Partida Rol por web

Rodarán Cabezas (HLdCn)

Prólogo: La fiesta de la cosecha

Cargando editor
05/08/2014, 13:18
Director

Año 1799. Con la llegada del buen tiempo los habitantes de Sleepy Hollow aguardan impacientes por escuchar el canto del pregonero, quien como es costumbre por estas fechas sale a las calles a pregonar la buena nueva. ¿Dónde y cuándo se celebrará el evento social mas importante del año?.

El viejo pregonero avanza gritando a los cuatro vientos haciendo uso de su potente voz y resonante campana: ¡Atenciooooooón señoraaaaas y señoreeees! Se hace saber, se hace saber que su excelentísimo alcalde el señor William Hardwicke, su esposa Miranda e hijos se complacen en invitarles a la fiesta de la cosecha que tendrá lugar el próximo día 5, a las 8 de la tarde en la vasta propiedad de sus señores. ¡Todos, absolutamente todos están invitados sin importar edad o clase social!. ¡Hagan correr la voz, seeeeñoreeeees!.

El alcalde se muestra generoso ante los ciudadanos permitiendo que se adentren en el hogar familiar con motivo de la celebración de la quincuagesima primera fiesta de la cosecha. Durante mas de cinco generaciones los habitantes de Sleepy Hollow han honrado a sus vecinos asistiendo a esta fiesta tradicional, una de las mas populares de la comarca. Un día, solo por un día las puertas de la casa que custodian el cráneo del jinete sin cabeza se abren de par en par para recibir a todo hombre, mujer y niño que vive en Sleepy Hollow; desde el hombre que no tiene donde caerse muerto hasta la madame del burdel, pasando por los humildes campesinos o los señores mas ricos de la aldea. "En casa del alcalde y dentro de la iglesia todos son iguales a pesar de su apariencia", así dice el viejo refrán.

En Sleepy Hollow la agricultura y la ganadería son las principales fuentes de ingresos. Abundan los señoríos pero también los campesinos que trabajan por su propia cuenta. Cada año los agricultores mas avispados compiten entre ellos para alzarse con el galardón de la calabaza de oro. Ser el ganador del concurso supone un reconocimiento muy valioso a todo un largo año de trabajo en los campos. ¿Quién tiene las mejores patatas, los tomates mas sabrosos o las cerezas mas dulces?. Los encargados de juzgar todas estas cuestiones son los propios aldeanos quienes tienen voz y voto en la cata de las degustaciones.

 

 

Todo el pueblo es invitado a comer un rico menú de platos combinados. Se sirven todo tipo de carnes y pescados, ademas no faltan las mejores hortalizas de la tierra traídas expresamente por los campesinos de la zona.

Sophie, la criada de los Hardwicke, recibe a todos los invitados con una amplia sonrisa en los labios. Unos llegan dentro de sus bonitos carruajes, otros galopando a caballo y por último los que lo hacen simplemente caminando por dar un paseo o por falta de recursos. A pesar de las diferencias de clase todos tienen en común un mismo deseo: disfrutar de la fiesta que han preparado los Hardwicke. Los aldeanos llegan a su cita entusiasmados, algunos hace días que no comen un buen plato de sopa caliente. Desde luego no tendrán otra oportunidad de oro como esta para llenar el buche o entablar conversación con las personas mas acaudaladas del valle.

Durante la cena suena la música, el viejo Joe y su cuarteto de amigos interpretan un amplio abanico de canciones alegres. Los jóvenes y no tan jóvenes salen a bailar y se divierten, algunas muchachas se sonrojan mientras bailan bajo la atenta mirada de sus padres. -¡La noche es joven!. ¡Salud!. Brindan con sus copas. Corre el vino por las mesas, la cocina es un hervidero de gente corriendo de aquí para allá, platos arriba, platos abajo. La gente ríe, por un momento se despreocupan de sus penas. El panadero cuenta chistes, la tabernera sirve cerveza a las personas que tiene cerca, todos son felices en paz y armonía en esta noche mágica donde todo y nada parece posible. TODO para los ricos, NADA para los pobres...

