Partida Rol por web

Estación de nieblas

Capítulo 2.5: Una nueva visitante (Todos)

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/12275714
25/03/2015, 14:35
Narradora

Por fin la mañana llegó. Y trajo una sorpresa con ella, pues cuando fuisteis bajando a desayunar, solos o en grupo, en el comedor encontrasteis una chica que no habíais visto el día anterior. 

Era alta, de cabellos cobrizos y su cuerpo esbelto estaba enfundado en un uniforme de combate negro, como el que solían usar todos. Colgada de la espalda llevaba una espada de dos manos de un tamaño bastante considerable. Su rostro era serio y sus labios se estiraban en una fina línea que parecía expresar su disgusto. Sus ojos claros brillaban con frialdad y no tardaron en detenerse sobre Andrea y Carlo.

Cargando editor
Andrea Youngblood Cargando pj
22286/12276884
25/03/2015, 19:17
Andrea Youngblood

El día no podía ser más gris para Andrea, la conversación con su tito lo había machadado y carcomido toda la noche. Aquel canalla inglés había conseguido incluso hacerlo sentir mal, con lo feliz que había llegado al país y ahora en cambio estaba apagado.

El italiano bajó las escaleras suspirando, dispuesto a comer algo antes de su partida. —Aaaahhhhhh... — suspiró con tristeza.

Y yo que estaba dispuesto a ayudar en lo que fuera... 

Lo que encontró en cambio fue una sorpresa para él, y no precisamente una de las buenas. Una terrible.

— ¡La... Lauretta! — exclamó con los ojos como platos. — ¿Qué cosa stai haciendo aquí? — preguntó sin moverse del sitio. Casi por instinto entrecerró los ojos esperando algún movimiento brusco por parte de la chica. — Me... Me alegro di verte... Iba a llamarte pronto...

Poco a poco se acercó a la mujer con la mano en la nuca. Por último dedicó una mirada de auxilio a Carlo.

Cargando editor
Lauretta Nightshade Cargando pj
22286/12278314
25/03/2015, 22:52
Lauretta Nightshade

Lauretta esperaba en el comedor. Cuando escuchó los pasos de gente bajando las escaleras, se cruzó de brazos y dirigió su afilada mirada hacia ellas. Estaba enfadada, muy enfadada. Había creído que podía confiar en Andrea y en Carlo, que no la armarían y se comportarían, para variar. Pero parecía ser que aquellos dos niñatos tenían que poner en evidencia el Instituto de Florencia. Cuando le habían llamado y le habían explicado lo ocurrido, el cabreo que cogió fue monumental.

Y así estaba, pensando en partirles la cara nada más verles, cuando ellos hicieron acto de presencia en el comedor. Entrecerró la mirada al escuchar a Andrea y tuvo que respirar para no soltarle un grito delante de todos. 

¿Que qué hago aquí? - Preguntó, alzando ligeramente la voz. Pero Andrea cometió el error de acercarse demasiado. Lauretta no pudo contenerse y le dio con la palma abierta en el cogote, como había hecho muchas veces en los entrenamientos. - ¡Imbécil! - Volvió a darle otro collejón y torció los labios en una mueca. - Yo no me alegro di verte. Pensé que me había librado de vosotros dos ¿y de qué me entero? Que todavía os meáis en los putos pantalones - . 

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/12278360
25/03/2015, 23:00
Nora Leiva

Me levanté sintiéndome bastante descansada. Después de todo lo sucedido durante el día anterior, había caído inconsciente en cuanto mi cabeza tocó la almohada. Miré la ropa que tenía disponible y fruncí el ceño, menos mal que iría a por mis cosas. Cuando estuve lista bajé a desayunar.

Al llegar al comedor vi a una chica que no conocía. Supuse que debía de ser del Instituto italiano porque Andrea se dirigió a ella con familiaridad, aunque un poco temeroso. Era bastante guapa pero, por la expresión y la actitud, supuse que era como Alice pero en italiano. Resultó difícil ignorar la conversación que tenían y aún más difícil evitar esbozar una sonrisa. Estaba claro que el Karma era una perra. Preferí evitarles y me senté a la mesa dispuesta a desayunar.

