Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Meredith Grace Walker •

Cargando editor
13/07/2016, 01:34
Eloise du Villone

Mis labios se curvan en una enorme sonrisa cuando acepta y no tarda en extenderse hasta mis ojos, formando pequeñas arruguitas en sus comisuras y haciéndolos brillar con fuerza.

-C'est magnifique! -exclamo entonces, soltando sus manos para dar una palmada de felicidad mientras ladeo el rostro-. ¿Y qué hago entonces? ¿Por dónde empezamos?

Ya estoy totalmente lista para ponerme a sus órdenes y hacer lo que necesite. Y vaya si estoy dispuesta a ser una buena buena ayudante. La meilleure du monde! Entrelazo los dedos de ambas manos y mis ojos sueltan a la photographe para mirar alrededor, en busca de algo que hacer para ponerme manos a la obra con mi mejor disposición.

-¿Tiene sed? ¿Quiere que le traiga un vaso de agua o de jugo? ¿Un té? -con la retahíla de preguntas, termino fijándome en el prête y le dedico a él mi sonrisa por un breve instante-. Allons, prête Field! Vamos a trabajar.

Cargando editor
16/07/2016, 18:03
Meredith Grace Walker

Me cuesta desviar la vista de Eloise y su entusiasmo por ayudar, pero lo hago echando un vistazo general al lugar: la amplitud de la estancia y hasta donde tenía que abrir el plano, la iluminación y demás.

Observo al padre Peter y junto mis manos en un gesto de duda - ¿Cuando empezamos? ¿Teníais pensado algo o puedo empezar ya? - Pregunto al no saber si tienen la idea de hacer posar a los niños o quieren algo más al natural, no sabía la verdadera intención de ellos aunque ella tenía claro lo que haría sí o sí.

Necesitaba un lugar donde dejar todo el material pero sobre todo uno donde fijara el trípode sin demasiados movimientos, no al menos más de los necesarios.

La señorita du Villone regresa con sus preguntas y recupera mi atención sobre ella. Me contengo una risa por la cantidad de preguntas, y finalmente mantengo una dulce sonrisa - Por ahora estoy bien, gracias, sois muy amable, aunque es posible que mas adelante necesitemos un poco de agua.

Cargando editor
16/07/2016, 21:13
Eloise du Villone

-Pídamelo en cuanto lo necesite -respondo, asintiendo firmemente con la cabeza para que se note que me tomo muy en serio mi labor de ayudante.

Y después mis ojos siguen los de la photographe para detenerse de nuevo en el prête, esperando escuchar sus respuestas con curiosidad. Porque lo que es yo... No tengo ni idea de qué quieren hacer él y Prue más allá de que se trata de un reportaje fotográfico.

En ese momento siento un pequeño tirón en mi falda y cuando bajo la mirada me encuentro con una de las niñas. Tiene los ojos llorosos y una de las dos trenzas deshechas. Y no tengo que mirar muy lejos para descubrir al responsable, por mucho que trate de esconderse detrás del piano. Le dedico una mirada con el ceño fruncido, pero quien atrapa mi atención finalmente es la pequeña.

-Oh, là là, petite Marie -digo, pronunciando la erre con mi marcado acento-. No pasa nada, ma cherie. Te haré de nuevo la trenza, d'accord? -Miro hacia el prête y la photographe y con una sonrisa de disculpa, me aparto un poco para sentarme y peinar a la niña. -Ven, te haré una trenza tan bonita que ese pequeño travieso de Adam no se atreverá a deshacerte.

Aún desde la silla que ocupo para arreglar aquel desaguisado continúo pendiente del padre Peter y la señorita Walker, pero mientras acuerdan lo que se hará, canturreo en voz baja para consolar a Mary.

Cargando editor
16/07/2016, 22:37
Meredith Grace Walker

Observo a la niña y a Eloise atenderla. La imagen que se presenta ante mis ojos se me antoja tierna, dulce y encantadora. Mis ojos brillan y mi corazón se acelera, debía tomar una fotografía, debía captarlo ahora, en este mismo instante, sin embargo aún necesitaba completar mi material, no solo colocar los bultos que llevaba conmigo.

