Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Primeros encuentros •

Cargando editor
20/12/2015, 19:39
Emily Jones

La flor que el señor Thompson le iba a dar a mi amiga, en vez de quedarse en sus blancas manos, queda en la solapa del caballero. Ella dice sobre otra historia de amor, una con un final trágico y siento que me estruja una fuerza invisible el pecho. Camino a la par del señor pero solo porque ella se ha adelantado. No me siento feliz, esta tensión que hubo entre los tres no es algo de mi agrado. Apuro mis pasos para situarme al lado de Zona.

No respondo a lo que el señor Thompson dice, no deseo aclarar más nada porque no creo que me comprenda. Además, me siento un poco cansada, y se me trasluce en los ojos que miran al suelo. Solo me giro para despedirme.

-No os preocupéis, las normas sociales se aprenden en sociedad. A todos nos cuesta un poco, yo las aborrecía pero debemos vivir de acuerdo a ellas. Al menos mientras vivamos aquí. Gracias por la velada, señor-   inclino mi cabeza -ha sido agradable. Y será más para Victoria cuando esté en una fiesta que no olvidará.

Tomo el brazo de mi compañera y me preparo para partir. Mi mente cavila sobre lo que ha sucedido, si lo he entendido bien, o no.

"No, no he llegado a comprender qué nos ha pasado. Creo que el señor Thompson es demasiado informal y aunque eso me agrada, no sé si no me incomoda a la vez. Además he visto sus ojos, ha mirado a mi amiga más de la cuenta. Pero al rato parecía que no. A veces sentí eso, ese cortejo para ella. A veces no. No, no comprendo. Estoy confundida. Solo quiero caminar hasta la casa y respirar el aroma de los árboles.  "

Si Zona me quería confiar sus sentimientos sería sus oídos y consejo. Pero todavía no me había formado una opinión de Gary, aunque creía, algo en mí al menos, que se había sentido atraído por ella.

Cargando editor
20/12/2015, 19:58
Zona Fleming Howard

 

Emily Jones, Gary Thompson,Zona Fleming Howard

Impresiones sobre el primer encuentro:

 

Una vez nos quedamos solas Emily y yo, después de dejar al señor Thompson, la miro de reojo. Suspiro, sujetando su mano, enhebrada a mi brazo, apoyándome un poco en ella al caminar.

- Perdóname querida mía, por la perorata, sé que no te ha gustado mi historia y prefieres las bodas resplandecientes, he leído algunos de tus textos y los adoro… pero el señor Thompson me ha confundido, no he entendido bien a qué jugaba. Por una parte parecía interesado en ti, querida, por otra parte parecía estar jugando con las dos, y mi temperamento me ha ganado, siempre me gana, bien lo sufres… creo que te he apenado un poco, perdóname – suspiro un poco apesadumbrada.

Cargando editor
20/12/2015, 21:33
Emily Jones
 

Emily Jones, Gary Thompson,Zona Fleming Howard

Impresiones sobre el primer encuentro:

 

Saliendo ya del encuentro con el señor Thompson, Zona me brinda su sinceridad. La admiro por ello, amo a las personas que hablan lo que piensan, hace tanto más sencillo comprenderlas. Así que decido no ser menos, y cuando me dice su parecer, le respondo:

-Me ha pasado algo similar. Pero en mi corazón hay una duda: ¿lo hace adrede? Digo, ¿realmente ha coqueteado con ambas, o es medio torpe en lo social?

Suspiro.

-Zona, en un momento, amada amiga, vi como sus ojos verdes te miraron como si no hubiese nadie más en la habitación y eso me llenó de alegría.

Sonreí, era verdad.

-Luego, al rato me tocó la mano y me tensé. Casi me ofendo pero comprendí lo de que viene de un lugar lejano, quizás… no lo sé. Dime amiga mía, siendo honesta como siempre. ¿Te gusta? Digo, es apuesto y sé, digo… no sé, pero me pareció ver en tu mirar antes de todo este embrollo un chispazo que creo conocer.

Carraspeé y le di un suave codazo en su costado mientras la miraba con una sonrisa amplia.

