Partida Rol por web

Rodarán Cabezas (HLdCn)

Capítulo 1: La resurrección del jinete

Cargando editor
11/08/2014, 00:21
Alcalde William Hardwicke

Amaneció un nuevo día en Sleepy Hollow. Un fatídico día que los aldeanos nunca olvidarian. La noche se presentó caótica tras la irrupción de la hermana Prate en la mansión del alcalde. ¿Seria verdad lo que contaba?. Algunos aldeanos tuvieron serios problemas para conciliar el sueño aquella noche. Las palabras de la novicia despertaron los mas profundos temores de aquellos que habian oido hablar sobre la bruja oscura y el jinete sin cabeza. De buena mañana, todos se vieron sobresaltados por los gritos del pregonero quien en esta ocasión, no tendría reservado un mensaje nada bueno para ellos.

-Se hace sabeeer, se hace sabeeeer, que por orden de su excelentísimo alcalde el señor William Hardwicke, máxima autoridad judicial en Sleepy Hollow y su segundo al mando, el alguacil Nicholas Webb, quedan convocadas las siguientes personas* para prestar declaración hoy mismo ante su señoría.

Aquel mensaje distaba mucho del pregón que había pronunciado unas pocas horas antes y que tanta alegría había traido a los aldeanos. Todos acudieron a la mansión del alcalde con la mayor rapidez posible. ¿Qué habría ocurrido para que el pregonero saliera a las calles a dar una noticia tan grave?.

Al llegar a la mansión del alcalde, os encontrasteis con un pomposo carruaje apostado en la puerta de entrada. Miranda se despedía de su marido llorando, sus hijos y nietos hacían lo mismo. ¿Pero qué diablos?. Sophie, cumpliendo órdenes de su señor os invitaba a entrar dentro del hogar familiar para que os fuerais acomodando tranquilamente antes de dar inicio al primer juicio. La criada os guió por el inmenso laberinto de pasillos y habitaciones que conformaban la lujosa mansión. Llegasteis al escenario donde se suponía que ibais a pasar muchas horas. Allí os aguardaban un montón de sillas perfectamente dispuestas, colocadas en perpendicular a una amplia mesa con comida y bebida por lo menos para todo un dia. En dicha sala estaba el alguacil Webb, con semblante serio y mirada cabizbaja. Después de que los acusados se acomodaran debidamente y tomaran asiento, el alcalde hizo acto de presencia y todos callaron para escuchar su discurso.

-Señores, nuestros peores temores se han hecho realidad. Todos conocen la leyenda del jinete sin cabeza ¿no es cierto?. La cabeza del difunto se ha custodiado en esta casa desde hace generaciones. Anoche, durante la fiesta de la cosecha, alguien se infiltró en el escondite secreto donde reposaba la calavera del jinete. Digo reposaba, porque ya no se encuentra ahí. Nadie, nadie sabia donde se ocultaba excepto yo. ¿Casualidad que la joven Katy nos hablara ayer de la bruja oscura y hoy haya amanecido muerta con… la cabeza decapitada?. ¡MUERTA!. Un tremendo “ohhhh” retumbó por toda la sala. -Estoy completamente seguro de que la vieja bruja oscura ha resurgido de sus cenizas con la ayuda de sus secuaces del mal. Brujos fieles a satán, brujos impuros, pecaminosos y malvados. Hace una pausa y toma un poco de agua antes de continuar. -Katy Prate y Seraphim Julien Boone han resultado vilmente asesinados esta madrugada, pero no por expreso deseo del jinete no se equivoquen. Niega con la cabeza. -Son los brujos los que dominan su voluntad igual que si fuera un títere.  Brujos y brujas que en estos momentos se encuentran en esta misma sala. Otro “ohhhh” salió de las bocas de los aldeanos. El alcalde apreto su puño con rabia y dejo caer un golpe sonoro sobre la mesa. -No descansaré hasta que las brujas sean ejecutadas y la calavera del jinete vuelva donde debe estar. ¿Alguacil Webb?. Dicho esto se sentó sobre su cómodo sillón de piel e intentó calmar un poco sus nervios.

