Partida Rol por web

Gaia Negra (+18)

Reino de Eshtarra

Cargando editor
Eshtarra Cargando pj
31163/16046919
18/07/2018, 20:01
Eshtarra

¿"Guardar el secreto"? - el tono de Lobo suena irritado y escéptico - Estás hablando de algo cuyas consecuencias van a afectar directamente a tus hermanos que ahora mismo están combatiendo en las fronteras del Reino ¿Y tú quieres "guardar el secreto"? ¿Acaso buscas la gloria a cualquier precio, hijo de Oso? Además, no has contestado a mis preguntas ¿Cómo llevarás la cura a Selene? ¿Acaso sabes llegar a su Reino? ¿Tienes idea de a qué peligros te vas a enfrentar allí? ¿Por qué crees que ese plan que tienes es digno de ser escuchado siquiera por Eshtarra?

Trueno ruge amenazador sobre la cabeza de Misha, amenazando con otra descarga. Sin embargo el rugido cesa tan rápido como ha empezado. Aunque sigue lloviendo la fuerza del agua se reduce hasta una simple llovizna. La atención de los Incarnae se dirige hacia la espalda del padre de los lobos. Éste suspira y se levanta sobre sus cuatro patas.

Aprecio tu gesto, pequeño Oso. Pero rezaré a Gaia porque realmente dudo que sepas lo que estás haciendo.

Lillium

Cuando el Incarna se aparta la vista de Misha se dirige hacia el mismo punto que el resto de los presentes. Una figura de tamaño humano ante la que todos los Incarna se inclinan y rinden pleitesía sin objeciones. Incluso el poderoso Lobo inclina la testa en sumisión

Eshtarra. Incarna guardiana de la Tierra. Avatar de la Madre Gaia.

La Incarna camina lentamente hacia el Gurahl, herida y triste pero aún manteniendo la esperanza. Pese a su pequeño tamaño, Eshtarra irradia un poder que empequeñece al de todos los demás Incarnae juntos. Nada que no sea el propio Wyrm en persona podría acabar con ella siempre que sus esbirros consigan abrirle el paso.

Cuando llega hasta Misha sólo necesita mirar un momento al cielo para que Trueno detenga inmediatamente la lluvia. Entonces toma de las manos del Gurahl los dibujos que éste ha hecho con tanto esfuerzo y cariño y los despliega para mirarlos. Sonríe cuando ve el dibujo de Oso, pero su expresión se entristece enormemente al observar la pintura de Selene.

SOKHTA (1) - grandes lágrimas se derraman de los ojos de la diosa, que cae de rodillas henchida de dolor. Contagiados por su tristeza los demás Incarnae se acercan a Eshtarra para intentar aliviar su pena, pero ella se limita a abrazar el dibujo y a llorar por su hermana. La pena y el miedo que emanan de Eshtarra hacen tambalearse la decisión de Misha. Tal vez Lobo tenga razón y sea mejor no pedirle a la Incarna el sacrificio necesario para curar a Selene.

Cuando Eshtarra levanta finalmente la cabeza Misha no sabe cuánto tiempo ha estado allí con ella, llorando y compartiendo su dolor. Ella lo mira a los ojos y el Gurahl puede ver en ellos el brillo de la esperanza.

HE ESTADO ESCUCHANDO TU PROPUESTA DESDE EL MISMO MOMENTO EN QUE EMPEZASTE A HABAR CON TU HERMANO "COLA-CON-RAYAS" - acaricia dulcemente la mejilla de Misha, y esta vez sus lágrimas son de alegría y orgullo - ME HACE MUY FELIZ QUE POR FIN ALGUNOS DE VOSOTROS HAYÁIS DECIDIDO APARTAR VUESTRAS DIFERENCIAS Y RENCILLAS PARA LUCHAR JUNTOS, COMO HERMANOS. PUEDO OTORGARTE EL DON QUE ESTÁS BUSCANDO, PERO DEBES SABER QUE LOBO TIENE RAZÓN: HABRÁ UN PRECIO QUE NO SÓLO PAGARÁS TÚ, SINO TODOS NOSOTROS, INCLUSO YO. MÍRAME A LOS OJOS, ÁBREME TU CORAZÓN Y HAZME TU JURAMENTO: PERDERÁS TU VIDA ANTES QUE FRACASAR. ENTREGARÁS TU ALMA ANTES QUE RENDIRTE... (2)