 

Notas de juego

La escena permanecerá abierta hasta el domingo.

Cargando editor
05/08/2014, 14:39
Muerto Isaac Oaks

Sir Isaac, viendo a la gente alegre, se sienta junto a su compañero Stephen a charlar y hablar de las jóvenes que por allí pasan.

-Stephen, creo que va siendo hora de que busques una chica, a este paso te vas a quedar como yo.- Dice riendo y bebiendo de su copa.

A Isaac le empieza a hacer efecto el alcohol tras un rato bebiendo, esto le recuerda que debe intentar controlarse, es mejor que no se repita lo de la última vez. Se levanta dejando a su compañero solo en la mesa y se dirige al "centro" de aquella celebración.

 

Cargando editor
05/08/2014, 14:50
Muerto Seraphim Julien Boone

Al lomo de un alazán imponente y a paso de galope, una figura alta y de buen vestir se acerca al terreno dispuesto para la fiesta. Tira las riendas para frenar a la enorme criatura y se baja de un salto, acariciando el cuello del caballo como agradecimiento por el viaje antes de entregárselo a quien lo llevaría a un establo, y acomoda su propio cabello tras una de sus orejas, una manía constante en él.

Con paso seguro, y emocionado por la celebración, cruza el portal con una amplia sonrisa en el rostro, saludando con un gesto de la cabeza a persona que conociera y se cruzara en su camino, tanto noble como campesino. Por los lugares a los que solía acudir, sería hipócrita de su parte fingir solo conocer a las más ricas familias, aunque por otra parte, la gran mayoría de la gente de su clase lo era.

Tomó una copa de una mesa cercana y brindó a la distancia con los dueños de casa. No quería interrumpirlos demasiado y así se libraba del tedio del asunto protocolar sin ser del todo irrespetuoso. Hecho esto, se sienta cerca de la pista, disfrutando la alegre música y viendo a las parejas danzar a su ritmo. 

Cargando editor
05/08/2014, 15:11
Muerto Fray Bernandino Duchamps

El fraile saluda al Señor Alcalde y al resto de pueblerinos que se cruza,rie de algun que otro comentario antes de tomar una copa de vino entre sus manos.

 El Señor es bondadoso,nos dio la uva y nos concedio la inteligencia para convertir el fruto en vino,nos dio los campos y el espiritu de sacrificio para labrarlos,nos dio a los animales y el cariño y la mano dura para saber domesticarlos, demos gracias al Señor hermanos por darnos estas buenas viandas y demos gracias al Señor alcalde por hacernos participes de esta gran fiesta de celebracion, Oremos hermanos un minuto en silencio para que la gracia de Dios caiga sobre nosotros y nos bendiga.

Cargando editor
05/08/2014, 15:15
Rosemary Kenway

Rosemary llega a la casa del alcalde con su institutriz, Adele, bajan del carruaje y entran en la casa. Al no ser de Sleepy Hollow no conocía a nadie, pero Adele le iba presentando varias personas. Cuando ya llevaba como media hora conociendo gente, Rosemary se escabulle disimuladamente y se separa de Adele. 

-Por fin, pensaba que nunca se callaría -dice para si misma.

Va hacia una de las mesas para comer y beber algo. De vez en cuando algún joven la saca a bailar, incluso se permite el lujo de coquetear con alguno. Si papá me viera, piensa para si misma, fijo que me encerraría en el dormitorio una semana

Tras un buen rato bailando y pasándoselo bien, se sienta un rato a observar a los demás. Aunque siempre aparenta ser más mayor de lo que es, en realidad a veces le gusta hacer cosas de niña, sentarse y observar a la gente sin decir nada era de sus preferidas. Por lo que se sienta en un cómodo sofá a observar, mientras bebe un zumo de arándanos, no vaya a ser que al final Adele la encuentre y estuviera bebiendo algo que no debiera, que ella era más dura que papá y no se contentaría con encerrarla en el dormitorio.