Apurada alzo una mano - Señorita Eloise... discúlpeme, podría... - La emoción impide que articule palabra de forma adecuada. Cierro los ojos y sonrío, luego me humedezco los labios tratando de buscar una frase mas acertada - ¿Sabe? Una fotografía de la maravillosa escena que me estáis mostrando ante mis ojos sería... única y especial. A vos peinando a la pequeña... Estoy probando una técnica en la que la que permite que el tiempo de exposición apenas sean unos segundos y no diez largos minutos, pero para ello tengo que esperar a mi ayudante, si no se demora aparecerá en unos minutos. Por lo cual no quisiera que dejarais de peinar a la niña, pero si fuerais tan amable de repetirlo mas tarde...

Le pido dudosa, contenía la emoción, aunque posaran pienso que sería una fotografía perfecta.

Cargando editor
16/07/2016, 22:50
Meredith Grace Walker

Notas de juego

Jefa te aclaro un detalle. He estado estudiando un poco más y he encontrado una técnica húmeda nacida en 1850 que apenas tarda unos segundos de exposición, es más nítida que las que se solían hacer en esa época, pero tiene el inconveniente de revelarse de inmediato. Quizá sacándome de la manga que un chiquillo vaya con un carrito como laboratorio portátil, que se hacía mucho en la época, sería muy adecuado.

Cargando editor
17/07/2016, 00:46
Director

Notas de juego

Perfecto, yo la verdad es que no tengo ni idea de este tema. Que sea un niño el que aparezca con el carrito y el padre Peter lo arrastre :) mañana trataré de escribir en esta escena.

Cargando editor
17/07/2016, 00:51
Meredith Grace Walker

Notas de juego

Vale estupendo :) Yo sí, estudié fotografía (bueno, soy fotógrafa por así decirlo jajaja) y esta parte me gustó mucho pero había perdido algunos detalles, y me he vuelto a documentar y así es más verídico y exacto ^^

Cargando editor
17/07/2016, 16:21
z/ Lance Lakesword

Escuche paso por paso las palabras de la joven con calma. Leyendo todas sus emociones, pues  no quería expresar nada que le doliera en mi replica.

¿Hacerme daño?-pregunte gracioso.-Lo único de vos que me podría hacer daño, seria que os olvidarais de mi -respondí a esta con una tierna sonrisa.

No hay de que disculparse ni lamentarse, no en este caso.-añadí un poco sombrío.-Si, hay caminos que solo se cruzan una vez, y de la forma mas inesperada. Me alegra que los nuestros lo hayan hecho de esta, sin duda alguna ha sido muy especial.
Pose mi mirada sobre sus ojos vidriosos unos segundos. Por unos segundos aquella especie de espíritu derrotista o aquella responsabilidad que había traído sobre mis hombros, cambió a una luz cálida y amable.
-Me temo que las despedidas nunca fueron lo mio.-mi padre, mi compañero del ejercito caído, Katherine. Algo malo siempre pasaba en ellas.
La tristeza, la melancolía es un sentimiento que sale del alma. Solo indica que la persona es de buen corazón y que vale la pena.-comente con dulzura.

No le llamemos despedida. Digamos que es un quizás.-me toque el mentón pensativo-Mas bien un hasta pronto. No se del tiempo que dispondré ahora mismo, pero le prometo que no me iré de su vida como un vulgar goblin.Ups creo que no debí usar esa palabra-sonreí.

Pero bueno el momento de que me vaya yendo ya llega.-aquella luz que reflejaban mis ojos comenzó a disiparse, esta vez llevada por la melancolía y de nuevo cargada con un peso demasiado grande.-Le va a parecer atrevido, pero me gustaría poder compartir un ultimo gesto como Lance Dumah antes de volver a ser quien debo ser.

¿Me concedería un abrazo de despedida. O de hasta pronto de una vieja amiga?. Me temo que dentro de poco la sociedad y la etiqueta hará de mi un esclavo de las formas. Y quizás no podre siquiera saber de nuevo lo que es un simple abrazo o lo que es un verdadero amigo.-comente en un tono algo triste.

 

 

 

Cargando editor
17/07/2016, 16:41
Prue Lascelles

Prue apretó los labios y poco a poco una sonrisa se dibujó en ellos. Escuchó a Lance sin interrumpirlo, asintiendo de vez en cuando ante sus palabras y no fue hasta que él terminó de hablar que ella respondió.