Notas de juego

  1. Otro de los nombres de Selene
  2. Gasta 1 punto de Fuerza de Voluntad para recurrir a tu Voluntad Adamantina y hacer el juramento que Estharra te pide
Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/16047859
18/07/2018, 23:26
Mijaíl “Misha” Bruzov

Las palabras de Lobo me desconcertaron. ¿Gloria? ¿Para mí? ¿Acaso no escuchó lo que dije? Tanto los gurahl como los garou valorábamos el Honor y la Sabiduría, pero a diferencia de ellos que consideran importantes los triunfos en combate y las hazañas físicas, nosotros respetamos más a quienes procuran sanar y cuidar a otros, hasta había expresado mi disposición a proteger a quien ellos considerasen digno de tal distinción. Y mi deseo de mantener en secreto el estado de Selene era motivado por el temor de que nuestros enemigos se enterasen y la atacasen en su momento de vulnerabilidad. No busco renombre, busco futuro..

Mientras comenzaba a comprender en realidad lo resbaladizas que podían resultar las conversaciones con los espíritus, y antes de que pudiese replicar al padre de todos los lobos algo cambió a nuestro alrededor y todo se calmó. Como si un velo de paz nos arropase..

De pronto vi a una mujer hermosa, tanto que incluso el recuerdo de mi propia madre se empañó ante ella, caminar entre los Grandes Espíritus mientras estos inclinaban la cabeza, y fue ese gesto, sumado a la cálida sensación que sentí al verla lo que me permitió comprender que contemplaba a Eshtarra, La Hacedora de Canciones, La Madre Verde. No tenía ni siquiera la mitad de la altura de la mayoría de los otros Incarnae pero su superioridad era patente en cada gesto y cada paso.

Se acercó hasta estar a un paso de mí y extendió sus manos para tomar los lienzos. Cuando los extendió contuve el aliento expectante. Confiaba en que, como cualquier madre, ella pasase por alto mi pobre resultado y apreciase la intención y el amor del obsequio, pero no por eso me sentía menos nervioso a pesar del aura de sosiego que emanaba de ella. Al verla sonreír me sentí recompensado en exceso, pues su sonrisa evocaba todo lo dulce y bello que existía en el mundo. ¿Cuánto quedará aún? Más mi dicha se volvió pesar al ver la tristeza en sus ojos a causa de la imagen de Selene. Ciertamente la había dibujado con la intención de evocarle recuerdos, pero no deseaba hacerla sufrir. ¿Cómo pude pretender presentarme ante ella? Debí hacer caso a Aguanieve, no es correcto lo que hago. Ella ha sido tan  generosa y yo le correspondo causándole dolor. Merezco ser  fulminado por un relámpago. No, merezco ser expulsado de este reino y condenado a morir  en el mundo material a manos de los esbirros del Wyrm. ¿Cómo me atrevía a pensar siquiera que tendría el poder de salvar a una Incarna? He avergonzado a mi tribu, no soy digno de ser llamado Hijo de Oso. Nunca podré estar seguro de cuando comencé a llorar ni por cuánto tiempo lo hice, sólo sé que mis lágrimas corrieron como dos ríos caudalosos y que cuando la palabra “perdón” comenzó a formarse en mis labios, Madre Verde miraba mis ojos.

Sus lágrimas brillaban tenuemente bajo la crepuscular luz, o tal vez era el lugar el que era iluminado por resplandor de sus lágrimas, pero lo que importaba era que había esperanza en sus profundos ojos. El saber que ella estaba al tanto de todo me hizo sentir aún más pequeño y torpe. Este es su reino y su reino es ella. Sentimientos que fueron alejados por la caricia que dedicó a mi mejilla, haciendo a sus vez que volcase toda mi atención en ella. No existían los Grandes Espíritus, ni mi tío a pocos metros, ni la amenaza de los Corruptores en las fronteras o mis hermanos y primos ideando planes. Sólo existíamos ella y yo.

