Partida Rol por web

New Sydney 2.0

Acto 4 - El Último Estertor

Cargando editor
Bevidiere Lafayette Cargando pj
29461/16486259
12/01/2019, 23:04
Bevidiere Lafayette
Sólo para el director

O sea, que estoy bien jodida.-profirió, mesándose el cabello bicolor, después de descubrir que ninguna de las dos mujeres parecía ser capaz de ayudarla, notando cómo aquello adquiría cada vez tintes más oscuros- Y, o bien acudo al tipo que se ha cargado a McKenzy, o bien a un sectario pseudoreligioso, o a un científico intensito.-resopló, evidentemente nerviosa- Probemos con el sectario pseudoreligioso. Con el Iluminati. ¿O era Iluminado?- dijo, tapándose la cara con las manos, respirando hondo, muy hondo, queriendo mantener la compostura sin lograrlo del todo, después de haber tenido que diseccionar a un hombre que había tenido entre las piernas a penas unos días atrás, y después de haber sentido que se le iba, literalmente, la vida de las manos. 

Aquella sensación le había recordado cosas. Cosas que no le gustaba revolver. Sensaciones que hacían que las cicatrices verticales que adornaban sus muñecas ardiesen, como si se estuviesen curando en aquel preciso instante. 

Cargando editor
Sebastian Task Cargando pj
29461/16487554
13/01/2019, 18:03
Sebastian Task
Sólo para el director

¿Un tratado de neutralidad con los nazis? ¿En serio estaba diciendo eso Omega? ¿Y se lo creía? Australia iba a ser la siguiente en la lista por mucho tratado que tuvieran con los nazis… U Omega era ciego o … o estaba con ellos.

¿Sería esa una posibilidad? ¿Qué Omega estuviera en realidad con los nazis? Pues claro que no iba a volver a ocurrir lo de Zimmerman… La siguiente vez que los nazis pusieran un pie en ese continente sería en pie de guerra y con un ejército de Vitalistas y muertos vivientes dispuestos a no dejar piedra sobre piedra.

La verdad era que Omega estaba decepcionando enormemente a Task.

¿Hipotético caso de que Australia sea puesta bajo ataque? ¿En serio? Estuvo a punto de preguntar, pero se limitó a mirar al holograma. ¿Es que a nadie más le parecía absurdo aquel discurso?

Al menos la propuesta del referéndum público acerca de la posibilidad de reanimar cadáveres les daba una opción. El propio Task podía hacer campaña antes del referéndum para que la gente votara por el sí. Seguramente hasta podría convencer a Novák para que hiciera campaña con él… Con su influencia y recursos seguro que convencían a la prensa y, por ende, a la mayor parte de la población australiana de que permitir a Cotard reanimar cadáveres era la mejor línea de defensa frente a los alemanes.

Y como no podía ser de otra forma, saltó una sorpresa. Los japoneses estaban aliados con los nazis. Task quería haber intervenido… haber respondido. Su conocimiento fluido del idioma japonés unido a su habilidad para los discursos y su labia podían haber cambiado un poco las cosas… Pero al parecer aquella Shiho Sama sentía animadversión por científicos como Novák… y cortaron la comunicación antes de tiempo. Era un camino cerrado, si además habían hablado con Eichmann… aquel engreído nazi capaz de conseguir que cualquiera comiera de su mano… No, no tenía sentido que Sebastian intentara contactar de nuevo y convencerles de lo erróneo de su planteamiento. Se iban a enfrentar a los alemanes, y los japoneses estarían del lado nazi.

Con el representante ruso pasó algo similar. Salvo que en esta ocasión Task tuvo que hacer uso de los subtítulos que el androide de Novák les proporcionaba. Cuando la comunicación se cortó, el billonario frunció el ceño y miró a los presentes.

