Partida Rol por web

Cornago

I. La marcha lúgubre

Cargando editor
Fadrique Cargando pj
25871/12989870
15/10/2015, 14:04
Fadrique

- Tenemos un viaje por delante muy largo y no podemos perder el tiempo. Buscad a otros.

Hace un gesto a Uloxio para que corte. No es conveniente preguntarle cosas de un trabajo a alguien y luego rechazarlo. En especial si es un trabajo ilegal y tiene miedo a que le delaten.

Cargando editor
Hombre Cargando pj
25871/12993097
16/10/2015, 07:52
Hombre

El tipo miró a Uloxio.

El trabajo como tal lo desconozco, señor -respondió al alcaide-, pero os puedo asegurar que serviréis a uno de los más grandes señores de Castilla, pues estaréis a las órdenes de Alonso Carrillo de Acuña... Pensadlo, de acuerdo.

Fue entonces que volvísteis camino de la posada.

Cargando editor
Director Cargando pj
25871/12993102
16/10/2015, 07:54
Director

Bandidos sí... ¡eh! Pero no vos asustéis, que en esta posada estaréis todos seguros, ¿de acuerdo? -el posadero, como era de esperar, "barriendo" para su negocio-. No en siendo así, que sois un buen grupo por lo que he visto, et que no creo que los maleantes atreviéranse con todos vosotros juntos. ¿Las jarras? Nada, ya lo apuntaré a el vuestro señor, ese Pedro. Que durmáis bien -os despidió, y siguió atendiendo a los clientes-.

Notas de juego

No os cobra nada, se lo apunta a vuestro jefe.

Cargando editor
Pedro Sáez Cargando pj
25871/12993106
16/10/2015, 07:58
Pedro Sáez

Et que en aquéstas que, por un lado, Laureano y el joven Alonso salieron de la posada y volvieron junto al establo. El alquimista de Fonseca venía ciertamente un poco pálido. Por otro lado, Uloxio y Fadrique, que habían ido a la entrada del pueblo, venían con el ceño fruncido.

¿Qué pasa señores? ¿Qué habéis averiguado? -dijo Pedro mirando a los de la taberna-; ¿y vosotros? ¿Quién era ese hombre con el que hablábais?

Notas de juego

Ya podéis postear para todos juntos. Estáis reunidos de nuevo.

Cargando editor
Uloxio Arrugas Cargando pj
25871/12993380
16/10/2015, 10:42
Uloxio Arrugas

Uloxio no puede esconder su sorpresa ante evento recien acontecido. ¿Quien y que querria?

Nada de importancia parece mi señor Saez... aquese hombre queria contratarnos como espadas para su señor... mas le dijimos que teniamos tarea sin especificar cual... 

Cargando editor
Manuel de Fonseca Cargando pj
25871/12993718
16/10/2015, 12:48
Manuel de Fonseca

Bandidos señor, el camino que sigue el curso del rio está infestado de bandidos.-Dije todavía con el semblante pálido.

-Non me extraña que quisierandes contratarvos don Uloxio, buscaban escolta. Puede que aquesta última jornada sea más difícil de lo esperado.- Seguí hablando, más por calmarme que por que tuviera algo que decir.Esperando a ver que nos decía Don Pedro.

Cargando editor
Laureano Amezaga Cargando pj
25871/12994874
16/10/2015, 19:10
Laureano Amezaga

Miré con extrañeza a Manuel. No entendía sus miedos pues claro estaba que en alguna parte del camino habríamos de tropezarnos con bandidos. Esta tenía que ser la etapa de encontrarlos ya que en las anteriores con nadie habíamos topado.

- Dice el posadero que al ser un grupo numeroso el nuestro, no cree que tengan el valor necesario para atacarnos. Siempre que vayamos juntos, don Pedro. – Informé tratando de aplacar un poco los ánimos del alquimista.

Cargando editor
Xilda Cargando pj
25871/12995817
16/10/2015, 23:53
Xilda

-Con todo, quedareime mais tranquila se velamos polo cuerpo de noso señor-contestó Xilda-Yo haré mi guardia, algo que para mi como un gesto de respeto al difunto. 