 

Notas de juego

*Daros todos por aludidos. Tenia pereza de escribir los nombres :P

Cargando editor
11/08/2014, 00:22
Alguacil Nicholas Webb

El alguacil Webb asiente y toma el turno de palabra. Rebusca en el bolsillo de su pantalón y saca una nota. –La difunta hermana dejo está lista escrita con sus nombres antes de morir. Supongo que nadie dudará de la inocencia de la hermana, era una buena religiosa muy comprometida con la obra de dios. Y además… tenia extrañas visiones. Todos pudimos escuchar su testimonio ayer mismo durante la fiesta. Tal vez dios o un ángel misericordioso se apiadara de ella y de nosotros iluminando su mente para que así pudiera dejarnos constancia de sus sospechas. Sabia que su vida y la de otros inocentes corrían peligro. Nos advirtió que huyéramos del pueblo. Como comprenderán esta es la única pista fiable que tenemos y... por este motivo nos aferramos a ella con tanta vehemencia. Permítanme decirles que todos ustedes son sospechosos de asesinato. Cualquiera que intente escapar de Sleepy Hollow sin mi consentimiento o el del alcalde, será abatido por uno de mis hombres. Mira de reojo a su hija Fenna. -He dicho cualquiera. El pueblo esta siendo evacuado, que nadie se preocupe por sus familiares. Hace una breve pausa. -Estarán mejor lejos de esta maldita aldea. Prosigue tras unos segundos en silencio. -Ambos aldeanos han sido hallados decapitados. El señor Boone portaba una extraña daga en la mano cuando fue alcanzado por el jinete. No obstante no es este el único cadáver que hemos encontrado, sin contar el de la hermana. “Ohhhh”. Hay un tercer muerto, mi ayudante Nathan Siral. Lo encontramos degollado a pocos metros del cuerpo sin vida de Boone.

 

 

Desconozco que extraños motivos podian tener estos dos caballeros para deambular por las calles a altas horas de la madrugada. Entre las pertenencias de Siral encontramos una brújula. Levanta la mano para mostrársela a todos. Nos costó dios y ayuda abrir su puño agarrotado para ver la prueba. ¿Por qué tenia una brújula? ¿hacia dónde se dirigía?. ¿Tal vez intentaba huir o quería adentrarse hacia los bosques? ¿y si era así con que objetivo?. Es todo un misterio. Dice encogiéndose de hombros. -No me andaré con rodeos, nadie saldrá del pueblo hasta que no demos caza a los brujos y los aniquilemos. Cada día acudirán a esta mansión para responder ante los cargos de los que se les acusan. Ustedes damas y caballeros serán su propio jurado. Se les facilitará papel, sobres y tinta para que voten por un culpable. Por la noche regresarán a sus hogares a descansar, no albergaremos asesinos en esta casa decente. Mientras, el alcalde y yo permaneceremos muy atentos a todos sus movimientos.

Cargando editor
11/08/2014, 09:44
Abigail "Abbie" Irving

Abbie entró tímidamente en la sala donde habían requerido su presencia. Llevaba esta mañana un discreto vestido marrón tierra de algodón y sus rojos cabellos una vez más intentaban escapar del pañuelo en el que los había recogido. Sus ojos recorrieron el lugar, deteniéndose en la fila de sillas y en la mesa llena de viandas que parecían indicar que la jornada sería larga. Contempló después a las otras personas que habían sido llamadas a declarar junto a ella y saludó con una inclinación de cabeza a los que cruzaron sus miradas con la suya. Al ver a Isaac Pope allí sus mejillas se colorearon levemente, recordando el baile que habría hecho de la noche algo memorable si no se hubiera precipitado todo al desastre después. 

Finalmente tomó asiento en una de las sillas que se encontraban más al extremo y suspiró quedamente, sujetando una mano con la otra. Estaba nerviosa mientras esperaba que todos se sentaran y el alcalde comenzase a hablar y sus ojos recorrían inquietos como los de un pajarillo la sala una y otra vez. No había dormido demasiado bien después de los sucesos que habían convertido la fiesta de la cosecha en un caos y no dudaba que la reunión tenía que ver con aquello.

