Partida Rol por web

Estación de nieblas

Capítulo 3.5: Brujos y sorpresas (Todos)

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13849116
12/07/2016, 01:44
(Gi) Sun-yun Herondale

Herondale cada vez me valía más como abuelo-padre-tío, merecía que llevara su sangre como merecía verme asentir a sus palabras —Luego te buscamos habitación —dije a Meri-san y sonreí a mi familia y a mi futura familia de un único miembro para decirles la suerte que teníamos de estar juntos mientras otros perdían las suyas.

Me mordí la lengua cuando preguntó por el brujo, era una pregunta lanzada para que yo pudiera responderla pero la bruja pelirroja no intentó cazarla y responderla como hacía siempre y aquello era tan raro que preferí esperar a que todos se retiraran para romper el silencio cual heroína.

Escurrí el oído en la conversación de los Monstruonsen y me pareció que con ese apellido ya de por sí inducía a los cuentos de viejas, pero si el río canta, muertos tare. Especialmente cuando ese apellido del mal marcaba a una pelirroja.

Notas de juego

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13849140
12/07/2016, 02:16
Émille Lalique

Escuché con atención a mi mentor. De los presentes y salvando a Amber era el único que lo merecía realmente. Milton, bueno... Lo intentaba. Que Gareth valorase que el nombre del tío ese era falso me pareció una consideración excesiva. Claro que era un nombre falso. Cualquier nephilim que se apellidase Campbell merecía ser expulsado o devorado por demonios. Y teniendo el anillo que tenía, bueno... El motivo estaba claro. Había pocos motivos para preferir apellidase Campbell, pero apellidarse Morgenstern era seguramente el primero de la lista. Asentí cuando Gareth me mencionó con el asunto del entrenamiento. Ya suponía que me iba a tocar pringar. Con esta y con los cien cachorritos que a este ritmo vendían detrás. Pero bueno, mejor eso a que la vida de algún nephilim de verdad estuviera en sus manos y no supieran hacer nada.

Acto seguido, cuando el director se dirigió directamente a mí, me tomé un instante para responder. En ese tiempo Amber puso en voz alta alguno de mis pensamientos y Ethan demostró su total ignorancia y desinterés con una sola pregunta. No le hacía falta más.

—¿Por iniciar una guerra? —pregunté de manera retórica—. ¿Por saltarse los Acuerdos de manera sistemática y matar a todo el que tenían por delante? —insistí. E iba a continuar, pero decidí dejarlo para no acabar llamándole nada delante de Gareth. Entonces volví a él.

—El brujo es un gilipollas —enuncié—. Estuvo presente todo el tiempo, pero no puso problemas en que nos lleváramos lo que quisiéramos bajo nuestra responsabilidad —dije antes de cruzar un instante la mirada con Amber—. Al final buscó problemas, pero se quedó en nada —aseguré—. Porque la fuerza se le va por la boca y por los Acuerdos.

Cargando editor
Gareth Herondale Cargando pj
22286/13850801
12/07/2016, 17:10
Gareth Herondale

Gareth asintió levemente, pensativo ante la explicación de Émille sobre lo acontecido en la misión, y finalmente, hizo un gesto con la mano sobre la mesa.

—Si os dijo eso es porque no había nada interesante que pudierais llevaros —comenzó a plantear—, o porque sí que lo había, pero ya se lo habían llevado ellos. Al daros vía libre se ahorraba vuestras preguntas. En todo caso, hemos hecho lo que hemos podido. Si habéis traído algo, revisadlo con calma y veremos si hay algo útil.

Entonces, sus ojos buscaron a Melissa primero y a Ethan después.

—Valentine Morgenstern fue un Cazador de Sombras. El mejor de su promoción, tal vez el mejor en siglos. Sin embargo, consideraba que los nephilim eran una raza superior que debía dominar sobre el resto. Al menos así fue como comenzó. Después, cuando su padre fue asesinado por un hombre lobo, su discurso fue cambiando hasta concluir con la necesidad de aniquilar a todos los Subterráneos. Trató de evitar la firma que renovaría los Acuerdos provocando un levantamiento en 1991, en el que murieron muchos nephilim y subterráneos. Por suerte frustraron sus planes y finalmente murió en un incendio. La Clave castigó a su Círculo y los Acuerdos se consolidaron. —Esbozó una sonrisa ácida con sus siguientes palabras, que trataban de aligerar el tema. —¿Cómo es eso que dice siempre Jo? «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad», o algo así. Nosotros también hemos tenido manchas oscuras en nuestro pasado. Si queréis saber más, podéis encontrar muchísima información en la biblioteca.

