Partida Rol por web

Bon sang ne saurait mentir

Chapitre III: Le Sang des Proches

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17391416
10/12/2019, 03:28
Mireille Bettencourt-Dumah

Mireille sonrió triunfal al escuchar que alguien descolgaba al otro lado del teléfono. Con él en la oreja empezó a pasear por la estancia, aprovechando para deslizar con aire distraido los dedos por las superficies que llamaban su atención al moverse cerca de ellas. 

¡Éléonore! Ça va? —saludó, aún sonriente—. Estoy bien. Bon, enfadada, pero viva, que no está tan mal... Estoy haciendo lo del Service, sais-tu? Pero ha pasado algo... Empiezo por el principio, bien? —Dejó de toquetear los muebles para empezar a enredar un rizo en su dedo—. Ayer un hombre que se llama Eshu nos encargó dos cosas, una obligatoria y otra para subir nota. Bon, la cosa obligatoria ya la hicimos y todo bien. Pero la voluntaria era conseguir un sobre y para hacerlo tuvimos que prometer un favor grande. Y cuando volvíamos a Lyon nos amenazaron con fuego y nos lo quitaron. —Detuvo sus pasos por un momento para hacer un par de preguntas, arrugando la naricilla—.¿Conoces a Eshu? ¿Es de fiar? Porque ahora no tenemos el sobre, pero la ambición nos perseguía de cerca y tenía hambre. Creo que podría ser la ambición de Eshu.

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17394472
11/12/2019, 04:26
Mireille Bettencourt-Dumah

Dupuy... Qui est-il? Monsieur Le Prefect? —preguntó, dando algunos toques con el índice en su mejilla.

Después hizo una leve pausa mientras escuchaba y para ordenar todas las preguntas de Éléanore antes de empezar a responder.

—No sabemos quién fue. Íbamos en el coche de Chloé y unas furgonetas nos seguían. Entonces llamaron a mi teléfono con un número invisible y nos dijeron que si no parábamos el coche nos iban a quemar. Paramos y nos enviaron un bicho de esos que vuelan, un dron, para recoger el sobre con él. No los vimos, ni nada. 

»Tampoco sabemos qué había en el sobre. No lo abrimos —confesó con cierto fastidio por no haberlo hecho—. Era una información que Eshu nos dijo que quería Dame Blandine, pero ahora pienso que a lo mejor era él quien la quería. O ese Dupuy. Y el favor grande se lo debemos a Malabeste. Tres favores, en realidad, uno cada una. Es un nosferatu que vive en Villefranche.

Se calló por un instante y volvió a retomar su caminar para volver a subirse en la cama mientras seguía hablando.

—Y ahora tenemos que ir al Palais a contar nuestro Service y no sabemos si contar lo del sobre o no. Claro, aún no sabemos seguro de quién era la ambición hambrienta. Hmmm, ¿y crees que todo esto del sobre podría ser una prueba más... un... un... —Miró a Paul, haciendo memoria de cómo lo había dicho él un momento atrás—... un montaje? 

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17398758
12/12/2019, 16:24
Mireille Bettencourt-Dumah

La niña frunció los labios en un mohín de fastidio al escuchar lo que le decían al otro lado de la línea.

¿Volver otra vez? Vraiment? ¿Crees que deberíamos ir a Villefanche otra vez antes de ir al Palais? ¿Pero entonces tendríamos que volver a pagarle? No nos lo va a dar de nuevo a cambio de nada, n'est-ce pas?

Resopló entre dientes en un gesto tan humano como innecesario. 

¿Y quién crees tú que nos lo ha podido robar? Tiene que ser alguien con mucha ambición hambrienta, pero que además tenga muchos hombres y furgonetas y lanzallamas y un dron. Y que pueda haber conseguido mi número —agregó—, que sólo lo teníais tú, Stanislas y Chloé. ¿Dupuy? ¿Dame Blandine tiene enemigos? ​​​​​​​

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17414194
18/12/2019, 03:02
Mireille Bettencourt-Dumah

La niña resopló por lo bajo antes de responder. 

Era algo sobre algún Antiguo, pero a saber quién. Bon, merci por tu consejo, Élénore... Espera un momento, s'il te plaît, no cuelgues. —Miró hacia los otros tres y les hizo un gesto con la cabeza—. Ahora os cuento, pero... ¿queréis que le diga algo más? ¿Me he dejado algo?

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17452316
02/01/2020, 22:36
Mireille Bettencourt-Dumah

Mireille paseó la mirada por sus compañeros de uno en uno, a la espera de que alguno dijese algo o hiciese algún gesto. Primero miró a Paul, luego a Clemence y finalmente a Raphaëlle, apenas un instante a cada uno. Pero al llegar a Paul de nuevo le pudo la impaciencia y siguió hablando hacia el teléfono. 