Cargando editor
20/12/2015, 22:26
Zona Fleming Howard

 

Emily Jones, Gary Thompson, Zona Fleming Howard
Impresiones sobre el primer encuentro:

 

Miro hacia delante, pensativa, mientras hablamos… Emily habla, y su voz siempre me reconforta, siempre es clara y gentil, siempre ve lo mejor de las personas, siempre les concede el beneficio de la duda y rompe una lanza a su favor cuando es menester.

Sopero lo que dice, y finalmente sonrío y la miro.

- Es apuesto ¿Verdad? Sin duda… había algo en él... no lo sé, yo creo que le has gustado tú, querida, es a ti a quien le tocó la muñeca con total descaro, seguro que ansiaba sentir el tacto suave de tu piel – suspiro, es romántico en realidad, aunque me dé un poco de envidia – y te ofreció primero las flores. Definitivamente eres tú la que hacía brillar sus ojos – la miro un instante en silencio – mi hermosa amiga, yo lo comprendo… además creo que lo he contrariado rechazando su flor – río, sin poder evitarlo – pobre muchacho, no está acostumbrado a mis desplantes y mis rabietas. – Luego me pongo seria y frunzo un poco el ceño – si ha coqueteado con las dos a propósito, lo averiguaremos en la fiesta de Vi, si le gustaba más alguna de las dos, también. De ser la primera opción, siento la imperiosa necesidad de pactar que las dos juguemos con él, como él lo ha hecho con nosotras, y le demos una lección.

Mi gesto se dulcifica un poco, controla el genio Zona.

- Yo no te preguntaré si Gary te ha gustado, sé que es apuesto, y aunque a todas las mujeres nos hacen suspirar los hombres tan apuestos, también sé que te gustó más… el capitán – río divertida, mirándola de reojo y fijándome en su gesto – mi hermosa Emy, tienes dónde escoger, y – carraspeo – el capitán es más apuesto ¿no?

Cargando editor
20/12/2015, 22:48
Emily Jones

Emily Jones, Gary Thompson, Zona Fleming Howard
Impresiones sobre el primer encuentro:

 

Zona me afirma que el hombre es apuesto, que hay algo en él. No me detengo en dar mi opinión en esto:

-No es mi tipo.

Le digo, y me sorprende de verdad que siquiera crea que me ha dado a mí atención verdadera. –Zona, no sé por qué piensas eso. ¿La flor? No, yo creo que o es torpe en cuestión de sus gestos, o lo ponías de alguna forma nervioso. O tal vez… pues los hombres son criaturas extrañas, él estaba intentando ponerte nerviosa a ti, o celosa. O sí estaba jugando con las dos.

Mi ceño se frunce, no tolero esas cosas.

-Dices de pagarle con su propia moneda y no sé si soy buena actriz, mas no me molestaría intentarlo. Pero démosle una chance, quiero pensar que no es un mal hombre más estando relacionado con Victoria, una joven tan sincera.

Suspiré. Cuando me nombró al capitán mis mejillas se encendieron pero a la vez mi mirada se entristeció.

-Es un gran… sujeto. Pero no creo que funcione, no…

Por un instante pierdo el valor de hablar, Zona no se entera, ella me considera simplemente su amiga. Pero ella es diferente a mí, al menos para los hombres de posición.

-Es un capitán Zona, yo… soy una sirvienta. No quiero soñar despierta, solo gusto de hacerlo en mis libros.

Sonreí y de golpe todo parecía más liviano.

-No importa, dicen que el Creador marca nuestros caminos. Será lo que será, solo quiero casarme por amor alguna vez, como hizo mi madre. Y quiero ver lo mismo para ti, quiero que sea totalmente feliz.

La miré con dulzura y acomodé un mechón de su cabello.

-Detrás de tus ojos hermosos hay una persona aun más hermosa. En tu corazón, siempre. Y júralo, júralo ahora que si el capitán alguna vez te declara intenciones, no te opondrás a eso. ¿Lo prometes? Por favor, sé que piensas en mí pero desconoces tu propia belleza, no sería raro que eso pasara. Como te dije, yo no sueño con nada aun. No tengo mucha fe en eso. Es mi padre quien insiste, ufff sí, me vuelve ya loca con tanto insistir. Como si los novios salieran de los árboles.