–¿Un abrazo? –preguntó sin poder evitar que sus ojos se desviaran hacia la puerta, pero enseguida desechó cualquier reticencia– Está bien, pero con una condición –dijo guiando sus pasos hacia él–... Tienes que prometerme que continuaremos en contacto. Entiendo que dejar de lado al pianista de bar y volver a ser un aristócrata, con todas las responsabilidades y compromisos que eso conlleva, difícilmente van a permitir que vuelvas a ser dueño de tu tiempo, probablemente quien quiera verte deberá pedir una cita –bromeó–, pero siempre podrás hacerte un tiempo para escribir, así que tienes que prometerme, darme tu palabra que me escribirás con toda la frecuencia que te sea posible, que me harás saber como estás y, sobre todo, que no vas a dejar que el regreso a tu antigua vida cambie a la persona en la que te has convertido.

Tras la respuesta de Lance, Prue lo abrazó. Fue un abrazo cargado de afecto, pero sobre todo sincero y la joven tuvo que hacer un enorme esfuerzo para que las lágrimas no rodaran por sus mejillas.

Ya llevaban tiempo en el despacho, y sin duda se estarían preguntando por ellos. Debían regresar, pero antes de abandonar el despacho y regresar a la cocina, la joven hizo unas última preguntas.

–¿Cómo deberé tratarte a partir de ahora? ¿Podré seguir tuteándote o prefieres que volvamos al trato de usted? Miss Adams querrá saber de qué hablábamos, y salvo que me lo pidas, no quisiera ocultarle la verdad.

Cargando editor
17/07/2016, 18:22
Padre Peter Field

Contemplaba con secreta admiración la delicadeza de ambas mujeres. Sus formas, su manera de tratar a los niños con encanto y dulzura… parecía como si hubieran nacido para ello. La viuda Walker habría sido una excelente madre, lástima que Nathaniel abandonara este mundo de una forma tan cruel y repentina. Siguió observándolas en silencio, hablando sobre fotografía, entre sonrisas que trataba de ocultar pero que se formaban en sus labios inevitablemente.

El gesto de la joven francesa peinando las trenzas de una niña le sorprendió sobremanera, en esos pequeños detalles intuía la bondad que había dentro de su corazón, pero que por algún motivo él había tenido la mala suerte de no encontrar durante sus confesiones… -Señorita Eloise, le sorprenderá lo que ha conseguido esta admirable mujer. – sonrió girándose hacia Miss Adams. -Le pido disculpas por parte de Jeremy, Miss, estaba contento con la idea de venir, pero ha sido imposible. Alguien tenía que quedarse en la parroquia. Mañana mismo seré yo quien la custodie dejándole espacio para que él pueda acercarse a visitarlas.

La directora sonrió estrechándole el brazo con confianza. -No se preocupe Padre, entendemos que tienen sus obligaciones. A continuación, buscó a Prue con la mirada. -¿Dónde está mi muchachita de ojos azules?. – preguntó inquieta por su ausencia.

El padre trazó con sus ojos una línea recta hasta el despacho. -Está hablando en privado con Lance, el pianista. – contestó a Miss Adams. En ese momento apareció por la puerta uno de los niños del orfanato arrastrando un carrito. Por el diseño de la tipografía que se leía en la parte frontal del mismo debía pertenecer al negocio de Meredith. -¡Por el amor de un ángel Thomas! Deja eso ahora mismo. – la sotana que cubría al sacerdote ondeó en el aire con la misma rapidez que avanzó sus pasos hasta el pequeño huérfano que lo miraba con cara de asustado. A veces el padre podía llegar a parecer serio y autoritario, pero nada que no fuera por el bien de los niños. Peter no entendía mucho sobre fotografía, sin embargo si conocía el peligro del proceso de revelado. Los productos químicos eran tóxicos incluso mortales. -Dame esas manos. – inquirió comprobando las palmas del niño asegurándose de que nada nocivo hubiese caído en ellas. Gracias a dios. -Bien hecho Thomas, pero la próxima vez avisa a un mayor para que te ayude. - bufó mirando el interior del carrito para después elevar los ojos a la misma altura que la señorita Walker. -Descuide todo está en orden. – la tranquilizó. -Creo que es buen momento para que tome las fotografías, Prue y Lance no deben tardar, yo la ayudo con ese trípode. – señaló sonriéndole mientras arrastraba el carro de Meredith desde la puerta de la calle hasta el salón donde estaban las mujeres.