Sus sospechas se confirmaron con las palabras del alcalde y el alguacil y para cuando ambos terminaron de hablar la expresión de Abbie era de temor. Conocía a las tres personas que habían sido asesinadas esa noche, decapitadas como contaban las historias. Sus mejillas palidecieron con las noticias haciendo que sus pecas resaltasen más que nunca en su rostro y su mano se dirigió a su cuello, sujetándolo en un gesto instintivo, mientras intentaba asimilar las instrucciones del señor Webb. Un juicio popular. La mirada de la joven volvió a pasearse de nuevo entre los presentes, pero ahora los miraba de otro modo, con temor e inseguridad. Le costaba creer que sus vecinos practicaran la brujería, pero no dudó de las palabras de los dos hombres, igual que no había dudado de las de la novicia la noche anterior. 

Abbie no dijo nada después de que hablase el alguacil. Permaneció en su silla sentada asustada. Sabía que no tenía demasiados amigos en el pueblo y temía que las acusaciones de brujería que había escuchado desde niña entre burlas se convirtieran en algo más sólido ahora. Y por otro lado, sus ojos recorrían la sala y revelaban que no tenía ni idea de quién podría ser el responsable.

Cargando editor
11/08/2014, 10:31
Muerta Fenna Webb

¿No querías emoción Fenna? ¡Pues aquí tienes un plato doble!

 

A Fenna se le había pasado la borrachera con el susto. Se sentía un poco en shock, sobre todo después de haber llamado loca a la religiosa para enterarse un poco más tarde de que todo aquello era cierto. Incluso le dedicó una lagrimita a Nathan cuando su padre la llamó y le vio tirado en medio del camino. Era odioso, pero le había acabado cogiendo cariño. Ahora tendrían que elegir otro ayudante de alguacil... que rollo.

Sin embargo se había prometido llegar hasta lo más hondo de aquello.

Al parecer un grupo de brujas habían despertado al jinete sin cabeza. Si encontraban a las brujas no sería dificil detenerlas. Lo bueno era que habían podido aislar a los responsables entre las personas mencionadas por la monja. Elegir las votaciones por unanimidad no era muy ortodoxo, pero era la mejor forma de proceder mientras no tuvieran pruebas más concluyentes.

Ahora tocaba permanecer con los ojos muy muy abiertos y pensar.

 

La primera víctima había sido la hermana Katy, sobre ella no había dudas, sus visiones eran una amenaza para los malvados. La segunda había sido Seraphim. ¿Por qué el melenudo? ¿Había hecho algo durante la noche o había sido al azar? ¿Sería por celos a su relación con Elizabeth? ¿Y la brújula? ¿Para qué demonios tenía Nathan una brújula?

 

 

 

Cargando editor
11/08/2014, 11:36
Rosemary Kenway

Rosemary, tras haber estado un buen rato en la fiest al anoche anterior, finalmente encontró a Adele echa un ovillo en una de las esquinas de la fiesta y llorando. Fue la niña quien tuvo que llevarla hasta el carruaje y luego a su casa. Allí, Adele, entre medio borracha y medio lucida, le explica la leyenda del jinete sin cabeza. La pobre Adele se pasa toda la noche llorando desconsoladamente, repitiéndose una y otra vez que no tenía que haberla llevado a Sleepy Hollow.

Al principio no se lo cree mucho, como va a ir matando un jinete sin cabeza a gente, ¡vaya tontería! Pero al día siguiente, al escuchar al pregonero, la tranquilidad que tenía se fue a pique. Y más aún cuando este la nombra para ir a casa del alcalde como acusada.

-Esto es absurdo -niega con la cabeza- Adele, prepara las maletas, cuando vuelva de casa del alcalde nos iremos a la ciudad con mi padre.

Llega a la casa del alcalde, se queda en un lado de pie, a la espera de escuchar lo que tengan que decir y salir de allí corriendo para vovlerse a la ciudad. Pero cuando escucha las palabras del alguacil, que dicen que ninguno de los acusados dejará Sleepy Hollow no puede evitar dejarse caer en una silla. En silencio mira a todos los demás. 

Ni si quiera conozco a las victimas, ¿por que tendría que ser yo una acusada si no soy ni de la aldea?