Escuché sus palabras con el corazón en un filo pues mi destino estaba en ellas y cuando llegó el momento de responder lo hice volcado toda mi voluntad, consciente de que debía aceptar la misión que me era encomendada y asumir la responsabilidad de mis acciones. -Mi vida nada valdrá si fracaso y no mereceré mi alma si llegase a rendirme. Me arrodillé a sus pies. -Ambas son tuyas, Hacedora de Canciones. Dispón de ellas como gustes pues las entrego voluntariamente.

Notas de juego

Punto de FV gastado, actual 6 de 7.

El dibujo del oso era para Lomo-Dorado pero me gusta como lo usaste, así que tendré que hacerle otra cosa al pobre.

Cargando editor
Eshtarra Cargando pj
31163/16053722
21/07/2018, 09:57
Eshtarra

La Incarna mira a los ojos de Misha hasta que se convence de que el joven Gurahl le está diciendo la verdad – QUE ASÍ SEA. TE ENCOMIENDO ESTA TAREA Y TE CONCEDO EL DON QUE NECESITARÁS PARA LLEVARLA A CABO.

La explosión de energía que se forma entre las manos de Eshtarra derriba a Misha. La esfera que la Madre sostiene brilla como un pequeño sol, demasiado como para mirarla directamente. La hierba, los árboles, las nubes, el agua de los ríos… todo se sacude en fuertes oleadas. Ni siquiera los Incarnae son capaces de resistir las fuerzas conjuradas por Eshtarra y los que no caen al suelo son apartados por las irresistibles ondas de fuerza. Ella grita de dolor mientras vuelca más y más energía espiritual en su creación. La potencia de su grito ensordece a Misha y le tiñe el cuello con la sangre de sus tímpanos reventados. Cegado, ensordecido y vapuleado, el Gurahl rueda por el suelo hasta chocar contra algo cálido y duro que sí consigue aguantar las embestidas. Una sombra rodea a Misha envolviéndole en un cálido abrazo que le protege y alivia su dolor hasta que todo termina tan rápido como ha empezado. Al abrir los ojos Misha se encuentra mirando el rostro de Oso, que le devuelve la mirada lleno de orgullo pero también de preocupación – Levántate, Mijail. Pocos Fera ha habido en la historia de este mundo que hayan cargado con tanta responsabilidad como tú, pero al hacerlo te honras a ti mismo, a tu raza y a mí. Que nada ni nadie te haga dudar de tu propósito.

La zarpa de Oso pone a Misha en pie. Eshtarra está frente a él tendiéndole una pequeña esfera hecha de la plata más pura que el Gurahl ha visto jamás, grabada con símbolos indescifrables que brillan rebosantes de energía.

ESTE DON ES TU PODER Y TU RESPONSABILIDAD – le pone la esfera entre las manos. Si Misha no estuviera en su forma de raza la esfera le haría arder por mero contacto. Las náuseas se apoderan de Misha, que no puede evitar tambalearse por unos momentos hasta que se acostumbra al peso de tanto poder (1). Ella espera a que se recupere antes de seguir hablando – ENTRÉGASELO A SOKHTA CUANDO LA ENCUENTRES EN SU REINO. AHORA MÁRCHATE. HAY MUCHA GENTE ESPERÁNDOTE.

Con un gesto de la mano la Incarna abre un portal de luz dorada. Oso le da un pequeño empujón – No te preocupes por tu Buri-Jaan. Yo cuidaré de él

Notas de juego

  1. Misha pierde 2 puntos de Gnosis temporal mientras tenga el Don de Eshtarra en su poder
Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/16057596
23/07/2018, 07:05
Mijaíl “Misha” Bruzov

Nada me preparó para lo que estaba a punto de pasar. Empezó con una pequeña mota de luz entre las manos de La Madre Verde que de pronto estalló y me hizo caer como si yo fuese una pequeña hoja movida por el viento. Luego comenzó a concentrarse y crecer, emitiendo pulsos de energía que estremecían y derribaban todo, incluso a los Grandes Espíritus. Cerré los ojos a causa de a la luz, pero tuve que interponer mis manos pues era tal su intensidad que mis parpados no bastaban. Eshtarra entonces comenzó a gritar, era como escuchar el dolor de todos los hubiesen sufrido alguna herida desde el principio del mundo; un sonido estridente que pronto fue remplazado por un extraño silencio.