Cargando editor
05/08/2014, 15:32
Muerto Chester Littlebury

Chester, se había despertado con las primeras luces de la mañana sin haber dormido apenas un par de horas en toda la noche. Su cuerpo, agotado por el cansancio se resistía a levantarse, pero su mente buscaba distracciones para evitar pensar en su mujer y su hija.

A los 10 minutos se levanto de la cama, se aseo y se vistió, se miró en el espejo sus ojeras cada vez mas pronunciadas. al poco de su desgracia. había despedido al servicio, ya que quería  estar solo en su casa la mayor parte del tiempo. No sabía cocinar casi nada, por eso desayuno algo de pan y queso, y decidió tocar un poco el piano

Cuando terminó metió algo de comida en una caja y salió de casa dirigiéndose a la capilla* ara llevar la comida para los pobres, cuando escucho al pregonero anunciar el festival. -Vaya.. ni siquiera me acordaba. no había pensado en el festival, al que iba todos los años con su familia para disfrutar de las fiestas y los bailes. Al recordarlo, una punzada producida por la melancolía recorrió su corazón y se aferró a la caja con fuerza y siguió andando, ofreciendo una leve sonrisa a quien se cruzase con el.

Llego a la capilla y al ver que el Fray no estaba, la dejó a la entrada y comenzó a pasear por la aldea, somnoliento, con las manos cruzadas a la espalda observando a la gente feliz por el festival. -Tal vez me venga bien estar en el festival, y dejar de pensar en Isabella y Elizabeth... Sonrió para si mismo y volvió a su casa para cambiarse de ropa y ponerse el traje que solía usar para estas fiestas se puso enfrente de la puerta, inspiró y volvió a salir con una sonrisa para dirigirse a la Casa del alcalde.

Al llegar y ver allí aún mas gente, se sintió aliviad. La gente le contagiaba la alegría del festival, y eso le confortaba de sobremanera, buscó al alcalde para presentarle sus respetos y a empezo a mezclarse con el gentío, jugar con los niños y a disfrutar de algo de bebida y de comida, y a ver las fantásticas cosechas del concurso, sin duda durante unas horas, su mente bloqueó el recuerdo de su familia, y eso fué todo un logro para el.

Ya en la cena y el baile, se quedó sentado observando los bailes y charlando animosamente con el resto de comensales que tenía cerca

Notas de juego

* supongo que al ser una aldea, habrá una capilla en vez de iglesia, si estoy confundido, avísame y lo corrijo

Cargando editor
05/08/2014, 15:35
Muerto Petrus Camper

Llegue de los últimos, pues había tenido que estar atendiendo a varios pueblerinos por problemas diversos: gripes, diarreas y alguna que otra verruga genital que se resistía a ser quemada por fuego. Finalmente tras limpiarme y lavarme a conciencia me decidí ir a la mansión, en un principio guardaba serias dudas, pues conocía allí a todos los que iban pues dos o tres veces al año pasaban por mi casa por problemas diversos, la mayoría banales y algunos más serios. Entonces ya solía saber de que pie cojeaba cada uno y una...

Tal vez mi mayor decepción fue cuando vi aquel meapilas molesto. No le había declarado mi odio a sus creencias porque tenía mucho poder en el pueblo, pero si era cierto que lo evitaba en todo lo posible.

Nada más entrar fui saludando a todos los allí presentes viniesen de la casa que viniese, pues a todos ellos les debía respeto. Finalmente cogí una copa de vino y sentándome pesadamente en una silla resople:

-PFFFF- aquel día había sido alargo y aquella fiesta parecía que iba a alargarse, tenía esa pequeña intuición.

Cargando editor
05/08/2014, 15:39
Muerto Juan Ramírez

Bebía y reía como el que más, Juan no se había movido de su sitio pero incluso desde ahí ya se le podía escuchar desde todos los lados del salón.

