Partida Rol por web

Burgi Diabolica

Ambientación

Cargando editor
Narrator Diabolica Cargando pj
23386/11356309
20/07/2014, 22:12
Narrator Diabolica

 

Año de Nuestro Señor de 1.395.

Desde el Año de Nuestro Señor de 1.393, reina en Castilla, León, Asturias y Galicia, el Rey Enrique III de Trastamara, aunque hace más que fue Coronado tras morir su padre, pero los Condestables de Castilla creados para su consejo y ayuda, lo han tenido alejado del poder hasta que el Rey los ha separado de su lado.

Pero avivemos la memoria. Este joven Rey nació en Burgos en el año de 1.379, y pocos años después su madre Leonor de Aragón falleció. Mediante el Acuerdo de Bayona, su padre el Rey Juan I y Don Juan de Gante acuerdan el matrimonio del joven con Catalina de Lancaster, hija del Rey inglés y se celebran los esponsales en Palencia, instaurándose el título de Príncipes de Asturias.

Cuando en el año 1.390 falleció el Rey Juan I de Castilla al caerse de su montura, ha dejado escrito en su Testamento la creación de un Consejo de Regencia durante la minoría de edad de su hijo el joven Rey Enrique el Tercero de Su Nombre, encabezado por el Arzobispo de Toledo, Don Pedro Tenorio, y cinco nobles, el Marqués de Villena Don Alfonso de Aragón, el Arzobispo de Santiago Don Juan García Manrique, el Maestre de Calatrava Don Gonzalo Núñez de Guzmán, el Conde de Niebla Don Juan Alfonso de Guzmán y el Mayordomo Mayor Don Juan Hurtado de Mendoza.

El joven Rey se traslada a Madrid, donde es recibido con pompa y boato, mientras el Consejo de Regencia se reúne en la Iglesia de San Martín debido a las tensiones de su nombramiento, y hasta allí acuden el Duque de Benavente Don Fadrique de Castilla y el Conde de Trastamara Don Pedro Enríquez, molestos por no haber sido incluidos ni nombrados en el Testamento Real. El Arzobispo de Toledo y el resto de nobles huyen en desbandada. Se teme por la vida del joven Rey, pero la presencia de las milicias reales y de caballeros leales de la Villa hacen que Don Fadrique y Don Pedro Enríquez desistan.

En el año 1.391, intentado acabar con este problema se celebran las Cortes Generales en Madrid, donde se incluyen al Duque de Benavente, al Conde de Trastamara y al Maestre de la Orden de Santiago Don Lorenzo I Suárez de Figueroa en el Consejo de Regencia.

En este bando, unos a la cara y otros a la espalda, militan el Conde de Trastamara Don Pedro Enríquez, el Conde de Gijón Don Alfonso Enríquez, el Duque de Benavente Don Fadrique de Castilla y la Reina Leonor de Navarra, hija de Enrique II de Castilla y esposa del Rey Carlos III de Navarra. Durante este período aumentaron el poder y las riquezas de todos ellos, en especial de Don Pedro Enríquez, que formó parte del Consejo de Regencia, y que en mayo de 1.391 pasó a ocupar el cargo de Condestable de Castilla, por designación del Arzobispo de Santiago Don Juan García Manrique.

Este mismo año, el Arcediano de Écija, Ferrand Martínez, asalta la judería sevillana, pasando a cuchillo a cuantos moradores encuentra dentro de ella. Inmediatamente, el brote se extiende a otras ciudades andaluzas, al Reino de Castilla, de León e incluso al Reino de Aragón. Incluso en Madrid, una muchedumbre conducida por algunos exaltados, entre los que destaca un tal Ruy Sánchez de Orozco, saltan la cerca y asesinan, saquean e incendian la judería, sin que ni el Concejo de la ciudad ni los nobles allí presentes hagan nada por impedirlo. El Rey Enrique III, impotente e incapaz de controlar estos actos, termina refugiándose entre los gruesos muros del Alcázar de Segovia.