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/12280634
26/03/2015, 13:38
Ethan Evans

Aquella mañana me desperté sintiéndome raro y cuando miré alrededor solté un resoplido. Seguía en aquel lugar. Aún tenía una mínima esperanza de que todo fuese un mal sueño y que me despertase una de las riadas en mi habitación, pero no. Aquello era tan real como desalentador. La habitación no tenía personalidad. Aunque de tamaño pasable, estaba casi vacía y lo poco que había tenía un aire neutro aburrido.

Había dormido fatal. El colchón era el peor que había probado hasta el momento. Al hacer el amago de moverme me dio un pinchazo en la espalda. No había descansado nada y me encontraba algo entumecido y somnoliento. Echaba de menos mi cama.

Por fin hice el esfuerzo de salir de aquella odiosa cama y salir de mi cuarto para dirigirme al cuarto de baño y asearme. Al volver a mi habitación de nuevo me vi en un dilema importante. Por un lado tenía la ropa de cama con la que había dormido. Un pijama con tan poca personalidad como la habitación. Por otro lado tenía la ropa mojada, sudada, ensangrentada y rota del día anterior.

Con una mueca de preocupación, me planteé llevar mi ropa del día anterior. Aunque estuvieran en un estado horrible, al menos no eran un pijama y tenía bastante más categoría que aquel triste pijama. Sin embargo una opción se me pasó por la cabeza.

Salí de mi cuarto y me dirigí hacia donde había visto que se metía Stuart a dormir el día anterior. Tenía más o menos mi altura y parecía majo, seguro que podría ayudarme. Solo esperaba que no estuviera con aquel tipo moreno, me ponía nervioso.

Toqué la puerta. ¿Stuart? Pregunté, tragándome mi vergüenza. Lo que me faltaba, tener que andar mendigando ropa. Hoy mismo cojo la ropa de mi casa. Al menos era mejor que andar con el pijama. Soy Ethan. Con todo lo que pasó ayer no tengo nada que ponerme. ¿Podrías dejarme algo? Pregunté, usando mi tono más amable y educado.

Cargando editor
Stuart Wayland Cargando pj
22286/12280687
26/03/2015, 15:16
Stuart Wayland

Stuart abrió la puerta al escuchar la voz de Ethan y lo miró con curiosidad. Sin embargo, tras un rápido escrutinio sonrió y asintió con la cabeza. - Claro, pasa. - Le respondió mientras dejaba sitio para que entrase en su cuarto. Su habitación, a diferencia de las de Nora y Ethan, tenía una decoración diferente. Había un par de láminas de paisajes marítimos en las paredes y tenía una amplia mesa de escritorio con útiles de dibujo. 

El chico llevaba solo unos vaqueros que parecía haberse puesto rápidamente para abrir la puerta, se dirigió al armario y lo abrió, haciendo un gesto con la mano a Ethan. - Coge lo que quieras. ¿Qué tal has pasado la noche? - Preguntó amable antes de caminar hacia la mesa y apoyar la parte baja de la espalda en ella. 

Ambos chicos eran de altura similar, aunque Stuart era más musculoso que Ethan. La ropa que el rubio podía escoger consistía básicamente en diferentes vaqueros, azules o negros, y ropa informal pero de buena calidad. 

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/12281247
26/03/2015, 17:16
Émille Lalique

Aquella mañana me levanté de un humor de perros. Que el memo del rubito me hubiera hecho quedar mal delante de Gareth era algo que no me gustaba nada, y sólo había sido culpa suya. Además, después de la conversación del día anterior más valía no hacérselo pagar de momento.

Cuando me dirigí a desayunar lo hice pensando en cómo distribuirme el día. Los dos novatos tendrían que entrenar, y tener unos horarios fijos sería lo mejor para todos.

Sin embargo, al llegar abajo todos esos temas quedaron aparcados al ver algo realmente interesante. Mis ojos se posaron largamente en ella, evaluándola, casi admirando aquella belleza. Era una espada sin igual, de eso no había duda. La molesta chica que la llevaba colgada a la espalda captó toda mi atención al pegar e insultar al italianini estúpido.