-...hacer una barra de pan de una tonelada! -esbozó una sonrisa de oreja a oreja esperando que el resto le siguiera. -¿Lo habéis entendido? -hizo un repetidos gestos como si aquello fuera inaudito. Fingió sentirse incómodo durante unos instantes cuando supo que su chiste no había calado lo suficiente. -Parece que no tiene mucha gracia. -dijo con el rostro apenado y una mueca de desagrado, hasta que segundos después volvió a sonreir como un poseso. -¡Pero tiene mucha miga! -Miro a todos aquellos que estaban a su alrededor. -¿Eh? ¿Eh? ¿Verdad?

Continuó bebiendo de su copa de vino mientras seguía con el ritmo de la música del viejo Joe con ambos pies. De vez en cuando iba girando el rostro para saludar a los recien llegados alzando la copa. -¡Eh mirad quien nos honra con su presencia! -decía cada vez que entraba alguien nuevo, le conociera o no.

Cargando editor
05/08/2014, 16:11
Muerta Lucretzia Andersen

Lucretzia despertó con los primeros rayos del alba como de costumbre, la noche había sido especialmente tranquila, por lo que pudo dormir toda la noche sin sobresaltos. Se levantó con tranquilidad y se aseo sin prisa, desayuno un poco de pan y té ,y para no perder las buenas costumbres después de vestirse se dedico a sus labores, preparar ungüentos y recolectar hierbas y flores. Paso el día entre sus labores y cuando comenzaba a atardecer, decidió arreglarse para la fiesta.

Se puso sus mejores galas, que no eran mas que un vestido rojo de mangas largas y anchas, largo hasta el suelo, se cepillo el cabello repetidas veces, haciendo que cayera cual cascada roja sobre su espalda y salio de su humilde morada. No tenía recursos suficientes como para ir de otra manera, así que con paso tranquilo se dirigió hasta la mansión Hardwicke. 

Llegó pasadas las 20 horas y para aquél entonce ya había bastante gente comiendo,bebiendo y bailando. Entró con paso cauteloso en aquél lugar ,mirando la grandiosidad que le rodeaba, saludo a los presentes con los que se encontraba con una cálida sonrisa y una leve reverencia mientras cogía una copa de vino. Entre sonrisas se fue hasta la pared para admirar a los que ahora ocupaban la pista de baile. Era agradable ver y sentir la alegría de los ahí congregados y como siempre el Señor Hardwicke se había lucido con aquella fiesta.

 

Cargando editor
05/08/2014, 16:16
Muerta Emma Van Garrett

Por fín, después de dos días de viaje llegamos toda la familia sana y salva a Sleepy Hollow, menudo viaje nos a dado el cochero, Willie, cuando ayer se le acabó el wisky fué como si el fin del mundo estuviera por llegar en cualquier momento.
Llegamos tarde a casa de la conocida de mi madre, así que estos se encontraban ya todos descansando en sus habitaciones, nos recibió el amo de llaves que muy amablemente nos indico nuestras respectivas estancias.
Esta mañana han sido las presentaciones y nos han enseñado todo,la casa y parte del pueblo, casualidad que esta noche el alcalde ofrece una gran fiesta donde todos incluidos hasta nosotros forasteros estamos invitados, buen lugar para conocer a los vecinos y entablar algo de conversación con Thomas, porque lo que va de mañana... me mira timidamente y no cruza palabra.
Llegamos al evento, esto esta muy animado, hay mucha gente espero pasarlo muy bien, y que alguien me saque a bailar, no puedo evitar sonrrojarme al pensarlo y rio para mis adentros.

Notas de juego

Cargando editor
05/08/2014, 16:37
Abigail "Abbie" Irving

La joven Abbie se movía discretamente por el salón de baile bajo la mirada del señor Adams, había sido contratada para que la cerveza de la taberna corriese por todo el lugar y regase el mayor número de gargantas posibles. Y en cierta forma había sido una suerte, pues de otra manera, probablemente ella no habría asistido a la fiesta. El tabernero estaba allí también, festejando con sus compadres mientras sus ojos seguían fácilmente la cabellera pelirroja de su empleada moviéndose sin parar. A pesar de que la llevaba recogida con un pañuelo verde pálido, que hacía juego con sus ojos, algunos mechones rebeldes escapaban de su prisión, enmarcando un rostro demasiado pecoso para los cánones de belleza habituales. 