-Esta escena cotidiana preparando pasteles con los niños es de lo más entrañable. Muy oportuna para plasmarla en una fotografía y mostrar al resto del mundo la alegría y el espíritu de comunión y hermandad que se respira en este orfanato. ¿No creen Miss Adams, señorita Walker?. - se giró a continuación hacia la joven francesa. -Debe formar parte de tan bella estampa, aunque solo sea una amiga de Prue. – apuntó tímidamente advirtiendo el color que subía por las mejillas de Eloise.

De repente se abrió la puerta del despacho...

Notas de juego

Marco a Prue y Lance porque están a punto de entrar en escena. Así sabrán en que situación estamos ahora mismo ^^

Cargando editor
18/07/2016, 00:09
Meredith Grace Walker

Me giro hacia el padre Field y sonrío suavemente cuando habla a Eloise de Miss Adams. Durante unos segundos, cuando empiezan a hablar entre ellos mi mirada se vuelve introspectiva y mi mente viaja a otro lugar. Comienzo a pensar en Jack y mi gesto comienza a compungirse ligeramente, no me puedo quitar de la cabeza la conversación de aquella noche y a que se debe mi situación actual.

En cuanto aparece el chiquillo con mi laboratorio parpadeo seguidamente, y me giro hacia ellos algo sobresaltada, sorprendiéndome a mi misma por mis propios pensamientos y porque el niño lleve así el carro él solo - Lo siento padre, debí encagarle a otro adulto que lo acompañase. - Le sonrío a Thomas y le guiño un ojo - Gracias, pásate mañana por el taller y te doy tu parte - Claro que le daría unas monedas al niño por eso, conocía los peligros de mi propio oficio. Cuando regreso mi atención al padre Field me sorprende al ver que lo comprueba todo y no puedo evitar otra tierna sonrisa, a su vez me acerco para comprobarlo todo.

Ante la proposición de la fotografía del momento cotidiano que el padre comenta, asiento - Me parece una idea excelente, padre. - Luego dirijo mi mirada hacia Eloise y estoy de acuerdo con las palabras del padre Field - Me encantaría que posara, si fuera tan amable...

Reparo brevemente en mi propia actitud: debía centrarme, no podía extraviar mi pensamientos a otro lugar si no los baños de las placas y los preparados de las emulsiones saldrían mal y malgastaría material por tener la mente en otra parte. Aunque era un tanto difícil de evitar eso, esperaba que los niños me ayudasen a centrarme en mi trabajo.

Notas de juego

Ok!

Cargando editor
18/07/2016, 00:53
Eloise du Villone

Detengo mi canturreo sorprendida al ver a mademoiselle Walker alzar una mano. La contemplo con curiosidad, viendo cómo parece emocionada por algo, aunque no sé qué. Y cuando se explica se me escapa una risilla, pero después asiento.

-Bien sûr! -respondo, asintiendo de nuevo con la cabeza. Ladeo la cabeza para alcanzar a ver el rostro de Mary y enarco ambas cejas en una expresión divertida al dirigirme a ella-. ¿Y tú qué dices, petite Marie? ¿Te gustaría que nos sacasen una photographie mientras te peino? -Con la risita de la niña, levanto la mirada para buscar a la photographe. -Cuando usted quiera nos lo dice y hacemos lo que nos diga.

Después escucho al prête y a mademoiselle Adams y con aquellas menciones hacia dónde estaba Prue, mis ojos siguen la mirada del prête hacia la puerta del despacho y me río con suavidad de nuevo. Están tardando un poco, ne c'est pas? Me pregunto si el pianista habrá encontrado eso que buscaba.