Omega y la Liga… que ya estaba trabajando para él, totalmente vinculada al líder ficticio de Australia. Blake y su comunidad de Vitalistas. Cotard, Perséfone y el otro hombre que había venido con ellos. Y por último el independiente Novák. Task se aclaró la garganta antes de intervenir de nuevo:

- Parece que solo quedamos nosotros. – Dijo mostrando lo evidente. – Su referéndum – dijo haciendo referencia a las palabras de Omega, - decidirá bastante acerca de la estrategia que deberemos usar. Como ven, Eichmann ya ha convencido a los japoneses… Quizá intente contactar – si no lo ha hecho ya – con algún otro de los presentes. Con su pico de oro puede hacer que la gente cambie de bando con facilidad… -

Se encogió de hombros.

- Está claro que Cotard tiene una idea acerca de cómo hacer frente a los alemanes. Usted – dijo señalando al holograma – no comparte dicha visión y debo presuponer que tiene sus propias ideas, aunque no las ha compartido con el resto. El señor Blake tiene sus propios planes, aunque parece dispuesto a cooperar… Y por último está él – apuntó con la cabeza en dirección a Novák. – Sorprendentemente el más sensato de todos los presentes. El único con más de un plan con posibilidades de lograr que sobrevivamos todos.

Ahogó un suspiro.

- Bien Omega… ¿cómo va a querer que hagamos esto? – Estaba claro que tendrían que jugar con las reglas del líder de New Sydney. O al menos escucharlas de primeras, y luego ya decidir si querían jugar así, o si alguno quería cambiar las normas sobre la marcha. - No podemos contar con los rusos... Y Japón debería ser considerado un enemigo. -

Desde luego, Sebastian necesitaba más información, aunque fuera reunirse en privado con el propio Blake… o con Novák para ver cómo había avanzado este último en sus planes.

- No sé de qué opciones disponemos... - Blake conocería mucho mejor al Cuarto Reich que cualquiera de los presentes. Bueno, quizá Cotard y Perséfone supieran algo más. - Pero cuando llegue el momento preferiría no estar a la defensiva simplemente. Si tuviéramos algún arma contra el Cuarto Reich creo que todos descansaríamos más tranquilos. -

Cargando editor
Eve Wright Cargando pj
29461/16497474
17/01/2019, 02:01
Eve Wright

Lo siento— se limitó a responder la agente—. Técnicamente, Los Iluminados es un hombre que adquirieron como tributo a los Illuminati de Baviera— añadió encogiéndose de hombros con una mueca de indiferencia—. Tenemos buenas relaciones con ellas, pero son muy herméticos. Voy a hacer un par de llamadas. ¿Te traigo un café?

A los diez minutos, la Señorita Wright envió un mensaje a su propio despacho, haciéndole saber a Lafayette que seguía tramitando llamadas en relación a aquel asunto. Y en otros quince minutos, veinticinco en total, la puerta del despacho se abrió. Eve, recolocándose un mechón de cabello tras la oreja, volvió a sentarse en su oreja.

No ha sido fácil, pero te he concertado cita con una... "médium" de Los Iluminados. Mañana a las 14:00 en este edificio. Cuando vengas, pregunta en recepción en qué sala tienes la reunión— por suerte o por desgracia, Lafayette formaba parte del "personal", a su manera—. Puede parecerte tarde, o no— anticipó la agente—, pero créeme, he tenido que pelearlo un poco. No es fácil pedir que se presencie uno de sus miembros tan "valiosos" con tan poca antelación.

Sonrió algo incómoda, quizá por la situación en si misma, o quizá por la propia Lafayette.

¿Puedo... puedo hacer algo más mientras tanto, Bevidiere?— preguntó dudando.

Cargando editor
Omega (Avatar Digital) Cargando pj
29461/16497487
17/01/2019, 02:11
Omega (Avatar Digital)

— Creo que todos los presentes tienen claro en qué bando están, ¿no es así?— respondió Omega con firmeza, implacable.

