Partida Rol por web

¡Alto, en nombre de Castilla! V: Todos muertos, menos uno

I. ¿Dónde está todo el mundo?

Cargando editor
Director Cargando pj
24189/12053925
30/01/2015, 20:36
Director

Pasó una semana y un día desde vuestro viaje, que incluía también vuestro encierro de tres cuatro días en la torre de Piedrablanca. Durante tres días empujásteis la maltrecha carreta en la que Jimeno de Arguilla aguantaba como podía, al borde del desmayo. Determinásteis, entonces, el buscar cobijo durante cierto tiempo, pues avanzar en tales condiciones, dado un peligro aparecido, podía significar el fín. Estábais muy cerca ya de Alaurico, lugar al que os dirigíais como empresa final, cuando una vieja casa de piedras y palos en forma desigual se erguía en medio de los lisos campos murcianos. Allí estuvísteis alrededor de una semana, descansando de las heridas sufridas*, et Jimeno siendo atendido por dos pastores que no sabía muy bien de vendas, aunque había curado unas cuantas patas de oveja rota y limpiado dentelladas de lobo en su ganado. A dios húbole de dar gracias el de Arguilla que ningún pulmón cogiérale la lanzada terrible, et que mas bien le atravesó de pecho a espalda, pero sin dañarle demasiado los hígadillos vitales. La estancia y el cobijo corrió a su cargo, debido al buen hacer y bondad de transportarle durante días.

Vosotros, por vuestra parte, aprovechásteis para descansar, mas ningún esfuerzo hicísteis en no quedar en valde aquellos días, pues el rey castellano Sancho "el Bravo" aún tenía fuertes apoyos en aquella tierra tan alejada de la Corona de Aragón. Y ya era bastante con que un viajero (Jimeno) llegase sumamente herido como para levantar más atenciones sobre uno. Empero que así, durante dicha semana, no hicísteis sino recuperar las fuerzas, et asimilar todo aquello que habíais visto y oído, por duro, infame y contecioso (cuanto menos increíble) que hubiera sido.

Notas de juego

*Podéis tirar por la tabla de curación natural, según la RES que tengáis os curaréis lo siguiente.

Tabla de Curación Natural
Resistencia || PV Recuperados
1 – 5 || 1D2
6 – 10 || 1D3
11 – 15 || 1D4
16 – 20 || 1D5
21 – 25 || 1D6
26 – 30 || 1D6 + 1

Cargando editor
Jimeno de Arguilla Cargando pj
24189/12054080
30/01/2015, 21:09
Jimeno de Arguilla

Tras esa semana, Jimeno pudo volver a andar, et como buen et duro aragonés, mandó que le pusiérais las armaduras encima, a pesar de las heridas (sólo por el orgullo de no verse desvalido al lado de vuecencias). Et que tomando provisiones de aquella casucha en mitad de la estepa, dísteis rienda a las botas hacia Alaurico. Apenas quedaba mucho, cuatro o cinco leguas, et quizá a la mitad del día anduviéseis allí.

He de decirvos dos cosas -comenzó Jimeno mientras caminábais-. La primera es daros las gracias de nuevo por empujarme hasta esta guarida, et dejarme descansar et no abandonarme a mi suerte, pues la herida mia era como de muerte. Jamás podré olvidar tal acto. Ejem, bueno... et lo segundo -prosiguió cerrando la vista y ciñéndola al horizonte, como recordando algo- es que, según me contó mi buen señor don Bermeo, su Majestad Jaime bien podría haber aplastado con una invasión de sus ejércitos al de Soterraz... Ni ese perro de Sancho se habría atrevido a defender a ese noble con la escisión de su propia corona... Empero que Su Majestad es sumamente supersticioso, os hago saber; et que mucho se habla sobre Fedro, en cuestones no muy limpias... Las malas lenguas aseguran que su influencia sobre sus vasallos así como sus riquezas se deben, más que al dinero o al linaje a... a los constantes pactos que ejerce con el Maligno.

Hubo una pausa, empero que seguísteis caminando. Jimeno tampoco era buen narrador, et que prefería contar lo que se venía diciendo desde hace mucho, aun yendo al grano.

...et otras muchas cosas peores, si cabe. Por ello, don Jaime no se ha atrevido a azotarle directamente, ¡Ja! ¡Un señor Rey temiendo a un noble!, et que por eso estamos aquí, nosotros mismos... Somos la alternativa del mismísimo rey de Aragón, dictado de su propia boca -entonces recordó que vosotros érais "simples" contratados en todo este embrollo-: se os recompensará bien por todo ello, nos os preocupéis.

