Partida Rol por web

La Edad de la Inocencia (+18)

• Robert Blanch •

Cargando editor
13/03/2017, 20:22
Zona Fleming Howard

Atiendo a lo que sucede en la sala con absoluta estupefacción. Acostumbrada como estoy a que las mujeres huyan de su libertad, o nos tachen por locas o histéricas cuando intentamos alzar el vuelo, el sublime diálogo que presencio en todas las aquí presentes hace que mi corazón empiece a batirse en duelo, por una parte debo permanecer callada, por otra me muero por hablar. Sin embargo debo ser prudente, yo no tengo término medio, cuando hablo, hablo con pasión y ahora no estoy entre mis queridas sufragistas, ahora estoy en una charla, debo comedirme o me delataré yo sola y no quiero acabar en comisaría cómo la última vez.

Cuando la señora saca el periódico, en el que aparece en primera plana mi propio dibujo, bajo la mirada y vuelvo la cabeza al frente en un acto reflejo. Esos altercados los organicé yo, pasé semanas ideando en qué cruces, cuantas personas, qué escaparates debíamos romper. Después de varias reuniones intentando idear la consigna que debíamos gritar, nos decantamos por una sencilla y directa, pero había muchos gritos que necesitaban libertad.

Recuerdo la sensación al leer el artículo del periódico, mi corazón tenía alas, justo como ahora, por siempre, siempre trae esperanza ver a mujeres que con suficiente imaginación puedes creer en un mundo sin el yugo que nos imponen al nacer. Había varios errores históricos en el artículo, pero aun así, era brillante su opinión, como las de las mujeres valientes aquí presentes.

Todo pasa por mi mente, nada digo, no puedo delatarme ahora, no con los altercados tan próximos y mi ilustración en primera plana del periódico. Pensativa, termino de dibujar el rostro del señor Blanch, que está casi terminado ya, mi mano ha ido tocando cada gesto hasta casi terminarlo sin darme cuenta.

- ¿Qué pasó con Hypatía, señor Blanch? He dedicado mucho tiempo a biografías sobre mujeres que relampaguean ansia de libertad, y todas ellas acaban brutalmente acalladas – murmuro observando los trazos de mi dibujo – son como un rayo azotando la tierra, resquebrajan el cielo oscuro, iluminándolo todo con su fuerza, y luego la negrura las extingue, pero los que las han visto caer del cielo no las olvidan.

Pensativa, miro hacia el atril, esperando respuesta, pue son sé cómo terminó la inteligente alejandrina.

Cargando editor
14/03/2017, 03:39

Emett contempla aquella escena sorprendido por lo que estaba ocurriendo. No estaba muy seguro de como actuar, como hombre maniático aquello se había descuadrado completamente para él. No entendía muy bien a donde quería llegar el señor Blanch y prefirió de momento escuchar a el resto de ponentes, incluida la ya conocida Lady Northampton. Debía reconocer que admiraba su espíritu, y le gustaban aquellas personas dispuestas a luchar por lo que querían. 

Se levantó, carraspeando antes de intervenir. - Quizá no sea adecuado para este momento pero su discurso me recuerda a Michael Faraday, cuyo trabajo sigue muy presente en la memoria de la Royal Society. Para quienes no conozcan la historia fue un hombre brillante, humilde y disciplinado, cuyos avances en electromagnetismo hoy en día siguen teniendo mucho peso. Era el hijo de un herrero que se educó a si mismo trabajando como aprendiz de encuadernador, leyendo todo aquello que llegó a sus manos. - Esbozó una sonrisa al recordarlo. - Para mi siempre ha sido un ejemplo a seguir y le tengo muy presente a la hora de hacer mi trabajo.

- No se exactamente hasta que punto nuestra estructura social está vinculada al papel de la mujer como señora de la casa, como bien mencionó la señorita Chester. Los cambios son complicados y las consecuencias no son siempre positivas como lo deseamos. Pero si hombres como Galileo no hubiesen dado un paso al frente la sociedad no sería lo que es ahora.