Se estiró un poco y por su actitud parecía que estaba a punto de dar por zanjada aquella reunión, cuando un breve carraspeo interrumpió su movimiento.

Cargando editor
Alice Herondale Cargando pj
22286/13850805
12/07/2016, 19:32
Alice Herondale

—Gareth —intervino entonces la dueña de la garganta que había provocado ese ruidito, dirigiéndose a su padre con respeto, pero también con frialdad—. Si ella es una Morgenstern, o puede serlo —continuó, sin molestarse en dedicar ni una sola mirada a Melissa—... Lo mejor sería informar de inmediato y mantenerla vigilada y bajo llave. ¿Qué te hace pensar que no es una trampa y la han enviado a nosotros con esa cara inocente para que nos confiemos?

Cargando editor
Gareth Herondale Cargando pj
22286/13850827
12/07/2016, 19:34
Gareth Herondale

En el entrecejo del hombre aparecieron entonces dos nuevas arruguitas que expresaban su disgusto ante las palabras de la joven rubia.

—Es una nephilim y ha acudido a un Enclave pidiendo asilo y ayuda. Mientras no haya pruebas de ninguna traición por su parte no tomaremos ninguna medida —aseguró, con tono firme—. No voy a castigar a nadie por un posible apellido que no ha pedido.

Se giró hacia el resto, dando por finalizado aquel tema a pesar de que su ceño seguía fruncido y era evidente la molestia que le había provocado aquella intervención de su hija.

—Es tarde ya. Será mejor que lo dejemos aquí por hoy. Cualquier asunto podrá esperar a mañana. —Sus ojos buscaron a los que habían traído a la joven primero. —Encargaos de que Melissa esté cómoda y se instale en alguna habitación, por favor. —Entonces miró a la mencionada. —Si necesitas cualquier cosa, pídela. Cualquiera de los nephilim del Instituto te ayudará en la medida de sus posibilidades.

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13851396
12/07/2016, 22:00
Melissa Campbell

Había dado por terminado el tema del apellido desconocido para mí, precisamente por eso. Pero al ver que Ethan preguntaba, me entró curiosidad por saber más, a mí también. Sonreí a Gi Sun-yun, esta vez con más entusiasmo, pero rápidamente se desvaneció, al escuchar la explicación de Émille.

Fruncí el ceño primero, y luego mi frente se relajó para dar paso a una expresión más entristecida. Que mi tío tuviera un anillo perteneciente a una família que había iniciado una guerra, me pareció extremadamente incongruente. Tío Ralph no haría nada malo nunca, a nadie.

A continuación escuché atentamente la explicación más detallada por parte de Gareth sobre el porqué tenía tanta mala fama ese apellido. Durante ese rato casi ni pestañeé y mi mirada permaneció estática incluso cuando cambió de posición y parecía que había terminado. No obstante, su hija, Alice, hizo que mi mirada se desviara hacia ella y, además de eso, consiguió con sus comentarios que me sintiera realmente incómoda.

Por suerte, Gareth, quien cada vez me caía mejor, fue tajante con ella. Aunque no lo exterioricé porque yo no soy así y porque no me gustaría crear un conflicto, me gustó lo que le contestó. Sobre todo porque desde el primer momento, la señora Herondale y ella habían hecho que me sintiera incómoda.

Finalmente, me vi un poco obligada a hablar para agradecer la hospitalidad y la ayuda que me estaban ofreciendo. Sin embargo, lo único que quería era encontrar a mis padres y a mi tío, y por lo visto hasta ahora, no sería fácil. Ni siquiera he sido capaz de encontrar a Aubrey... - Gracias. Yo... No sé qué puedo hacer para ayudar. Pero ya sabéis cuáles son mis prioridades... - Dediqué una rápida mirada a Ethan. Él me comprendería. - Estoy a vuestra disposición. - Finalicé, mirando a Gareth, notándome los ojos brillantes: una mezcla de tristeza y agotamiento.

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13860648
16/07/2016, 16:34
Émille Lalique

Asentí a las primeras palabras e instrucciones de Gareth. Sí, estaba claro que el brujo no creía estar perdiendo nada con aquello. Pero lo que nosotros queríamos realmente era llevar a Ivy a hacer sus cosas de pirada, así que tampoco era un problema. Luego, cuando llegó el momento en que dio la versión larga de lo sucedido con Mierdensten y su Círculo, yo me puse un poco más firme. No iba a decir en voz alta que el tío tampoco estaba equivocado en todo lo que decía y menos con estos memos que no sabrían entenderme delante. Pero estaba seguro de que no era el único que lo pensaba.