Cargando editor
Fadrique Cargando pj
25871/12997979
17/10/2015, 18:23
Fadrique

- No estaria mal trabajar oara algún gran señor. En especial ahora que se ha muerto el nuestro. Pero a saber qué nos pedirían... Y primero hay que enterrar al finado.

Cargando editor
Dámaso Montalvo Cargando pj
25871/12998005
17/10/2015, 18:29
Dámaso Montalvo

Me giro hacia Fadrique con cierto resentimiento, la diferencia de alturas no impide que me yerga ante él.

-Habláis como si nuestro señor no hubiera sido más que quien nos da la paga y nada más. Puede que para vos sea así, pero los demás lo recordamos con honor, como un familiar o amigo muy cercano.

Cargando editor
Pedro Sáez Cargando pj
25871/12998081
17/10/2015, 18:54
Pedro Sáez

Un trabajo... bueno -dijo Pedro-, no me quedáreis indispuesto, et al bueno y glorioso Juan de Luna... ¿verdad? Como bien dice Dámaso, honrosa gloria nos ha dado don Juan, Fadrique. Aunque no vos pido más que entregarle a la tierra en su lugar originario, os conmino a darle cierto respeto en estando de cuerpo presente... De acuerdo, Xilda -dijo mirándola- haced vos la primera guardia como señal de respeto. Luego escuchó las palabras de Manuel y Laureano...

Bandidos -musitó-; no querrán tales malnacidos, si se atreven con todos nos, a querer robar a un difunto. Et que así vengan cualesquiera, pues les invito... -dijo el oficial descolgándose su arma-.

Et que así, pasásteis entonces la noche acomodados junto al establo, en rodeando la carreta del cadáver para dormir. Pronto los graznidos y jolgorios del interior de la posada no tardarían en apagarse, et todos sus parroquianos afincarse a las suyas habitaciones.

Cargando editor
Director Cargando pj
25871/12998082
17/10/2015, 18:55
Director

Al día siguiente, cuando despertásteis, Pedro Sáez ya estaba vestido. Le ayudásteis después a colocarse su loriga de maya, et acto seguido os fuísteis preparando para la última jornada de viaje. El oficial, tras las nuevas de los bandidos que habían comentado Laureano y Manuel, determinó avanzar hasta Cornago desde el sur, transitando las rutas de los pastores (donde la afluencia bandida podría ser menor).

Tras dejar atrás la taberna y la aldea de Cervera, os adentrásteis en un paraje más rocoso y puntiagudo. Algunos de aquellos pasos no eran sino complicados para quienes llevaban carga sobre sí (osea, todos); et qué decir de llevar a un difunto en carro con montura... Inmersos durante una hora, el terreno se complicaba, y Pedro Saez resoplaba...

Cargando editor
Pedro Sáez Cargando pj
25871/12998093
17/10/2015, 18:55
Pedro Sáez

¿Alguien con buen juicio y mejor vista? -preguntó el oficial-. Será mejor que alguien nos haga de guía en vanguardia, o daremos vueltas a lo inútil...

Notas de juego

Tenéis que elegir un guía, el cual debe hacer un par de tiradas de Conoc. de Área para sortear los lugares más peligrosos y utilizar los pasos más seguros. Si nadie se ofrece o no se elige a nadie, Pedro lo elegirá.

Cargando editor
Uloxio Arrugas Cargando pj
25871/12999149
17/10/2015, 22:53
Uloxio Arrugas

Buen Saez creo que sere mas util a vuestra vera defendiendo a nuestro caido señor... no soy ducho en las artes de la exploracion dice Uloxio con pesar. Nunca se separa de su Hacha y menos con la amenaza de los Bandidos cerca.

Notas de juego

Yo tengo un 10% asi que va a ser que no xD

Cargando editor
Xilda Cargando pj
25871/12999577
18/10/2015, 08:12
Xilda

-Deijádeme a mi. Adiantareime un poco et avisarei se es que vexo alguna cousa, agitando un paño branco-.

