Partida Rol por web

Santiago, Dios y el Rey

III - De rumores, et otras cuitas

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/10968917
08/04/2014, 23:53
Fernando de Rojas

Non queremos un listado - dixe refiriéndome a las "chucherías" que la ojos verdes solía requerir de aqueste - más si nos parescería xusto que trenta e cinco maravedíes fizieranos saber que fue lo último, o quizá lo más extraño, que la nombrada moza vos halla requerido, pues de tal información depende en gran medida el éxito de nuestra empresa, et por ende, la buena voluntad para con vos tanto de nos, como de los buenos caballeros santiaguistas.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/10973225
09/04/2014, 23:03
Director

Encogiose de hombros el mercader.

- En en el último encargo vino a pedirme cera virgen la moza, et otros compuestos, como raíz de mandrágora y hojas de beleño. - díjoles - En otras ocasiones pidió excentricidades varias que non sabría decirvos, pues nada sé del uso de aquestos elementos, sólo que son raros.

Miró a Fernando fijamente.

- Los treinta y cinco maravedíes son buena suma por responder a las preguntas sobre los antojos de una muchacha que sin duda goza del favor de algún buen noble, pues, como ya vos dije, disponía aquesta de monedas que non puede haber ganado en la taberna, ni tan siquiera ofreciendo servicios de ramera. Es por tanto que sé que cierto riesgo corro al aceptar preguntas, et el precio ha de merecer la pena. - et sonrió aún más.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/10975466
10/04/2014, 15:40
Mauricio de Alconétar

El riesgo ya es que es... -le recordé-; cosa vana es echarse ahora atrás. Empero..., ¿vísteis algun vez a la mujer acompañada de algún caballero de Santiago? ¿Alguno de los más jóvenes, quizá? -preguntéle-.

Notas de juego

Siento el retraso, ayer me fue imposible postear

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/10979710
11/04/2014, 16:23
Fernando de Rojas

Comenzaba a importuntarme el comerciante charlatán. Iba a levantarnos trenta e cinco maravedíes et aún non había soltado gran cosa. Esperaba por el bien de aqueste que diera una buena respuesta a la última pregunta formulada por el mediero...

Cargando editor
Jofre de Castellvell Cargando pj
20662/11004056
20/04/2014, 16:02
Jofre de Castellvell

Me dejé llevar por mis hermanos sin oponer ningún tipo de resistencia. Ya había dicho todo lo que debiera y mi destino estaba ahora en manos de mis compañeros, Don Onofre y el altísimo.

En estas cavilaciones me hallaba, cuando di a parar con mis huesos en la celda que me habían asignado. Entré en ella tras hacerles un gesto a mis captores con un gesto de resignación, pues ellos solo cumplían órdenes, al igual que yo, mas retuve en ultima estancia antes de que cerrasen la puerta a uno de ellos, el más anciano.

-Si no es molestia, ¿Podrían proporcionarme un misal? Me gustaría poder leer las palabras de los santos mientras dure mi cautiverio.- Solicité de la mejor forma que pude.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11006344
21/04/2014, 02:27
Director

Negó con la testa el mercader a las palabras de Mauricio, mostrando sus manos vacías.

- Non soy de los que andan siguiendo a sus clientes para saber con quién andan juntándose, - dijo - et más cuando non he necesidad dello. Empero, non creais que vuestras monedas han sido malgastadas, pues algo puedo decirvos que a buen seguro vos servirá. Las monedas que me entregaba la moza non eran maravedíes corrientes, pues eran aquestas de cuña propia, privilegio del que solo gozan los nobles de mas alta cuna. Et yo, que mucho he viajado, sé reconocer sello cuando lo veo. - sonrió - Puedo darvos una de aquestas monedas, si lo deseais, et también el apellido de la familia que las acuña, si es que tenedes el valor de escucharlo.

Se reclinó en el asiento, relajado. Sin duda, sabía que con aquesta información bien pagados estarían los treinta y cinco maravedíes que había pedido.

- Mas, cuando vos de aquesta información, olvidaré haberlo hecho, et espero que vos olvidéis de quién la recibís. Por el bien de todos nosotros. ¿Estades conformes con ello?

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11007733
21/04/2014, 16:35
Director

Mirole el guardia con dudas, pues non sabía si estaba autorizado a tal cosa. Prometiole preguntarlo, et cerró la puerta de la celda tras de sí. Aquesta era fría, pero la paja estaba seca, et tenía un banco et una mesa. Sin duda, su rango aún fazíale merecer cierto trato, pese a las acusaciones que se cernían sobre su cabeza.