- Me cuesta aventurarme en un tema que no conozco, pero lo que me han enseñado los años y la experiencia es que el género y el origen no hacen a una persona mas capaz o menos.

Cargando editor
15/03/2017, 01:12
Robert Blanch

Me quedo un poco decepcionado pensando que quizás he sido demasiado radical en mis planteamientos y aunque algunos me plantearían alguna pregunta en privado no lo harán en público ya que no es tema de conversación socialmente aceptado.

Finalmente algunos de los asistentes comienzan a decidirse dar su opinión. La primera de ellas es una dama con un vestido azul que desconozco como se llama pero su opinión difiere de la miá.

Antes de que repase, para estar seguro, que había dicho ya otras damas toman la palabra para acabar haciéndolo un caballero.

Cuando hay una pausa aprovecho para ir intentando resolver las dudas que se han planteado.

Respondete a sus preguntas en el orden que las han planteado comenzando por la dama del vestido azul, – indicando con un gesto de mi mano a quién me refiero. – Disculpen el que no sepa el nombre de la mayoría de los asistentes.

Mirando hacía la dama del vestido azul hablo con un tono sosegado. – Sin duda estaré equivocado en algunos puntos, nunca he pretendido ser infalible. Pero en ese punto sigo pensando que no se debe considerar inferior a una mujer por el hecho de serlo. Tampoco sería justo lo contrario como ocurría entre las amazonas. Sobre el segundo punto es evidente que si no hubiera querido destacar y se hubiera apartado al incrementar su poder el cristianismo puede que no hubiéramos sabido nada de ella.

Seguidamente centro mi mirada en la segunda dama que ha intervenido. La referencia a una sirvienta me parece indicar que implica bastante mas pero no es cuestión de plantear aquí. – Es lo que intentaba resumir al referirme a independientemente de nuestro nacimiento. Por lo que dice debe tener muchos mas conocimientos de medicina que yo y sabrá que hay de cierto realmente en lo que me han comentado algunos profesores de medicina que en nuestro interior somos prácticamente iguales. Desde aquí no puedo hacer mas que animarla a continuar en sus estudios. Si finalmente abre una consulta hágame llegar su tarjeta.

La tercera dama parecía por sus ropas de mas elevada posición lo que sin duda le permitía expresarse con mas libertad, otra cosa que todos deberíamos poder hacer sin importar nuestro nacimiento.

Continuo de cara a ella. – Mejor expresado a lo que me refería de que ella ocupaba un cargo no tan excepcional en aquellos tiempos hasta que una nueva cultura intento volver invisible a la mitad de nuestra sociedad. Eso es lo que intentaron y muchos, que se sienten inseguros de sus posiciones, defienden esos postulados. Un articulo interesante me gustaría hacerle llegar mi felicitación a quien lo creará.

Una cuarta dama interviene y al parecer ha venido preparada a la conferencia. – No creo que lo lleguemos a saber nunca con certeza pero en mi opinión si Ciril, el Patriarca de Alejandría, no dio directamente la orden sus sermones indicaban claramente lo que según el era la voluntad que le transmitía Dios. Estaba involucrado en las luchas por el poder en Constantinopla. En estas que siguiera existiendo la Biblioteca de Alejandría y Hipatia su profesora mas famosa lo perjudicaba. Ella no se limito a ser un relámpago fue una científica muy brillante.

Finalmente miro al caballero. – Creo que no se desplomaría. Los egipcios lograron construir las Piramides en una sociedad en que ningún genero estaba por debajo del otro.

Cargando editor
16/03/2017, 13:24
Narradora

Notas de juego

Los que tengan que contestar al profesor Blanch pueden escribir cuando quieran. Se renueva el turno. 

