Partida Rol por web

Santiago, Dios y el Rey

III - De rumores, et otras cuitas

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10914805
26/03/2014, 12:46
Director

Miraba el Muqui con desconfianza al mediero, pues non parescía haberle hecho mucha gracia que le fiziere creer que le iban a caer encima los alguaciles. Mas nada dijo de aquesto, agarrando con sus sucias manos el espejo que Mauricio le tendía.

- ¿Qui esto se vende bien? ¿Un andrajoso pedazo de vidrio y una navaja? Amigo, esto artículo de segunda, ¿sí? - dijo con desprecio, aunque bien claro era que el Muqui estaba acostumbrado a tales pleitos - Y los naipes, puaj. - fizo un gesto, al tiempo que pronunciaba unas palabras en su idioma ininteligible - Puedo cambiarte por pulsera, sí, pero preguntas valen dinerio, amigo. - sonrió - ¿Sí? Buenos maravedíes para Mutawakkil. - frotó el pulgar con el índice - Tu has pregunta, Mutawakkil responde, tu paga maravedíes a Mutawakkil ¿sí?

Sonreía ampliamente el truhán del comerciante. Sin duda esperaba sacar algunas monedas de aquel intercambio.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10914820
26/03/2014, 12:54
Director

Encogiose de hombros Manuel, arrugando el gesto.

- Lo que todos los comerciantes, cuero, utensilios de plata o hierro, et algunas mercancías traídas de tierras de moros. - díjole - Ahora que las fronteras están tranquilas, paresce ser que entran especias, et algunas otras cosas, et de aquestas venden muchas por aquí. Sin duda guarda aquellos objetos que son de más valor en el interior, donde puede comerciar con ellos sin que los ojos ajenos lo vean.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10914837
26/03/2014, 12:56
Director

Púsose en marcha a toda prisa el caballero, dirigiéndose a las cocinas en busca de algo de comer, sin duda para alimentar al reo al que guardaba en su celda. Al llegar a las mesmas, cuadráronse quienes allí se encontraban, los siervos, et acercósele el jefe de las cocinas con gesto reverente.

- ¿Qué deseais, mi señor? - preguntole, con el rostro bajo.

A la petición de pan, et algo de comer, saltaron los criados de inmediato, corriendo a satisfacer sus deseos, et pronto hubo sobre la mesa comida más que suficiente para saciar al reo, et a unos cuantos más, si hiciere falta.

- ¿Deseais que os lo llevemos a vuestra celda, mi señor? - preguntole tras esto el jefe de las cocinas.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10914848
26/03/2014, 13:01
Director

Deambuló Pablo por las estancias del castillo, preguntando aquí et allá, por quién pudiere haber visto a sus compañeros. Algunos criados dijéronle que aquestos habíanse dirigido a la villa, mas nadie supo decirle exactamente a qué lugar, pues ninguno de los que hallábanse en el castillo había salido de aqueste. Así pues, encontrose Pablo en la puerta del castillo, sin saber muy bien a dónde dirigirse.

Notas de juego

Necesito que concretes a dónde vas a ir a buscarles.

Cargando editor
Jofre de Castellvell Cargando pj
20662/10915125
26/03/2014, 14:31
Jofre de Castellvell

Asentí con un gesto ante tanta diligencia y amabilidad.

-Me haríais un favor. Muchas gracias y que Dios os guarde.- Tanto duro trabajo, sin duda aquestos buenos hombres eran imprescindibles para el funcionamiento de la orden. Sin caballeros no hay orden, pero sin siervos y criados no hay caballeros.

Me dirigí a mi propia celda, para poder conversar con el reo.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/10915158
26/03/2014, 14:39
Mauricio de Alconétar

Bien, bien... -dije extendiendo las manos para recibir yo los mis artículos que le dejé ver-. Mas no creo que nadie hubiera rechzado objetos que han pasado por las manos de santiaguistas y de buen cálamo en ésta villa... En fín... La muchacha que trabaja en el mesón de la villa, la camarera... ¡Sí! la de los grandes pechos... -le dije colocando mis manos sobre mi torso-. ¿Sabes quién te digo? No te hagas el loco -y esbocé una sonrisilla pícara-. Viene mucho por aquí, me han dicho.

Y entonces hice como me tanteaba la bolsa de monedas. Tercera regla: nunca toques tu bolsa de moneditas o zurrón de viandas y sorpresas si no vas a utilizar su contenido.
 

Notas de juego

Si pone precio a la pregunta (que yo no he dado pie a eso aún), me gustaría tirar por Comerciar.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10920446
27/03/2014, 18:45
Director

Rascose la barba un momento el mercader, como si non supiere de qué le fablaba Mauricio. Mas en seguida mirole, et sonrió.