Llevaba un vestido sencillo, lo suficientemente bonito para ser acorde a la celebración, pero cómodo para trabajar y también verde, del mismo tono que el pañuelo. Por encima vestía un delantal blanco, con un volante en el bajo y que llevaba atado a la espalda con un lazo. 

Entre pedido y pedido Abbie miraba a su alrededor con sentimientos encontrados. En sus ojos podía leerse con facilidad el brillo de curiosidad que le producía la fiesta y su sonrisa un tanto distante reflejaba la alegría contagiada por las risas de la gente del pueblo. Sin embargo, en cierta forma también se sentía abrumada por el despliegue de gente que la rodeaba. Nunca se acostumbraba a las multitudes y hacía meses que no veía tantas personas en un mismo lugar. Ni siquiera en la taberna en hora punta.  La mayoría de las personas del pueblo habían pasado del desdén a la condescendencia y de ahí a simplemente ignorar su presencia. En cierta forma era lo mejor, se decía cuando las dudas la asaltaban. Con un poco de suerte la noche transcurriría tranquila y no sentiría nada fuera de lo habitual que la hiciese llamar la atención. Con eso y poder disfrutar de la fiesta en un segundo plano se daba por satisfecha.

Por allí podía ver a algunos de los clientes habituales del señor Adams, a los que saludaba con una discreta inclinación de cabeza. También había muchas personas a las que conocía del lugar. Pero algunos rostros le resultaban completamente desconocidos pues la fiesta atraía también a algunos forasteros. 

En un momento de descanso suspiró, permitiéndose echar un vistazo a su alrededor con ojos soñadores. Las gasas, tules, sedas y brocados de los bonitos vestidos se mezclaban con los elegantes trajes de los caballeros. La música no dejaba de sonar con alegres tonadas y los nobles se mezclaban con los plebeyos como nunca harían el resto del año. La fiesta de la cosecha siempre era un gran acontecimiento. Durante un instante una punzada de añoranza asomó a su pecho. Le gustaría poder mezclarse entre ellos. Aceptar un baile de algún apuesto joven, reír ante los atrevimientos de algún pilluelo, o compartir los cuchicheos y risitas de las jóvenes. Pero con una sonrisa resignada negó levemente con la cabeza y se recolocó el pañuelo, intentando meter en él un mechón que escapó de nuevo en cuanto bajó las manos. Hacía mucho que había comprendido que eso no era para ella. Que nunca encajaría. En silencio volvió al trabajo apartando esas ideas de su mente y sirvió una jarra más de la cerveza del señor Adams para tenderla hacia la primera mano que se extendiese hacia ella.

Cargando editor
05/08/2014, 16:39
Muerto Isaac Oaks

Isaac no puede evitar presentarse a los demás, así que busca a aquellos que no conoce, le gusta saber quien rodea su persona. Al hacer un barrido con su mirada se fija en una persona que había visto antes, sin embargo, no tenía el gusto de conocerla. Sabía que era Emma Van Garrett, al menos eso le dijeron... 

Acercándose con una sonrisa y sus manos en la espalda le dice: -Buenas noches, Señorita Emma Van Garrett si no me equivoco.-

Al decir esto le tiende la mano con la palma mirando arriba. - Me han hablado algo de usted, si no me equivoco es hija de Sussan Van Garrett y su padre es... - Hace una mueca al no recordarlo - ¿Eduard? Si creo que era Eduard.-