Mira a su al rededor, a todos los acusados los vio la noche anterior en la fiesta. ¿Será verdad que entre ellos hay brujos que han levantado a dicho jinete para matar a gente? Si es así, hay que encontrarlos rápidamente. Se queda en silencio escuchando a los demás, no va a acusar a nadie abiertamente, pues no conoce a nadie y sería acusar por acusar.

Cargando editor
11/08/2014, 13:47
Muerta Lucretzia Andersen

La joven curandera se levantó de la cama con pereza, después de lo sucedido en la casa del alcalde, había sido incapaz de dormir hasta muy entrada ya la madrugada,así que cuando los rayos del alba aparecieron por su ventana, la joven no había dormido mas que una o dos horas.

Comenzó un nuevo día como siempre, después de asearse y desayunar, se dedico a las labores que su oficio le requerían aunque era incapaz de concentrarse en lo que tenía que hacer - de verdad habrá vuelto el jinete?? - La sola idea hacía que un frío glasear le recorriera el cuerpo, así que intento mantener la cabeza despejada de tan horribles pensamientos.

Se quitó su ropa normal , que estaba llena de polvo y tierra y se puso algo igual de sensillo pero al menos limpio , un vestido azul cielo que combinaba con el color de sus ojos, se dirigía a la panadería del señor Ramirez cuando escuchó al pregonero. Aquello no podía significar nada bueno, mas jamás se imagino algo como lo que estaba por suceder.

Llegó andando como muchos otros y la cara de Sophie no auguraba nada bueno, aún así se sentó y tomo asiento lo mas cerca de la mesa que presidía aquel evento. Las palabras que oyó después la dejaron sin aire, la hermana, el señor Serohine Joseph Bonne y el Señor Siral habían muerto aquella noche y uno o varios de los presentes eran los culpables, mas no fue eso lo peor, la calavera había sido robada y la idea de que el jinete había vuelto ya no era un temor lejano sino una realidad que la dejaba respiración.

Tardó en asimilar todo aquello, brujas y brujos, la calavera robada, tres muertos...todo aquello era demasiado y las lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de Lucretzia, aunque las limpió con rapidez para no mostrar debilidad. Ellos, los ahí reunidos serían pecador, jueces y verdugos de sus propios vecinos, y aquello era terrible, serían capaces de mirar de manera objetiva a quienes tenían al lado?  o por el contrario viejas rencillas saldrían a la luz para ser cobradas en acusaciones falsas? la cabeza de la joven daba vuelta sin parar, mas en su silencio solo podía orar por las almas de aquellas tres personas, unas mas cercanas que otras que habían abandonado este mundo de manera tan horrible.

Cargando editor
11/08/2014, 15:16
Muerto Juan Ramírez

No podía creer lo que estaba escuchando ¿Qué nos votáramos unos a otros? ¿Con qué fin? Desde luego no era esto lo que había esperado del alguacil Webb, esto era inaudito, ridículo. ¿No cree qué ya sabríamos si hay una bruja entre nosotros? Además no tenía sentido... la hermana Patre fue herida y se presentó en la fiesta cuando ya estábamos todos reunidos, todos tenemos coartada.

-Aguacil, cuando la hermana Patre entró en la fiesta todos los presentes ya hacía rato estábamos festejando en el interior. ¿Por qué se nos acusa de conspirar contra las personas de Sleepy Hollow? -Me puse en pie algo alterado sin saber como reaccionar ante tan graves acusaciones. -Perdóneme, pero es que no entiendo qué pudo pasar... ¿Por qué somos sospechosos de ser malignos? -dije mientras me llevaba la mano al pecho en gesto de arrepentimiento para disculpar mi osadía.

Me giré hacia el resto de mis vecinos. -¿A quien debería votar? No os conozco lo suficiente, no creo que nadie sea el culpable de tan atroz crimén, esto es ridículo...

Cargando editor
11/08/2014, 16:17
Muerto Ethan Gray

Todo empezaba a ir muy deprisa. Demasiado. Estaba en la plaza del pueblo cuando el pregonero dio la noticia. Y su nombre figuraba en esa lista de convocados. ¿Porqué? Quizá, una vez allí, le dieran las respuesta que necesitaba. 

