Partida Rol por web

Una pausa en el camino

Escena Valen y Carlos

Cargando editor
03/09/2021, 22:02
Megumin

En el transcurso de la última misión, el grupo se topó con un problema que requería una inmediata intervención por el bien común.

Tras esa dura e intensa misión, al fin llegaron esos ansiados días de permiso que decidieron invertir en una escapada veraniega al lago más cercano de la base de los vigilantes.

Aquel día lo tenía todo. Parecía una acampada en la que no faltó el típico toldo ni las toallas en el suelo. También había comida e ingredientes para cocinarlos en una hoguera nocturna y una nevera portátil (un par de cubos llenos de agua y enfriados por Charsa y Megumin con su rayo de escarcha) para que el agua y el alcohol pudiese beberse fresquito en una época en la que se necesitaba tanto.

Ya solo quedaba divertirse y llevar a cabo a lo que habían ido en concreto: enseñar a nadar a Megumin.

El agua del lago era bastante transparente; se podían ver bancos de pequeños pececillos nadando juntos y algún pez más grande en solitario, esperando convertirse en la cena de alguien…

Las dimensiones del lago se perdían hasta donde alcanzaba la vista, pero ese lugar en concreto tenía una parte con la orilla a nivel y libre e vegetación mientras que los alrededores estaban llenos de arbustos, árboles y diversos cúmulos de juncos.

En ese momento, Megumin y Kyllar se encontraban apartados del resto del grupo, a unos cuarenta metros de distancia, en un lugar donde el agua no cubría y los arbustos les proporcionaban cierta cobertura.

Cargando editor
03/09/2021, 22:36
Megumin

Por primera vez en mucho tiempo, Megumin iba sin su amado bastón y sin su vestimenta de archimaga suprema. En esta ocasión iba vestida con una especie de camiseta fina, blanca, sin mangas y corta, que dejaba ver su ombligo; un pareo fino y suave de color anaranjado en su cadera y un sombrero de paja molón que remarcaba su característico gusto por la ropa.

Lo primero que hizo nada más llegar a esa zona fue sentarse en la orilla, subirse ligeramente el pareo y comprobar que, en efecto, el agua le llegaba a la altura de los pies.

Creaba pequeñas hondas con el movimiento lento de sus pies mientras que su sonrisa se reflejaba y difuminaba en el reflejo inestable del agua.

— No sabía que los lagos pudiesen ser tan grandes… - gira la cabeza para quedar de perfil ante Kylark - Las pocas veces que he visto uno han sido en algún dibujo de algún libro o en la distancia, cuando tuve que viajar a la escuela de magia.

Megumin se levanta y con los brazos puestos en jarra, mirando el lago en sí, dice:

— Me pregunto cuántos de estos peces podría pescar con una de mis explosiones para la cena…

​​​​​​​​​​​​​​Una pequeña brisa de aire se levantó e hizo que Megumin, instintivamente, despegase una mano de su cadera y moviese la mano para hondear una capa inexistente en ese momento. Se quedó quieta, miró de reojo hacia atrás algo sonrojada y volvió a su pose estilosa anterior.

Cargando editor
07/09/2021, 17:38
Kylark
Sólo para el director

Kylark admira el paisaje mientras se estira y bosteza sentándose al lado de Megumin

-La verdad no se cuantos peces conseguirías pero si se que quizás acabarías en alguna celda no seria la primera vez...-

-¿Añoras la escuela esa por la que abandonaste?-

En ese momento kylark se queda mirando a Megumin la niña que se fue y la que volvió no era la misma ya no solo físicamente

-La verdad Megumin eres mas bonita de lo que recordaba-

 En ese momento Kylark se levanta sonriendo quitandose la camiseta, mientras coge a Megumin la carga al hombro y empieza a meterse en el lago 

-Vamos se que estas intentando ganar tiempo para no meterte al agua es el momento de que uses tu bañador-

Cargando editor
07/09/2021, 17:59
Kylark

Notas de juego

Kylark admira el paisaje mientras se estira y bosteza sentándose al lado de Megumin