Edito: se suma a la conferencia Lord Preston como espectador "entre las sombras"

Cargando editor
18/03/2017, 14:19
Catherin Blame

Dos mujeres más intervinieron con sus palabras, una de ellas hablando de un artículo del periódico el cual desde hacía días miraba más y más como intentando encontrar algo en sus letras, algo que tenía que comenzar a dejar a tras y por ahora era completamente incapaz.

¿Aquella locura en mi interior era normal? No, no lo era...

La otra básicamente dijo lo mismo que yenla que hablo antes que yo, refiriéndose a lo que les ocurría a las mujeres que mostraban su potencial, pues nunca terminaban bien.

Cuando el Profesor comenzó a respondernos mis ojos no se separaron de el a la vez que mis manos apretaban la falda de mis ropajes y me mordía sutilmente el labio pensativa, ¿que nos daba el valor? En mi caso sabía que la supervivencia, había luchado y trabajado cuanto el cuerpo me permitía por mantener a mi familia y a mí misma en un estado de normalidad, siempre con un techo y un plato en la mesa. Pero eso me había privado de poder disfrutar o aprender lo que realmente me apasionaba, apenas tenía horas para dormir y mil veces abrazaba el sueño pensando en cómo sería mi vida si el dinero no fuera un problema, si pudiera disfrutar de hacer lo que me hacía feliz o trabajar de algo que no fuera servir a otros y ocuparme de sus hogares.

¿Seguiría siendo yo?  ¿Cambiaría? Pues había visto a mucha gente adinerada y la gran mayoría... no me agradaban, había un porcentaje muy bajo de personas que realmente vieran a la gente por lo que son y no por lo que tienen, tratándote como si fueras menos que un animal muchas veces. Quizás por ello para mí el feminismo aún era un plato secundario, porque el principal eran las clases, por muy mujer que sea una con un título o una buena economía podía tratarme como basura solo por ser quien soy.

No aporte nada más por el momento, simplemente suspire y baje la mirada a mis manos apartándola del profesor pensando en si pedirle a Lord Preston la tarde libre para venir había sido buena o mala idea.

Cargando editor
19/03/2017, 00:42
Lady Northampton

—La persona que firma lo hace utilizando un seudónimo, Selina, pero estoy segura que si envía una nota al periódico dirigida para ella, se la harán llegar.

Pudo haber dicho que ella se encargaría de entregarla, después de todo era una de las dueñas del periódico, pero hacerlo habría resultado jactancioso y no era de esa clase de personas, además, desconocía la verdadera identidad de su autora... o autor. Tal vez ésta fuera conocida por su socio, aunque se inclinaba más a que creer que no y decantarse por la idea que, de saber alguien su identidad, ese alguien sería el editor.

—En cuanto a Hypatia, los libros de historia no parecen ponerse de acuerdo respecto a la fecha de su nacimiento, de hecho ésta se desconoce, pero algunos estiman que debió ser alrededor del año 370, pero eso significaría que con tan sólo veinte años ya daba clases, algo bastante improbable porque resulta difícil imaginar que sus alumnos, todo ellos jóvenes y de edades similares a la suya, mostraran el respeto y admiración que reflejan las cartas de uno de sus discípulos. Me inclino más a favor de aquellos que sitúan la fecha de su nacimiento alrededor del año 355, con lo cual habría comenzado a impartir sus clases con 35 años y fallecido a la edad de 60, fechas bastante más lógicas ajustadas a la realidad ¿no le parece?

Hizo una pausa antes de continuar.

—Con todo, Hypatia me resulta una figura intrigante a la par de contradictoria.  De acuerdo a los textos, impartía sus enseñanzas por dos vías distintas: por un lado de forma pública, en conferencias a las que asistían diversas personalidades de la sociedad alejandrina y por otro, lo hacía en la intimidad de su hogar, enseñando los secretos de la filosofía a alumnos jóvenes de familias cultas y adineradas de la aristocracia y la administración. Independiente de cuál fuese la vía de enseñanza, no permitía la presencia de mujeres y tampoco la de alumnos de las clases más bajas y populares. ¿Qué opinión le merece ésto, profesor?