En cuanto llegó y vio a los presentes, se sentó en una de las sillas. Escuchó atentamente las palabras del alcalde y el alguacil. Estaba completamente atónito a lo que escuchaba. El Jinete sin Cabeza. No quería sacar a relucir mi lado mas supersticioso pero... un sudor frío me recorrió toda la espalda. Cuentos de viejas se solía llamar. Pero ahora el Jinete andaba campando a sus anchas y teníamos a los invocadores entre nosotros. Todos aquellos que eramos del pueblo conocíamos la leyenda del Jinete. ¿Quién sería tan estúpido de invocarlo desde el mas allá? Quería pensar que nadie del pueblo. Aunque había gente que no lo era. Algunas de las mujeres tenían el pelo tocado por el fuego. ¿Habrían sido ellas? 

Por el momento decidió esperar a algunos comentarios más. Juan estaba indignado y pensaba parecido a mí. Nadie con dos dedos de frente, habitante de este pueblo, haría tal atrocidad. Pero habría que ver las palabras del resto. Aunque algunos parecían mas afectados por las muertes, la mayoría guardaba silencio. ¿Quienes serían los malignos y cuántos eran?

Cargando editor
11/08/2014, 17:19
Muerto Fray Bernandino Duchamps

El Fray se levanta temprano y da la primera misa de la mañana,despues como cada dia camina por el mercado,mezclandose con la gente y ayudando a quien necesite ayuda o simplemente hablar.

Al escuchar el bando se encamina a la casa del alcalde,saluda al resto de los congregados y se sienta,escucha palabra por palabra la explicacion del alcalde y del alguacil mientras toma su rosario entre las manos y reza.

Ya os dije a noche que todo esto era obra del mal y os reisteis de mi,no os guardo rencor por que la gente es mas feliz en la ignorancia,pero ahora habeis despertado de vuestro sueño y os habeis topado de frente con el muro de la realidad,maldad ,asesinatos,todo eso esta ahora en nuestro pueblo por tomar a broma cosas que no se deberian ni nombrar.... rezare por todos y cada uno de vosotros pero esta tarde dare una misa por los dos caidos esta noche, espero que no falte nadie.

Cargando editor
11/08/2014, 17:33
Muerto Isaac Oaks

-Fray, a decir verdad no tiene porqué haber brujas, en mi opinión ha sido algún lunático que cree representar a tales brujas, el verdadero mal se ocultaría y no se mostraría tan vistosamente, a no ser que lo que quieran sea infundir el miedo entre nosotros, en ese caso lo ha conseguido, iré a la misa por los caidos, un compañero muy querido ha caido asesinado, no puedo dejar que los culpables se salgan con la suya, Alguacil, si necesita tomar muestras me tiene a su entera disposición, ayudaré en todo lo posible para encontrar al ladrón y al asesino.

Isaac se había pronunciado con voz de enfado, Seraphim era para él una persona muy importante, no dejaría rincón por buscar las pruebas. 

Al terminar de hablar se sienta mirando al alguacil y esperando una respuesta.

Cargando editor
11/08/2014, 19:20
Muerto Viktor Raven

Que el alcalde nos cite para "declarar", es un mazazo muy gordo, y más después de lo que ocurrió ayer.

¿Creerá que somos culpables del brote psicótico de la Hermana ayer por la noche?

Sin más dilación, cojo mis pertenencias, coloco un cartel de "Cerrado" en la librería y me dirijo a la casa del alcalde.

Espero que ninguno de mis clientes habituales me tenga en cuenta la ausencia.

 

Una vez allí, la cosa empeora más de lo que pensaba. No me gusta el cauce que está tomando todo esto.
Una cosa es escribir sobre seres abominables, cultos del inframundo y criaturas sobrenaturales... pero otra cosa muy distinta era vivirlo en carne propia.

Y las victimas... madre mía... el destino es cruel, muy cruel....

- Espero que los pobres no hayan sufrido durante su muerte... -no hay nada que me aterre más que morir dolorosamente.