- Así que ni en Florencia te quieren. - Comenté en un tono neutro, como aquello no fuera conmigo. Acto seguido hice un gesto hacia el arma. - ¿Puedo verla?

Cargando editor
Andrea Youngblood Cargando pj
22286/12282389
26/03/2015, 21:32
Andrea Youngblood

No fui lo suficientemente rápido para esquivar los golpes y mientras encajaba cada uno fui echándome las manos a la cabeza para evitar más collejas innecesarias. —Aaah, espe' —dijo antes de recibir otra colleja. —¡Aaauu! ¡Lo siento!

Poco a poco y cuando hubo terminado de arremeter contra mi, levanté la cabeza para mirarla con desconfianza. Iba a continuar hablando pero Emille se tuvo que meter de por medio, no tuve otra que mirarlo con una mueca de rabia antes de volver a Lauretta. Eso ha sido completamente innecesario... — susurré con tono lastimoso. En el acto sentí una vergüenza enorme por haberme dejado maltratar así delante del resto de nephilim. 

¡Maldita mujer! No cambiaba, era tan agresiva como siempre. Ni siquiera la distancia había logrado ablandar su corazón un poco.

— Lo siento mucho Lauretta, es que... — miré a Carlo deseando a toda costa que intervienese — No sé que decir. ¿Has venido para llevarnos de vuelta, verdad?

Cargando editor
Carlo Greymark Cargando pj
22286/12282431
26/03/2015, 21:38
Carlo Greymark

En cuanto Carlo entró en el comedor y vio a Lauretta allí, se detuvo en el marco. - Uh-oh... - Murmuró para sí mismo poniendo cara de susto. Sin embargo, al ver cómo Andrea se acercaba a ella y la chica le daba un par de collejas, no pudo contener una risa y se decidió a moverse, entrando en el comedor, pero manteniéndose a un par de metros de ella.

- Ey, Lauretta. Come va? - Dijo con naturalidad, como si verla allí fuese lo más normal del mundo. - Sabía que no podrías vivir senza di noi mucho tiempo. - Añadió sonriente mientras se sentaba en la mesa y se servía una taza de té con una nube de leche. Sin embargo, a pesar de su aparente tranquilidad, parecía dispuesto a saltar en cualquier momento, si ella se le acercaba demasiado.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/12282462
26/03/2015, 21:52
Émille Lalique

Mientras la chica respondía di un par de pasos en dirección a la mesa y empecé a servirme un café cargado y preparar unas tostadas.

- Tanto como espiar en las duchas escondido como una rata. - Murmuré al escuchar la respuesta del pervertido, siguiendo a lo mío.

Cargando editor
Lauretta Nightshade Cargando pj
22286/12282697
26/03/2015, 22:36
Lauretta Nightshade

Lauretta arrugó el ceño e hizo un gesto como si fuera a darle otra colleja a Andrea, pero bajó la mano sin llegar a dársela, con una mueca en los labios. Tras ese gesto se volvió a mirar a Émille.

Le miró de arriba a abajo, terminando su escrutinio en sus ojos. Finalmente asintió con la cabeza y descolgó el arma de su espalda, para cedérsela. 

- ¿Has usado alguna vez alguna de éstas? - Le preguntó, enarcando ligeramente la ceja y con un tono de voz que dejaba claro que lo dudaba. 

Tras eso le lanzó una mirada afilada a Carlo. - No tengo otra opción - . Le dijo y una mueca se formó en sus labios. - La habéis liado buena. Pero Jeremy ha respondido por vosotros y me ha pedido que venga a controlaros. Eso sí, no os voy a dejar pasar ni una. Como volváis a liarla, os llevo de las orejas a Florencia. ¿Capisci? -

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/12282737
26/03/2015, 22:47
Ethan Evans

Gracias. Dije, respirando aliviado. Muchas gracias, me salvas la vida. Entré en la habitación y, al ver como se encontraba, tuve que concentrarme para mirarle a la cara.