Ya está. Merci, Élénore. Ya te contaré qué tal nos sale todo. Tendré el móvil, por si te enteras de algo sobre la ambición hambrienta o lo que sea. Au revoir!

Colgó y se bajó de la cama para guardar el aparato de nuevo en el bolsillo de su abrigo. Por el camino ya empezó a hablar para informar a los demás. 

Éléonore dice muchas cosas —anunció como advertencia previa—. Dice que Eshu debe ser uno de los perros de Monsieur Le Préfet. Y que no lo conoce, pero que sus hombres no se mueven sin que lo mande Dupuy. Dupuy es le Préfet —aclaró para luego seguir hablando—. También dice que Malabeste no participaría de un juego de Dame Blandine para ponernos a prueba. Y que si nos ha cobrado tres favores, lo que había en el sobre era muy, muy, muy valioso —Empezó a enredar un dedo en uno de sus bucles, dando pequeños tirones de él—. Dice que seguramente nuestro Service era en realidad traer el sobre y no lo otro. Ella cree que nos toca volver a casa de Malabeste para que nos lo dé otra vez. Y dice que no dejemos que nos cobre de nuevo por algo que ya hemos pagado, pero que nos aseguremos de mirar lo que hay dentro esta vez.

Cuando terminó de hablar se los quedó mirando otra vez y se encogió de hombros.

Yo me fío de Éléanore, ella sabe mucho. 

Cargando editor
Clemence Belloux Cargando pj
26119/17458302
05/01/2020, 10:47
Clemence Belloux

Clemence espera mientras tiene lugar la conversación de la pequeña, no sabe qué más añadir pues pasar por los suyos para tratar de ser independiente no le parecía una opción. Ya le había costado algún sacrificio hacerles ver que estaba lista para el Service. La Tremere no estaba muy segura de las palabras que oía a Mireille, con respecto a Eshu.

-Alors… Debemos volver a ver a Malabeste- dice con cierto tono de desgana al respecto, pues no le parecía el mejor plan. De los labios de la pequeña Malkavian parecía tener todo el sentido del mundo volver, pero no es como si Clemence quisiera volver a ver al Nosferatu y contarle que habían perdido aquella información valiosa. –No es mala idea, aunque no sé si Malabeste querrá saber que perdimos el sobre, no sabemos que contenía pero si era tan apreciado no nos hará ningún bien que siga por ahí suelto. Eso sin contar que Paul no es bienvenido precisamente.

Se levanta y se estira las arrugas del vestido con cierto disgusto.

-Allez-y, me cambio y vamos- acaba por decidir que no había muchas más opciones. Aquel Service era una trampa que esperaba que no acabara con sus no-vidas por un cruce de antiguos.

Cargando editor
Paul Guilhem Cargando pj
26119/17465224
08/01/2020, 00:39
Paul Guilhem

Sonrió y se encogió de hombros, resignado.

—Quisiera que tu contacto, mon petite Mireille, no tuviera razón. Pero en estas circunstancias sólo puedo confiar en tu instinto. Tan puro. Si crees que tiene razón, adelante. Pero nuestro Barón tratará de sacar una nueva ventaja de esto.

Su suspiro sólo movió el aire, sin calentarlo.

—Y temo que tengáis que pagar un nuevo precio. Y que mi presencia sería tomada por una provocación. Así que me tendré que resignar a aligerar lo que pueda el pago el día que tengáis que hacerlo. Vuestras deudas son mis deudas.

Se había resignado muchas veces estas dos noches y sentir eso no le hizo hervir la sangre. Se preguntó si antes del abrazo era así, si me estaría volviendo frío.

—Entre tanto, se me ocurre que puedo tratar de encontrar a la panda del dron. Sería pisar su territorio pero es un riesgo que puede valer la pena ¿Cómo era el aparato? ¿Y los vehículos o los acentos de esos tipos?

Cargando editor
Raphaëlle Lefevre Cargando pj
26119/17472007
10/01/2020, 10:27
Raphaëlle Lefevre

Raphaëlle soltó una ligera risa sarcástica. 

-Genial, nosotros de vuelta a hacer de marionetas, y de titiritero aquel que se ha pasado la cara por una licuadora. 

Se encogió de hombros, dando un bufido. 

-Cuanto antes vayamos mejor. Tengo la manía de querer ser esclava de nadie el menos tiempo posible.

Miró a Paul, finalmente, ante las palabras que había dicho sobre su presencia. No le faltaba razón.

-¿Entonces supondré que nos esperas en el coche? ¿O en otro lugar?

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17472618
10/01/2020, 14:06
Mireille Bettencourt-Dumah

Una vez todos los demás dieron su parecer, Mireille se acercó a la cama y se sentó en el suelo para ponerse los zapatos que se había quitado poco antes. Desde ahí, con una bota a medio poner, miró a Paul con aire pensativo.