Aquello cada vez más parecía un enfrentamiento directo entre Task y Omega, con los demás como espectadores.

Al fin y al cabo, todos los que quedamos en esta mesa tenemos algo en contra el Régimen Alemán, de un modo u otro— añadió abarcando a los presentes con una mano—. No comparto la visión de El Nigromante, Señor Task— repuso— por los medios. No creo que el fuego deba combatirse con fuego. Corres el riesgo de convertirte en tu enemigo. ¿A qué precio queremos combatir a los nazis?— señaló abiertamente a Cotard—. Aunque respete profundamente a El Nigromante y sus acompañantes, la fractura psicológica que sus armas pueden provocar en la sociedad podría ser irreparable. Japón no se hubiera convertido en lo que es si no fuese por haber desatado fuerzas que nunca debieron ser tocadas.

Con sensible gravedad para ser un holograma, miró alternativamente a Task y Cotard. Aunque su discurso seguía siendo frío y racional, estaba claro que aquello era importante para Omega. A Omega no le gustaban los no-muertos, ni las mutaciones genéticas que deformasen a la raza humana de forma grotesca.

Creo que la forma más eficiente de sentar las bases de una alianza es manteniendo ciertas fronteras entre nosotros, pero colaborando— señaló al representante de La Liga, a Blake y a Novák—. Personalmente, trabajo con vosotros directamente con resultados excelentes, pero no trabajáis entre vosotros— apuntó a Cotard y "Perséfone" o "Génesis" —. Comprendo que tengan su propia agenda, pero espero que comprendan que desviarse de su ruta, aunque sólo sea para garantizar su protección contra la cúpula nazi, es la opción más eficiente.

Omega parecía indicar que uno de ambos, o los dos, estaban siguiendo más sus intereses particulares que aquellos que cambiarían el rumbo de la guerra contra los nazis.

Creo que si Task aportase recursos militares, tecnológicos y materias primas a un premio razonable al resto de presentes— apuntó señalando a todos los presentes, salvo a Novák por motivos obvios—, y si Cotard y la señorita— apuntó sin mencionar su nombre esta vez— compartiesen más de su conocimiento sobre la cúpula nazi, nuestra asociación sería más productiva. Por otro lado, si La Liga y Los Iluminados se aliasen abiertamente entre ellos y con los agentes de contramedidas, reforzaríamos la sinergia de nuestros "Supersoldados"— añadió en referencia a los "Superhéroes" de Omega y a todos los Vitalistas de las facciones—. Estamos progresando de forma muy positiva en ello, pero podríamos hacerlo aún mejor. Y respecto a Novák... creo que podría ser más transparente respecto a algunos de sus proyectos y descubrimientos, pero sobra decir que sus aportaciones y predisposición a colaborar son impecables.

Cargando editor
Cotard Cargando pj
29461/16497493
17/01/2019, 02:32
Cotard "El Nigromante"

Quiero aclarar a todos los presentes que no opero exclusivamente movido por el egoísmo— replicó Cotard con serenidad, pero mirando a Omega con unos ojos que lo taladraban—. Es obvio para todos que no soy una buena persona, y que mis métodos me favorecen sensiblemente. Al fin y al cabo, por si alguien no lo sabía a estas alturas, retengo control, o cierta influencia, sobre aquellas criaturas que reanimo— implicando que el ejército de Cotard, aunque con un tamaño potencialmente enorme, seguiría siendo su ejército tras la guerra—. Comprendo también que la "animación suspendida" es una forma de existencia muy diferente a la que los humanos corrientes están acostumbrados, y que puede provocar cambios a todos los niveles: reproductivo, psicológico, metabólico...

El hombre miró brevemente a su acompañante, la presunta hija de Eichmann, y volvió a mirar a los demás.

