Partida Rol por web

ZOMBIE

La ermita

Cargando editor
09/01/2012, 20:15
Jorge Pacheco

Jorge le echó una mano a Eva para colocar el armario en su sitio mientras metía prisa a todo el mundo.

-Vamos chicos, hay que salir de aquí a toda ostia.

Todo este lío en el que se podían meter sólo por visitar una ermita. Y encima en parte, por idea suya.

Le dirigió una sonrisa de complicidad a Eva mientras trataba de salir de allí sin problemas, y le agradeció mentalmente a Antonio haberse dado cuenta de ello.

Cargando editor
10/01/2012, 04:24
Miguel «Mike» Hernández

Mike siguió los pasos de Antonio y bajó por el sendero hacia la casa.

Cargando editor
10/01/2012, 09:38
Howard Wolowitz

Definitivamente Howard no entendia lo que estaba pasando. Un minuto estaban moviendo entre unos cuantos un armario y cuando descubren una puerta y se disponen a abrirla, Antonio grita algo, vuelven a poner el armario en su sitio y todos salen corriendo al exterior de la ermita. -Que pasa Eva? - la pregunto con las manos en las rodillas exausto despues del esfuerzo del armario y la carrera al exterior de la ermita.

Cargando editor
10/01/2012, 09:46
Celeste Negreira

Celeste empezó a ponerse nerviosa ante las prisas de los demás. Sin saber muy bien que hacer, ayudó a volver a poner el armario en su sitio y tiró detrás de ellos a toda prisa sin decir ni una palabra.

Cargando editor
10/01/2012, 16:02
Director

Después de poner el armario en su sitio, salis fuera de la ermita y veis, abajo de la colina, a Antonio con su perro y a Mike que también baja. Un poco más allá, hay un aldeano que se acerca caminando por la pista, pero que asustado por el perro de Antonio parece desviarse del camino y alejarse, aunque no quita ojo de la ermita. Se da la vuelta y mira constantemente hacia arriba. Luego camina un poco más, alejandose, para  después pararse y volver a girarse para mirar hacia arriba. Desconfiado.

Suponeis que si es un lugareño, estará receloso de que haya extraños por los alrededores de la ermita. Es posible que guarden allí sus muertos y no le gustará que unos "criajos" vayan ha hacer de las suyas por ahí.

Pero el aldeano, parece tan receloso como esquivo, así que cuando ha tenido que cruzarse con Antonio y su perro ha debido de preferir desviarse de su ruta.

Cargando editor
10/01/2012, 20:40
Jorge Pacheco

- ¿Y si hablamos con él y le pedimos disculpas antes de irnos? A lo mejor si lo hacemos con tacto nos aseguramos de que no vaya a llamar a la Guardia Civil...

A Jorge no le gustaban nada las fuerzas de seguridad. Las veía como necesarias, por supuesto. Pero tenía la impresión de que pasaban más su tiempo persiguiendo a niñatos que bebían en la calle o a jóvenes que fumaban cosas indebidas, que persiguiendo a los verdaderos delincuentes, y eso le ponía de malas pulgas.

- Hagamos lo que hagamos, creo que deberíamos marcharnos ya, a fin de cuentas, este tipo no nos va a quitar el ojo de encima hagamos lo que hagamos...

Se había quedado con la curiosidad de saber qué había detrás de esa puerta. 

No serían más que estupideces... Se decía a sí mismo.

Notas de juego

Has cambiado los destinatarios director? Qué hacemos, los dejamos sólo para los que estamos en la ermita? o añadimos a todos?

Cargando editor
10/01/2012, 23:36
Miguel «Mike» Hernández

Mike apura el paso para zanjar los trescientos metros que los separan de la casa; ha oscurecido y el frío comienza a ser difícil de llevar.

Cargando editor
11/01/2012, 04:20
Director

Una vez solventado el incidente con el aldeano, quien finalmente se ha alejado al ver que no había gente en los alrededores de la ermita, os encamináis hacia la casa.

La luz de la tarde ya comienza a brillar por su ausencia, y hace un frío del carajo. Así que os alegráis de volver a la casa y reuniros con el resto de grupo.

Notas de juego

Ya estáis otra vez todos juntos en la escena de la casa.

Cargando editor
11/01/2012, 18:09
el Antonio
Sólo para el director

Doy la vuelta y sigo al aldeano desde cierta distancia

Cargando editor
11/01/2012, 18:18
Director

Cuando todos los demás se han alejado de la ermita, el aldeano comienza a subir la colina desde otro lado. No puedes seguirle pues desde arriba podría verte con bastante facilidadad. Además, tiene un perro que le acompaña y le alertaría.

De todas formas, el aldeano no llega a entrar en la ermita. Desde la distancia en la que te encuentras, más cerca de la casa que de la ermita, ves como el hombre da una vuelta alrededor de la ermita y después se aleja, bajando la colina en la dirección por la que había venido. Hacia la granja.

Cargando editor
12/01/2012, 13:52
el Antonio
Sólo para el director

Esta a punto de anochecer y parece que no les han pillado. Me vuelvo a pasao ligero a la casa para cenar.