-La verdad no se cuantos peces conseguirías pero si se que quizás acabarías en alguna celda no seria la primera vez...-

-¿Añoras la escuela esa por la que abandonaste?-

En ese momento kylark se queda mirando a Megumin la niña que se fue y la que volvió no era la misma ya no solo físicamente

-La verdad Megumin eres mas bonita de lo que recordaba-

 En ese momento Kylark se levanta sonriendo quitandose la camiseta, mientras coge a Megumin la carga al hombro y empieza a meterse en el lago 

-Vamos se que estas intentando ganar tiempo para no meterte al agua es el momento de que uses tu bañador-

Cargando editor
07/09/2021, 20:45
Megumin

(- La verdad no sé cuántos peces conseguirías, pero sí sé que quizás acabarías en alguna celda no sería la primera vez... Añoras la escuela esa… ¿por qué la abandonaste?)

Megumin abandona su pose estilosa para pasar sus brazos por la espalda y, a la altura del trasero, entrelazar sus manos.

 — Vieron lo poderosa que era mi magia y comprendieron que no podían enseñarme nada y les daba miedo que una recién llegada fuese más poderosa que ellos. Por eso me fui. – (Engañar 21)


( - La verdad Megumin eres más bonita de lo que recordaba)

Al escuchar esas palabras salidas de la nada, Megumin se giró y se quedó mirando a Kylark con una mezcla en su rostro de ofensa y vergüenza.

 — ¡O…oye! – mira a Kylark con el ceño fruncido, en señal de incomodidad - ¿Por qué me dices eso ahora…? – sus cejas toman una forma diferente, para mostrar un poco de vergüenza - ¿de verdad… de verdad te parezco bonita? – añade de forma tímida.

Megumin aparta ligeramente la mirada, pero no logra evitar que sus mejillas se ruboricen ligeramente.

 — ¿Kylark? ¿Qué haces? – dice de forma sorprendida.

Al ver que se quitaba la camiseta sin previo aviso y que le abalanzaba para agarrarla y cargarla, no pudo evitar soltar un pequeño grito.


(- Vamos sé que estas intentando ganar tiempo para no meterte al agua es el momento de que uses tu bañador)

Megumin comenzó a forcejear y a patalear inútilmente debido a la espectacular diferencia de fuerza.

 — ¡WUAH! ¡KYLARK! ¡No me metas al agua todavía! ¡Al menos deja que me quite la ropa y el sombrero!

Kylark soltó a Megumin y esta comenzó a desvestirse. Se quitó su sombrero y lo dejó boca arriba para, posteriormente ir dejando su ropa en el hueco de la cabeza.

Megumin finamente mostró su bañador. Era totalmente negro. La parte de arriba tenía un pequeño nudo con lacito, justo en el esternón y la parte de abajo tenía dos nudos, uno a cada extremo de la cadera.

Los pocos rayos de sol que atravesaban los árboles iban a parar a la piel de Megumin. Se podía contemplar un cuerpo bonito y aparentemente suave. No estaba definida, no se veía por ningún lado que sobrase un poco de grasa y tampoco se le veían sus costillas. La parte superior de su bikini hacía que sus pechos se vieran bonitos, ni muy grandes, ni muy pequeños; mientras que la parte inferior tapaba por completo lo que tiene que tapar, aunque remarcaba algo en lo que nadie se había podido fijar nunca ya que Megumin siempre iba con su capa, su pareo o su poncho que la cubría. Sus caderas eran amplias, acorde a su cuerpo y su trasero, firme y perfilado.

En el momento en el que Kylark dio un paso hacia Megumin, dudó tanto por tener que enfrentarse a uno de sus miedos, que salió corriendo con sus sandalias a una velocidad realmente lenta, con unas zancadas cortas y torpes.