Por un momento me sentí aliviado, peor cuando noté algo caliente resbalar por mi cuello comprendí que mis oídos no habían soportado y que estaba sordo. Una nueva oleada de energía terminó con la fuerza que me quedaba y me hizo rodar si control; pensé que seguiría así por siempre pero entonces topé con algo que me detuvo, aunque no creía que existiese ni siquiera una montaña capaz de resistir las potentes emanaciones provenientes de Eshtarra. De pronto me sentí seguro y protegido, como cuando mis padres me acobijaban antes de dormir; aun sin ver, oír ni oler, pude reconocer el reconfortante abrazo de Oso.

Los Gurahl poseemos una conexión mucho más profunda con nuestro Espíritu Patrón que el resto de las razas cambiantes pues todos tenemos a uno de los tres aspectos de Oso como nuestro tótem: El Primer Cachorro, la Madre Osa o el Oso de la muerte. Hasta el momento me había extrañado que Oso no se hubiese mostrado antes pero cuando sentí su abrazo entendí que siempre estuvo conmigo, y que sólo se manifestó cuando más lo necesité. A pesar de las circunstancias adversas, sonreí.

Fue entonces cuando todo se calmó y pude abrir nuevamente los ojos. Ante mí se encontraba el primer hijo de Gaia y al escucharle noté la fuerza que ocultaba, sus solemnes palabras eran la mejor prueba de la seriedad de mi misión. -No fallaré, Gran Padre. Hubiese querido decirle mucho más pero las palabras adecuadas permanecían fuera a mi alcance, quizá no se atrevían a acercarse por temor al gigantesco espíritu, así que me limité a girarme para observar lo que La Hacedora de Canciones me entregaba.

Debo confesar que esperaba que el “don” fuese como los que ya conocía, aunque mucho más poderoso claro. Una oración, un canto, un ritual o incluso un baile, pero no un objeto. Menos uno hecho de plata brillante.. Tendí mis manos para recibir la esfera y casi me caigo al hacerlo; tal era su poder, que drenaba parte del mío.

Luego de unas breves instrucciones (y de darme el tiempo para recomponerme) Eshtarra abrió un portal y me indicó que debía irme. Intenté acercarme a Lomo-dorado para llevarlo conmigo pero Oso me detuvo. Así que no tuve más opción que avanzar para cruzar el dorado portal. -Perderé mi vida antes de dejar que caiga en las manos equivocadas, Madre Verde.

Tras eso di un par de pasos hacia el puente, dispuesto a superar todos los obstáculos.

Notas de juego

Gnosis temporal reducida, actual 4 de 6.

Cargando editor
Cola-con-Rayas Cargando pj
31163/16059310
23/07/2018, 20:27
Cola-con-Rayas

Escena 4 - La unión hace la fuerza

Cuando Misha cruza el portal abierto por Eshtarra se encuentra de vuelta en el meandro del río que su tribu ha habilitado como centro de curación. Allí se encuentra una pequeña congregación de Fera esperándole: una gran cantidad de Bastet, Corax, Mokolé, Garou, Ratkin y por supuesto Gurahl de las cinco tribus. Sólo se echa en falta a los Nuwisha.

"Cola-con-rayas" surge del gentío acompañado de un hombre de aspecto oriental en excelente forma física. El Bastet lo mira expectante mientras el oriental le dedica una pequeña inclinación de cabeza - Gran Mato, te he conseguido al Garou Altair, como te prometí. Y aquí están todos los que han escuchado el mensaje ¿Qué ha dicho Eshtarra? ¿Nos ayudará a recuperar a Seline?...

Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/16060421
24/07/2018, 02:47
Mijaíl “Misha” Bruzov

A pesar de no haber tenido muchas oportunidades, o precisamente por eso, de viajar a través de un puente lunar siempre me pareció una experiencia fascinante. Son cómodos, instantáneos y en raras ocasiones revelan visiones inesperadas de regiones desconocidas de La Umbra. Pero no podía compararse a cruzar un umbral como el que acababa de atravesar. Todos los vellos de mi piel se erizaron, incluso podría jurar que hasta sentí erizarse mi inexistente barba, y un escalofrío dorado recorrió mi cuerpo de pies a cabeza. ¡Eso fue genial!

