Partidas

  • En juego
    • Director (0)
    • Jugador (1)
  • En pausa
    • Director (0)
    • Jugador (0)
  • Finalizadas
    • Director (0)
    • Jugador (1)

Partidas como director en juego

Partidas como director en pausa

Partidas como director finalizadas

Partidas como jugador en juego

Nada está escrito en piedra

Nada está escrito en piedra

He visto que esta partida tuvo un intento de jugarse en Umbría pero luego no la localizo por ningún lado. Como conozco el módulo y lo he dirigido en un par de ocasiones busco tres o cuatro jugadores que se animen a jugarla.

Barcelona. 1926

Hace ya tres años que el general Primo de Rivera se hizo con el poder, instaurando lo que popularmente se conoce como “La Dictablanda”. Bien sabido es por el vulgo que las tres grandes pasiones del general son, no necesariamente en este orden, el vino, las mujeres y el jamón. La Ciudad Condal ya no es aquella urbe en guerra constante de años pasados. Los ecos de la “Semana Trágica” son poco más que materia de estudio para los historiadores, y el pistolerismo entre patronos y sindicatos apenas un mal recuerdo.

Bien o mal, las fuerzas represivas del general (que desprecia el catalanismo, considerándolo un pasatiempo de la intelectualidad barcelonesa) han conseguido una aparente paz en las calles por el expeditivo método de apalear a  todo aquel que se oponga al orden público. Aunque las críticas al dictador no faltan (descontento popular por la guerra de África, manifestaciones estudiantiles, protestas de la burguesía catalana ante la supresión de la Mancomunidad y de la bandera catalana), las calles de la ciudad gozan de un período de tensa y relativa paz.

Ver la partida

Partidas como jugador en pausa

Partidas como jugador finalizadas

Tinieblas en el crepúsculo

Tinieblas en el crepúsculo

La ciudad de Burdeos prospera tranquila bajo la atenta mirada del Marqués Charles de Beauharnais, tal y como lo ha hecho durante el último siglo. Su carácter afable y su reputación de justo facilitan que los conflictos se resuelvan sin demasiado jaleo. Sin embargo, nada dura eternamente y ahora, después de tanto tiempo, las tinieblas acechan a la estabilidad de su gobierno.

Ver la partida