Pero la llegada de Thomas y la preocupación del prête atrapan mi atención de nuevo. Termino de atar con un lazo la trenza de Mary y me levanto para acercarme con ojos curiosos y contemplar el contenido de ese carrito que al parecer es tan peligroso. O tan delicado. No me ha quedado claro del todo, me pasa a veces con este idioma enrevesado. Como me pierda una palabra luego ya no entiendo la frase bien. Aunque tampoco es que me importe demasiado, cuando una vive envuelta en tantas aventuras como yo desde que llegué a este país de locos deja de preocuparse por entender absolutamente todo lo que pasa a su alrededor.

De lo que sí me entero es de que quieren que pose con los niños y la idea me hace reír.

-Ah, pues si todos están de acuerdo, ¿cómo iba a decir yo que no, voyons? ¿Prue también saldrá? Es una pena que no se vea en la photographie el color de sus ojos, ne c'est pas? Alors... ¿Dónde me pongo?

La puerta se abre y mi mirada vuelve hacia ella reflejando mi sonrisa y mi genuina curiosidad.

Cargando editor
21/07/2016, 03:55
Prue Lascelles

La puerta del despacho se abrió y Malcom, el amigo de Lance que se había quedado esperándolos y al mismo tiempo custodiando la puerta para que nadie interrumpiera la conversación que ambos sostenían, se puso inmediatamente de pie. Malcom sujetaba el sombrero en la mano y cuando la joven pasó a su lado, ésta se detuvo e intercambió unas breves palabras con él antes de proseguir su camino.

–Todo está aclarado –le dijo asegurándose que sólo él la pudiera oír y acompañando sus palabras de una amistosa sonrisa–. Espero que decida acompañarnos y comparta con nosotros de esta agradable mañana.

Dicho lo anterior, Prue regresó al comedor justo a tiempo, porque la sesión de fotos estaba a punto de empezar. Sus ojos lucían vidriosos, como si hubiera llorado o estuviera a punto de hacerlo, sin embargo no parecía triste aunque tampoco más animada de lo que pudiera haber estado antes.

–Miss Adams -saludó la joven nada más ver a la mujer, acercándose a ella para darle un afectuoso beso en la mejilla- y usted debe ser la señorita Walker -dirigiéndose al único rostro que no conocía-. Lamento no haber estado aquí para recibirla, pero tuve que atender unos asuntos. Encantada de conocerla.

La joven miró por encima de su hombro para cerciorarse de que Lance y Malcom Dumah la seguían, y así hacer las presentaciones de rigor. Sintió la mirada inquisidora de Miss Adams, pero le dio un apretón de manos, tranquilizándola. Hablaría con Miss Adams cuando estuvieran a solas y la pondría al tanto de lo ocurrido en el despacho, eso si es que Lance no lo hacía antes.

Cargando editor
27/07/2016, 20:44
Padre Peter Field

-Entonces no se hable más. – sonrió a Meredith animando también a la joven Eloise a posar para la cámara.

-¿Y usted padre no saldrá en ninguna foto? – preguntó una de las niñas del orfanato inocentemente.

-¿Yo? B-bueno… si la señorita Walker lo cree conveniente… - confesó con nerviosismo. El padre se sentía mal por Jeremy, pues ambos curas ayudaban en lo que podían a Miss Adams y Prue contribuyendo con pequeños donativos que apartaban gustosamente del saco presupuestario destinado a la parroquia. Era por todo eso que le apenaba que su amigo no pudiera ser partícipe de su alegría en un día tan importante como hoy. -Nunca me han fotografiado. – respondió finalmente apartando a un lado sus pensamientos. -Los sacerdotes huimos de los espejos y todo aquello relacionado con la vanidad.

-¿Huyen de los espejos por qué son vampiros que no tienen reflejo? – preguntó uno de los niños más traviesos.

Miss Adams se puso roja de vergüenza. Que blasfemia. -Perdone Padre, le aseguro que no sé de donde ha sacado tal idea. No entiendo cómo ha podido pasar… - frunció el ceño preocupada. -Tal vez ha leído alguno de esos folletos sobre historias de terror, los Penny Dreadful creo que los llaman.

-¡AH! Penny Dreadful – exclamó el padre con una sonrisa. -Los conozco. Bueno, si realmente fuera un vampiro entonces no podría llevar una cruz colgada del cuello. Una como ésta. – abrió ligeramente la parte superior de su sotana y sacó una cruz de plata regalo de su amiga de la infancia, Lara Murray. -Tampoco podría comer ajo. Y… déjame pensar… - meditó. -No saldría en las fotografías. - bromeó.