Acto seguido, cuando Alice demostró una vez más ser idiota, tuve que contener la sonrisa cuando su padre la corrigió delante de todos. Había que conocer muy poco a Gareth para creer que eso era buena idea. Lo que tendría que haber hecho es encerrar ella misma a la rarita si tanto le preocupaba, sin decírselo a nadie. Y de inmediato, cuando nos adjudicó a todos los de la excursión lo de acomodar a la nueva, traté de escaquearme.

—Yo voy a investigar un nido que tengo pendiente —expuse con un tono que daba pie a que Gareth me dijera lo contrario si no le parecía adecuado. Entonces miré a Amber—. Si no necesitáis nada.

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/13863851
17/07/2016, 22:51
Ethan Evans

Dediqué una mirada de exasperación al psicópata. Era como si el muy idiota no se diera cuenta de que la china, la pecosa y yo pertenecíamos a un mundo completamente distinto. El mundo normal, sin demonios, asesinos, secuestradores, asesinos en serio y guerreros con aires de grandeza.

Alice volvió a demostrar ser igual de lista que Emille. Escuché con mucha más atención la explicación de Gareth y, cuando terminó, dediqué una larga mirada a la pelirroja nueva, entre sorprendido y reflexivo. La verdad era que la historia de aquel apellido era poderosa cuanto menos. Sin embargo, no podía evitar pensar en lo raro que era que ella no supiese nada de su condición cuando su tío era un cazador de sombras y había tenido relación con él. Tal vez tenía que ver con el apellido.

Perfecto. Dije, asintiendo hacia Gareth antes de girarme hacia Melissa. Te acompañamos a las habitaciones. Entendía perfectamente las prioridades que debía tener la chica, exactamente las mismas que las mías, salvo por la misteriosa bruja casera de Nora. Aquello no podía ser una casualidad. Si quieres después podemos hablar un rato y tratamos de solucionarte las dudas que tengas. Terminé, pasando olímpicamente del sádico de Emille. Era consciente de que el chico sabía mucho más que la china o yo, pero si quería irse, por mi genial. Al final conseguiría que lo matasen y el mundo saldría ganando.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13866744
18/07/2016, 23:52
(Gi) Sun-yun Herondale

Miré a la pelirroja cuando Herondale empezó a contar la historia de esa sangre que la definía. Menuda putada debía ser estar doblemente maldita, o quizás a cuento de esa mala fama se le había teñido el pelo de sangre. Pero lo cierto es obviando el desenlace por un hecho que no tenía porqué pasar de nuevo, ese apellido llevaba buenas credenciales, y si de verdad la pelirroja llevaba esos genes necesitaba verla en acción.

Sonreí cuando dijo que estaba a nuestra disposición, sonaba tan mongola como adorable - ¡qué mona! - pensé y me lo guardé para recordárselo en otro momento.

Asentí sin dirigir mi mirada a lanzaman cuando abrió la veda para desperdigarse y entonces me puse en pie y le tendí una mano a la cachorrita revalorizada - Vamos, verás como la habitación de Mike te convence -le guiñé un ojo en ánimos y señalé con la cabeza al actor-. Él es Mike -se lo presenté como si jamás se hubiesen visto- de skins.

 

Luego, decidiera tomarme la mano o no, dedicaría una reverencia de respeto y despedida a mi padre-tío-abuelo y me acercaría a cara de Mike para recuperar todo el tiempo perdido por mis pupilas sin ver su perfecta cara.

Cargando editor
Gareth Herondale Cargando pj
22286/13866959
19/07/2016, 01:24
Gareth Herondale

—No te preocupes —respondió el hombre a las palabras de Melissa—. Ahora trata de descansar. 

Después asintió a las palabras de Émille sin oponerse a que el chico se dedicase a otros asuntos y volvió a asentir, esbozando una tenue sonrisa, cuando Ethan y Sun-yun se pusieron manos a la obra. Entonces sus ojos buscaron a Alice y su ceño se frunció con suavidad.

—Alice —llamó—. Tú quédate un momento, por favor. 

La mirada de la rubia fue sombría, pero no rechistó. Tan sólo se cruzó de brazos y cambió el peso de una pierna a la otra, en actitud de espera.