En el año de 1.393 se proclama la mayoría de edad del Rey Enrique III de Castilla y el Consejo de Regencia se convirtió entonces en el Consejo Real. Así Don Diego López de Zúñiga pasó a ocupar el cargo de Justicia Mayor y se nombró Canciller a Don Ruy López de Ayala.

Durante las Cortes de Madrid de 1.393, el Rey Enrique III tras arduas disputas, logró restaurar el poder real, apoyándose en los nobles menores y desplazando así a sus parientes más poderosos, como Don Alfonso Enríquez y la Reina Leonor de Navarra. A Don Pedro Enríquez se le privó de numerosas rentas y mercedes, además del cargo de Condestable de Castilla, que pasó a desempeñar Don Ruy López Dávalos.

De entre todo lo acordado fija normas para proteger a los judíos, de los que sabe que promueven de abundantes ingresos las arcas reales y para constatarlo, dicta órdenes para encontrar y castigar a los causantes de los alborotos anteriores.

Para recompensar la ayuda de la pequeña nobleza, fomenta el ascenso de estos en detrimento de la alta nobleza, y así nombra Justicia Mayor a Diego López de Estúñiga, y como hemos dicho, nombra Condestable de Castilla a Don Ruy López Dávalos.

Impulsa la figura de los Corregidores en las ciudades y hace un gran esfuerzo por sanear la economía del Reino.

Y como colofón a las Cortes de Madrid, se casa en la misma ciudad con Catalina de Lancaster, pero no es la única boda que se celebra ese día, pues su hermano Fernando casa también con su tía Leonor de Alburquerque.

Continuando con su labor de establecer un Reino fuerte, nombra Almirante de Castilla a Don Diego Hurtado de Mendoza y está próximo a su tío Don Juan Hurtado de Mendoza, que es ya Mayordomo Mayor del Reino.

Sin temblarle el pulso suprime el título de Duque de Benavente que ostentaba Don Fadrique Enríquez dede el año de 1.379, al considerar la aptitud poco leal de éste hacia su Rey.

Y no debemos olvidar que en Aviñón, Don Pedro de Luna es elegido Papa con el nombre de Benedicto XIII, y la Iglesia se encuentra en una extraña situación, con dos Pontífices al mismo tiempo, pues en Roma ejerce Bonifacio IX y en Aviñón, Benedicto XIII. En este año que ahora corre, Don Pedro Enríquez ha formado parte de la Liga de Lillo, un último intento de los parientes del Rey Enrique III por recuperar el poder en la Corte castellana. El intento ha fracasado y el Rey ha encomendado a Don Diego Gómez Sarmiento, Adelantado Mayor de Galicia, que confisque en su nombre todos los bienes de Don Pedro Enríquez.

Hace poco tiempo, el Rey ha tenido que salir apresuradamente de Madrid por un brote de epidemia de peste en la ciudad y se ha refugiado fuera de la villa.

 

Y como ya dijimos en su día, sabiendo donde estamos, lo que nos falta saber es a donde vamos y los secretos que allí se esconden. Que toda nuestra historia comenzó hace muchos años, cuando la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, más conocidos por la Orden del Temple o Templarios, escondió a los descendientes de Jesús y María Magdalena en el Valle de Mena al norte de Castilla.

Pero todo esto, no es más que una partida entre la luz y la oscuridad. Y no hace mucho esa oscuridad envió a Don Mateo de Vallejo a encontrar al descendiente de Jesús en el Valle de Mena y la suerte del Cortesano, junto a la ayuda de sus muchos seguidores, ha logrado que secuestre a Dagoberto, el descendiente de Jesús y María Magdalena y escape hacia Burgos con premura.

 

...y de AQUELLOS barros, ESTOS lodos...

Cargando editor
Narrator Diabolica Cargando pj
23386/11356611
20/07/2014, 23:46
Narrator Diabolica

 

La ciudad de Burgos nace como recinto fortificado, en el año 884. Fue fundada por el conde Diego Rodríguez Porcelos durante el mandato del rey astur Alfonso III, que establece en el cerro de San Miguel una pequeña fortaleza militar en la cadena de fortificaciones levantadas en esa época por los cristianos en los territorios castellanos. En el siglo X Burgos era ya una villa con fuerte actividad agraria y comercial y es entonces cuando se afirma como centro administrativo y cabeza del entonces Condado de Castilla de Fernán González en 932.

