Partida Rol por web

El Cisma

Grimorio Mágico III (El Concilio de las Nueve Tradiciones)

Cargando editor
02/04/2017, 17:31
Director

 

Akashayana

 

La Armonía se encuentra en el flujo de las cosas en la existencia. Sintonizarse con ese flujo es tan simple, que puede tomar vidas enteras para dominarlo. Sin embargo, es inherente al hombre luchar en contra de dicho flujo, en especial en el mundo moderno lleno de distracciones. Los Akashayana buscan la armonía en un mundo lleno de caos.

Malinterpretados por otros magos del Concilio como “guerreros pacíficos”, los devotos del Akashayana Sangha (la Orden del Vehículo de Akasha) fortalecen sus cuerpos para cultivar su mente -y por extensión la Esfera de Mente- en su búsqueda de armonía. Y, sin embargo, la armonía requiere conflicto. Así como las cuerdas de un instrumento deben ser tensadas antes de que puedan vibrar armónicamente, también los Akashayana han persistido milenios de guerra. En el proceso, han refinado el Do (“El Camino”), el arte marcial primario del que todas las otras artes marciales descienden.

No obstante, el Do es más que un conjunto de técnicas de guerra: Comprende un amplio rango de prácticas espirituales, desde ceremonias del té hasta uniones tántricas. El Do concentra la esencia, forma e intención de una persona y a través de incesante entrenamiento el estudiante (o Akashi) desarrolla la concentración necesaria en orden de discernir la insatisfacción existencial del Samsara, el ciclo perpetuo, el flujo de existencia. Un Hermano armónico busca ayudar a todos los seres para que alcancen el Samadhi (la iluminación, la Ascensión) y liberar cada Bodhicitta (Avatar) del ciclo de reencarnación.

Cualquier Akashayana dedicado puede revivir su historia entera para entender mejor el ciclo de continua remanifestación. El shunyata (el vacío primordial) que subyace a todas las cosas, contiene trazos de todos los pensamientos y acciones pasados. Estas huellas tienen diferentes nombres: Merumdanla, Akashakarma, Consciencia Universal, Memoria compartida entre otros. Los Akashayana contemporáneos la llaman el Registro Akáshico. Una mente silenciosa, liberada del ego, puede sentir el Registro, en el que todas las consciencias se unen en un solo cauce. Una vez inmerso en la mente Akáshica, la consciencia del mago puede ayudarle a interpretar las memorias colectivas de los suyos a través de la historia. 

Hay varias conexiones comunes entre todos los Akashi, sin importar su cultura: disciplina, que se requiere para estudiar el Do, empatía, para nutrir la conexión con el Registro Akáshico, Estado físico, perfeccionado por el entrenamiento en el Do, respeto, afinado a través de intensos aprendizajes; y concentración, sin la cual no sería posible alcanzar ni siquiera la más básica comprensión del Do. En todo el planeta, comparten la misma terminología, aun estando divididos en diferentes grupos. La popularidad de las artes marciales en la cultura ha atraído a muchos iniciados al camino Akáshico. Tristemente, las continuas distracciones del mundo moderno hacen que este sea un camino difícil para todos, salvo los más dedicados aspirantes.

Organización: La Tradición es esencialmente liderada por los Kannagara, ascetas monásticos de la secta de la Túnica del Fénix. Hoy, sin embargo, gran parte del poder reside en los Shi-Ren (La aristocracia benévola), una facción de tradicionalistas políticamente activos que quieren expandir la influencia Akáshica en los asuntos del mundo moderno. Magos en occidente encuentran normalmente guerreros de los Vajrapani (llamados de manera despectiva “Los puños de guerra”) y los eclécticos iconoclastas Li-Hay que buscan iluminación a través de experiencias heroicas.