Cargando editor
09/09/2021, 22:49
Kylark

Kylark soltando una gran carcajada salió corriendo detrás de ella alcanzándola sin dificultad

-Espera Megumin seré bueno dame la mano y confía en mi-

Kylark agarrando la mano de Megumin con dulzura la empezó a guiar hasta la orilla del lago .Para acto seguido meterse el de un salto

-Si confías en mi salta yo te cogeré ,tranquila es como aquella vez en el tejado de la mansión-

Kylark mira a Megumin con una mirada con plena confianza en que saltara buscando esa complicidad de años que quizás se perdió al separarse sus caminos

 

Cargando editor
10/09/2021, 00:02
Megumin

Megumin se encontró con una difícil tesitura. Se acercó a la orilla para comprobar la temperatura del agua con los dedos de su pie, tras quitarse sus sandalias y dejarlas al lado de su sombrero. A pesar de ser verano, el agua estaba bastante fría.

 — No es lo mismo saltar desde un primero que saltar al agua. Esto da más respeto… - susurró esas últimas palabras.

Al ver a Kylark con el agua llegándole a la cintura, se dio cuenta de que sus predicciones iniciales eran una trampa. Había un claro escalón que no había visto y no podía evitar preguntarse si más adelante abría otro que la sorprendería y fuera el causante de su muerte por ahogamiento.

Kylark seguía esperando, haciendo pequeños movimientos con sus manos para que se lanzase. Megumin retrocedió para coger carrerilla y, en pleno salto pensó que quizás su amigo había saltado demasiado lejos…

Fue una suerte que Kylark se diese cuenta y avanzase unos pasos para agarrarla a tiempo y demostrar algo que Megumin sabía de antemano: podía confiar en él.

Kylark tenía agarrada a Megumin con sus dos brazos envolviéndola a la altura de la cintura y ella estaba agarrada a su cintura con sus piernas, como si se estuviese aferrando a su vida por el mero contacto del agua con su trasero.

Megumin puso las manos sobre los hombros de Kylark y los estiró, alejando así su cuerpo y su cabeza lo suficiente para poder mirarle.

 — Vaya… Pensé que aprovecharías para meterme mano. Estás cambiando… - dice con una sonrisa burlona.

Cargando editor
13/09/2021, 23:18
Kylark

Kylark sonriendo a Megumin mientras intenta soltarle las piernas para meterla en el agua

-Aunque estas mas bonita no eres mi tipo aunque... quizás el de Rhogar si -

Una vez que consigue soltarle las piernas, alejándola de el para que no se vuelva a enganchar

-Tranquila enana ya diste el paso mas importante ahora suéltate que tienes mas fuerza de la que aparentas-

Kylark sujeta a Megumin de la tripa intentando ponerla en vertical con el agua mientras le da ánimos

-Venga ya lo tienes solo empieza a mover los brazos y las piernas como un perro en el agua y veras que flotaras sola, yo estaré a tu lado sin soltarte-

Cargando editor
14/09/2021, 02:23
Megumin

Megumin seguía apretando con fuerza la cintura de Kylark, haciéndose aún a la idea de tener que nadar. En el momento en el que escuchó el nombre de Rhogar, aflojó las piernas y estas se introdujeron en un agua fría, pero agradable.

 — ¿Por qué crees que puedo ser el tipo de Rhogar? – pregunta de forma dubitativa.

Kylark y Megumin se alejaron de la orilla hasta llegar a un punto en el que ella no hacia pie, pero él sí. La sumergió hasta la altura del pecho sin que esta hiciese nada para impedirlo. Se sentía segura mientras esas manos estuviesen ahí y a la vez sentía intriga por lo que había preguntado y aún no había obtenido respuesta.

 — ¿Y cómo se mueve un perro en el agua?

Megumin comenzó a chapotear sin saber muy bien si eso podía servirle para nadar, mostrando así que no mintió cuando dijo que nunca había visto una extensión de agua.

Tras unos segundos en los que le sirvieron para empapar a Kylark, se quedó quieta y, de forma impasible, le observó.

Cargando editor
16/09/2021, 21:35
Kylark

Kylark mirando a Megumin un poco serio aunque la situación sea bastante cómica

-Realmente no se si serás su tipo Megumin, sus ojos dicen que vivió mucha cosas y quizás no te conviene un hombre así...