Jimeno os siguió contando algunos chascarrillos de su señor, del rey aragonés, et de Fedro de Soterraz, et que también os dijo algo así como que aunque él no creía en banalidades tales como pactos con el Mal, mantuviérais los ojos bien abiertos.

Cargando editor
Tariq Cargando pj
24189/12054303
30/01/2015, 22:43
Tariq

-Pues bien haríades en creer, después de todo lo que habemos visto.

Tariq estaba últimamente más hablador que de costumbre. Hombre como era de vivir el presente, hacía tiempo que había olvidado por completo el riesgo en que Jimeno les había puesto.

-¿Et cómo pensades que vayamos a derrocar al tal brujo, cuatro hombres más un zagal, a cual más maltrecho?

No era aquella una pregunta irónica, pues Tariq no estaba dispuesto a renunciar a la recompensa prometida por el de Arguilla, con la que esperaba poder comenzar de nuevo en Almería. Con ella más bien demandaba un plan.

- Tiradas (1)

Notas de juego

Un puntito recupero yo :( Al menos, con ese puntito recupero mi bonus al daño.

Cargando editor
Pelayo de Arbás Cargando pj
24189/12055533
31/01/2015, 11:57
Pelayo de Arbás

No hay-dijo lentamente el caballero-hombre que por pactos con el maligno haya conseguido prevalecer y triunfar sobre el bien. Si ese noble hace las cosas que dices... tendrá que ser juzgado por el Altísimo y yo mismo le daré muerte- el caballero parecía bastante resuelto, desde que se había aclarado la cuestión de Jimeno y había descubierto que sus pensamientos no eran equivocados. 

- Tiradas (1)

Notas de juego

Pues yo me pongo a tope de vida :)

Cargando editor
Damián Cargando pj
24189/12058104
01/02/2015, 11:39
Damián

Sería mentir el decir que, hacía un tiempo, Damián se habría carcajeado ante la mención de un hombre que hacía pactos con el Maligno, y que fuera este alguien a quien temer. Siendo sinceros, Damián siempre fue zagal cristiano, siempre tuvo fe en el Altísimo, pero no era persona de creer en las manifestaciones sobrenaturales en la Tierra, divinas o malignas. Sin embargo, su dogma de creencias se había visto tambaleado tras los increíbles eventos de los últimos tiempos. Y por ello, un escalofrío recorrió su espalda ante la mención de aquel adorador del Mal.

Una mueca adornó el rostro del joven al escuchar las palabras de su compañero Tariq. ¿Cómo que cuatro hombres y un zagal? ¿Acaso no había demostrado hasta ahora su valía como guerrero igual que los demás? Mantuvo silencio, sin embargo, asintiendo las palabras de su señor don Pelayo.

Notas de juego

Si mis cuentas no fallan, yo ya estaba a tope de vida :)

Cargando editor
Potencio Flores Cargando pj
24189/12059495
01/02/2015, 19:04
Potencio Flores

- Espero que con bien querráis decir abundantemente bien. Casi no lo cuentas y nosotros tampoco y eso que esto no ha acabado aún. Pero es que si no llevábamos ya poco, ahora para más faena, encima nos las tendremos que ver con un confabulador del Maligno. Si ya te digo yo que... ¡con lo bien que podría estar yo ahora! -esto último evidentemente era mentira, ni el propio Potencio se lo creía. Es más, con el camino que llevaba últimamente, era muy probable que a estas alturas estuviese camino de la horca o borracho en algún pesebre durmiendo la mona.

A decir verdad, lo único que lo mantenía allí y con la mente sana era la promesa de recompensa, dinero igual a mujeres y hacía ya tanto que no yacía con una...

Notas de juego

exámenes...

Cargando editor
Jimeno de Arguilla Cargando pj
24189/12059706
01/02/2015, 19:50
Jimeno de Arguilla

Su Majestad Jaime le ha hecho una oferta bastante suculenta, et nosotros se la hemos de llevar -reveló a Tariq-. Sería el de Soterraz loco de no aceptarla, pues no creo que un mejor posicionamiento consiga de ello -et que no detalló cual sería en exactitud; empero miró con cierto descaro a Pelayo-. Et vos no haréis nada hasta tratar con él, caballero, a no ser que queráis quedar a malas con su Majestad.