Dicho esto et sin aguardar respuesta, Xilda alejose del grupo hasta perderse de vista, atenta a cualquier cosa que pudiere ser una amenaza para la comitiva. Avanzaba despacio et a las agachadas para no ser vista et semejaba que sabía de aquestas cosas. No era la primera vez que trabajaba como rastreadora para las tropas de Don Juan de Luna. A veces miraba a lo lejos, otras deteníase a observar el camino, en busca de rastros.
 

- Tiradas (4)

Notas de juego

Hago tiradas ocultas, por si fuese menester.

Cargando editor
Manuel de Fonseca Cargando pj
25871/12999605
18/10/2015, 09:22
Manuel de Fonseca

Iba yo a la retaguardia como solía ser habitual. Con mis pertrechos de batalla preparados por si nos atacaban los bandidos( esto es la rodela lista y la daga en el cinto) Guiaba como buenamente podía a mi borrico por estos caminos. Cuando don Pedro pidió un voluntario me quedé de piedra, eso era que andábamos perdidos y no íbamos a salir de aquí con facilidad. Xilda se ofreció resuelta, esperaba que se diese buena maña en eso del rastreo.

Cargando editor
Director Cargando pj
25871/13001511
18/10/2015, 20:38
Director

Xilda se adelantó, y enseguida se perdió por entre los caminos, dejando atrás la comitiva del difunto Juan de Luna. Lo escarpado del terreno hacían que tuviera que tener cuidado.

Notas de juego

Xilda, las tiradas son de Conoc. de Área, no de lo que has tirado. Procede.

Cargando editor
Xilda Cargando pj
25871/13001532
18/10/2015, 20:43
Xilda
- Tiradas (2)

Notas de juego

Vaya, pensaba que servirían de algo.

En esa otra habilidad, no tengo nada. Tiro con la base. No la indico porque no sé cuál es.

Cargando editor
Dámaso Montalvo Cargando pj
25871/13001706
18/10/2015, 21:24
Dámaso Montalvo

Yo seguía como podía a la comitiva, tratando de no mantenerme cerca de los animales, cuyo comportamiento se alteraba cuando me aproximaba, resoplando airados. Sentí en el alma no poder hacer la exploración, pero el tiempo pasado por los caminos no me dio conocimiento alguno del lugar. Avanzaba con la mano firme en mi espada, que esperaba no tener que usar empero no dudaría en hacerlo por mi señor.

Cargando editor
Director Cargando pj
25871/13005247
19/10/2015, 20:59
Director

Et que la joven pareció divisar un camino en aquel terreno tan escarpado; y así, la comitiva con el cuerpo presente de don Juan siguióla, et no ocurrió sino que comenzaron todos a avanzar por caminos no enteramente seguros, sino más bien peligrosos; et que hasta dos barrancos hicieron que los pies casi resbalaran por ellos. Además, ir por aquestos lugares no era seguro, ya que el traqueteo constante no sería bueno para el cadáver del carro. Buscar de nuevo otro camino, entonces, tornábase imposible, al menos para la joven Xilda, et que diéronse todos la vuelta por no poder acceder las monturas y casi vuestros pies.

Otro día de viaje perdido os hizo que acampárais por aquellas endemoniados (dicho aquello como "hideputas" o "rocoso malparidos", et no lo que están vuacedes creyendo) caminos de pastores. A la intemperie hizo frío, pero ello os ayudó, muy de mañana a levantaros al amanecer y poner pies firmes hacia atrás, volviéndoos sobre vuestros pasos.

Finalmente, ese, cuando ya deberíais haber llegado el destino, que vísteis en la cima de una colina la hermosa villa de Cornago, a lo lejos. Rodeado por un anillo de colinas más altas se encuentra el cerro por el que, como en una cascada, se desparraman  azarosamente las casas de los cornagueses, encaramadas mayoritariamente en la pendiente sudeste. En la cima se alza, como un nido de águilas, el castillo, reconstruido recientemente sobre una fortaleza mora anterior. Cercando toda la villa se alza un muro, de dos metros, de piedra con tres puertas, al oeste, al sur y al noreste.

Notas de juego

Escena cerrada.