-Pero tranquila con el tiempo nos mostrara mas de el, y quizás descubramos que eres su tipo aunque dudo que tenga tipos la verdad-

Kylark sacude la cabeza intentando secarse un poco el pelo ya que Megumin no hace mas que salpicar mientras intenta nadar

-Mira será mas fácil si me ves nadar que intentar explicártelo-

Kylark empieza a nadar estilo perrito mientras insta a Megumin a seguirla en una situación bastante comica

 

Cargando editor
16/09/2021, 22:52
Megumin

Cuando Megumin tocó el suelo del lago, se quedó rígida al ver que el agua le llegaba hasta el pecho y Kylark se marchaba a nadar de una forma muy extraña.

— ¡JA! Yo también he vivido cosas que no puedes ni imaginar. Además, lo que me gusta de Rhogar es que es genial, sabe cómo moverse y lo que decir, como yo… ¿Quién te ha dicho que sea mi tipo?

Engañar 21: se sonroja un poco

– Siempre pensando en lo mismo… Quizás mi tipo eres tú.

Nada más terminar esa frase, Megumin sus labios se sellaron con fuerza a la vez que se podía notar de forma descarada que estaba aguantándose la risa.

Cargando editor
07/10/2021, 04:20
Megumin

La escena sigue, al final la enseña a nadar y alguna tontería que otra harán.

FIN

Cargando editor
07/10/2021, 04:20
Megumin

PAGANDO LAS DEUDAS



 Encontrar a Kylark solo en la cabaña grupal era casi una misión imposible. Le gustaba estar en el campo de entrenamiento, haciendo uso de los maniquís de combate para incrementar sus facultades marciales, e incluso se batía a duelo como entrenamiento contra otros miembros de los vigilantes.

En esta ocasión, no estaba solo, había varios vigilantes apartados lo suficiente como para que Megumin se pudiese acercar a él y observar como combatía con otro vigilante. Se posicionó en un lugar donde Kylark la viese y así “obligarle” de manera sutil a que la atendiese y dejase de entrenar.


Kylark mira a Megumin con curiosidad, con una bandolera entre sus manos que jamás había visto y, después de golpear por última vez a su contrincante tumbándolo empieza a caminar hacia su amiga con una sonrisa sincera.


Megumin se quitó la banda que reposaba en su hombro y, agarrándola, le extendió la bandolera a Kylark.

 — En nuestra primera aventura rompí los ropajes que me diste. – dijo Megumin con un rostro serio y formal - No he podido dártelo antes, pero espero que puedas aceptarlo y que nuestra deuda quede saldada.


Kylark se quedó serio y se acercó mucho a ella con una actitud que sorprendió a Megumin.

— Nunca pienses que me debes algo enana y menos unos ropajes que no me hacen falta.

Se acercó más y la abrazó delicadamente.

— Somos amigos; eres como mi hermana pequeña.


Megumin se quedó quieta, con los brazos colgando. Uno de ellos lo pasó por su espalda con su bastón y el otro aguantó la bandolera.

— Pero esas ropas eran caras. No me parece justo que pierdas tu dinero de esa forma. Solo acéptalas o dejaré de considerarte como mi hermano mayor pervertido.


Kylark sonrió mientras aceptaba la bandolera.

— Gracias enana, de verdad. Te invito a comer hoy si te apetece... ¿O quedaste con Rhogar?


Megumin le miró de forma impasible, pero en esa impasibilidad se podía percibir una pequeña sonrisa de triunfo, cuando su amigo cogió la bandolera.

— Invitarme a comer usando el emblema de los vigilantes no es una invitación. Ya puede ser un buen banquete para cancelar mi cita con Rhogar, que había quedado con él.

(Engañar: 20, no ha quedado con él, solo lo dice para sacarle un poco de calidad a esa comida) (Ves que, cuando dice una cita con Rhogar, lo dice sin darle mucho valor, como si lo dijese con total libertad y no hubiese nada, aunque no sabes si es porque no hay nada o porque no se ha percatado del significado de la palabra cita).