Cargando editor
Director Cargando pj
24189/12059708
01/02/2015, 19:51
Director

Et efectivamente, al mediodía vuestros ojos ya vieron la localización hacia la cual habíais partido muchos días antes, con una buena promesa de pagos por en medio. El de arguilla, paticojo pero sin pausa, confirmó vuestra llegada. Al adentraros en Alaurico, pudísteis ver el imponente castillo de Fedro de Soterraz alzándose sobre un altillo rocoso desde donde vigilaba el resto del pueblo. Sin embargo, aquella bella estampa no fue lo que realmente captó vuestra verdadera atención: las casas de los habitantes comunes estaban destrozadas, desgastados sus muros y desconchadas o caídas sus fachadas. Los tejados de madera y paja quemados, ennegrecidos y todo arrasado. Et que no era ni una ni dos, sino prácticamente todas las viviendas. La pequeña iglesia engarzada en el plano del lugar, también había sido pasto de llamas, no así su campanario, debido a la altura (las llamas no llegaron a tal sitio).

Tampoco se veían gentes en Alaurico. Dentro de sus casas no podían estar, eran inhabitables, et tampoco se veían en las calles o acampados en algún lugar. Nada. Jimeno se quedó observando el destrozo.

Cargando editor
Pelayo de Arbás Cargando pj
24189/12059882
01/02/2015, 20:25
Pelayo de Arbás

-Aquí ha habido un combate... pero no veo cuerpos...-dijo el caballero con preocupación observando a su alrededor.

Cargando editor
Potencio Flores Cargando pj
24189/12059885
01/02/2015, 20:27
Potencio Flores

¡mecaguen!

exclamó escupiendo al suelo.

¿y ahora qué hacemos? a mí me da que el tal Fedro hállase en la ruina más absoluta. ¡Mirad cómo ha quedado la aldea! no creo que él pueda vivir bien si no tiene vasallos ni siervos. Parece que no hay nadie en el pueblo, claro... con estos calores... ¿cómo no va a prender el fuego? si no ha llovido ni un día- entonces se acordó del diluvio -vale... quitando ÉSE .

Cargando editor
Damián Cargando pj
24189/12060261
01/02/2015, 21:47
Damián

Un suspiro, profundo y largo, fue lo único que salió de la boca de Damián, a quienes los ánimos le jugaban una mala pasada. ¿Es que acaso nada iba a salir a su favor en aquel viaje? ¿Tan difícil era su gesta, que ni llegar a un pueblo podían en paz? ¿O era acaso el destino (o el Altísimo, o quién sabía) quien estaba en su contra?

Sin duda, aquel pueblo parecía más un cementerio que una aldea. La situación que allí se vivió debió ser lo más parecido al infierno en la tierra para quienes se vieran atrapados entre las llamas. La teoría de la batalla de su señor no era descabellada, pero, quién sabe si sugestionado por los recientes eventos, el que fuese fruto de un siervo del Maligno tampoco le parecía una idea demasiado alocada.

Cargando editor
Tariq Cargando pj
24189/12060410
01/02/2015, 22:02
Tariq

-Quizás se nos han adelantado los castellanos... o los nazaríes -dijo Tariq-. Non paresce solo razzia*, sinon que han venido a conquistar el sitio. Quizás nin siquiera hay ya señor a quien fazer la oferta.

Tariq miró en dirección al castillo, valorando la situación.

-Faríamos bien en saber qué ha pasado aquí antes de dejarnos ver.

Buscó algún signo de vida, algo que le indicara si aún quedaba allí alguien que no hubiera podido marcharse o que rondara en busca de algún resto.

- Tiradas (1)

Notas de juego

* las razzias son las cabalgadas que hacían los moros en tierras cristianas.

Hago tirada de Descubrir por si procede.

Cargando editor
Jimeno de Arguilla Cargando pj
24189/12062868
02/02/2015, 13:29
Jimeno de Arguilla

No, no parece... -opinó Jimeno oteando su alrededor inmediato-. Vayamos, si, y busquemos un poco entre las casas. Et luego acabemos ya con ésto...

Et que entonces os dispersásteis un poco, esparciéndoos entre las dañadas viviendas o incluso husmeando su interior. Empero que no encontrásteis nada de valor, ninguna vida humana y tampoco una clara respuesta de qué podía haber pasado en el lugar. Tras unos minutos, pusísteis rumbo al castillo, pues a falta de saber los hecho que allí habían sucedido, un trabajo habríais de cumplir. Las enormes murallas del castillo del de Soterraz se hacían cada vez más altas a vuestro paso.

Cargando editor
Director Cargando pj
24189/12062875
02/02/2015, 13:34
Director

Notaste, claramente, que todo estaba vacío. No había nadie escondido (por si lo pudieras sospechar). Eso sí: ningún rastro de pisadas, de armas o de sangre. Tu intuición te decía que ninguna razzia o batalla campal habíase efectuado allí. Pero era sólo tu intuición según lo que veías.