Iniciación: En los templos, ashrams y dojos en todo el mundo, Sifus (Maestros) y Sihings (Adeptos) aceptan discípulos que exhiban mentes abiertas y objetivos serios. Cada maestro normalmente educa un solo pupilo a la vez. La doctrina Akáshica mantiene que cada persona debe encontrar su propio camino a la iluminación, y como consecuencia, los Akashayana reciben poca guía o apoyo. Muchos pupilos frustrados abandonan este camino, pero aquellos que persisten cultivan impecable equilibrio de mente, cuerpo y corazón.

Esferas de afinidad: Mente o Vida.

Focos: La Magia es realmente auto-perfeccionamiento y armonía cósmica. Controlar dichas Artes es el Camino (Do). Cada persona debe expandir su consciencia en todas las cosas, aclarar sus pensamientos, concentrar su cuerpo y superar la confusión emocional. Alquimia asiática, pericias, fe, yoga, dominio social y entrenamiento en artes marciales permiten a un Akashayana canalizar la energía vital (chi) hacia increíbles hazañas físicas y mentales. Paradigmas comunes incluyen Trayendo de vuelta la Edad Dorada, Todo es una Ilusión, Todo está Bien y ocasionalmente La Ley del más Fuerte.

 

Cargando editor
02/04/2017, 17:44
Director

 

Coro Celestial

 

Herejes e idealistas de los credos monoteístas del mundo, el asediado Coro Celestial presta atención a la voz de lo Divino. Todos los seres vivientes, conjurados y animados por el Uno -sea cual sea el nombre por el que sea conocido- pueden unirse a esa Canción y darle forma a la Creación.  Desafiando sus varias ortodoxias, los Coristas enseñan que la Canción tiene muchas armonías. Una persona con fe puede escucharla y aproximarse al Uno a través de diferentes creencias; y por su tolerancia, los Cantantes han sufrido una larga y sangrienta historia de martirio.

A pesar de esto, los Coristas aún predican este mensaje, y más aún, lo viven. Entre las Tradiciones, el Coro es el grupo más compasivo y ciertamente el que más interviene conjuntamente en favor del bienestar de las Masas. Aunque algunos miembros pueden ser fanáticos, ni siquiera los Cantantes primitivistas son fundamentalistas religiosos de la manera en que los Durmientes entienden dicha etiqueta. Para escuchar más allá de las simples notas de la Canción – y sobrevivir en el Concilio- un Corista debe trascender el dogma y abrazar la fe. Cuando se trata de los sensibles matices teológicos (el sexo de la Divinidad, los límites de la tolerancia, el papel de Cristo y del Profeta en el plan Divino, entre otros), los Coristas modernos evitan tomar alguna posición oficial. Como consecuencia, hay bastante tensión entre sus rangos, pero al menos nadie está siendo quemado vivo como resultado de disputas filosóficas. No todo es paz y amor, por supuesto: viejas heridas permanecen abiertas entre este grupo y sus compañeros. Por necesidad, los Coristas aceptan la alianza con las Tradiciones, debatiendo donde dibujar la línea con los “amigos” que practican detestables Artes. Sin embargo, los visionarios de esta Tradición presentan al Concilio pruebas de lo que la tolerancia y la unidad pueden traer. “Cantamos en armonía” insisten, “Y así podríamos hacerlo todos”.

Organización: Jerárquica desde la República Romana, el Coro es liderado por su Curia: un sínodo de 17 miembros entre los que se incluyen cancilleres, oficiales financieros, tribunos, notarios y comisionados litúrgicos. El más respetado (o el más influyente) de los Cancilleres tiene la posición ceremonial de Pontifex Maximus. Cada canciller dirige un grupo territorial de Exarcas, también llamados obispos. Los Exarcas supervisan líderes locales denominados Presbíteros (sacerdotes o ancianos) que suelen ser el rostro humano de la tradición.

Iniciación: Los Presbíteros buscan reclutas a través de participación social en organizaciones eclesiásticas. Algunos adoradores despiertan espontáneamente a través de poderosas experiencias religiosas, muchas veces involucrando música. Cada nuevo aprendiz, o Catecúmeno, toma una rigorosa instrucción de la parte de un mago más experimentado llamado Precepto. Como muchas formas de entrenamiento religioso, esta instrucción involucra asuntos de doctrina, disciplina y obviamente, lecciones de canto.