Al cabo de un rato, volvió el guardia, un muchacho joven, et abrió la puerta.

- El misal que pedisteis, mi señor. - díjole, et tendiole el libro, tras lo cual, dispúsose a marchar, cerrando la puerta tras de sí.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/11008099
21/04/2014, 18:24
Mauricio de Alconétar

Notas de juego

Querría tirar por Empatía para ver si hay algo de cierto en la gran sospecha que le causo a Mauri tanto secretismo.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11008191
21/04/2014, 18:53
Director

Notas de juego

¿Qué es lo que quieres averiguar exactamente?

Tira si quieres cuando me respondas.
 

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/11008206
21/04/2014, 19:00
Mauricio de Alconétar

Miré a don Fernando, esperando a que hiciera gala de su palabra como alguacil. No sabría yo qué pensar, pues no puesto estoy en cuestiones de interrogatoria, que no es lo mismo que la oratoria típica de la venta.

¿Algo más, Fernando, que comentarle a este... "buen comerciante"? -le pregunté a mi compañero-.

- Tiradas (1)

Notas de juego

Nada en concreto, sólo si Mauricio se da cuenta que omite algo en su último discurso, si se deja algo.
 

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11008234
21/04/2014, 19:09
Director

Observaba Mauricio con fijación al comerciante, quién parescía hablar a las claras. Non quedaba duda de una cosa: aqueste non quería que nadie supiese que les había dado esa información, lo que daba a entender que el apellido que callaba (y que a buen seguro pronto revelaría) era de gran influencia. Mas, aparte de esto, no parecía que supiere nada más el comerciante, ni cabía esperar que fuese de otro modo, pues en los tratos con la bruja poca cosa podría haber averiguado.

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/11008572
21/04/2014, 20:33
Fernando de Rojas

Ya era hora. Al fin nos ponía tras la pista de alguien, et a juzgar por la altura señalada ese alguien debía ser persona non poco importante. -Habemos el valor necesario, para escucharlo, et para más, creedme -Dixele mientras estiraba la mano para recibir la moneda.

Miré a Mauricio tras el intercambio con el moro: -Aquí habemos terminado. Marchemos.

Volveremos a vernos comerciante, non vos quepa duda. -Dediquéle una torcida sonrisa antes de cruzar las cortinillas y abandonar aquel comercio de dudosa reputación.

- Tiradas (1)

Notas de juego

Tiro empatía para asegurarme que el apellido que me dá es el adecuado. No quiero caer en una pista falsa que nos haga ir por derroteros errados y peligrosos.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/11008843
21/04/2014, 21:35
Mauricio de Alconétar

Ah si*... -dije justo cuando me resondió Fernando-, ¿et cuál es ese apellido?

A priori, confiaba en la respuesta de aquel tipo, mejor dicho, en la de nuestros maravedíes invertidos en la misma.

Notas de juego

Tiro empatía para asegurarme que el apellido que me dá es el adecuado.

*: Creo que no lo dijo aún.

Cargando editor
Jofre de Castellvell Cargando pj
20662/11008902
21/04/2014, 21:48
Jofre de Castellvell

Tomé el misal con un gesto de agradecimiento y me senté en el banco abriendo el misal por los evangelios. Pronto me perdí en la lectura, dejando las horas pasar sin pena ni gloria, abstraido en las sagradas escrituras.

Notas de juego

Bueno... Poco mas se puede hacer XD

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11011054
22/04/2014, 11:50
Director

Reclinose el mercader, satisfecho de la promesa arrancada et las monedas ganadas con aquella transacción, et miró a Mauricio con una sonrisa.

- No es otro que Carrillo. - díjoles.

Cayó aquella revelación como una losa sobre ellos. Grande era el apellido, uno de los más de toda Castilla. Et non sólo eso, pues en Trujillo había un Carrillo, bien lo sabían ambos, que non era otro que don Fernando Carrillo, fráter, et uno de los más renombrados de la villa. ¿Era posible, acaso, que tan ilustre caballero andare mezclado en tan turbios asuntos? Desde luego, era bien sabido que las grandes familias solían andar en asuntos siempre complicados, et que las conspiraciones por ganar el poder eran frecuentes, mas aquesto escapaba a su alcance. Era el enemigo mucho peor de lo que había imaginado (et es que el tal Llorenç no era sino un joven caballero de una familia menor, et para más inri catalana).