Cargando editor
19/03/2017, 18:17
Robert Blanch

La dama que a mi parecer es de mas alta clase me plantea una serie de dudas sobre Hipatia. Después de dar unas explicaciones a otra de las damas sobre el articulo que nos ha leído. Este esta teniendo también bastante interés entre los asistentes.

Busco unos instantes en mis papeles para encontrar una fecha en que por lo menos las fuentes coinciden, y si la tengo en mis apuntes. Sobre el porque de las discrepancias ya es otro tema recurrente.

El que hubiera llegado a ese cargo es indudable y uno de los instrumentos que ayudo a perfeccionar hoy en día todavia es vital para que se orienten los navíos de la Royal Navy, el astrolabio.

Encogiéndome de hombros continuo. – No disponemos de una lista completa de sus alumnos, sólo algunos nombres de altos cargos que dejaron escrito, por su mano o sus seguidores que fueron alumnos suyos. En estos textos no nombran a mujeres, pero tampoco dicen que no hubieran, o nosotros así lo hemos interpretado siempre. Les pondré un ejemplo que es mas que una anécdota pero indica hasta que punto pero equivocarnos de la manera mas inocente. Uno de mis compañeros, una rama de su familia han sido siempre miembros de la Royal Navy, me la contó una vez y lo corroboramos en los archivos de personal del Almirantazgo. – Hago una pausa mirando a todos los asistentes. – No se si alguna de las damas presentes se llamaran Joan. En Menorca, una isla del Mediterráneo que obtuvimos junto a Gibraltar después de cambiar de bando en la Guerra de Sucesión Española es un nombre masculino. Y se escribe exactamente con las mismas letras, ¿quién sabe si algunos de esos nombres del latín, griego y arameo de hace casi 1.500 años podían referirse a mujeres? Yo no. Si quieren un ejemplo mas cercano el nombre de Heidi en alemán es indistinto para hombres y mujeres.

Mirando otra vez ahora a la dama. – Por otro lado hay muchas referencias a que era una gran filosofa y matemática pero en ninguna de las de su época hacen mención a que fuera la única. Sí es la única que ha llegado hasta nuestros días pero sus contemporáneos alababan su brillantes sin añadir extrañeza en que fuera una mujer. Creo que debemos tener en cuenta ese detalle, en mi modesta opinión.

Dejando los papeles apoyados en la tarima. – La única fecha en he encontrado que coincidan las fuentes es en que en el 400 era la directora de la escuela Neoplatonica, ¿que edad tenía en ese momento? Por ahora no lo sabemos con certeza. Casi todos los grandes archivos de aquella época fueron destruidos; Roma, Alejandría, Atenas… Con lo que sólo tenemos pequeños archivos fragmentados y relatos que hablan que tal Emperador fue coronado tantos años después de otro. – Cambiando a un tono pesaroso. – Todo muy laberíntico y que muchas veces tengamos que rehacer las cronologías a la vista de nuevos descubrimientos.

Bebo un pequeño sorbo de agua antes de proseguir. – Para terminar lo de que solamente se dedicara a las clases sociales altas y a que diera clases también en su casa. Si me lo permite comenzaré por la segunda parte, el que profesores aparte de en lo centros de enseñanza den también clases privadas a un número reducido de alumnos creo que ha sucedido desde las primeras referencias a las escuelas filosóficas griegas. Sobre su relación con las clases populares, volviendo a adelantarme a la parte final. Para mi es una de las explicaciones de su muerte. Algunas fuentes indican que ademas de atender las preguntas que le hacía pidiéndole concejo Orestes, un antiguo alumno suyo, el prefecto de Alejandría. También respondía a cualquiera que le preguntara mientras caminaba por las calles de su ciudad. Era una persona muy influyente y no sólo por la clase social en que había nacido. Algunos creo que pensaron que debian acabar con ella para que su poder no pudiera ser cuestionado.