Cargando editor
Milton Carstairs Cargando pj
22286/13866975
19/07/2016, 01:34
Milton Carstairs

El chico de rasgos orientales contempló por un instante a Gareth y Alice y después, como si hubiera pillado una indirecta, se puso de pie y se acercó a vosotros con una sonrisa comedida y tranquila. 

—Yo también voy hacia allá —dijo, encaminándose hacia la puerta—. Si queréis —añadió con tono de ofrecimiento, mirando primero a Ethan y Sun-yun— mañana podemos ir a la biblioteca y os cuento algo de historia nephilim. 

Al llegar a la puerta se giró un momento hacia dentro para hacer un gesto con la mano y una pequeña inclinación. 

—Buenas noches a todos.

Ya con el pomo de la puerta en la mano y un pie en el pasillo, os miró con curiosidad. 

—¿Habéis cenado algo? —preguntó—. Si tenéis hambre puedo ir a buscar unos emparedados mientras instaláis a Melissa.

Cargando editor
Amber Blackwell Cargando pj
22286/13866986
19/07/2016, 01:43
Amber Blackwell

Amber soltó el aire por la boca en dos tiempos, como si ya tuviese la mente en otros asuntos, pero al darse cuenta de que la mayoría os ibais, ella también se puso en marcha. 

En el pasillo osciló su peso de puntas a talones una vez antes de que pareciese tomar una decisión.

—Pues si le echáis vosotros una mano, yo me voy al taller un rato. Estoy teniendo algunas ideas —añadió como toda explicación a su escaqueo.

Cargando editor
  (Gi) Sun-yun Herondale Cargando pj
22286/13867591
19/07/2016, 10:57
(Gi) Sun-yun Herondale

Crucé la puerta cuando Carstrais la abrió, aprovechando el momento en que se despedía de ese modo raro que hacían ellos y poquito del normal.

Tenía pensado correr a la biblioteca en cuanto tuviese a la cachorrita guardada en su habitación, así que cuando nos había propuesto ir al día siguiente decidí guardarme esa información para mí, tenía casi un día entero para adelantarme y empollar.

Que Anbel decidiera lavarse las mano con la nueva era un regalo, no solo reducía la proporción de pelirrojas y el riesgo a pillar mala suerte, sino que demostraba que mi llegada había molado más. Le sonreí y la despedí agitando ambas manos con las palmas en alto.

Luego, atendí al sustituto de lanzaman, y un sudor frío subió por mi espalda cuando sugirió que ya no nos acompañaba. Como Mike no supiera el camino sin Jo, mal íbamos. Deberían poner señales, pintar líneas de colores en el suelo o algo.

Gracias Carstrais —respondí a ambas ofertas—. Lo de la biblioteca será muy interesante ¿después de comer? —me aseguré de tener algo de tiempo sin cargarme mi cita con lanzaman— No hemos cenado —seguí con una sonrisa y alargando mi situación a todos sin importarme si para el resto eso era una mentira— pero unos emparedados es muy cutre tío, haz arroz y que sobre para mañana y mañana hacemos más para pasado, no necesitamos el pan para nada —. Pero podemos acercarnos luego para que — me trabé sin saber como llamar ahora a la pelirroja, había dado dos apellidos, y uno parecía mejor no usarlo pero el otro lo obviaba ella— ella vea dónde queda y cómo es, ¿qué te parece?

Notas de juego

Cargando editor
  Melissa Campbell Cargando pj
22286/13870450
20/07/2016, 07:48
Melissa Campbell

Me quedé un poco más tranquila tras las palabras de Gareth.

Asentí a Ethan y cuando Gi Sun-yun me tendió su mano sonreí y se la cogí. Pero mi sonrisa se convirtió en una mueca de confusión cuando me presentó a Ethan de nuevo, esta vez con otro nombre. Además, lo de "skins" me sonó a "chino". 
- Pero... ¿No te llamabas Ethan? - Pregunté, con un poco de timidez, esperando no ser demasiado directa.

Sin embargo, mi mirada se dirigió al chico de rasgos orientales, Milton, creí recordar. Yo estaba demasiado cansada como para más información. Me interesaba saber un poco más de todo aquello, sobretodo si iba a confiar en ellos y quedarme mientras buscaba a mi familia, pero por hoy ya había sido suficiente.

