Partida Rol por web

El Lobo

II. La batida

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13534951
29/03/2016, 22:08
Director

Recordabas el cerrojo de una puerta. Un cerrojo pesado y atronador. Recordabas ese sonido, más que una imágen. Ahora que habías despertado mirabas el techo. Estaba empedrado, igual que las paredes. La habitación revestía un aire cálido y acogedor, pero como olvidado, como abandonado pese a lo lujoso de la alcoba donde te hallabas tumbado. Unos cojines y unas sillas bien dispuestas amenizaban la sala. La única ventana estaba abierta y la luz entraba. Ya debía ser de día.

Ah sí. Tus piernas. Estaban ahí, pero no las sentías. Tras intentar moverte el cuerpo te dolía... ¡la espalda! Aquel dolor era un crujido ligado a una blasfemia, y tu cuerpo hallábase con vendas. Tu torso y estómagos parecían como aquellos cuerpos de los reyes de Egipto, los faraones ni más ni menos. Alguien parecía haberte atendido. Pero sí... volvamos a lo mismo... ¡tus piernas...!

Notas de juego

Despiertas. Haz una tirada de Escuchar (PER). Bonus del +25%

Cargando editor
Prudencio Cargando pj
26736/13535124
29/03/2016, 22:51
Prudencio
Sólo para el director

Prudencio apretó los dientes cuando intentó incorporarse, conteniendo un -¡Oh Dios! que apenas se escuchó como un murmullo. Sus piernas, parecían no estar allí. Decían que eso le pasaba a veces a la gente, cuando recibía un golpe muy fuerte en la espalda y ya no podía mover las piernas. Que dejaba de sentirlas. Rezó lo que supo porque no fuese ese el caso. ¿Qué sería de él si quedase inválido?¿Se tendría que dedicar a la beneficencia para malcomer? Pensó en decir algo, en llamar a alguien...cuando de pronto, le pareció escuchar algo.

- Tiradas (1)
Cargando editor
Íñigo de Urrutia Cargando pj
26736/13536237
30/03/2016, 09:44
Íñigo de Urrutia

Bien hecho, Xan. Has sido de gran ayuda- Le dice Iñigo mientras le da unas monedas de su bolsa en recompensa como le habia prometido. -Me acercare a la torre de Don Leuter. Espero que mis amigos se encuentren alli y que todo haya que dado en un malentendido.

Iñigo parte en direccion a la construccion que ve en la lejania

- Tiradas (1)
Cargando editor
Teolfo Cargando pj
26736/13539197
31/03/2016, 00:40
Teolfo
Sólo para el director

Agotado y magullado, Teolfo permaneció mirando el castillo un buen rato. No quería volver a tocar el suelo hasta que no tuviera la certeza que nadie le oiría, y quería aprovecharse de su posición alta en la rama, para excrutar actividad en torno a la fortaleza. 

Debe de ser el castillo del padre de Mateo de Andrade, sin duda, un monstruo como su hijo. ¿Prudencio estaría dentro? Es lo que había oído al desalmado noble. E Íñigo, ¿dónde pararía? 

Teolfo pensó en huir y dejar a sus antiguos compañeros en las fauces de los perros del noble. ¿Al fin y al cabo, qué podía hacer él? Pero sabía por experiencia previa, que las pesadillas le asaltarían sin cesar por las noches y nunca volvería a dormir tranquilo. Así que comenzó a contar sus opciones...

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13540133
31/03/2016, 11:59
Director

Notas de juego

Ahora mismo está todo tranquilo. No oyes nada, es un buen día soleado. Dime qué vas a hacer.

Cargando editor
Hombres de Mateo Cargando pj
26736/13540139
31/03/2016, 12:00
Hombres de Mateo

-¿Qué vamos a hacer con él? -dijo uno de los que parecían los hombres de Mateo, hablando en alguna sala contigua.
-No sé, está muy grave... -dijo otro-.
-Pues matarle -un tercero-, ¡es hombre está muy herido! ¡Don Mateo, cuando venga y lo vea, no lo querrá para la batida!
-Ya -el primero-, esperemos a ver si se recupera.Por cierto, ¿donde está Mateo? ¿Ha llegado ya?
-No, aún no...
-¿No? -respondió el primero-. ¡¡Joderr!!

Cargando editor
Teolfo Cargando pj
26736/13541873
31/03/2016, 21:09
Teolfo
Sólo para el director

Teolfo se despegó de la rama, apoyándose en los brazos extendidos esperó 5 segundos antes de bajar lentamente del árbol. Una vez en el suelo empezó a mirar aténtamente a su alrededor. En silencio, con los ojos muy abiertos y sucio, parecía un gato salvaje con estos movimientos.

Había oído gritos, la noche anterior. Alguien más fue atacado. Tenía que advertir a Íñigo como fuera. Ese castillo estaría conectado con el pueblo por alguna senda. Eso le permitiría orientarse. 