Un poco larga, la verdad. Dije, mientras me ponía a buscar ropa en el armario para que no notase que me había puesto algo tenso. No quería cotillear demasiado, yo no habría permitido que nadie anduviese en mis cosas. Cogí lo primero que vi que podría quedarme bien, un pantalón baquero negro y una camiseta azul que a Stuart le quedaría apretada, marcando aquel cuerpo que bien podría haber sido esculpido por griegos, pero que a mí probablemente me quedase algo holgada.

Creo que me va a ser bastante difícil hacerme a todo esto. Es un gran cambio... Y repentino. Me volví hacia él con la ropa en la mano. Me había tomado la libertad de tomar calzado y ropa interior, así como calcetines. 

Gracias una vez más, te debo una. Te los devolveré pronto, creo que hoy vamos a por mis cosas. ¡Nos vemos! Me despedí del rubio y volví a mi habitación para cambiarme y bajar a desayunar.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/12282751
26/03/2015, 22:50
Émille Lalique

Notas de juego

¿Y no le das dos besos al despedirte ni nada, ni le tocas el paquete? Qué aburrido. Dile que es lo que hacen los artistas si te mira raro.

Cargando editor
Stuart Wayland Cargando pj
22286/12282765
26/03/2015, 22:52
Stuart Wayland

A todo se acostumbra uno. Ya lo verás. - Respondió el chico con tono amable mientras Ethan terminaba de coger la ropa. - Si necesitas algo más... - Dijo, dejando la frase en el aire y acompañándolo a la puerta. - ¡Nos vemos!

 

Notas de juego

Tsk, hay una escena de off topic para los comentarios off rol :P.

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/12282812
26/03/2015, 23:01
Nora Leiva

Observé en silencio la conversación entre los italianos mientras tomaba un café con tostadas. Casi me atraganté aguantándome la risa al ver el mal rato que estaban pasando. No tenía nada en contra de Carlo, excepto que le reía las gracias al salido. Sin embargo, estaba disfrutando enormemente con el rapapolvo que le estaba echando a Andrea. El hecho de que intentará restarle importancia me cabreó pero, cuando ella no se dejó camelar, no pude evitar ahogar una carcajada que disimulé con un ataque de tos. Además la chica parecía de armas tomar, sospeché que no se llevaría demasiado bien con Ethan. ¿Quién podía decir lo que nos depararía el día?

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/12283589
27/03/2015, 00:24
Ethan Evans

Al volver a la habitación me cambié rápidamente de ropa. Tenía hambre. Me pregunté que habría querido decir al despedirse el rubio. Probablemente lo haya dicho para transmitirme apoyo. Pensé, quitándome aquello de la cabeza. Tenía cosas más importantes en las que pensar. Mucho más importantes.

Al llegar, vi como Nora soltaba una carcajada que intentaba disimular con una tos tan poco creíble que era digno de telenovelas. También vi a una chica nueva con cara de pocos amigos. Lo que me faltaba.

¡Buenos días! Saludé, dedicándoles una sonrisa inmerecida. ¿Me he perdido algo?

Me senté y, tras observar la comida de la mesa fruncí el ceño, pero no llegué a decir nada. Me levanté y me dirigí hacia la cocina para decirle a la cocinera que me friera huevo y bacon. Al encontrarme la cocina vacía tomé aire con fuerza. Tenía que haberlo supuesto.

Tras una última mirada hacia la encimera, me dirigí a la nevera y saqué leche, busqué unos cereales y me preparé un bol. Nunca había cocinado, tendría que olvidarme del bacon y del huevo. También cogí algo de bollería y fue entonces cuando mi mirada se clavó en las naranjas y en el exprimidor. Debatiéndome entre la necesidad y el orgullo, acabé por dar tímidos pasos hacia la fruta y me dispuse a prepararme un zumo.

Cuando acabé, me sentí sucio, y no solo por el líquido pringoso que empapaba mis manos. Una mueca de desagrado cruzó mi rostro mientras me lavaba las manos y el orgullo. No tardé en volver al comedor y sentarme en el sitio que había escogido con anterioridad, algo alejado de Emille y de Nora. 