Pero no sólo se han hecho películas en las que los zombies seamos los malos— bromeó con una sonrisa—. Son malas películas, pero en algunas somos gente normal— señaló abiertamente a Novák—. También se han hecho películas pintando a los androides y las IAs como ángeles y demonios, pero siguen entre nosotros. Y si vamos a pelear contra los nazis, la idea de evitar usar medios peligrosos, arriesgados o inmorales es increíblemente noble— concedió con un cabeceo hacia Omega—, pero puedo asegurarle que para derrotar a un ejército que usa cualquier recurso a su disposición para ganar poder, necesitamos hacer lo propio.

Cargando editor
Kurt Novák Cargando pj
29461/16497499
17/01/2019, 02:43
Kurt Novák

Deberá disculparme— "interrumpió" Novák cuando Cotard paró, inclinándose ligeramente hacia adelante y alzando una mano abierta en su dirección—, pero quiero matizar eso último que ha dicho. Los nazis comenzaron a usar algoritmos inteligentes e Inteligencia Artificial, pero la abandonaron por miedo a que se volviese demasiado inteligente y hábil y se rebelase contra ellos. Tengo entendido que nadie en la mencionada "cúpula nazi" tiene ninguna forma de capacidad "sobrenatural" o "Vitalista" relacionada con la tecno-empatía.

Señaló brevemente a Omega, con cortesía pero un deje acusatorio.

— Por los mismos motivos, aunque nuestra Inteligencia Artificial hoy día es dinámica y puede mejorarse a si misma, en ámbitos de moralidad y emoción, sus algoritmos son estáticos, por miedo a que dejen al Homo Sapiens obsoleto— explicó, visiblemente afectando—. Y aunque comprendo que es un riesgo existencial para nuestra raza, también podría elevarnos de Homo Sapiens a Homo Deus. Aclarado eso— en señal de paz, abrió la palma de su mano, indicando "pausa" a Cotard—, no me opongo radicalmente a la idea de "suspender" organismos, como dice, pero creo que el riesgo existencial por falta de capacidades reproductivas es algo que debemos estudiar, y también el impacto psicológico, de forma similar a como yo debo hacerlo con interfaces cerebro-ordenador. Estaría más que interesado en estudiar la compatibilidad de estos últimos en sus... organismos. O cuerpos— se apresuró a corregir.

Kurt no era imbécil. Él, como Cotard, también tenía una agenda.

Y para un tecnópata como él, las personas eran mentes, y sus cuerpos, sólo "organismos". Vehículos.

Cargando editor
Evangelion Novák Cargando pj
29461/16497508
17/01/2019, 02:55
Evangelion Novák

Es útil añadir al debate— continuó, fiel, el androide de Kurt— que estimo una elevada probabilidad de que debamos recurrir a uno u otro sistema. Aunque desconocemos el alcance exacto de la capacidad bélica nacional-socialista alemana, y existen demasiadas variables para estimar ningún porcentaje de victoria, las circunstancias parecen favorecer a nuestros rivales— desalentó el robot sin emoción ni piedad—. Una coordinación excelente entre las potencias presentes y los Ladrones de Almas podría ser suficiente, pero dada su naturaleza emocional y diferencias éticas, ideológicas, religiosas y culturales, es factible que el riesgo existencial de las fuerzas que El Nigromante o Kurt Novák pueden ofrecer sea menor a la probabilidad de fracaso en un conflicto contra el enemigo con los recursos y coordinación actuales.

El androide abrió ambas palmas hacia arriba, encogiéndose de hombros brevemente. Acto seguido, volvió a su posición inicial. Aunque intentaba imitar a los humanos, proviniendo de una mole de metal sin impresión facial, pareció forzado, falso y antinatural.