Cargando editor
11/08/2014, 19:46
Director

Notas de juego

Un apunte, el alcalde y el alguacil no van a intervenir mas. Es decir, siempre que abra una escena nueva os daré información roleando estos personajes. De vosotros depende acatar lo que dicen, cuestionarlo, intercambiar opiniones con los demás aldeanos etc. En eso consisten los juicios. Como directora he de mantenerme neutral, por ello no intervendré si alguien se dirige al alcalde o al alguacil. Lo que tenían que decir ya ha sido dicho :p

Cargando editor
11/08/2014, 23:16
Muerta Elizabeth Seik

Tras el anuncio del pregonero tan reverso al del día anterior Elizabeth pensó en que tendría ella que declarar y sobre que. Cuando llegó allí y entró le escamó ver tanta tristeza en aquella gente. Conocía a la mayoría de la gente de allí y no entendía para que les convocaba pero seguro que no era nada bueno. Cuando oyó quienes murieron, cuando escuchó el nombre de su querido Seraphim rompió a llorar porque lo llegó a querer de verdad. La primera vez que se enamora y van y se lo arrebatan sin más. Aparte de triste estaba muy enojada y tenía sus sospechas de quien podía ser. Llega gente al pueblo y pasa esto, que extraña coincidencia. Pensó Elizabeth mientras se levantaba indignada con aires de resentimiento. Con una voz muy triste y entre lágrimas dijo: ¿Quién, quién lo ha hecho? Primero lo hace y luego se esconde no. Elizabeth esperó respuesta mientras lloraba desolada y aferrándose a la idea de que logrará encontrar al autor de la muerte de su mayor amor en esta vida.

Cargando editor
11/08/2014, 23:41
Muerto Petrus Camper

Había pasado una noche dura, no estaba acostumbrado a beber y a bailar así pues cuando me fui a la cama me costó conciliar algo el sueño. Estuve dando vueltas en la cama hasta poder dormirme y tuve que levantarme varias veces a beber agua, generalmente yo solía dormir bien así pues decidí que no correría mas fiestas como la de la noche anterior.

A la mañana siguiente todo fueron sorpresas, y muy pero que muy desagradables, aquel hombre al que había ayudado con todo mi ser la noche anterior y le expliqué lo que le había pasado a la hermana, ahora estaba muerto, había trabajado codo con codo con él y le había asesorado en numerosas ocasiones.

No era un hombre de fé, sin embargo tras los últimos acontecimientos empecé a creer poco a  poco al sacerdote. Odiaba todo lo que estaba sucediendo pues me había costado mucho trabajo que aquel pueblo prosperara libre de enfermedades, con el sudor de mi frente había conseguido que pocas enfermedades hicieran sucumbir a mis conciudadanos, sin embargo no fue una enfermedad lo que los mató, y eso fue lo que más miedo me daba.

Cuando dijeron que seríamos un jurado popular, miré a lado y a lado, no podría condenar por más que quisiera a nadie de los que estábamos allí, pues a la mayoría los conocía desde hace mucho tiempo y solo a unos pocos que eran nuevos me eran desconocidos, sin embargo a priori confiaba igual en ellos, no daba crédito a que allí estuvieran las brujas de las que hablaban, finalmente quise expresar lo que pensaba:

-No se lo que pensarán ustedes a cerca de la votación, sin embargo agradecería enormemente que si alguien tuviese alguna pista la dijera, aunque solo fuera alguna corazonada. Yo siento decirles que no condenaré a nadie que probablemente sea inocente al azar, mi voto será en blanco salvo que sepamos algo más, creo que es lo más lógico o acabaremos matándonos entre nosotros.

Tras esto mire al Fray y añadí:

-Por supuesto que iré a tu misa, creo que todos necesitamos algo de calma para ver lo que se nos viene encima con mayor perspectiva.

Aquel había sido un día triste, esperaba que el pueblo tomara el mejor camino posible, yo no sabía cual tomar.

Cargando editor
11/08/2014, 23:53
Muerto Isaac Pope

Pope deambulaba por el pueblo sin nada que hacer cuando escuchó su nombre del pregonero. Que raro... Curioso, fue a averiguar que había pasado y tras oír todo lo que dijeron, se quedó de piedra. Él era bastante ignorante en muchos aspectos así que todo lo que decían se lo creía, brujas, demonios, vampiros maldiciones, todo cualquier cosa se la tragaba.