Algunos se fueron y otros se quedaron, se suponía, conmigo. - Agradezco vuestra hospitalidad. Quizás estaría bien comer algo... Pero preferiría dormir un poco -. Respondí. Probablemente no sólo en la cara, sinó que en la voz también se me notaba el cansancio.

Cargando editor
 Ethan Evans Cargando pj
22286/13883402
25/07/2016, 11:33
Ethan Evans

No pude evitar fijarme en cómo los más veteranos del Instituto se escaqueaban de sus funciones para dejarnos a la nueva a nuestro cuidado. Muy profesional. Ya había asumido que cada uno hacía lo que le daba la gana en aquel sitio, así que empezaba a cuestionarme que fueran a encontrar a mi familia algún día. Más que un cuartel parece un albergue venido a más.

Buenas noches. Me despedí, antes de acompañar a Milton hasta la puerta. Sí, soy Ethan. Mike es el personaje de la serie de SKINS que interpreto. No es la primera en llamarme así ni será la última. Me encogí de hombros, indicando que me daba igual. En realidad me gustaba, eso significaba que la serie tenía éxito. Seguro que a Daniel Radcliffe le habían llamado mil veces Harry Potter.

No te preocupes, descansa ahora y mañana hablamos lo que tengamos que hablar.Le dije a la pecosa, asintiendo con la cabeza en señal de entendimiento. Me apunto a esos emparedados. Añadí, escondiendo mi resignación.Echaba de menos a Zhang Yu, la cocinera que preparaba la comida para mi familia. Jamás pensé que podría llegar a echarla tanto de menos. Tal vez pueda pedirle que me mande comida a un lugar cercano...

Con esos pensamientos me encaminé hacia las habitaciones para enseñárselas a la pelirroja pecosa y dar por finalizado otro día inútil que me hacía cuestionar la eficiencia del Instituto.

 

Cargando editor
  Émille Lalique Cargando pj
22286/13893607
28/07/2016, 23:10
Émille Lalique

En cuanto Gareth dio de manera muda el visto bueno a mi plan me preparé para marcharme. La verdad es que molaría quedarme a escuchar cómo echaba la bronca a Alice, pero me conformaba con imaginármelo. Después de todo nos estaba invitando a pirarnos, y aunque quizá a Gareth no le pareciera mal que yo me autoproclamase excepción pasaba de tener movidas con su hija por algo así.

De modo que salí con los demás y al escuchar sus comentarios me ratifiqué en pasar del tema. La loca que aún no se enteraba de los nombres, Milton que una vez más se ofrecía a "cocinar" para hacer amigos y el rubito pavoneándose por salir por la tele de vez en cuando. No era de extrañar que la única amiga de verdad que tenía en este sitio fuera Amber.

—Oye, ¿te vienes? —dije a mi amiga, asumiendo que lo que había dicho no era más que una excusa como la mía. Probablemente dijera que no, pero si aceptaba no teníamos ni que cazar. A mí me molaría, pero estaba dispuesto a dejarlo para luego si ella se animaba a dar una vuelta.

Cargando editor
 Narradora Cargando pj
22286/13894174
29/07/2016, 05:23
Narradora

Poco a poco el grupo que se había formado en el pasillo terminó por disolverse. Amber aceptó acompañar a Émille siempre que antes él la acompañase al taller a poner sus ideas en papel.

Milton por su parte acompañó a Melissa, Ethan y Sun-yun al primer piso. Allí había un pasillo con multitud de puertas, casi todas abiertas, que daban a habitaciones, ni grandes ni pequeñas, pero todas idénticas: una cama sin sábanas, una mesita de noche, un escritorio y un armario con las puertas abiertas.

Una vez que Melissa hubo escogido para ella la habitación enfrente de la de Sun-yun el chico proporcionó a la pelirroja un juego de sábanas y toallas y le señaló una puerta al principio del pasillo, donde estaba el baño. Después de eso se fue con quien quisiera acompañarle a cenar algo en la cocina.

En el interior de Melissa la expectación por una nueva vida luchaba contra la desazón por no saber qué le había sucedido a seres queridos y familiares. Pero fuese como fuese, el día siguiente sería un nuevo día.

En el exterior la oscuridad cubría el solar en ruinas y finalmente la lluvia había cumplido su amenaza y empapaba la ciudad a su paso. Bajo un coche, esperando con paciencia infinita, un pequeño gato negro se lavaba el pelaje, mirando de vez en cuando hacia la puerta del Instituto y sin que nadie pareciese reparar en su presencia.