Esferas de Afinidad: Cardinal, Fuerzas o Espíritu.

Foco: Las Artes fluyen no a través de logro personal o del esfuerzo, sino desde la fe, la unidad y la armonía con la Voluntad Divina. Cantar -especialmente con varias voces en armonía- provee el instrumento más antiguo e importante de esta Tradición. La Magia de los Coristas suele manifestarse en luz, fuego, calidez, vibraciones armónicas y música sublime. Fe y Altos Rituales hacen parte de las prácticas principales del Coro Celestial. Sus paradigmas incluyen: La Creación es Sagrada y Vive, Orden Divino y Caos Terrenal y por supuesto Todo está Bien – Ten Fe.

Cargando editor
02/04/2017, 17:47
Director

 

Sahajiya

 

La Consciencia es a la vez, un patio de juegos y una trampa. Infinita en posibilidad, y sin embargo limitada por la necesidad, la mente humana es el trono de todo lo que es real… al menos para aquello que importa a los seres humanos. Es por esto que la tradición extática expande la realidad expandiendo su consciencia. Si rearreglas las percepciones, creen ellos, que también rearreglas el potencial. Para los miembros de esta Tradición, la magia fluye de las alteraciones de la consciencia. Una mente sin ataduras es una mente liberada de sus limitaciones y por consecuencia, capaz de cualquier cosa. Dado que la consciencia depende de sus limitaciones para poder funcionar, un mago debe ser capaz de deslizarse hacia adentro y hacia fuera de estos estados. Es por esto que los Extáticos tienen ojos cargados con locura y gestos excéntricos que parecen cautivadores a la vez que atemorizantes. A pesar de su imagen de hippies, los Extáticos pueden ser verdaderamente intimidantes. En primer lugar, son intensos e impredecibles. Muchos no son particularmente buenos comprendiendo el concepto de espacio personal, y tienden a decir y hacer cosas inapropiadas, como besar enemigos o reírse ante el dolor. Son temerarios aún para estándares normales, y logran acrobacias que ningún Durmiente podría sobrevivir. La Pasión es un sacramento que siguen hasta los extremos más excitantes e incómodos. “Extremo” es una buena manera de definir a estos magos, que son, por definición, ex: externos, más allá de, que no hace parte de lo que ha venido antes o después.

Normalmente asociados con los años 60 -quizás el apogeo de la influencia de este grupo- el éxtasis es de los más antiguos caminos en el mundo. Los hombres primitivos, de acuerdo con la sabiduría Sahajiya, comían hongos psicodélicos y lograban generar la confluencia entre lo espiritual, lo animal, y lo humano. Aún hoy, los extáticos se ven a sí mismos como portales vivientes entre la carne, el espíritu y la imaginación, ligados a los tres y trascendiendo cada uno. En honor a sus ancestros, muchos emplean enteógenos (drogas que liberan al dios interior) no como vicios, sino como herramientas de iluminación sagrada. Desde esos orígenes, los magos extáticos han vivido más allá de los límites de lo respetable, siendo devotos del camino de la Mano Izquierda, que abraza el sexo, las drogas, la música, la danza, el dolor, el placer, el riesgo e incluso la muerte en el nombre de su locura divina. Videntes y chamanes, libertinos y profetas, estos magos siguen su camino con Durmientes que no temen ir más allá. Y, sin embargo, gracias a su dependencia de lo extremo, los extáticos del Concilio tienen una ética poderosa. El Código de Ananda (los mandamientos de los Sahajiya) prohíben a estos magos a forzar su Camino en compañeros reticentes. Las “Pasiones”, según el Código, “Son la sede del Ser, y si son sangradas, así también se rompe el Alma”.