-No, no puede ser, ¿pero que hemos hecho nosotros? No entiendo el porqué de todo esto...

Se notaba en su cara el pánico pero nada más, pues tampoco era muy consciente del peligro.

Cargando editor
12/08/2014, 04:12
Muerto James Hancock

Anonadado ante supersticiones extrañas, horrorizado por los brutales asesinatos cometidos la noche anterior e indignado por ser acusado de aquellos crímenes. Sentimientos que aceleraban su corazón e inundaban su mente de ideas contradictorias. ¿Cómo voy a juzgar a esta gente a la que no conozco de nada? ¡Es un disparate! Y sin embargo parecen aceptarlo sin cuestionamientos. ¿¡Es que están todos locos!?
El abogado se guardó toda esta tormenta emocional en su interior, indescifrable ante cualquier observador ajeno gracias a la pericia obtenida en el desempeño de su profesión. Y viendo que ya algunas sospechas apuntaban a los recién llegados, decidió que, de momento, el silencio y la atenta escucha serían sus mayores aliados.

Cargando editor
12/08/2014, 21:03
Muerto Juan Ramírez

Asentí a las palabras del resto, y miré directamente a Fray. -Si señor Bernandino, si necesita ayuda para la preparación de la misa ahora que sus ayudantes han abandonado el pueblo por favor, cuente conmigo para lo que usted quiera.

Así mismo me giré hacia el silencioso James Hancock con aspecto más sombrío. -Señor Hancock... no me pareció verle demasiado hablador en la fiesta de la cosecha, el resto de los presentes estuvo danzando y bebiendo como el resto de invitados pero usted en cambio estuvo extrañamente ausente... ¿Tenía alguna disputa pendiente con el señor Boone y el señor Siral?

Cargando editor
12/08/2014, 21:15
Muerto Fray Bernandino Duchamps

El Fray escucha atento las palabras de todos los presentes despues contesta a Juan con tono episcopal.

Sera un placer tenerle en el oficio Maese Juan,incluso si desea le dejare pronunciar unas palabras para despedir a sus amigos, opino como usted sobre el Señor Hancok, fue bastante efimera su presencia en la fiesta,almenos que el estuviera robando la susodicha cabeza.

Hermano Hancok, tendra nuestro perdon y un jucio justo si nos indica que hizo usted la pasada noche,dese cuenta la singular de la situacion y lo fugaz de su presencia.

Cargando editor
12/08/2014, 21:25
Muerta Lucretzia Andersen

Lucretzia se acercó a la señorita Seik para intentar calmarla - Encontraremos a quien ha cometido esta atrocidad, no lo dudéis, pero tampoco intentad calmaros - le digo con toda la calma que fue capaz, ella estaba afectada por las muertes aunque claro está que ni en comparación en como estaba ella - Por favor ,sentaros..os..os traeré algo de agua - dicho esto se acercó a la mesa y lleno una copa con agua , para regresar con ella - beber un poco por favor - pidió con tono casi suplicante, no era bueno que, en un clima tan hostil como se estaba volviendo aquél,ella estuviera tan alterada.

Cargando editor
12/08/2014, 21:47
Muerto James Hancock

Ser un silencioso forastero no le ayudaría en esa situación, al parecer, así que procedió a explicarse.

—No soy un amante de la bebida ni del baile, señores, y sí de mi familia, con quien pasé toda la velada en el mismo salón que ustedes, aunque sin expeler socarronerías obscenas ni buscar a Dios en el escote de las jóvenes núbiles que se divertían despreocupadamente —respondió, maldiciendo su inextinguible tendencia al sarcasmo. ¿Acaso no lo estábamos todos, incluidos los fallecidos?

Cruza las piernas y adquiere un ademán despreocupado.

Curioso es, no obstante, que bajo tales bagatelas dialécticas intenten acusar a un desconocido de haber cometido tres cruentos asesinatos y que lo hagan, además, en pareja. ¿Quieren encontrar AL culpable o sólo UN culpable?