrearía a más de una persona... Y si a eso le sumamos una serie de desapariciones que puede ayudar disimular la muerte... -agrego incisivamente.

Notas de juego

Aprovecho para usar mi aptitud "Detectar alineamiento" (en este caso Detectar el mal) en Svenn, la cual puedo usar mentalmente.

Cargando editor
05/12/2018, 15:10
Svenn

Entre muchos manerismos, la voz monocorde de Svenn siguió discutiendo pormenores, más que el fondo.

-"En absoluto, amigo mío, estás completamente equivocado. Los celos vienen de la carne. De la necesidad animal de asegurar la reproducción y, para ello la posesión de la pareja de forma exclusiva. Lo único que podría temer de Clea es lo que ahora tengo: una eternidad sin ella." - en ese punto el esqueleto volvió a quebrarse y durante varios minutos sólo alzaba los hombros en su habitual gestualidad.

-"¿Qué habría de importarme a mí que hablase con otros? Por lo que he estado viendo pudiera ser más útil de lo que yo pensaba, ¿en qué menoscababa eso nuestra eternidad en común?" -

Mientras Mattheus había podido examinar a Svenn con su visión del alma. No encontró más que la maldad residual que podía esperarse en una criatura animada por energías necrománticas*. Pero Svenn seguía filosofando, sólo que ahora con ideas más útiles.

-"Pero pongamos que yo hubiera acabado con la no vida de Clea sin que nadie se enterase, no se muy cómo crees que lo habría hecho, dado que no tengo armas efectivas contra un esqueleto, pero, no se, pongamos que con la pata de una mesa o algo así, y nadie hubiera oído la pelea ni ella hubiera conseguido defenderse siquiera un poquito. ¿Qué he hecho con el cadáver? No puedo salir de las Naciones Muertas... Podría tirarlo a la laguna pero allí estaría, esperando que alguien bajase a buscarle, pues si hay una corriente no podrá arrastrar los huesos. Una hoguera que los derritiese habría sido vista y oída por todos los túneles y, si hubiera pagado a Magissa para que sacara los huesos... eso sería un punto muy débil en un plan de asesinato, dejando de lado por qué ella iba a ayudarme a algo así, tan atroz."

 

Notas de juego

* Por aclarar mi descripción que, al ser mecánica de trasfondo Mattheus conocería: para mí hay cosas que son malvadas de por sí. La necromancia, al ser una perversión del orden natural, sería una ellas y llevaría asociado un cierto nivel de maldad intrínseco que siempre sería perceptible (si puedes percibir esas cosas) y sería lo que intranquiliza a los animales (por poner un ejemplo). Eso es independiente de que luego una fuente determinada tenga su alineamiento real (así Svenn no es malvado, aunque tiene mal en él porque es una creación necromántica). Lo mismo pasaría, sólo que aún más fuerte por estar "hecho" de energías primordiales, con un ángel que se hiciera malo (seguiría teniendo subtipo bueno aunque ahora también tenga el malvado - y sería detectado como ambos-) o un demonio que renunciase al mal (seguiría teniendo subtipo maligno incluso si ahora llegase a adquirir el bueno, en un caso extremo)

Cargando editor
10/12/2018, 03:44
Mattheus Volkhen

-Mmmm, no estoy de acuerdo -digo mientras tuerzo un gesto- Si consideráramos los celos únicamente a nivel carnal te daría la razón pero estos también tienen un componente mental, más relacionado a la envidia y las dudas personales, tal y como tu mismo has dicho. Por ejemplo, supongamos que por alguna causa sin determinar una pareja se comienzan a distanciar y ella empieza a pasar más tiempo en el templo en compañía de un tercero que además de ser sacerdote es alguien importante en la comunidad. El "sujeto" sabe claramente no se trata de algo carnal pero aún así ve como su pareja en lugar de compartir tiempo con él pasa a dedicárselo a otro, dejándole así de lado. Teniendo esto en cuenta te pregunto, por más que el "sujeto" sea un hombre, un ajeno o un no-muerto inteligente ¿crees que este no sentirá celos, los cuales no tienen nada que ver con la carne?

Luego de examinar a Svenn con mis poderes y no encontrar nada fuera de lo normal, espero a que responda a mis palabras antes de continuar.

-No hace falta que me des más explicaciones, amigo mío. Aunque no tengas una coartada sólida creo en tu inocencia -le digo amablemente a nuestro guía- Perdona si te he ofendido con mis preguntas pero son gajes del oficio, no te haces una idea de las veces en la que un supuesto aliado me ha ocultado información o ha intentado entorpecer mi investigación.

Notas de juego

Master: Entiendo y comparto lo que dices. Mi intento era más que nada porque Svenn era un sacerdote y los niveles que se tengan en clases divinas importan más que los de no-muerto a la hora de usar Detectar el mal ya que este solo detecta (valga la redundancia) las auras más fuertes. Por ejemplo, un no-muerto con 5 dados de golpe y sin niveles en clases divinas daría un aura maligna moderada mientras que otro con la misma cantidad de DG pero con con niveles de clérigo maligno daría un aura fuerte. Resumiendo, lo que quería hacer era comprobar si Svenn era un no-muerto "normal" o alguien que quería parecer "más bueno" de lo que es.

Cargando editor
14/12/2018, 09:58
Svenn

Svenn se encogió de hombros.

-"No. No lo creo. Ves el tiempo como algo finito, si alguien no está contigo ese tiempo le has perdido, que esté con otro reduce tu rendimiento en la relación. Yo no veo lo que dices, el tiempo es infinito, ni siquiera se cuánto tiempo pasaba Clea con Hargrimm porque conmigo estaría una cantidad infinita de tiempo... sólo hacía falta que no... que no..." - Por fin consiguió acompañar sus aspavientos de un detalle en su voz, se quebró como la de cualquier ser vivo. Aunque no le siguieron sollozos si no sólo el curioso baile de hombros que había aprendido a relacionar con el lloro.