Cargando editor
05/08/2014, 16:55
Muerto Nathan Siral

Nathan se había despertado con los primeros rayos de sol atravesando la ventana de su habitación, situada encima de la taberna, se acicaló deprisa y como era de costumbre se dirigió cumplir con su deber, paseando por la plaza, saludando a las trabajadoras y a los amigos que había podido hacer por ahí en éste tiempo, vigilar las calles era un trabajo aburrido, pero cobraba bien por éso y ahora mismo, le servía. Al caer la tarde se dirigió a las afueras del pueblo en su caballo, no olvidaba lo que era su padre y por lo tanto, sus orígenes, los odiaba con todas sus fuerzas, así que cuando podía escribía un diario para tener claro su pasado y no cometer los mismos fallos, él solo tenía en su cabeza una cosa, avanzar siempre hacia arriba, nunca ser menos de lo que es en ése momento. Pasó gran parte de la tarde bajo la sombra de un árbol hasta que cogió su caballo y volvió a buscar al alguacil para presentarse los dos en la fiesta del Alcalde.

-¿Que pasa jefe? Alegre esa cara que estamos en una celebración- Dijo sonriendo al Alguacil, éste le advirtió que no bebiera mucho y que se mantuviera al margen de los problemas, su trabajo era evitarlos, no crearlos -Sí, lo se señor, no se preocupes, será una buena noche- Guiñó el ojo al Alguacil -Seguro- Éste suspiró y finalmente entraron en esa enorme y preciosa mansión, Nate se mantuvo cerca del Alguacil todo el rato, hasta que hombres mas distinguidos se lo llevaron para hablar con él, momento que Nate aprovechó para escabullirse y servirse una copa, veía a las jóvenes bailar, a los nobles hablar y hablar, en cierto modo Nathan los miraba con recelo, pero los odiaba mas que a su propia familia, finalmente, con los que mas cuidado debía tener era con los pobres, aprovecharían cualquier oportunidad para robar algo. Pero hoy no era una noche de ésas, hoy se trataba de disfrutar con los demás, así que Nathan se movió hablando con todo el que pudo, escuchó un par de chistes del panadero y pensó en detenerlo por tales palabras "Señor... no pueden ser mas malos" pensó alejándose de la zona y moviéndose con las señoritas de buen ver, pero volvió a alejarse, le abrumaba tanta alta costura y tanto noble cerca, se colocó en una de las zonas mas alejadas de los bailes y allí coincidió con una joven pelirroja, la había visto un par de veces pero nunca le dirigió la palabra, hasta ésa noche -Buenas noches señorita- Dijo bajando levemente la cabeza pero sin dejar de sonreír -¿No baila usted? Señorita...- Dijo dirigiéndose a Lucretzia pero sin acabar la frase ya que no sabía el nombre de ésta.

 

Cargando editor
05/08/2014, 17:19
Muerto Ethan Gray

En cuanto apenas había empezado a despuntar el sol, ya estaba en pie, a punto para un duro día de trabajo en los campos. Ni siquiera en el Día de la Cosecha podía permitirse el descansar. Igual que tampoco lo hacía el resto de la familia. Con ganas fingidas se puso al trabajo. Trabajo que duraría hasta que le permitieran pertrecharse para la gran celebración. Al menos, hoy acabaré antes mi jornada. Aunque no sé si me resultará mas cansado el campo o tener que aguantar tanta ostentación. Con ese pensamiento en mente, se esforzaba sin pensar demasiado. 

Cuando la hora se iba acercando, guardó sus herramientas e intentó asearse y ponerse las mejores ropas de las que disponía por su estatus. Seguro que no eran absolutamente nada comparado con todas las que ostentarían el resto de comensales, pero todos estaban invitados y una día que aguantaran su presencia no les iba ha hacer daño. 

En cuanto estuvo a punto, se dirigió haciendo camino hasta el festivo lugar. Las palabras de su padre resonaban en su cabeza. "Hijo, ves en representación de la familia, pues sabes que nosotros ya estamos viejos para eso. Prueba todo lo que puedas, hay que saber la calidad de la competencia para llegar a ganadores alguna vez. Y sobretodo, ¡seduce a alguna moza! ¡Y que sea de alta cuna! No quiero morir en esta... cosa que tenemos por hogar. ¡Así que ya puedes espabilarte!". Ante tales recuerdos, suspiró. Solo cumpliría su obligación en cuanto a probar la comida, nada de encontrar una mujer. Esa vida de ostentación no estaba hecha para alguien de clase tan baja. Estaría bien disponer de mas recursos, pero no podría estar sin trabajar. El campo era su vida y no deseaba separarse de ella hasta ese extremo. 