 

Notas de juego

Teolfo va a intentar encontrar algún rastro, por si algún hombre a pasado corriendo, o por si ve indicios de paso de alguna bestia inmunda, por ejemplo un perro de noble malcriado. Si no ve nada, se acercará hacía el castillo a escondidas hasta que vea un camino porque cree que tiene que haber un camino que una castillo y pueblo, e irá en sentido contrario hasta el pueblo. Caso de que lo encuentre, irá por un lado, siempre alerta hacía lo que circule, y nunca pasando más tiempo del necesario lejos de un matorral o roca donde esconderse. Si aparece alguien correrá perpendicularmente a la dirección del camino lo más rápido posible,  si resulta que andan o llevan perros, y los ve con tiempo, o bien se esconderá, si van a caballo y van demasiado deprisa para dejarlos atrás.

 

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13543355
01/04/2016, 10:35
Director

Bajaste finalmente del árbol. Tenías la espalda un poco dolorida de la posición durante horas. Una vez abajo, intentaste vislumbrar huellas o rastros, pero sin éxito. En verdad no encontraste nada excepto el castillo que habías visto antes, allí, delante de tí. Intentaste avanzar sigilosamente, pero había demasiadas ramas y maderas y arbustos como para pasar desapercibido en cuanto a silencio. El caso es que, viste una figura, entonces, acercándose al castillo. Más bien te encontraste con ella. ¡Amén que no era don Mateo ni sus hombres ni sus perros! Pues a punto de marcharte corriendo andabas... ¡Era don Íñigo! ¡Que caminaba hacia el castillo del futuro barón!

- Tiradas (2)
Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13543364
01/04/2016, 10:39
Director

Sin nada demasiado que ver, y con la desaprobación en los ojos de Xan por eso de ir al castillo del suyo señor, marchaste, y durante un rato avanzaste sin descanso. En verdad habías dormido relativamente bien (pese a los desvelos) y en menos de una hora llegaste a tu destino. Cuando estabas ya en la colina del castillo, te encontraste con alguie... ¡Era Teolofo! Estaba solo, y parecía andar, por otra zona, directo también hacia el castillo.

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13543365
01/04/2016, 10:40
Director

Notas de juego

Ambos os encontráis. Podéis postear para los dos juntos (no marquéis a Prudencio).

Cargando editor
Íñigo de Urrutia Cargando pj
26736/13543398
01/04/2016, 10:57
Íñigo de Urrutia

-Teolfo, amigo mio!. Donde estabais? Temi por vosotros al no veros llegar con los campesinos del pueblo. Acaso tuvisteis algun problema?. Donde esta Prudencio?- Pregunto Iñigo sin dejar apenas tiempo a Teolfo para que le contestase cada una de las preguntas.

Cargando editor
Prudencio Cargando pj
26736/13544152
01/04/2016, 16:00
Prudencio

Prudencio intentó articular palabra, mas su boca reseca no llegó a moverse. El dolor era espantoso y más allá del instinto por el que todo hombre se aferra a la vida, deseó que aquellos hombres le dieran muerte, tal como alguno sugirió, con tal de que cesase aquel dolor. El tan solo esfuerzo de intentar hablar le resultó agotador por lo que, viendo que era del todo infructuoso, decidió cejar en su lucha y relajarse. No podía hacer otra cosa que esperar.

Cargando editor
Teolfo Cargando pj
26736/13546745
02/04/2016, 13:00
Teolfo

-Algo terrible ha sucedido a Prudencio. Nuestro compañero está malherido y en manos de un desalmado.- Extendió el brazo señalando al castillo - Allí adentro.

-Es el noble que vimos en la taberna el responsable del horror que vimos en la plaza y del mal de Prudencio. Ese ser vil disfruta persiguiendo a los hombres como si fueran conejos, y viendo como los despedazan sus canes.

-Debemos rescatar a nuestro compañero y huir de estos bosques- 

Dijo casi sin respirar y reteniendo las lagrimas en los ojos. Y le dió un repentino abrazo a su compañero, llenándolo de barro y hojas. 

Cargando editor
Íñigo de Urrutia Cargando pj
26736/13548870
03/04/2016, 10:33
Íñigo de Urrutia

Iñigo no daba credito a lo que oia. Como era posible que un noble como Don Mateo se dedicase a hacer semejatens barbaridades? Como podrian rescatar a Prudencio? Mateo iba acompañado de muchos guardias y entrar a su castillo no parece que sea posible asi como asi. 

No habia mayores instancias a las que recurrir, pues ¿Quien podria decirle a un noble en sus tierras que podia hacer y que no? ¿Quien podría acusarle de hacer algo tan repugnante como ir cazando a otros hombres simplemente por placer?

Amigo, Teolfo, creo que estamos en una situacion muy complicada. La unica alternativa que veo seria rescatar a Prudencio, pero dificilmente veo posible que podamos entrar en esa fortaleza. Creo que lo único que podemos hacer, es vigilar los movimientos de estas gentes. ¿Crees que saldran con él por algun motivo?