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/11011102
22/04/2014, 11:58
Fernando de Rojas

Tornábaseme el rostro cada vez más ensombrecido con cada paso que dábamos. Poco pude mantener el temple e intentar que non notáraseme que escuchar aquel apellido fue como un violento mazazo en la boca del estómago.

El enemigo era grande et los peligros aún mayores. Vínome a la mente el rostro de desaprobación de Severo Vázquez, mi superior, cuando comencé a inmiscuirme en aquestos asuntos. Todo parescía cobrar cierto sentido agora...

Habemos de reunirnos con don Jofre con premura. - Apreté el paso, apartando sin miramientos a cuantos cruzábansenos en el camino. -Ha de escuchar las malas nuevas.

Cargando editor
Mauricio de Alconétar Cargando pj
20662/11015671
23/04/2014, 11:02
Mauricio de Alconétar

Asentí al alguacil.

A más ver... -le dije al comerciante-. Un día volveré para regatear algo. Adiós...

Y encaminéme tras el paso de Fernando.

Et que era Carrillo, ahora, fráter renombrado. ¿Aquesto agora que era posible? Había oído tanta superchería referida a la orden santiaguista unida a cosas no tan limpias que parecía no sino cosa de cuentos. El Llorenç, ahora éste... ¿no estaria mi buen amigo don Jofre también asido a esas riendas? Con cautela y metido en mis pensamientos, andaba tras la estela de Fernando, que non hizo ascos en apartar a quien tuviera frente a sí de camino al castillo.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11018260
23/04/2014, 23:01
Director

Salieron ambos de la tienda del comerciante moro con el rostro sombrío, et la bolsa pesando menos que cuando entraron. Al menos habían ganado un nombre, aunque aquesto parescía que iba a causarles más dolores et problemas que la ignorancia dello. Sin más preámbulos, pusiéronse en marcha ambos dos, caminando a buen paso hacia el castillo, pues el asunto requería de intervenir de urgencias, avisando a su señor sin demora. El sol había caído, et con él venía la penumbra que pronto envolvería a toda la villa. Non se veían gentes en las calles, salvo algún que otro labriego que sin duda volvía del campo, acabadas las horas de sol, et con ellas la jornada.

Ya veían el castillo Fernando et Mauricio, cuando una figura embozada acercóseles por el lado, desde un callejón, et habloles en voz non muy alta. Et suerte que non se vino a poner a tiro, que con los nervios, ya echaban mano Fernando de la lanza, et Mauricio del bracamante.

- ¡Escuchad! - les dijo en susurros la figura - Me manda mi señor a buscarvos. - díjoles, et aclaró - Don Íñigo Robledo. He de entregaros un mensaje.

Et fizo un gesto para que le siguieren al callejón desde el que les llamaba.

Cargando editor
Fernando de Rojas Cargando pj
20662/11018283
23/04/2014, 23:10
Fernando de Rojas

Mantenéos alerta. -Susurréle a mi compañero mientras avanzaba en dirección a la figura embozada. Mantúveme alerta; a estas alturas ya era probable que nuestra cabeza corriera peligro.

Soltad el mensaje con premura. Non nos gustan los cuchicheos de callejón. -Espetéle firmemente al mensajero.

Cargando editor
Director Cargando pj
20662/11023245
25/04/2014, 00:27
Director

Adentráronse ambos en el callejón, desconfiados, pero entendiendo que si el caballero habíase molestado en mandarles un mensaje, algún motivo tendría. Al internarse en el callejón, et bajarse el capuchón el criado, pudieron ver Mauricio et Fernando un rostro picado de viruelas, aunque joven, al que algún diente le faltaba.

- Me ordena mi señor decirvos que vuestro señor, don Jofre, ha sido apresado acusado de brujerías. - díjoles, et sin duda la noticia cayoles encima como un mazazo, pues contaban con alertar a aqueste de lo que acababan de averiguar - Me manda decirvos también que non conviene que andéis por el castillo, et tampoco que se os vea. Mi señor se reunirá con vosotros a la oscurecida, junto a la puerta de la villa.

Nada más dijo el supuesto sirviente, que mirábales con poca gravedad para las palabras que portaba, tal vez ignorante de lo que aquestas implicaban. Parescía más bien corto de entendederas el mozo, perfecto para entregar un mensaje tal et como se lo habían dictado, et no sacar de aqueste conclusión alguna...