En cuanto llegó a la celebración, la mayoría del pueblo ya estaba bebiendo y bailando, felices y ajenos por un día  de su vida cotidiana. Intentó pasar desapercibido todo lo que pudo. Probaba todo aquello que se le ponía al alcance, sin llenarse demasiado. Muchos platos debían pasar por su basto paladar antes de acabar la noche. La calabaza era un recurso que casi siempre funcionaba, aunque las legumbres no se quedaban cortas. Mentalmente intentaba recordar cada detalles que pudiera usar mas adelante como inversión futura. 

En cuanto hizo una pausa de tanta comilona, tomó una copa de vino y se apartó un poco de la gente. Todo lo que se pudiera en un lugar tan repleto y animoso. Con ello empezó a observar al resto de invitados. La mayoría eran del pueblo, algunos del pueblo cercano y otros que debían ser nuevos. Incluso aquellos que apenas veía, normalmente de alta cuna, estaban presentes, en tal importante celebración. Con ligeros sorbos de su vino, escuchaba la música y las risas de los lugareños, incluso alguna ligera seducción cercana que le hacía aflorar una sonrisa triste. Con todo esto, siguió observando, atento, a todo lo que pudiera ocurrir.  

 

Cargando editor
05/08/2014, 17:35
Muerta Elizabeth Seik

Elizabeth se despertó alegre como siempre, y con un hambre tremendo. Se aseó y se puso una ropa diaria y salió al trabajo a pie como siempre. De camino, Elizabeth pasa siempre por el mercado donde le compra un bollo de pan al señor Juan y goza de alguno de sus chistes excelentes. Cuando estaba llegando oyó al pregonero y no pensó dos veces si ir o no. Cuando llegó al trabajo estuvo recibiendo a los clientes que esa mañana fueron muchos entre ellos el señor Seraphin quien le dijo que iría. A la tarde también se presentó por allí el señor Pope que no tenía otra manera de ir a la fiesta que no fuera a pie así que Elizabeth le dijo que podría ir con ella que si disponía de fondos. Elizabeth también le regaló un traje a Pope para poder lucirlo en la fiesta. A la hora de cenar Elizabeth cogió su yegua y junto con Pope se dirigió a la fiesta. Fueron de los primeros en llegar y cuando se bajaron del caballo Elizabeth acarició dulcemente el hocico de su preciosa yegua llamada Boxa.

Cuando le cogieron la yegua para guardarla Elizabeth entró a la fiesta con su vestido negro precioso.

Ya dentro Elizabeth junto con Pope se sentó donde Oak y Seraphin para disfrutar de la velada bailando y bebiendo un poco de cada cosa. Elizabeth acepta un baile de cualquiera.

Cargando editor
05/08/2014, 17:53
Muerta Fenna Webb

Fenna llegó a todo galope sobre el nuevo pinto de su padre, un bicho casi tan salvaje como ella. Recorrió el patio a toda velocidad, levantando polvo y piedras y se detuvo en seco en el centro de todo el tinglado.

Se bajó de un salto, radiante, con la trenza medio desecha y la falda hecha un lío de tela arrugada. El caballo resoplaba, así que le hizo dar un rodeo entre las mesas de comida para que se relajara. Su padre le había enseñado que no debía confiar a nadie sus caballos ni sus armas, y era una de las pocas enseñanzas que se tomaba a rajatabla.


-Mira, Jolly, ¡manzanas!
-La joven cogió la fruta más roja y se la dio al potro antes de dejar que uno de los criados del alcalde se lo llevara con el resto de caballos.

Entró al salón en busca de una jarra de algo con alcohol, cuando descubrió a su padre al lado del muermo de Nathan.

-Uuuuuups.