El niño abrió la boca sorprendido ante la nueva cantidad de información importante que había recabado acerca de los vampiros. -Y se quemaría vivo con la luz del sol. – rió a carcajadas. ¡Como le había tomado el pelo al padre Peter!. Todos los niños y mayores rieron.

-Tocado y hundido. – expresó el padre sin perder la sonrisa. A continuación, prestó atención a Prue quien en ese instante salía del despacho en compañía de Lance. Curiosamente un hombre más mayor, cuya presencia había pasado inadvertida para ellos, los acompañaba. La joven lo presentó como Malcom Dumah. Peter extendió el brazo para saludar con un apretón de manos al caballero después de intercambiar unas palabras con Miss Adams. -Soy el padre Peter Field. Un gusto conocerlo.

Cargando editor
04/08/2016, 02:47
z/ Lance Lakesword

 Malcom, el gusto es mio padre-dijo el viejo hombre estrechando la mano fuertemente a este.-Después saludo con un cabeceo a Miss Adams mientras continuaba-es un placer conocerla  milady y poder visitar este lugar que se ha labrado con esfuerzo y valentía.-comento con la experiencia de los que han trabajado durante toda su vida y saben ver el esfuerzo ajeno. En eso saludo también a la pequeña Eloise ya mas con una pequeña inclinación de cabeza, como correspondía de un adulto chapado a la antigua a una niña.

 

 

Lance surgió con un aire mas serio que con el que entro. Su semblante reflejaba preocupación, quizás por lo que se le venia encima, quizás por lo que le había pasado. Ni el mismo sabia muy bien porque. Su pose era erguida y casi militar, mientras sus gestos precisos y rápidos casi como los de un halcón.

Señaló un momento a Malcom.- Nosotros hemos de partir, tenemos asuntos que atender bastante urgentes. Quisiera quedarme para esa foto pero no creo que sea posible, iré a saludar a la fotógrafa antes de partir ya que se tomo la molestia.-comento mientras se movía hasta dar con...

A primera vista el joven hubiera jurado que   había visto  a aquella mujer antes. Se paro instante que le pareció una eternidad hasta que una chispa surgió en su mente. Viejos recuerdos de una época en la que todo era mucho mas fácil, en la que podía ser el mismo y ser feliz.  

Recuerdos de una muchacha de tez  ligeramente tostada, con sus grandes ojos almendrados de un tono castañoverdoso que te cautivaban y una sonrisa, que  simplemente te hacía sonreír estúpidamente. 

-¿Meredith?-casi susurro el joven.

Cargando editor
10/08/2016, 14:07
Meredith Grace Walker

Eloise habla, y la escucho mientras preparo el taller improvisado a un lado con cuidado, aún sin tocar las placas ni nada parecido. Sonrío ante alguna que otra frase mirándola de reojo, era tan tierna…

Y de pronto aparece la señorita Lascelles, y no puedo evitar dejar lo que estoy haciendo para contemplar a la joven; si Eloise me había maravillado por su belleza y delicado lado francés, Prue me habla cautivado con sus enormes ojos azules. Le sonrío con dulzura ante la excusa - No se preocupe señorita, es todo un placer conocerla también - Apenas puedo pronunciar más palabras, aquella chica me daba el rostro del autentico sentido de la vida: inocencia y belleza, llena de buenas intenciones aún en la flor de la vida. Me había maravillado y tenía que contener en no decir lo que pensaba y sentía, aún tenía que ordenar todas mis sensaciones y centrarme en qué quería fotografías de las bellas damas y los niños para no perder ni un sólo detalle de todos ellos.

El padre Field me trae un poco de regreso y le sonrío ampliamente, pero no puedo evitar reír un poco ante el comentario de los vampiros de uno de los niños, a lo que oculto enseguida para no incentivar el tono travieso de ellos, y volver a ponerme seria.

Cuando hablan de Penny Dreadful regreso a mi taller improvisado y continuo organizando algunas cosas, todo sin perder la sonrisa ante todos los comentarios que se realizan alrededor del tema fotográfico. Luego oigo a alguien más y levanto la vista para ver a dos figuras masculinas, de nuevo hablar con Miss Adams. Trato de no cotillear y seguir a lo mío.