— La mejor comida que pueda pagar enana. Quizás podemos recordar viejos tiempos. Añoro un poco nuestro hogar, aunque no fuera el mejor.


— A mí me gustaba, ¿o no será... porque te cansaste de las chicas que había? Seguro que hiciste algo para que huyeses y no me has dicho nada. ¿Me lo vas a contar todo mientras comemos un bistec?

Le mira de una forma medio desafiante, pero con cierto jugueteo.


Kylark asiente

— Te lo contaré todo, pesada, aunque quizás te decepciona, jajaja. A todo esto, quizás deberíamos hablar de los vigilantes también. – Añadió con una mirada seria en el rostro.


Megumin inclinó un poco la cabeza y miró a su compañero con el ceño ligeramente fruncido, en señal de duda.


 — Quizás esto no es para ti, enana. Es decir, sé que eres capaz, confío en tu habilidad, pero no sé… me preocupa el pensar que no estás hecha para esto.


Megumin contestó con un gesto de indignación.

— Tsss, gracias a mí habéis salido vivos de muchas situaciones, además, mi magia está más que a la altura de esta organización ¿por qué no está hecho esto para mí? Pagan muy bien y puedo mejorar mis habilidades mágicas. Y como me sigas llamando enana, mi próximo conjuro lo probaré contigo y no con Rhogar.


Kylark levantó las manos de forma conciliadora.

— Me refiero a que... Bueno, no eres especialmente valiente, la verdad y bueno, abnegada…


 — ¿Ah? – mostró ligeros indicios de haberse enfurruñado - La mejor hechicera del mundo no puede permitirse el lujo de ser una cobarde, los enemigos me temerán. ¿Por qué dices algo así? Siempre he actuado con valentía… excepto nuestra primera misión… - se quedó un poco cortada - ¡PERO TU TAMBIÉN TEMBLABAS! – le echó en cara.


Kylark abrió los ojos mucho justo para comenzar a hablar más alto.

— ¿Solo la primera misión? Si continuamente te refugias detrás de mí o de Rhogar, enana cobarde. Además, yo no tengo miedo nunca, chsst… Cobardica de pacotilla, encima va de valiente. – añade en un tono menos elevado - La muy boba…


 — ¿Que no tienes miedo nunca? ¡JA! ¿Qué hay de esa vez en la que nos quedamos a pasar la noche en esa mansión y acabaste durmiendo bajo mi cama porque tenías miedo de dormir solo? ¿O de esa vez que se te posó una araña en la cara y corriste por todo el bosque mientras gritabas que te la quitasen? ¿O quieres que recuerde esa vez cuando fuimos los dos, hace unos meses a investigar la casa encantada de Marin y con la primera corriente de aire me dejaste tirada?

Todas esas afirmaciones que Kylark sabía que no eran verdad, causaron un efecto diferente al que él pensó. Pudo observar cómo los vigilantes que estaban a su alrededor le dedicaban una mirada de confusión, dando por hecho que se habían creído las mentiras que Megumin acababa de inventarse para camuflar su cobardía.

— ¿Eh? – dijo Kylark mientras miraba a todo su alrededor. - ¡Eso es mentira!

— Sí claro… por eso suplicaste a Katsumoto para que no pusiese eso en su informe… - añadió Megumin para hacer más creíble su mentira frente al resto de vigilantes.

— ¡Chtsss! ¡Maldita enana embustera!

A Kylark no le supuso ningún esfuerzo quitarle el bastón a Megumin y elevarlo por encima de su cabeza para que su dueña no llegase a él. Megumin se pegó a Kylark lo más que pudo y comenzó a dar pequeños brincos para alcanzar a su preciada posesión, pero sin éxito.

En cierta ocasión, Kylark observó cómo su compañera le miraba la entrepierna con intenciones malévolas y, antes de que una patada impactase contra sus partes, se alejó unos pasos y comenzó a correr. Megumin le persiguió.

— La casa encantada de Marin no quedaba muy lejos de aquí… Si tan valiente eres, ¿qué te parece si escondo la fuente de tu poder en algún lugar de esa casa?

