Partida Rol por web

Rodarán Cabezas (HLdCn)

Capítulo 14: Oscuridad completa

Cargando editor
21/09/2014, 23:21
Alguacil Nicholas Webb

¿Dónde está el alcalde?. Sophie, búsquelo inmediatamente. Pasaron quince minutos desde que la criada abandonó la sala para buscar a Hardwicke. No esta señor Webb, es como si se lo hubiera tragado la tierra. El alguacil frunció el ceño. Entonces no me queda mas remedio que ser yo quien ejecute la sentencia de muerte. Un nuevo jarro de agua fría, pues cuando parecia que todo iba a acabar, el alcalde habia desaparecido y nadie sabia donde estaba. ¿La presencia de la bruja oscura se habia apoderado de Sleepy Hollow?.

El pueblo condenaba al hombre que había vuelto de su tumba. Milagro fue tenerle otra vez entre nosotros señor Seraphim, pero ¿milagro de dios o del demonio?. No soy el único que se pregunta cual fue el origen de su resurrección. Tres de los presentes desconfían de usted. Este tribunal le condena por ser un brujo, por lo tanto será el siguiente en morir. Acompáñeme al patio de armas. Seraphim no se resistió. Sabía que había llegado su hora. Y que bien que fuera así por fin. No tengo nada que perder Webb. Todo lo que quiero esta allí arriba. Lo único que lamento es que Lucretzia no vaya a salir viva de aqui. Cuídate hermosa. Sonrió cálidamente a la muchacha y salió apresurado siguiendo los pasos del alguacil.

¡BANG! Un nuevo disparo resonó por toda la mansión igual que en el dia anterior. La vida abandonó el cuerpo del señor Boone. Webb estaba acabado como el resto de inocentes que quedaban en pie. Regresó a la habitación abatido, con el rostro descompuesto. Me rindo... Sacó su revolver de nuevo, solo quedaba una bala en la recámara. Todo ha sido inútil.  Perdóname Fenna... Esas fueron sus últimas palabras antes de apretar el gatillo. Nadie pudo reaccionar para evitarlo. Los sesos del alguacil salieron disparados hacia las cortinas, tiñiendo de rojo las viejas telas. La oscuridad era completa...

 

Notas de juego

Dos días para el turno de noche.

Cargando editor
21/09/2014, 23:50
Muerta Lucretzia Andersen

Lucretzia llego con el rostro demacrado, sabía de sobra quien sería el próximo en morir y aquello le atormentaba horriblemente, al parecer, no bastaba con tener almas en pena ávidos de pelea en su casa, sino que ahora tendría que volver a ver morir a una de las pocas personas a las que quería de manera pura, y esas dos ya estaban muertas.

Escuchó a Webb y a Sophie, no había ya demasiada desgracia en el pueblo? ahora el alcalde también había desaparecido, y aunque no sentía que aquél hombre hubiera desaparecido, de echo una parte de ella se alegraba, era él quien tenía la sagrada misión de cuidar la calavera, y por su negligencia ahora tendría que ver morir a otro inocente.

Las palabras de Webb fueron claras, las votaciones habían sido claras y concisas, y Lucretzia necesitó todo su autocontrol para no perder los nervios, Seraphim se veía tranquilo, quizás el creador fuese piadoso y por fin pudiese reencontrarse con su familia, merecía que le pasase algo bueno de una vez, aunque le partía el alma tener que verle morir. A sus palabras, la joven curandera intentó sonreír, intento mantenerse fuerte pero falló estrepitosamente e incluso antes de que Webb apretara el gatillo, las lágrimas comenzaron a brotar y a recorrer el rostro ceniciento de la joven y cuando el cuerpo de Seraphim calló inerte al suelo, el quedo llanto de la joven cambió por uno mas profundo, un llanto desgarrador, salido de lo mas profundo de su alma. Entre lágrimas vio también como Webb se quitaba la vida, pero tampoco sentía su muerte, era totalmente incapaz de sentir la muerte de alguien.

Se quedó ahí, de pie, incapaz de moverse y con los ojos clavados en el charco de sangre que ahora acunaba el cuerpo de Seraphim, después de todo lo sucedido, después de todo lo padecido el único consuelo que le quedaba era saber que sería la próxima en morir.

Cargando editor
22/09/2014, 00:13
Muerto Isaac Pope

Cuando el alguacil acabó con la vida de Seraphim, Pope simplemente frunció en ceño para intentar no escuchar el disparo y apretó con su débil mano todo lo que pudo la de Abbie, pero cuando abrió los ojos y observó como al volver, se estaba apuntando a si mismo, y apretó el gatillo, Pope se quedó de piedra.
No fue hasta que pasaron unos segundos escuchando los lamentos de Lucretzia cuando por fin reaccionó.
-Buu..bueno, parece que todo esto ha acabado.-Entonces centró sus ojos hacia Abbie y Rosemary-No te preocupes por mi esta noche, lo digo solo por si acaso.-Hizo una pausa-Mañana... ma...-Soltó un suspiro-Mañana yo mismo...ab...abandonaré este...lu...lugar, este...mund...-Pope calló bajando la mirada y apretando la mandíbula intentando aguantar las lágrimas y todo el dolor que ahora mismo sentía sabiendo como iba a terminar todo aquello, pero todo fuese por el bien de Abbie. Y lentamente dejó de apretar la mano de esta y de la misma forma empezó a retirarla y a levantarse de la silla.
"Espero que seas feliz Abbie..."