Pero de pronto oigo una voz ligeramente familiar llamarme por mi nombre. Alzo la vista por la curiosidad y al ver a Lance alzo las cejas sorprendida y paralizada. Luego estrecho los ojos tratando de asegurarme que el rostro del joven coincidía con el que tenía en mi cabeza: jamás olvido una cara y no hay ninguno que no me haya fascinado que no haya dibujado antes.

Lentamente me incorporo y sonrío brevemente negando con la cabeza - ¿Lance...?

 

No me podía creer que tuviera frente a mi al muchacho que compartió tiernos momentos en la infancia de mi hermano Matthew y mía.

Cargando editor
04/09/2016, 00:46
Eloise du Villone

La salida del petit enfant me divierte, pero escondo mi risa tras la punta de mis dedos como soeur Agnes dice siempre que debe hacer una señorita en público. Mis ojos brillan con esa diversión según voy siguiendo la conversación entre le prête y l'enfant.

Sin embargo, mi curiosidad se la lleva la gente que sale del despacho, Prue, monsieur Lance y un señor mayor al que no había visto entrar. Me inclino un poco cuando me saluda con la cabeza y aprovecho cuando deja de mirarme para mirarlo yo a él llena de intriga. Ay, mon Dieu, cuántos misterios alrededor del pianista.

-Oh... -se me escapa cuando dice que tiene que marcharse-. ¿No puede quedarse un poco más? -pregunto, mirándolo con los ojos bien abiertos en una expresión más infantil de lo que me gustaría.

Pero me callo de inmediato cuando me doy cuenta de que algo sucede entre él y la photographe. ¿Se conocen? Oh, là là, otro misterio más. Alterno la mirada entre ambos, curiosa por todo aquello, y mientras tanto, camino de lado hasta acercarme al prête para susurrarle algo que se me ha quedado revoloteando en algún lugar cerca de la nuca.

-Prête Field... ¿Quién es esa Penny?

Notas de juego

Pardon, pardon. El verano me engulló y por algún motivo creía que le tocaba a Lance y no a mí :S.

Cargando editor
05/09/2016, 02:32
Prue Lascelles

Prue se quedó observando boquiabierta lo que estaba sucediendo entre Lance y Meredith.

–El mundo es un pañuelo...

La frase volvió a sonar en su mente y bajó la cabeza escondiendo la sonrisa que se le dibujó en los labios. No pudo evitar preguntarse a quién conocía ella en realidad, si al hombre que había entrado al despacho o al que salió de éste, pero no tuvo tiempo de profundizar más en ese pensamiento pues una mano jalando de su falda reclamó su atención.

–El padre Peter es un vampiro –musitó el pequeño en cuanto Prue se acuclilló y la tuvo a su altura.

La joven se cubrió la boca con la mano ahogando la carcajada que estuvo a punto de escapar. Miss Adams abrió los ojos como platos y se acercó a ellos con expresión compungida.

–No sé de dónde ha sacado esas cosas, seguro leyó algunos de esos folletos de Penny Dreadful –comentó a Prue y le contó lo acontecido minutos antes con el cura.

–Oh –exclamó la joven y la expresión de culpa en su rostro fue suficiente para que Miss Adams lo comprendiera todo.
–¡Prudende Lascelles! –la mujer la llamó por su nombre completo, seña indiscutible de su enojo.
–Lo siento, no se enfade, más tarde hablaré con los niños, no se preocupe –contuvo la risa traviesa que sobrevino–... Voy a hablar con Peter para explicarle y disculparme –le dio un beso en la mejilla a la mujer y, literalmente, escapó junto al pequeño.

Cargando editor
26/09/2016, 19:28
Padre Peter Field

Sigue con cierta incertidumbre lo que acontece en la habitación. Lance es una caja de sorpresas. - piensa para si mismo confirmando algunas de sus sospechas. El escudo familiar que Peter había observado en la capa de Lance pertenecía a una casa nobiliaria de alta categoría.

-¿Se conocen? Vaya... - expresa con un gesto de asombro, alternando la mirada entre Lance y Meredith. A Peter le parecía algo asombroso que en todo este tiempo ninguno de ellos se hubiera reencontrado con el otro. Lance trabajaba en el Ten Bells y Meredith tenía su estudio fotográfico muy cerca de St. Mary.  Aunque una mujer como ella jamás pondría un pie en ese bar. - efectivamente.