— ¡AH! ¡Informaré de que estás saboteando al equipo al dejar a su hechicera sin su bastón! – replicó Megumin cada vez más lejos de Kylark a pesar de que corría a su máxima velocidad.

— Estamos de vacaciones, enana. Tienes tiempo para recuperarlo… ¿O quieres que se enteren de que no pudiste recuperarlo tu sola porque te dio miedo?

Megumin se frenó y posó su mirada en el suelo, logrando transmitir una sensación que hizo parar a Kylark.

— Pero somos hermanos – Megumín alzó la cabeza, dejando ver una jovialidad en su rostro, una sonrisa sincera que logró aturdir a su compañero durante unos instante - y los hermanos se tienen que ayudar entre ellos.

— Tengo entendido que los hermanos se putean más que los amigos…

El rostro de Megumin se volvió impasible y, casi al instante, comenzó a lloriquear y a perseguir de nuevo a Kyllark.

— ¡¡Devuélvemelo!!

Tras unos segundos en los cuales se alejaron bastante del campamento, Megumin volvió a frenar. Esta vez Kylark no cayó en la trampa y avanzó unos metros más, hasta que vio que su amiga se daba la vuelta, cabizbaja y se marchaba de allí.

— Enana, ¿no quieres recuperar tu bastón? – dijo Kylark casi a voces por la distancia que le separaba.

Megumin giró su cabeza a la vez que frenó.

— No me importa que me escondas el bastón. – contestó ella.

— Después de todo lo que hemos vivido, ¿crees que me voy a tragar esa mentira? Pensaba que serías más imaginativa para que te lo devolviese.

— Ya… Imaginativa… Me pregunto cuanto poder podrá poseer el bastón que me compre con el dinero que escondes debajo de tu cama… - en el rostro de Megumin se dibujó una clara sonrisa triunfante a la par que malévola.

Por un instante, en el que nada se movió, Kylark dudó sobre lo que tenía que hacer, pero cuando Megumin salió corriendo en dirección al campamento, lo tuvo muy claro.

— ¡ENANA!

— ¡WAAAAH! 

Cargando editor
07/10/2021, 17:59
Megumin

LA CONFIANZA DE KYLARK



Tras haber alcanzado a Megumin a tiempo para evitar una matanza, hicieron un pacto de paz en el que él le devolvía su bastón y ella no trataba reiteradamente de robar su dinero.

Kylark volvió a la cabaña a toda prisa a pesar de que Megumin tomó otra dirección; no se fiaba de ella y no sabía en qué punto de su estancia allí había averiguado donde guardaba el dinero, tenía que asegurarse… Todo estaba en su sitio y no faltaba nada.

Era el momento perfecto para ver el interior de la bandolera, del “regalo” que le había hecho Megumin… La consideraba como a su hermanita pequeña, pero era su hermanita liante y juguetona. Sabía de lo que tenía que fiarse y, por algún motivo, tras lo sucedido… necesitaba comprobar el interior de esa bandolera.

La abrió con un poco de recelo y observó que, por una vez, Megumin había sido una persona buena y legal. Dentro había unas ropas de montaraz, tal como dijo… Su confianza creció al ver esto, pero cuando las sacó de la bandolera y se dio cuenta de que eran las ropas que le habían regalado en la misión anterior para moverse por el bosque…

A Kylark se le dibujó una sonrisa sarcástica con pequeñas motas de odio sano. La muy… en ningún momento había mentido. Le había entregado una muda de montaraz, pero era de la talla de Megumin y no de la de Kylark.

Fueron muchos pensamientos los que pasaron por su mente, como por ejemplo, lo ruin que había sido Megumin o lo estúpido que se sentía por sonreír por una cosa así. Podía faltar a su palabra, podía no invitarla a comer y tomar represalias, pero la quería y adoraba aún más poder pagarla con la misma moneda y gastarse un poco de dinero en hacer que el bistec que le había prometido tuviese ciertas especias que hiciesen sentir a Megumin el fuego en sus carnes…