Los Extáticos disfrutan la compañía de otros durmientes más que la mayoría de sus compañeros de las Tradiciones. Desafiando siempre a los no despertados a sacudirse del sueño, estos magos favorecen el arte, la música y las subculturas bohemias y neotribales, ambientes en los que pueden premiar el coraje e inspirar creatividad. Por algún tiempo, especialmente durante su apogeo psicodélico, la tradición portó el nombre de “Culto” con orgullo. Recientemente, varios extáticos han empezado a sentirse limitados por dicho epíteto. Los cultos suelen ser asociados con implicaciones siniestras en la imaginación popular, por lo que ahora la Tradición favorece su título Sahajiya, “Los Naturales”.

Organización: Informales y nómadas. Esta tradición tiene una estructura bastante poco definida que se enfoca en la trascendencia individual. Tiene varias subsectas con algunos líderes. Los Cultistas tienden a congregarse en festivales, raves, conciertos y otras reuniones tribales, relacionándose con “sonámbulos”, que caminan por la línea que separa a los Durmientes de los completamente Despertados. La mayoría de los extáticos favorecen influencia sobre organización: cada extático es animado a seguir su propio camino, siempre que no viole la sagrada naturaleza de los otros. El único elemento rígido en el Camino Sahajiya es el Código de Ananda, y su énfasis en el respeto compasivo. Todo lo demás es negociable.

Iniciación: Los cinco pasos hacia el Éxtasis: 1. Somete tu miedo. 2. Concentra tus intenciones. 3. Ábrete a ti mismo. 4. Armonízate. 5. Repite el paso 1. Para ayudar a un Nuevo Extático en el Paso 1, un mentor desafía a su estudiante a dar un paso hacia el vacío de sus miedos, para que use sus intenciones para volar en lugar de caer. El Diksham (la alianza entre el mentor y el estudiante) provee un espacio seguro para los iniciados para aprender Magia y control. Muchas veces, los mentores y los estudiantes se vuelven amantes, abriendo un canal para la intimidad y la confianza que va más allá del simple sexo. Esto no es una regla, después de todo, la compulsión es considerada el peor pecado que un Extático puede cometer.

Después de la iniciación y el entrenamiento inicial, el mentor se aleja de su estudiante, confiando en que pueda encontrar su propio camino. Puede que el maestro provea consejo o ayudantes, pero se rehúsa a convertirse en la muleta de su aprendiz. Para poder crecer en su Camino, un mago debe darle forma a sus propios triunfos y errores.

Esferas de Afinidad: Mente, Vida o Tiempo.

Foco: “Obtén lo que deseas” sintetiza el paradigma Extático. Para tocar el Lakashim (el Pulso Divino), una persona debe abrir las puertas de las inhibiciones y el miedo. La Magia es la comunicación entre la mente enfocada y el Lakashim: una danza de posibilidades dirigidas por loca sabiduría. Para lograrlo, un Extático guía energía de Ojas (fuera vital) a través de su consciencia por medio de intenciones flexibles. Idealmente, un mago opera en un fluido estado en el que ni el tiempo ni las inhibiciones bloquean la fuerza vital: consciente de lo que está haciendo y, sin embargo, no abierto lo suficiente para hacerlo todo. Las infames sustancias y estímulos de los Sahajiyas están pensadas para abrir puertas mentales y superar obstáculos hacia la Iluminación; al menos en teoría. En la realidad, dichas herramientas pueden convertirse en obstáculos. Extáticos listos suelen cambiar sus herramientas para evitar estancamiento y dependencia en “la misma mierda de siempre”. Loca sabiduría es el núcleo de las muchas prácticas de esta Tradición, que incluyen magia sórdida, yoga, artes marciales y hasta hipertecnología cibernética. Sus paradigmas suelen incluir La Creación es Sagrada y Vive, Todo es Caos, Todo está Bien y en muchas ocasiones Todo es una Ilusión.