— Lo lamento. De nuevo, no puedo proporcionar cifras— claramente lo verdaderamente fiable e importante para el androide—, pero les animo a considerar una de las dos opciones. Desconozco el alcance de los medios desplegables por El Nigromante, y no puedo calcular el impacto del beneficio en las interfaces cerebro-ordenador, aunque es potencialmente muy elevado. Sin embargo, estimo una probabilidad cercana al 100% de ganar la guerra si se permite a la Inteligencia Artificial mejorarse de forma autónoma e ilimitada. No puedo estimar, no obstante, el impacto que eso tendrá para la sociedad humana actual, su existencia, o el planeta tierra— concluyó finalmente, mirando brevemente al representante de La Liga.

Cargando editor
Sebastian Task Cargando pj
29461/16513725
23/01/2019, 21:26
Sebastian Task

Por fin, después de tanto tiempo, Task había sacado algo en claro sobre Omega. Muertos vivientes o mutantes experimentales eran dos cosas que no le agradaban... y a las que combatiría a plena potencia si no estuvieran los alemanes de por medio.

El billonario tomó nota mental de aquello, por si ganaban la guerra y tanto Task como Omega sobrevivían. Eran demasiados condicionales, sobre todo teniendo en cuenta que el hecho de ganar la guerra dadas las circunstancias era algo poco probable.

- Lo de Japón ya no tiene marcha atrás... pero en el caso de Japón las circunstancias fueron muy distintas. - Argumentó Sebastian. - Los nazis no nos están dejando otras salidas... Como dice el androide - dijo indicando levemente con la cabeza al guardaespaldas de Novák - tendremos que escoger entre el apoyo de un ejército de muertos vivientes... o el nacimiento de la auténtica Skynet. - Explicó utilizando un término que todos conocerían de las películas de Terminator.

Se encogió de hombros mirando a Kurt. - No sé si disponemos de tiempo para que Cotard y tú hagáis vuestros experimentos entre cuerpos muertos e interfaces computacionales... - Comentó antes de alzar una mano para captar la atención de Omega.

- Permitidme una sugerencia. ¿Por qué no permitimos a Cotard animar a grandes cantidades de muertos vivientes para hacer frente a los nazis... pero con una condición? - Preguntó. - Que todos ellos lleven un implante tecnológico controlado por Novák y una vez termine la guerra nos aseguramos de que son destruidos... - De aquel modo no tendrían por qué temer el poder de un ejército levantado y animado por Cotard, y podrían utilizarlo para hacer frente a los alemanes.

Además, estaba seguro de que Cotard tenía ya su pequeño ejército particular... y no le importaría mantener a su ejército oculto y a salvo, a cambio de levantar a un ejército mayor... aunque éste permaneciera bajo el control de Omega o Novák.

- Si acabamos ganando o sobreviviendo a esta guerra... los ciudadanos australianos - y por ende, Omega, - no deberán temer nada de un ejército de muertos vivientes. Y si perdemos... bueno, dará igual. -

Se humedeció ligeramente los labios antes de continuar. - Liberar a una inteligencia artificial por completo me parece un error. Por mucho que pueda ser de ayuda, podría acabar considerándonos una amenaza... y no hay manera de asegurarse de que somos capaces de apagarla, frenarla o retenerla cuando esto acabe. - Lo sentía por Novák... pero liberar a las máquinas era algo mucho más peligroso que un ejército de muertos vivientes. Al fin y al cabo, con los muertos vivientes se podía acabar con ellos de un golpe si acababas con su líder. Aunque Sebastian sospechaba que acabar definitivamente con Cotard podía ser más complicado de lo que cualquiera pudiera imaginar.

- Como ha dicho Omega, yo pongo mis recursos militares, tecnológicos y materias primas a precio de coste. - Ofreció. - Por favor, les animo a todos a colaborar en esta empresa. - O estaban jodidos.

Mientras hacía su oferta, Sebastian estudiaba con perfecto disimulo los rostros y reacciones de todos los presentes. Prestó especial atención a Perséfone. Seguía convencido de que la mujer podía ser un arma importante en aquella lucha... pero todavía desconocía sus motivaciones y el alcance real de su poder.