Burgos alcanza su madurez como ciudad medieval durante los siglos XI al XIII. El crecimiento urbanístico, comercial, económico y demográfico propician un intenso desarrollo cultural y artístico. El auge del Camino de Santiago hace que Burgos se convierta en una de las ciudades más conocidas de esta vía por donde llegaban productos e ideas traídas por gentes de lejos. Es en este momento cuando por iniciativa del rey Alfonso VI se comienza a construir la catedral románica, a la cual le sustituirá una gótica que se iniciará en el siglo XIII y de mayores dimensiones. En este siglo se levantará también una nueva muralla que delimitará el recinto de la ciudad medieval.

 

Vista de Burgos desde una colina cercana.

 

Los barrios y Arrabales

 

Calles y Lugares

 

 

Iglesias, Monasterios y Puentes

Cargando editor
Narrator Diabolica Cargando pj
23386/11357106
21/07/2014, 01:56
Narrator Diabolica

 

Dagoberto

 

Nacido hace casi once años en Criales, es el hijo de la “difunta” María y de José, el carpintero de Siones, pero desconoce su “verdadero” legado y no deja de ser un crío con los propios problemas de un crío... De vez en cuando, y sin ninguna intención ve o hace cosas prodigiosas pero no comenta nada por miedo a que su padre lo castigue o la Inquisición le acuse de brujo.

 

Mateo
de Vallejo

Este cortesano nació en Vallejo de Mena hace ya seis décadas. En la ciudad de Córdoba conoció a Abu Alim, que le enseñó a ir más allá e inició en muchos secretos, y encontró la manera de “orientar” su existencia.

Su exagerado hedonismo le hizo progresar rápidamente y pronto fue favorecido por el demonio, llevándolo a la Corte castellana, donde la sencillez para dejarse atraer le hizo ir ganando posiciones hasta llegar a ser una de las personas que el Rey Juan I escuchaba con atención.

Con esas premisas se rodeó de adoradores y practicaron rituales en su honor, y tras algún que otro altercado, la suerte ha logrado que descubriera a Dagoberto, un crío que es el legado de Jesús, y por tanto de Dios. Y así, tras los graves incidentes que suceden en el Valle de Mena y la presencia de la Inquisición, sale al galope con el crío hacia Burgos.

Manolete
el juglar

 

 

Nacido hace veinte años, su única finalidad en la vida es disfrutarla, ya sea entre las piernas de una hermosa mujer o llenando la barriga de dulce vino.

 

Dimas
di Vechia

Nacido hace casi sesenta años en las calles de Turín, tuvo la suerte de intentar robar a la persona equivocada, un viejo caballero que le atrapó. Algo vio el caballero en la mirada del chiquillo que le acogió, le adiestró en las lides del combate y le enseñó lo que las palabras del hombre esconden. Dimas fue un alumno talentoso, por lo que su “padre” le presentó a sus “hermanos” del Priorato de Sión, los últimos templarios destinados a una labor mayor: encontrar y proteger el linaje de Jesús y María Magdalena, perdido hace muchas décadas.

Pero sus estudios le habían revelado ciertas casualidades en un valle al norte de Castilla, donde los nombres juntos de Sierra Salvada, la Magdalena y Siones eran para llamar la atención. Allí encontró a Dagoberto, descendiente directo de Jesús, pero Mateo de Vallejo se lo arrebató y huyó hacia Burgos con él.

Cesáreo
el Tabernero

 

 

Nació hace cincuenta y pico años, y desde siempre ha estado relacionado con los buenos platos y las jarras de buen caldo, pues sus padres eran dueños de una taberna en Roa que heredó su hermano mayor. Sin nada entre las manos y con poco más que la experiencia se traslado a Burgos, donde paso a paso ha ido medrando hasta lograr ser propietario de una buena taberna.