Cargando editor
22/09/2014, 10:38
Rosemary Kenway

Rosemary frunce el ceño al entrar el Alguacil. ¿Donde estará el alcalde? Coge fuertemente la mano de Abbie cuando este se lleva a Seraphim y baja la cabeza ligeramente sin decir nada. Se sobresalta ligeramente cuando oye el disparo y cierra los ojos. Así ha de ser, se dice para si misma. Cuando ve aparecer de nuevo al Alguacil y se dispara a si mismo, no puede evitar girarse y mirar a Abbie, luego a Pope, Lucretzia y finalmente a Abbie de nuevo. Sin decir más, baja la mirada y se queda en silencio.

Cargando editor
22/09/2014, 16:16
Abigail "Abbie" Irving

Abbie escuchó intrigada la conversación entre el señor Webb y Sophie. Le preocupaba la ausencia del alcalde y lo que esta podría significar. En la mejor de las opciones el hombre habría huido abandonándolos a su suerte. 

La joven bajó la mirada cuando el alguacil se llevó a Seraphim y sintió sus cabellos deslizarse por sus hombros por el movimiento. Era una sensación que todavía se le hacía extraña, que la sobresaltaba haciendo que tuviese ganas de colocarse los mechones dentro del pañuelo en un gesto automático, pero que de cierto modo le resultaba agradable. Imaginaba que así se podría sentir un ave que hubiera estado aprisionada en una jaula demasiado tiempo y por fin se hubiera dejado volar libre. 

Sin embargo, volvió a levantar los ojos al escuchar las últimas palabras del alguacil. Vio cómo sacaba la pistola quedándose inmóvil, no se sentía capaz de moverse, ni de apartar la mirada. Contuvo la respiración sin darse cuenta mientras la sangre del hombre empezaba a formar un charco bajo su cuerpo y parpadeó aterrada. Sus manos empezaron a temblar y dio gracias por tener a Rosemary e Isaac aferrados uno con cada una de ellas. 

De fondo escuchaba los sollozos de Lucretzia, aunque no llegó a prestarles atención eran el complemento auditivo perfecto para la escena que acababan de presenciar. Y cuando Isaac empezó a hablar, tardó unos segundos en mirar al muchacho y asimilar sus palabras. Los ojos de Abbie empezaron a humedecerse con el mismo brillo que los de Isaac y cuando él empezó a levantarse soltando su mano, no lo retuvo. Llevó la mano que había sostenido la del joven a su pecho, justo a ese lugar donde la luz del ángel había latido durante días, dándole fuerzas para seguir adelante, y un sollozo brotó de su garganta mientras apretaba la mano de Rosemary un instante para levantarse ella también después. - I-isaac. Es... Espera... - Murmuró, volviendo a estirar su mano para coger la de él.

Dudó tan sólo un instante mirándolo a los ojos antes de abrazarlo con fuerza y esconder el rostro en la curva de su cuello. Era consciente en esos momentos de todo lo que le debía. Había sido él desde el principio. Quien la había sacado a bailar esa noche en que todo parecía feliz. Quién la había defendido cuando el fraile soltaba blasfemias sobre ella. Quien había retirado el pañuelo de sus cabellos y la había mirado como si la considerase preciosa y no una pirada. Si ahora podía volar fuera de la jaula, en gran parte se lo debía a él. Era cierto que la mayor parte de su corazón pertenecía a Rosemary. Pero el resto era sin duda de él. Y a la joven se le partía el alma al pensar que pudiera marcharse así. - No te vayas, por favor. Quédate conmigo esta noche. - Pidió con la voz ahogada, sin ser realmente consciente en ese momento del egoísmo de sus palabras. - Con nosotras. - Añadió, incluyendo a Rosemary. 

Cargando editor
22/09/2014, 17:55
Muerto Isaac Pope

Cuando Abbie murmuró su nombre, Isaac se dio la vuelta lentamente para ver como ella también se levantaba y tras mirarse a los ojos se le echó encima, apoyando su cabeza en él. Al girar levemente la cabeza, notó el roce de sus rojo cabello sobre su mejilla, lo que hizo que automáticamente soltase la mano que nuevamente le había cogido y la abrazara con fuerza contra él, cerrando los ojos, para después subir una de sus manos hasta su nuca, enredandola entre entre ese pelo que tanto lo cautivaba. Hundió su cara en el, respirando su aroma...
-Está bien, si tu me lo pides, no podría negarme.-Abrió lentamente los ojos, observando a la Pequeña Rosemary sentada en la silla, para luego volver a cerrarlos abrazando con fuerza a Abbie."Espero que este momento realmente nunca termine, por favor Abbie, no me sueltes nunca por favor, no pares de abrazarme, por ti haré lo que sea, acepto todo de ti, acepto a Rosemary, lo acepto todo pero por favor, no me abandones, te amo."-Te amo.