- Ah, sí, la impura. - dijo, con un gesto como quién nada quiere saber del tema - Sí sí, creo que sé de qui mi hablas sí. Hermosa muchacha, aunque dicen por ahí cosas no muy agradables de ella, sí. Sí, sé quién es. - extendió ambas manos - Aunque ahora no recuerdo bien nada de ella. - miró hacia donde Mauricio se había tocado, sin duda esperando una oferta - Pero podría esforzarme para que la memoria vuelva a mi. - sonrió.

Notas de juego

Puedes tirar comerciar, tanto para saber el precio de la información que deseas conseguir (con +25%) como para intentar reducirlo (ahí ya tirada normal).
 

Cargando editor
Pablo Bastregui Cargando pj
20662/10922408
28/03/2014, 01:43
Pablo Bastregui
Sólo para el director

Salió Pablo bastante desorientado del castillo, sin tener mucha idea de donde buscar a sus compañeros. Dos ideas cruzáronsele por la mente. La taberna y la cuarteles del alguacil. Quiso ir al segundo, donde allí conocíanle y quizá ayudasen o diesen recado para encontrar al bueno de Fernando.

Notas de juego

Pues eso, al lugar donde quiera que estén los cuarteles/barracones del alguacil y los suyos.

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/10924449
28/03/2014, 17:44
Fernando de Rojas
Sólo para el director

Asentíle a Manual mientras acariciaba la barba. Tentado estuve de inspeccionar inmediatamente aquellos puestos, en especial el que tanto frecuentaba la bruxa, más prefería esperar por Mauricio. Nunca sobraba contar con un compañero cuando andentrábase uno en terreno desconocido.

Despedíme de Manuel et dispúseme a esperar a Mauricio, empero guerdéme mucho de fazerlo discretamente et lo más lejos que la vista permitíame de aquel lugar. Non quería alertar la liebre antes de soltar la saeta...

Notas de juego

Lo dicho. Espero por Mauricio, aunque lo hare desde alguna callejuela/esquina/etc... desde donde pueda hacerlo discretamente.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/10926075
29/03/2014, 08:23
Mauricio de Alconétar

Si, la impura... ya veo -le dije mientras comprobaba cómo al tocarme la bolsa sus ojos se desviaban instintivamente hacia ella-.

- Tiradas (2)
Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10926476
29/03/2014, 12:34
Director

Discutieron un poco más Mauricio et el comerciante árabe. Al final, el mediero sacó la bolsa, extrayendo de ella tres maravedíes, que cayeron en las manos de Mutawakkil con ese sonido que tanto agradaba a los comerciantes.

A cambio, Mauricio obtuvo la información que buscaba: la muchacha solía frecuentar un puesto, algo apartado del de Mutawakkil, en el que vendíanse artículos de toda casta. Aqueste puesto estaba en uno de los extremos de la alcaicería, et gozaba, además, de trastienda propia, lo que sin duda facilitaba el mercadeo con materias que sin duda llamarían la atención del obispado. Nada más pudo sacarle Mauricio al comerciante, et, tras lanzar mirada en derredor et ver a Fernando, dirigiose hacia él.

Notas de juego

Obtener la información te costaría 5 maravedíes, que se reducen a tres mediante el regateo. Ahora te anoto el gasto en la ficha.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10926481
29/03/2014, 12:38
Director

Desde su espera, vio Fernando a Mauricio intercambiando unas monedas et algunos artículos con un mercader, et en seguida diose la vuelta aqueste, et dirigiose hacia él.
 

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10926484
29/03/2014, 12:39
Director

Notas de juego

Estáis nuevamente reunidos. He acelerado un poco el avance para que no se eternice el asunto...

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10926493
29/03/2014, 12:40
Director

Caminó Pablo por el empedrado, en dirección al cuartel de la guardia, que hallábase un tanto apartado. Non había muchas gentes en las calles, sin duda debido al incidente de esa mañana, que habría despertado el miedo en las gentes, al ver tal prodigio sucederse en el mismo seno de la iglesia, lugar al que normalmente acudirían en busca de sosiego en estos casos. Así pues, a nadie se cruzó Pablo a quién pudiere preguntar el paradero de Fernando et Mauricio. Ya llegando a la plaza, vio aqueste a unos chiquillos a lo lejos, que mirábanle fijamente. Non fízoles mucho caso, et continuó hacia su destino, cuando, de repente, algo le impactó en la pierna, causándole dolor. Era una piedra, que uno de los zagales le había tirado.

- ¡Demonio! - gritáronle - ¡Hereje! - añadieron, et salieron corriendo antes de que Pablo pudiere reaccionar.