Cargando editor
Teolfo Cargando pj
26736/13549542
03/04/2016, 16:02
Teolfo

- Don Íñigo, debemos alejarnos del camino antes de seguir hablando. Desde allí podemos vigilar la entrada - Y mientras empujaba a Íñigo de Urrutia hacía el bosque, le preguntó - En el pueblo deben de sospechar de las salvajadas de Mateo de Andrade. ¿Qué os dijeron anoche? ¿Será partícipe su padre?.. Los hombres de Andrade me matarán si me ven, y os buscan a vos también. - Creo que algún campesino más pereció en el bosque anoche. Puede que en el pueblo nos ayuden de alguna forma si regresamos-

Pasó de empujar a tirar de íñigo de Urrutia por la manga, y tras hacer todas esas preguntas sin volverse a mirar a Íñigo, se volvió por fin, y apretando los dientes preguntó otra vez -¿Tenéis algún arma?

Cargando editor
Hombres de Mateo Cargando pj
26736/13549986
03/04/2016, 18:47
Hombres de Mateo

Mientras el cazador empujaba al clérigo fuera del camino (hacia una pequeña zona más boscosa y escondida y no tan visible al castillo), divisásteis que el pequeño palacete-fortaleza de don Leuter y su hijo Mateo abría su puerta principal. De ella salían seis hombres tirando de las monturas. Una vez fuera del muro, se subieron a ellos y pusieron rumbo hacia el norte, azuzando con fiereza a los suyos caballos. Finalmente se perdieron en el bosque.

Notas de juego

¿Qué hacéis?

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13549987
03/04/2016, 18:50
Director

Dejaste de oir voces. Lo más provechoso parecía descansar.

Notas de juego

Mantente a la espera ;)

Cargando editor
Íñigo de Urrutia Cargando pj
26736/13550262
03/04/2016, 20:11
Íñigo de Urrutia

Como arma solo tengo mi daga, Teolfo. No creo que con eso podamos asaltar esta fortaleza- Dijo Iñigo mientras estaba agazapado entre la maleza viendo como se alejaba el grupo de hombres a caballo -Bueno, al menos son 6 menos. ¿Cuantos hombres habra allí dentro?. ¿Habeis estado vos alli, Teolfo?

En el pueblo dudo mucho que nadie nos ayude. Las gentes del pueblo apenas se acercan a estos parajes por miedo a las represalias de los Andrade. No hay mas autoridad por estas tierras que la del padre de Don Mateo, al menos asi me dijeron. Don Leuter de Andrade suele estar en Santiago. A veces viene por aqui pero no a menudo asi que mucho me temo que su hijo Mateo aprovecha sus ausencias para desfogar sus mas bajos instintos asesinos. Aunque quien sabe....

Crees que deberiamos acercarnos a echar un vistazo a la fortaleza? Quiza haya alguna brecha importante es sus defensas? No es esta zona de conflicto y puede que no esten esperando ningun ataque?

Cargando editor
Teolfo Cargando pj
26736/13552930
04/04/2016, 17:08
Teolfo

Teolfo suspiró. - Vamos pues. Sígame don Íñigo- Y tras santiguarse, Teolfo se lanzó a rodear el castillo para estudiarlo, con la intención de no salir del bosque que lo rodeaba hasta que vieran una brecha en la fortaleza.

Notas de juego

¿Está el portón abierto ahora?

Cargando editor
Director Cargando pj
26736/13555615
05/04/2016, 11:29
Director

Habiendo dado cuenta de la opinión de los aldeanos de Castrelo, don Íñigo se apresuró al castillo siguiendo a Teolfo y a su instinto. Habiendo comprobado que los hombres de Mateo habíanse marchado al galope, os acercásteis al portón principal... ¡los muy imbéciles habíanlo quedado abierto! No podía sino ser otra cosa que las prisas... ¿irían a por otra presa viva o a qué diantres? El caso es que os internásteis con cuidado, asomando primero la cabeza... Y dentro no había absolutamente nadie. Un improvisado patio de armas con aspecto de cierta ausencia y abandono era el prólogo de la fortaleza interior, cuadrangular, que también parecía vacía.

Por ende, una vez dentro, tuvísteis que dar un rodeo y acceder al interior por las cuadras (que también andábanse abiertas). Tal puerta de acceso a la vivienda, tras subir por ella, no daba sino a un pasillo en la planta baja, et escaleras arriba. Nadie había por allí, tras mirar sala por sala (habitaciones vacías y carentes de actividad), subísteis a las estancias superiores. ¿Estaría allí Mateo? Cuando alcanzásteis el último escalón vísteis un conjunto de puertas. Seguramente serían todas habitaciones (aquel fortín no era sino un palacete de recreo y fiestas, un poco alejado, eso sí, pero así era). Sin embargo, una de tales puertas estaba abierta... y vísteis a un tipo tumbado en una lujosa alcoba, al lado de cojines y unas sillas bien dispuestas que amenizaban la sala. ¡¡Era Prudencio!! La única ventana estaba abierta y la luz entraba.

Notas de juego

Perdón por no haber posteado ayer. No ví que Teolfo había posteado.