Nathan era el ayudante oficial de su padre, y el chico no se sentía demasiado cómodo sabiendo que ella husmeaba en rincones de la comisaría que a él aún le estaban vedados. Siempre le decía que esperaba el día en que su madre la casara con algún ranchero tejano para así perderla de vista.

Se deslizó entre las señoritas ricas hasta que vio la melena roja de Abbie bailando de una punta a otra de la sala.

-¡Abbie!- Exclamó.- ¿Tienes algo rico hoy para papá y para mi?

Cargando editor
05/08/2014, 18:25
Muerto Seraphim Julien Boone

A medida que la gente iba llegando, el caballero saludaba con una copa que se volvía a rellenar periódicamente a los hombres, y con una sonrisa y un leve gesto de reverencia a las mujeres desde su asiento. Claramente no estaba pendiente de cada alma que entrara al edificio, pero entre charla y charla con los que se encontraban a su lado tenía tiempo para curiosear hacia la puerta. 

Pronto, uno de los caballeros a su lado se levantó del asiento, atraído por la belleza de la nueva chica en la ciudad. Lo mismo el ayudante del alguacil, con la joven curandera. Ambas eran muchachas preciosas, pero su aura de inocencia, particularmente la de Lucretzia, lo mantenía alejado de cualquier pensamiento corrupto sobre su cuerpo. Cuando mucho, se acercaría por una buena conversación, o si es que alguna de las chicas necesitaba excusarse de algún borracho demasiado insistente. 

Estaba tranquilo. Había muchísimas mujeres hermosas, buena bebida y comida, y aún mejor música. Era un excelente ambiente, una preciosa fiesta, y no tenía planes de que se acabara demasiado pronto, por lo que dejaría cualquier tipo de acercamiento a las féminas para más tarde. Quizás se quedaría sin nada, pero no sería este el último día de su vida, y aunque lo fuera, la visita al burdel había calmado un poco su sed de diversión. Lo que no quería decir que la hubiese calmado por completo.

Hablando del diablo, Elizabeth se sentaba a su lado. Toma su mano con delicadeza y la besa, agachando la cabeza.

Buenas noches, señorita Seik. ¿Puedo servirle una copa de vino?

Cargando editor
05/08/2014, 19:04
Muerta Elizabeth Seik

Elzabeth cortejada por Seraphin le contesta: 

¿Hace falta contestar? Jeje, ¿y el señor Seraphine estaría dispuesto a bailar con esta dama?

Cargando editor
05/08/2014, 19:07
Muerto Seraphim Julien Boone

La mira con una sonrisa pícara, levantando la cabeza solo lo suficiente para que vea un indicio de su gesto y su mirada quedé en primer plano. 

Sea bebida, baile o lo que dicten sus labios, ¿Cuando he sido capaz de negarle algún placer?

Dicho esto se endereza y le busca una copa de vino, aprovechando de rellenar la propia. Se la entrega, y tomandola de la mano nuevamente la invita a avanzar hacia la pista de baile. Una vez allí termina su copa, la deja en la bandeja de algún sirviente que pasa cerca y la toma por la cintura para comenzar a bailar.

Cargando editor
05/08/2014, 19:43
Muerto Juan Ramírez

Juan con toda su simpatía continuaba acercándose a los comensales que tenía cerca suyo para saludarles y recordarles que siempre estaba a su disposición en materia culinaria. A fin de cuentas era una buena oportunidad para recordar su posición al resto de participantes, quizá se ganara unas monedas extras a final de mes.

-¡Fraile Bernandino!
-dijo entusiasmado mientras se le acercaba, más por la bebida que por la confianza que pudiera tener con aquel hombre. -Creo que nuestro buen Dios nos perdonará que hoy no oremos. ¡Beba buen hombre! -hice chocar mi copa contra la suya en un brindis antes de beber de la mia.

-¿Sabe en que se parece un panadero a un mosquete?
-De nuevo hice una pausa para darle la oportunidad de responder mientras arqueaba las cejas. -¡En que los dos hacen... ¡PAN! ¡PAN! -Trató de imitar el sonido del arma.