Aún me estaba recuperando de la emoción cuando noté que estaba rodeado, instintivamente comencé a guardar la plateada esfera antes de darme cuenta que estaba entre hermanos. Caminé al encuentro de Cola-con-Rayas y mientras lo hacía removí mi camisa y con ella envolví el orbe. Miré al pumanca sonriendo y asentí con la cabeza. -Así es, tío. Contamos con la Madre Verde. Luego observé al contemplaestrellas. -Gracias por venir, primo. En breve hablaremos, pero antes debo hacer algo...

Me alegraba ver tantos hermanos, pero no era dado a pronunciar grandes discursos y temía decir algo incorrecto ante ellos por lo que consideré mejor hablar con sólo unos pocos. Conocía bien el lugar así que no fue problema encontrar una roca cercana al río para subirme en ella y poder dirigirme a los presentes. -Hermanos... Celebremos pues podemos guardar esperanza en nuestros corazones. ¡Selene puede ser salvada! A pesar de mi deseo de inicial de guardar secreto sobre el estado de la Incarna, la reacción de Lobo me hizo creer que no era justo ocultarlo al resto.

-La Hacedora de Canciones me ha revelado el secreto para lograrlo, y por eso debo reunirme con los líderes de nuestros pue... No, nuestros no, nuestro pueblo. En la unión está la fuerza.. Callé durante unos segundos para dar oportunidad a todos de comprenderlo y al hablar nuevamente lo hice en un tono un poco más bajo. -Por favor, Tíos y Tías acompáñenme para explicarles lo que debemos hacer. Sin esperar confirmación ni dar oportunidad de preguntar bajé de mi improvisado podio y, luego de hacer una seña a Cola-con-Rayas y a Altair, caminé hasta mi refugio esperando que al menos un representante de cada raza cambiante presente me siguiese.

Hablaré con ellos primero y espero que juntos logremos llegar a un consenso..

Notas de juego

¿De qué tamaño es la esfera?

Cargando editor
El Primer Lobo (Narrador) Cargando pj
31163/16061189
24/07/2018, 13:11
El Primer Lobo (Narrador)

No hace falta ir a buscar a nadie, gran Mato - dice el Bastet - Están todos aquí. El margrave Konietzko de los Garou, el Gran Bisabuelo de los Gurahl, el Rey y la Reina Rata, ancianos de todas las tribus Bastet, Corax que se han interesado, Ancianos Mokolé... Todos quieren ver el Don de Eshtarra...

No será necesario - le interrumpe el margrave Konietzko - Es imposible que semejante cantidad de poder espiritual pase desapercibida. No puedo prescindir de muchos guerreros, pero te acompañarán algunos de los mejores que tengo. Sin ellos, las defensas del Reino se debilitarán, así que deberás darte prisa.

Bah, los lobos no sois los únicos que mantenéis a Cahlash a raya - se burla un hombre negro de gran tamaño cubierto de cicatrices - Nosotros los Simba también estamos peleando y también enviaremos unos cuantos buenos guerreros.

Los Corax no somos guerreros - interviene una mujer con aspecto de gótica - Pero no habrá enemigo capaz de acercarse a ti sin que lo sepamos.

Y nosotros encontraremos las rutas más despejadas de enemigos - dice la Reina Rata

Los Mokolé somos hijos de Helios, no de Selene - apunta una mujer afroamericana muy musculosa - Pero entendemos que sin Ella el Ojo del Wyrm seguirá reinando en el cielo. Mi pueblo te ayudará.

Nosotros, los Gurahl, redoblaremos esfuerzos para curar a los heridos en batalla - promete el Gran Bisabuelo, un oso negro tan grande en forma ursina como Misha en forma björnen - Eso deja a pocos de nosotros que podamos acompañarte, joven Misha. Pero confiamos en que el resto de los Fera aquí presentes te ayudarán a proteger el Don de Eshtarra.

El camino será largo, y el Reino de Selene está plagado de enemigos - avisa Altair - Muchos de los que nos acompañen no volverán.

Así es la ley de Gaia - sentencia Konietzko - El fuerte vive y el débil muere. Y mientras no tengamos a Selene de nuestro lado nosotros - hace un gesto con los brazos abarcando a los presentes - todos nosotros somos la parte débil de esta guerra...