Cargando editor
02/04/2017, 17:49
Director

 

Kha’vadi

 

La Tierra puede hablar. No mucha gente puede escucharla hoy. Hace mucho tiempo, toda la gente escuchaba esa voz -el pulso de vida y la canción del espíritu. El orgullo, sin embargo, ha logrado poner en oposición nuestro mundo y el reino espiritual. Toma fuerza y visión alcanzar esa conexión primitiva, en medio de todas las distracciones de la vida moderna… más aún desde que el mundo moderno ha hecho todo lo posible en su poder para romper a las personas. Y, sin embargo, esta Tradición y sus miembros se rehúsan a estar rotos.

Resistencia, es quizás la mejor palabra para resumir a la Sociedad de los Sueños. Su visión ha resistido, su gente ha resistido. La Tradición en sí misma ha resistido ignorancia, esclavitud, división, opresión, tradición, marginalización, estereotipos y las simplificaciones al absurdo de los externos que, como ellos, han resistido más allá de todas las expectativas. Dejando de lado sus aliados en los Verbenae y los Sahajiya (y a veces incluyéndolos también), la visión del Concilio de los Kha’vadi ha sido siempre paternalista y condescendiente por más de 500 años.  Y, sin embargo, ellos resisten.

Con pocas excepciones, los Kha’vadi (“Aquellos que le dan forma al mundo a través de su visión”) vienen de culturas indígenas o sus descendientes tecnológicos. Algunos abrazan tendencias y tecnologías modernas, mientras que otros favorecen sus tradiciones ancestrales. Aunque la Tradición cuenta entre sus filas a un puñado de espiritualistas europeos, Oceánicos y asiáticos, el grueso de esta Tradición proviene de África o América. Muchas veces llamados por el término siberiano “chamán”, aunque sea más preciso referirse a ellos como curanderos: Gente que usa sus dones de cura natural en lugar de magia egoísta. En lugar de doblegar la realidad ante su voluntad, los Kha’vadi trabajan con la realidad. No la retorcida realidad de los Tecnócratas, pero la profunda realidad del Mundo Espiritual en sus muchas formas.

Gracias en parte a su naturaleza de sanadores, esta Tradición ha sido estereotipada como un montón de salvajes toca bongos. Dicha impresión es simplemente absurda: los Kha’vadi son guerreros espirituales luchando para salvar a un mundo enfermo de sí mismo. Especialmente en los últimos años, los Soñadores se han vuelto más combativos de lo que han sido en los últimos años: La Lanza Roja y la Sociedad de la Rueda Fantasma desafían la imagen del Buen Salvaje de la tradición, con una nueva facción, los Akinkanju, que han logrado borrar el nombre esclavo de la tradición y reemplazarlo con su propio título.

En estos días, una nueva visión ofrece esperanza: el internet, una conexión global con su propio aspecto espiritual. Kha’vadi con inclinaciones hacia la computación saben que la Red Digital tiene una consciencia y por extensión, un alma. Las herramientas prácticas de las redes sociales le permiten a los Kha’vadi alrededor de todo el mundo organizarse, reconstruir sus raíces, al tiempo que el aspecto espiritual de la Red Digital nutre un creciente movimiento tecno-chamánico, cuyas posibilidades y repercusiones tienen un impacto que nadie se alcanza a imaginar.

Organización: El camino chamánico tiende a ser solitario, pero los curanderos suelen ser bastante sociales. Esta tradición combina el respeto por la autonomía con el apoyo que provee una tribu. Por siglos, los Kha’vadi han preferido caminar por sus propias sendas, pero en los últimos años, han regresado hacia un estilo de vida centrado en la comunidad. Separarse, después de todo, ha sido siempre una carga. Con vínculos fuertes entre ellos, los Soñadores comparten una voz más fuerte. En el pasado, los Kha’vadi se reunían en los distantes rincones del mundo espiritual, dándole forma a reinos en donde las prácticas antiguas permanecen intactas. Recientemente, sin embargo, los Kha’vadi han vuelto su atención hacia el mundo material, encontrándose en ambientes rurales y urbanos, en reuniones, asambleas, espectáculos de hip-hop, fiestas y festivales neotribales. Grupos en redes sociales proveen nuevas herramientas para las nuevas generaciones de Soñadores. En cualquier caso, su antigua soledad empieza a virar hacia un enfoque social. Aun así, los Kha’vadi siguen siendo informales. Los ancianos son respetados por los jóvenes, pero el vigor juvenil alimenta el futuro y adquiere su propio respeto. Los viejos títulos empiezan a sonar estúpidos, y los actos y la sabiduría comienzan a hablar más fuerte que las tradiciones.