Escucha como Lance se despide educadamente explicándoles que tiene unos asuntos urgentes que atender, a lo que el cura frunce el ceño y a punto está de entrometerse para preguntarle en privado al pianista que le ocurre pero finalmente no lo hace. Malcom, el caballero que lo acompaña parece no solo un fiel servidor, también un buen amigo.

-Espero que puedan solucionar de la mejor forma posible esos asuntos. - asiente con la cabeza. Eloise por su parte muestra toda su curiosidad preguntándoles si no pueden quedarse un poco más. Peter sonríe ante este comportamiento infantil y como no ante su pregunta de que es una Penny. -No es una Penny, es Penny Dreadful. Se llama Penny porque se compra por solo unos peniques. - aclara con una sonrisa. -Es un folleto semanal donde cobran vida todo tipo de monstruos. - ahoga una carcajada y continúa con la broma. -Quizás Prue te lo pueda mostrar. - se gira y mira a la joven alzando una ceja. -E insisto, no se preocupe Miss Adams. - le quita importancia a la broma de ser un vampiro.

-Puede que cuando seais más mayores hagamos una excursión a ese espantoso museo de cera que hay muy cerca de aquí. ¿Qué decís niños?. - pregunta mientras se gira hacia ellos haciendo un gesto extraño con las manos. Doblega sus dedos en forma de garras y se encorba ligeramente, adoptando una postura animal. Entonces gruñe y AHHHHHH. -Las noches de luna llena un hombre lobo sale de su guarida para matar a cosquillas a todos los niños malos que se cruzan en su camino. - dice acercándose a los infantes mientras lo observan con los ojos abiertos como platos. -Busca a los niños más traviesos y... - comenta con misterio manteniendo el suspense - ¡les hace reir hasta que les duele la tripa! - se lanza a por ellos e inmediatamente reparte cosquillas a todos los niños que puede.

Todos rien y corretean hasta que el padre muerto de risa para su actuación de hombre lobo y se sienta sobre una de las sillas, algo rojo y acalorado por la escena que ha protagonizado.

Cargando editor
01/10/2016, 23:22
Meredith Grace Walker

Tomo aire profundamente, apretando los labios y abriendo las aletillas de mi nariz, mientras me iba colocando mas recta. Oigo la voz del padre de fondo y asiento con la cabeza, pero no despego mi mirada de la de Lance. De veras... no lo podía creer. Me costaba dejar de mirarle pues se me agolpaban todos los recuerdos de golpe.

No supe cuánto tiempo había pasado ¿Segundos? ¿Un minuto tal vez? Despegué la mirada del muchacho y parpadee, observando la escena con las muchachas y hablando de Penny Dreadfull. Sonreí dispersa, distraída, esos cuentos macabros y oscuros... Miré lo que estaba haciendo y retomé mi tarea, sujetando una de las placas que había dejado preparada.

Miré a Lance un instante más, le respondería si él me hablaba pero tenía que seguir con mi trabajo. Otra distracción más para mi ocupada cabeza... espero que las fotos salgan bien todas...

Voy colocando la placa sobre la cámara y ajustando el tupido manto negro mientras voy observando la escena que acontece. No tardo en desaparecer entre la tela y la cámara y sujeto con firmeza el auto-disparador sobre mi mano. Ajusto el trípode, muevo bien la cámara ajustándola al plano y veo la serie de movimientos que el padre hace con los niños. Cuando éste se arrima a algunos de los infantes para hacerles cosquillas ¡ese era mi momento! sonreí e inmortalicé el momento.

Emocionada salí de aquella manta riendo ligeramente, observando al padre Peter sorprendida, para bien, por ese afín que tenía con aquellos tiernos niños. Luego me di cuenta que igual Peter se molestaría y le miro sorprendida borrando cualquier rastro de sonrisa en mi. - Discúlpeme padre... Le diría que se me ha escapado pero le mentiría - Al final sonrío algo tímida.

Notas de juego

Y yo esperé todas las respuestas! Así que mil disculpas por mi parte también >_<