Cargando editor
20/03/2017, 02:37
Lady Northampton

La mujer asintió en señal de conformidad frente a la respuesta dada por el profesor. Tenía razón, no existían fuentes que afirmaran o desmintieran que Hypatia fuese la única mujer erudita o que fungiera como alumna de alguna de las escuelas de la época, además, el alcance que hizo sobre los nombres fue, a juicio de la mujer, lo suficientemente contundente como para convencerla.

—Está bien, suponiendo que se relacionaba con las clases populares del modo que menciona, aunque me declaro una escéptica en ese punto, me parece que existió un motivo mucho más poderoso y que guarda relación con su fe —hizo un gesto con la mano, tranquilizadora—. Pero ya se lo plantearé cuando su ponencia llegue a ese punto y acepte mis disculpas si mis comentarios han contribuido a desorganizar la pauta que tenía establecida.

Cargando editor
15/06/2017, 02:05
Robert Blanch

Hago una nueva pausa intentando percibir si alguno de los presentes fuera un religioso.

Hay quienes lo justifican todo diciendo que era una pagana. Para mi resulta como poco irónico que los que imploraban que se autorizada su culto poco después de conseguirlo prohibieran todos los otros.

Antes de ese momento todos podían creer en el Dios o Diosa que quisieran siempre que por encima de sus creencias obedecieran a las autoridades imperiales. Ese fue el punto en que se enfrentaron los primeros cristianos ya que su religión en aquellos tiempos les reclamaba una obediencia exclusiva a sus lideres religiosos y a nadie mas.

Hago una pausa para ver si alguien recuerda a uno de nuestros reyes mas famosos. – Eso se mantenía en parte todavía en los tiempos de nuestro Rey Enrique VIII que al no ceder Roma creo la Iglesia de Inglaterra. Al cabo de unas décadas a medida que cada vez mas países seguían su ejemplo al final Roma accedió a compartir su anterior poder absoluto. Pero en los tiempos de Hipatia estaba consolidando su poder absoluto y ella representaba todo lo opuesto a lo que querían imponer.

Repaso mis notas para enumerarlas. – Era una mujer que ocupaba uno de los cargos mas prestigiosos del Imperio, cuando estas estaban siendo recluidas a vidas anodinas sólo con la función de ser madres. Era neoplatonica y defendía que la gente argumentara sus creencias en lugar de manifestar que tenían fe y memorizar unas pocas frases. Ademas también humillo a altos cargos que debatieron con ella y llego a desafiar al mismísimo Imperio intentando mantener vivo el espíritu de la Gran Biblioteca de Alejandría después de que Teodosio I, el emperador que declara el cristianismo como única religión del Imperio la clausure en el 389. Logro sobrevivirlo pero no el periodo de inestabilidad que fue el breve gobierno de su hijo Arcadi el primer Emperador de Oriente. Puede que sin su débil gobierno Ciril el sobrino de Teofil el Patriarca de Alejandría no acabara la faena de este después de que destruyera la biblioteca de Serapeion en el 403 donde se había instalado Hipatia. Al no claudicar esta finalmente Ciril se decidió a hacer que fuera asesinada por un grupo de fanáticos cristianos.

Fueran tío y sobrino los que hicieron matarla el caso es que aprovecharon su muerte para deshacerse de todos sus rivales político/religiosos controlando diversos sínodos y concilios. Nadie quería comprobar si eran ciertos o no los rumores sobre sus zelotes.

Notas de juego

Ante las discrepancias entre las fuentes en catalán y español he optado por las fuentes en catalán. Mi escaso conocimiento en otros idiomas me han impedido consultar fuentes en otros idiomas.

Personalmente creo que las fuentes mas fiables estarán en griego, el idioma que se hablaba en Alejandría y en árabe que es el actual en la ciudad.