Iniciación: Como en su tradición, los Kha’vadi sobreviven una muerte aparente. Su iniciación involucra una muerte ritual (y a veces literal), cuya transición lleva al chamán al reino espiritual, en donde debe enfrentarse a pruebas y desafíos. Suponiendo que sobrevivía la ordalía, el kaimi (iniciado) se convierte en so-cha (discípulo) y retorna al mundo mortal con fresca percepción y mayor visión.

Esferas de Afinidad: Espíritu, Fuerzas, Vida o Materia.

Foco: Es la Medicina y no la Magia la esencia de los Kha’vadi. Un avatar es Howahkan: la misteriosa voz que habla hacia aquellos que están listos para escucharla. La hechicería es un camino egoísta y destructivo que aleja a la gente del buen camino y de la armonía del Mundo Espiritual. Para superar las ilusiones de la vida mortal, se debe escuchar el latido de la Creación, enfrentarse a la muerte, y permanecer abierto a las voces a través de las cuales la vida habla. A nivel de Prácticas, los Soñadores favorecen la medicina, las pericias, el chamanismo, loca sabiduría y la fe. Algunos pocos persiguen la cibernética, el yoga, el vudú y la brujería, pero sus compañeros tienden a evitarlos. Paradigmas comunes incluyen Un mundo de Dioses y Monstruos, La Creación es Sagrada y Vive, Trayendo de Vuelta la Edad Dorada y en ocasiones La Ley del Más Fuerte.

Cargando editor
02/04/2017, 17:52
Director

 

Chakravanti

 

La muerte no es el final sino simplemente una parte de un ciclo más largo. La vida retoma lo que la muerte deja, y la muerte da fin a lo que la vida da inicio, trayéndola de regreso para otra oportunidad a todas las cosas. En algunas ocasiones, una vida se convierte en algo tóxico para todo lo que está a su alrededor. En ese punto, la muerte se convierte en una bendición… una bendición que los Chakravanti están dispuestos a otorgar. Los Chakravanti o Euthanatoi se ven a sí mismos como los guardianes de la Rueda. Dicha responsabilidad es problemática, siempre acompañada de temor y corrupción. El deseo de vivir siempre es fuerte, y los magos de la “buena muerte” suelen encontrarse en el papel de asesinos. Incluso el más gentil de ellos -los que se convierten en profesionales médicos, sacerdotes, psicoterapeutas, y profesiones similares- pasan la mayor parte de su tiempo alrededor de la muerte y sus complejas pasiones. Cada miembro del grupo ha muerto y ha renacido. En un sentido literal, los Chakravanti poseen siempre consigo una porción de muerte.

El nombre del grupo ha sido en sí mismo problemático. El título de la “Buena Muerte” ha definido a la tradición en términos asesinos. Hoy día, muchas tanatoicos prefieren el antiguo nombre, Chakravanti o “Gente de la Rueda”, y a medida que el Concilio se mueve hacia una nueva era, la presión para regresar ese nombre (o elegir otro, como Niyamavanti, “La gente de nuestra Ley”) aumenta. Después de todo, cada individuo puede reencarnarse, ¿por qué una tradición basada alrededor de la reencarnación no podría hacer lo mismo?