Cargando editor
Andrea Youngblood Cargando pj
22286/12288983
28/03/2015, 15:46
Andrea Youngblood

Se me iluminó el rostro con las palabras de mi amiga. Gracias al director tenía la oportunidad de quedarme un tiempo más por ahí, no me habría imagino que Jeremy intercediera por mi. — ¿Tu también has intercedido por nosotros verdad? — pregunté a la italiana con una sonrisa de oreja a oreja. Volvía a estar a muy contento, incluso las constantes pullas de Emille pasaron desapercibidas. 

Al igual que Emille, también fui a prepararme el desayuno y al quedar junto a él lo miré con una sonrisa amistosa. — Deja que alcance... —se estiró para coger el pan tras él y lo trajo a si— ...el pane, ya está. La primera rebanada que se llevó a la boca ni siquiera se molestó en adornarla con margarina o mermelada. Echó una mirada disimulada de nuevo a Lauretta por si pensaba en pegarle más y después se hizo con un vaso para continuar con el café.

Ethan apareció el comedor y como no me giré hacia él. — ¡Buongiorno! — le dije de muy eufórico. 

— ¿Lauretta, vas a quedarte para ayudar entonces? Me refiero a los Scorpiors y a la bruja.... — continué preguntándole esta vez mucho más serio, no quería herir a Ethan o Nora.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/12289732
28/03/2015, 21:28
Émille Lalique

Al escuchar la pregunta de la chica, formé una pequeña sonrisa antes de quedarme quieto, evaluándola.

- La especialidad de Gareth son las armas largas. - Le informé. - Así que las he sufrido y las he usado. - Aseguré antes de hacer una pausa. Normalmente me habría quedado ahí, pero al notar cómo me miraba tuve que añadir algo más. - Cuando quieras te enseño cómo se utilizan. - Dije manteniendo mi sonrisa. Era evidente que no estaba de mal rollo, ni mucho menos, sino tanteando el terreno. Combatir con alguien que no fuera Gareth y usase espadas como esa podría ser interesante.

Cargando editor
Lauretta Nightshade Cargando pj
22286/12290965
29/03/2015, 13:36
Lauretta Nightshade

- ¿Interceder por vosotros? - Lauretta clavó su mirada en los ojos de Andrea. Frunció el ceño y se cruzó de brazos. - Si por mí fuera estaríais de vuelta y haciendo las tablas de castigo. Pero después de lo que ha pasado aquí, Jeremy cree que podéis ser de utilidad - . Nunca le confesaría que esa idea había partido de ella. Sabía que eran buenos, aunque siempre se estuvieran metiendo en líos. Y, tras haberse enterado de los problemas que tenían en Londres, creyó que podían serles útiles. Siempre y cuando estuviera ella cerca para meterlos en cintura, claro.

Se volvió a mirar a Émille y una sonrisa bailó en sus labios.

Cuando quieras te meto una paliza - .  Le dijo con aires de suficiencia. Un brillo asomó a sus ojos al pensar en el combate que podría resultar. Espero que sea tan bueno como dicen...

Cargando editor
Nora Leiva Cargando pj
22286/12292138
29/03/2015, 21:07
Nora Leiva

Continué comiendo en silencio pero sin perderme nada de lo que decía la chica. Dudaba de que Andrea pudiera ser de alguna utilidad, tal vez ahora que estaba Lauretta se lo tomara un poco más en serio. La metedura de pata que tuvo en la habitación de Emillie con los cristales de la ventana, me hizo pensar que era un fanfarrón. Teniendo en cuenta que todos se entrenaban desde pequeños, no dudaba de sus habilidades de lucha, pero pensar, no debía hacerlo demasiado.

Me debieron brillar los ojos ante la idea de ver como la italiana le pateaba el culo a Emille. Cuando lucharon contra el Striga, estaba demasiado nerviosa para fijarme y, cuando peleó contra Ethan no duró mucho. Tenía ganas de ver como lo hacían en igualdad de condiciones.