Notas de juego

Si quieres, puedes decir unas últimas palabras antes de irte. Esta tarde tengo trabajo, pero si tengo ocasión escribiré una escena en la que ya te encuentras de viaje al Reino de Selene para subirlo mañana.

Me ha encantado la escena con Eshtarra. Entre la música y lo que estaba leyendo me emocioné y todo. Hasta hubo un par de lagrimitas :_)

Cargando editor
Mijaíl “Misha” Bruzov Cargando pj
31163/16061953
24/07/2018, 16:14
Mijaíl “Misha” Bruzov

-Y por eso debemos luchar juntos, porque así somos más fuertes. Había permanecido en silencio mientras los líderes hablaban, y con cada nueva declaración pude notar como la esperanza crecía en mí. -La Gran Madre escucha cada una de sus palabras, estas son para ella como un bálsamo sobre las heridas. Aún eran profundas pero pronto comenzarían a sanar.

-Durante muchas eras hemos luchado separados contra un enemigo común, distanciados por nuestros errores y rencores. Al hablar miraba a cada representante de las razas presentes. -¿A dónde nos trajo eso? Al exilio, al borde de la extinción, a un paso del abismo final. En mi voz no había reproche, sólo la intención de reflexión.

-Aprendamos de nuestros errores y olvidemos nuestros rencores, es momento de luchar juntos en pro de una causa común. Esa era la clave para mí, no debíamos luchar contra algo sino por algo.

-Que los Garou y los Bastet usen sus colmillos y garras como sólo ellos saben, demostrando nuestro valor y entrega. Sostuve el orbe aún envuelto a la altura de mi pecho.-Que los Corax vuelen raudos y escudriñen los cielos, pues sus avisos nos preparan para los peligros que afrontaremos. Fui removiendo la camisa mientras hablaba. -Que los Ratkin nos guíen por caminos nuevos, proporcionándonos una seguridad que no podríamos tener de otra forma. Casi había retirado todas las capas de tela. -Que los Mokolé nos recuerden los secretos olvidados y las lecciones aprendidas, para que podamos afrontar sin temor el porvenir. Miré un momento los ojos del Gran Bisabuelo y vi en ellos reflejados los de Oso. -Que los Gurahl atiendan a los caídos y salvaguarden a los heridos, asegurando así que la lucha continuará otro día. Mientras hablaba la esfera comenzó a emitir destellos, como si la propia Eshtarra bendijese nuestra unión. -Que todos conozcan el nombre los que me acompañarán, pues están dispuestos a entregar sus vidas a una causa justa. Estiré el brazo para que el Don fuese visible a todos. -Selene brillará de nuevo en el firmamento, y su luz renovará en nuestros corazones el fuego que consumirá la corrupción del Wyrm. En ese instante todos quedamos bañados por el plateado resplandor. Sí, Eshtarra nos bendice..

(...)

Aunque no tuvimos mucho tiempo para prepararnos, ni para despedirnos, me sentí obligado a saldar mi deuda con Cristina y le conté mi experiencia con los Grandes Espíritus. Casi se desmaya al saber que una de sus telas ahora estaba en posesión de La Hacedora de Canciones.

Aproveché para obtener (y dedicarme) un nuevo bolso, del tamaño apropiado para guardar la esfera de plata pero lo suficientemente pequeño como para poder ocultarlo bajo mi camisa. De esa forma buscaba dar una protección extra al valioso objeto.

Luego de reunirme una última vez con mi tribu para recibir los consejos finales, me uní al resto de la comitiva que emprendería el.

Miré un última vez al lugar que había sido mi hogar los últimos años y musité para que sólo Eshtarra pudiese oírme. -Gracias por confiar en mí, no te fallaré. Después me dirigí a quienes guiarían la travesía. -En marcha, hermanos. Selene nos espera.

Antes de cruzar el puente que nos llevaría de regreso al Mundo Material murmuré una frase, sin saber que esta se convertiría en mi oración personal. -Resiste un poco más...

Notas de juego

A mí también me emocionó. Incluso hubo un momento que debí explicar a mi hermano por qué veía el monitor con cara de shock (°o°)

Cargando editor
El Primer Lobo (Narrador) Cargando pj
31163/16067373
26/07/2018, 17:05
El Primer Lobo (Narrador)

Notas de juego

Suma 1 punto permanente a tu Socorro y tu Honor