Es una pena que no vengas, pero tienes razón porque Malabeste está un poco molesto contigo —Lo de «un poco molesto» sonaba a un eufemismo como una casa—. Los vehículos eran dos furgonetas, pero no les vi nada especial y a la voz tampoco. —Miró a Clemence y se dio unos toquecitos con el dedo en la barbilla—. ¿Sabes? Creo que podríamos preguntarle a Chloé. Ella es policía, seguro que se fijó en más cosas. Hoy no puede venir porque tiene que dormir —Puso los ojos en blanco ante esa debilidad—, pero te puedo dar su número y la llamas. No le importará que la despiertes, se duerme luego otra vez y ya está. 

Terminó de ponerse las botas y se puso en pie para acercarse a ellos de nuevo. 

Ella no puede conducir, pero tengo las llaves de su coche si nos hace falta. Lo que no tengo aquí es el coche —Miró directamente a Raphaëlle al lanzar la siguiente andanada de preguntas—. ¿Vas a ir en moto? ¿Me llevas? ¿Puedo ir en la moto? Te prometo que me portaré superbien.

La noche anterior se había quedado con las ganas, pero en esta no estaban ni Chloé ni Stanislas para oponerse a su deseo. La que sí podía oponerse era la dueña de la moto. Así que esperó su respuesta con los ojos brillantes y cara de súplica.

Cargando editor
Clemence Belloux Cargando pj
26119/17485168
14/01/2020, 21:10
Clemence Belloux

Mireille tiene más idea de qué hacer que todos juntos, eso es más que evidente y Clemence asiente ante sus palabras.

-Hablaré con Chloé, pero deberíamos ir todos a ver a Malabeste- dice y luego repara en Paul y niega. –Todos menos él. No sé cómo quedarán las cosas pero Paul fue irrespetuoso con el anfitrión, aunque ninguno quisiéramos estar ahí debíamos respetar las tradiciones.

Luego escucha como Mireille le pide ir en moto y no puede sino sonreír levemente por los descubrimientos que hacía la pequeña por cosas cotidianas, cosas que alguien de cierta edad no consideraba excepcionales.

-Je vais me changer-  anuncia buscando algo de ropa en una cómoda en la habitación donde no solo guardaba ropa convencional de calle. –Mejor movernos rápido, no quiero tener que verme en la situación de pedir asilo a Malabeste cuando caiga la noche.

Cargando editor
Paul Guilhem Cargando pj
26119/17486886
15/01/2020, 13:19
Paul Guilhem

Levantó una ceja, miró a Clemence y habló.

—¿De verdad crees que negarse besar la sombra de alguien en el suelo es una falta de respeto, por mucho que éste sea el anfitrión?

Enfundó las manos en los bolsillos del pantalón.

—Pero desde luego sí lo sería si volviera sin su permiso. Tampoco puedo pisar sus dominios pero creo que vale la pena el riesgo si tengo oportunidad de averiguar algo sobre quién robó el sobre.

Se dió cuenta de que estaba harto, pero no era cuestión de pagarlo con sus iguales así que desvió un poco el tema para evitar tensiones innecesarias.

—Por cierto, si ocurrió en sus dominios vuestra seguridad era su responsabilidad así que no puede echaros la culpa. Podéis utilizar esa baza. Aunque apuesto a que si sacáis ese tema heriréis la sensibilidad del señor de la casa y es de esperar que en compensación os pida varios favores más o que lamáis la suela de su zapato para compensar vuestra ofensa.

Soltó un "je" mientras caía en la cuenta que no se le daban muy bien los chistes. En eso no había cambiado desde sus tiempos en el ejército. No había conseguido más que insistir tormpemente en un tema que consideraba cerrado.

—Lo que quiero decir es que si os pide algo y os negáis no diré que le faltásteis el respeto.

 

Notas de juego

Edito: he añadido algo en los últimos dos párrafos

Cargando editor
Mireille Bettencourt-Dumah Cargando pj
26119/17487018
15/01/2020, 14:18
Mireille Bettencourt-Dumah

Esperaba la respuesta de Raphaëlle sobre la moto, pero miré a Clemence y a Paul cuando hablaron. Ladeé la cabeza y me lo pensé un momento. 

Que Paul llame a Chloé para que le diga si recuerda más detalles y así entre los dos investigan lo de los ladrones. Mientras, nosotras tres vamos a ver a Malabeste. —Una sonrisa se deslizó en sus labios infantiles—. Eso que ha dicho Paul de la seguridad está muy bien. A lo mejor podemos usarlo con cuidado de no ofenderlo.

Después volvió a mirar a la motera con impaciencia por su respuesta, no se le iba a olvidar su petición tan fácilmente. 

Notas de juego

Mini-intervención sólo para decir eso y que el jefe pueda avanzarnos cuando toque.