- Tiradas (3)

Notas de juego

Recibes 1 PD de la pedrada.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10926512
29/03/2014, 12:47
Director

Dirigiose don Jofre de vuelta a su celda, caminando con paso firme. Por el camino, cruzose con varios caballeros, entre ellos el propio Llorenç de Abelló, quién dirigíase, al parecer, también hacia sus aposentos. El caballero dirigiole un saludo cortés con la testa, mas ninguna palabra salió de sus labios, et pronto separose de él.

Subió las escaleras a buen paso el caballero, rehuyendo deste modo el frío que le atenazaba, hasta llegar a su celda. Al abrir la puerta, se encontró con un escenario que sin duda non era el que había previsto: hallábase el tabernero degollado, et tendido en el suelo. Su sangre había sido utilizada para dibujar en el suelo un símbolo diabólico, al menos parte de ella. La restante hallábase derramada, et malamente esparcida por la estancia, de un modo tal que parescía aquello una carnicería.

Durante un instante, permaneció el caballero paralizado, observando la escena como sin comprender. Sacole de su ensimismamiento un grito, et el sonido de un cuenco de madera cayendo al suelo: una sirvienta, sin duda enviada desde las cocinas a llevarle los alimenos, había llegado al lugar, et observaba con horror la escena. Tal había sido la voz, que sin duda había llamado la atención de alguien, pues por el pasillo se oía ya el sonido de varias pisadas, sin duda de hombres pertrechados.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/10926585
29/03/2014, 13:22
Mauricio de Alconétar

Era cerca de la hora estipulada, y saqué en medio de la alcaicería, mientras ya me dirigia a su comienzo un trozo de queso que ya raspaba cerca la piel... Entonces vi allí al alguacil.

Hola Fernando. ¿Cómo os ha ido? -le pregunté-. Por mi parte, conozco un sitio, según he averiguado, donde podría frecuentar aquella Ostatxu... Está aquí mismo, en la alcaicería.

Cargando editor
Jofre de Castellvell Cargando pj
20662/10928091
29/03/2014, 22:54
Jofre de Castellvell

Dejé la comida sobre la cama mientras miraba la escena con estupor.

-Dios nos asista...- Musité contemplando el cuerpo ya sin vida del difunto. Realicé la señal de la cruz sobre mi mismo y me acerqué al pobre diablo, su carne estaba fría y su cuerpo rígido. Le cerré los ojos- Requiescat in pace.

Notaba la furia corriendo por mis venas, fría como la hiel. Alguien había degollado a nuestro único vinculo con la bruja. Alguien de este lugar había matado a sangre fría a la única pista que teníamos. 

-¡AAAAAAHHHHHHHHH!- Dejé escapar un grito de enfado y de frustración ante semejante barbarie, mientras me llevaba las manos a la cabeza. Salí al pasillo con enfado mientras me llevaba la mano a la boca para ahogar una mueca.

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/10932458
31/03/2014, 10:03
Fernando de Rojas

Alegréme al encontrarme de nuevo con el mediero.

También conozco de los puestos frecuentados por la moza. - Et alzando la cabeza señaléle los puestos que hallábansea al fondo. - Et de entre todos aquellos, hay uno más frecuentado que el resto. - Indiqué a Mauricio el puesto que hallábase instalado junto a una casa, cuyo interior parecía formar parte del negocio - Ahí siempre recibíanla con buen parecer, et guiábanla al interior. Echemos vistazo.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/10935836
31/03/2014, 22:53
Mauricio de Alconétar

Vayámos pues, amigo -y encaminéme tan presto como pude a su lado*-. De nuevo déjole hablar allí, que la autoridad es vos y no un servidor.

Notas de juego

* he de suponer que el lugar es el mismo que me indicaron a mí, ¿no, director?

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10935940
31/03/2014, 23:11
Director

Pusiéronse ambos en marcha hacia el puesto que habíanles indicado, lo cual non exigioles de mucho andar, pues hallábase aqueste cerca. El hombre que lo atendía era sin duda un mercader afortunado, pues vestía ropas coloridas, al gusto de los moros, et lucía algún que otro objeto de buen brillar en su indumentaria.

Al llegar ambos dos al puesto, el hombre despachó a una mujer, a la que había vendido unas alhajas, et miroles con sonrisa sinuosa. Su rostro era afilado, et lucía una barba finamente recortada. Tras él, a unos pocos pasos, fazía guardia un hombre de aspecto corpulento, de origen cristiano al parecer, quién a todos los clientes (et en especial sus manos) con cara de pocos amigos. Non fabló aqueste, sino el mercader:

- Bienvenidos, amigos. - díjoles en correcto castellano - ¿En que puedo serviros?

Notas de juego

* Sí, el lugar es el mismo ;).