Cargando editor
Director Cargando pj
24189/12062895
02/02/2015, 13:36
Director

Tomásteis la leve elevacion que ascendía hacia el castillo de don Fedro. Aún no podíais ver el portón, ubicado en un lateral tras girar la curva del camino. Una vez tomada, estuvísteis frente a ella. Era inmensa, bien labrada y pulida y muy robusta. Claro que, vosotros no os dísteis cuenta de ello. Delante de la misma había seis cadáveres con armaduras de soldados. Cerrado el portón, no os quedó sino mirar hacia arriba, y en las almenas sobre éste se acumulaban también algún cuerpo a punto de caer. Los de delante de vosotros yacían de forma horrorosa, et arriba debía haber otros seis, a lo sumo. Jimeno se quedó petrificado, mirando alrededor ante dicha escena. De tener aún su hacha, hubiera echado mano de él ipso facto.

Notas de juego

Potencio, tira por tu recuperación de PV, que se te ha olvidado.

Cargando editor
Damián Cargando pj
24189/12063288
02/02/2015, 15:20
Damián

-Témome, don Jimeno, que non andan las cosas por aquí como vos placería -se limitó a decir el escudero de Pelayo, con voz agridulce. La situación era, desde luego, desoladora allí. El joven se mantenía a la zaga de su señor, y miraba de reojo a los muertos, que no eran visión agradable.

Por un instante temió ver asomar, entre los difuntos que adornaban las almenas, a alguno de los autores de la matanza. No quería verse de nuevo encerrado, que el recuerdo aún estaba muy fresco, por lo que intentó mantener silencio, sin tocar nada y hablando a un tono moderado.

Cargando editor
Potencio Flores Cargando pj
24189/12064397
02/02/2015, 19:53
Potencio Flores

- Pero... tampoco se ve a nadie. Si hubiesen tomado la plaza deberíamos ver movimiento allá arriba o cuando menos tener el portón abierto de par en par por aquello de la confianza de haber vencido ya, o si no lo hubiesen hecho, deberíamos ver un ejército acampada justo aquí pero no hay nada de nada.

Señor Jimeno, creo que procedería un ha del castillo. ¿No pensáis lo mismo?

Definitivamente, aquello no era natural. Al menos en el modo en el que lo veía Potencio de lo que sabía, había visto o haría si fuese comandante de hombres, claro que él sólo era un vil rufián.

Cargando editor
Tariq Cargando pj
24189/12073581
04/02/2015, 16:38
Tariq

Tariq echó mano de su hacha, y en la siniestra aferró un cuchillo.

-Alguien ha de haber -dijo-. ¿Para qué conquistar un castiello si non es para ocupallo?

Sin embargo, solo dijo aquello como para convencerse a sí mismo. El silencio reinante le escamaba, y su imaginación ya le daba vueltas a la posibilidad de tener que luchar contra un engendro como alguno de los que había dado buena cuenta en aquel accidentado viaje, máxime teniendo el dueño del castillo fama de brujo.

Mientras Jimeno decidía qué hacer, se mantuvo ojo avizor, listo para lanzar su cuchillo al primer signo de hostilidad que detectara, si es que en aquel maldito lugar había alguien contra quien lanzarlo.

Cargando editor
Jimeno de Arguilla Cargando pj
24189/12073950
04/02/2015, 18:11
Jimeno de Arguilla

Desde luego que no, joven -dijo al pequeño escudero, que ya casi era un hombre preparado como cualesquier otro-. Pues no sé, Potencio... -sopesó el de Arguilla la idea de vociferar, empero que si el que hubiera provocado aquello no era sino hostil, ¿habrían de presentar batalla?-. Tariq tiene razón, alguien ha de haber. Quizá más cadáveres por dentro, quién sabe... quizá rodeando el castillo veamos algo que nos pueda ayu...

Notas de juego

Avanzo si la intervención de Pelayo, pues Galthor ha anunciado un pequeño out.

Cargando editor
Director Cargando pj
24189/12073958
04/02/2015, 18:13
Director

                                  ¡DON, DÓN!
                                           ¡DON, DÓN!
                           ¡DON, DÓN!
                                           ¡DON, DÓN!
                                                    ¡DON, DÓN!

Jimeno fue interrumpido por un evidente sonido, et su atención et la vuestra os hizo mirar más abajo, hacia Alaurico; allí, la campana de la iglesia por la que habíais pasado instantes ha, justo por el lado, comenzaba a repicar con fervor...