La Reencarnación es una parte vital de esta Tradición. Estos magos no solamente creen en ellas, están seguros desde su experiencia personal, que la reencarnación existe. Arraigados en una fusión de creencias sobre la reencarnación provenientes de India, Grecia, África, el Tíbet y otros lugares, este grupo mantiene la Gran Rueda en movimiento. En el pasado, esto era más sencillo: la gente vivía, moría, se unían a la Rueda y regresaban para vivir una nueva vida. Pero con la expansión de las creencias en una sola vida, el ateísmo materialista, las técnicas de resucitación, guerras titánicas, y la cantidad bruta de gente viviendo y muriendo, el Gran Ciclo se ha atascado. Abominaciones como los vampiros y los muertos vivientes han aumentado su número. El mundo material y espiritual han sido infestados con fantasmas de varios tipos y aunque la Tormenta de Avatar ayudó a limpiar de alguna manera el caos, la Rueda ha requerido formas de mantenimiento más directas. Es por eso que los reencarnacionistas han sido forzados, más veces de las que quisieran, en tomar el rol de asesinos. Sin embargo, es la vida, no la muerte, el verdadero corazón de esta tradición. Y por sobre todas las cosas, la Rueda debe ser mantenida.

Organización: Como sus aliados Verbenae y Sahajiya, los Chakravanti persiguen un camino siniestro que otros magos temen y aún menos comprenden. Sin embargo, entre las Tradiciones, este grupo es quizás el más ético. Su horrible responsabilidad no exige nada menos. El estricto código de esta Tradición, el Dharmachakra, enfatiza en el Ciclo (Samsara): Unidad de todas las cosas (Advaita); Aceptación de la mortalidad (Kala); Custodia responsable (Pravitra); Auto-control (Dama); Compasión (Daya); evitar la tentación (Tapas); y la experiencia personal e muerte y renacimiento (Punarjanman). No obstante, este grupo no posee una jerarquía rígida: se espera que todos los miembros de la Tradición conozcan y sigan el código, so pena de castigo y remoción de la Rueda. Este código estricto requiere lazos fuertes entre mentores e iniciados. Como resultado, a pesar de las diferentes sectas al interior de los Chakravanti, la relación entre el maestro (Acarya) y su estudiante (Chatra) es esencial. El Chatra jura un Vrata (Juramente de vida) hacia su mentor y hacia la Tradición como una sola. Romper dicho juramente no solamente deshonra al estudiante, sino al maestro, y obliga al Acarya a cazar a su aprendiz para castigarle.

Iniciación: Cada mago tanatoico debe experimentar el Diksha: la muerte física ritualizada. Al regresar de la Tierra de las Sombras, el iniciado comienza un largo aprendizaje que incluye memorizar el Niyama y aprender las muchas artes de la curación, el destino y la muerte. Dichos aprendizajes pueden durar por años y típicamente involucran búsquedas, pruebas y desafíos en las que el estudiante debe confrontar las terribles implicaciones de su Camino. Sin esta consciencia, después de todo, el Chakravanti es exactamente lo que la gente piensa que es: un monstruo que encarna todo lo que la Tradición ha jurado destruir.

Esferas de Afinidad: Entropía, Vida o Espíritu.

Focos: Como maestros de la vida, la muerte, el destino y la fortuna, los Chakravanti ven la Magia como una extensión del Ciclo. Haciendo girar la Rueda, estos magos controlan la probabilidad tan bien como las fuerzas de la mortalidad. Dicho movimiento se concentra en la naturaleza cíclica de la existencia, y así, el mago usa prácticas e instrumentos como loca sabiduría, fe, altos rituales, medicina, hackeo de la realidad, artes marciales, chamanismo y ocasionalmente vudú para dirigir las energías hacia el fin deseado. El Yoga tiene un lugar esenciar en las artes de esta Tradición. Entre sus paradigmas se encuentran Orden Divino y Caos Terrenal (el más común), Todo es una Ilusión, La Creación es Sagrada y Vive, y sorprendentemente, Todo está Bien, Ten Fe.

Cargando editor
02/04/2017, 17:53
Director

 

La Orden de Hermes

 

Así como Salomón ató a los espíritus para hacer su voluntad, como Merlín educó a un mozo de escuadra para ser rey, como John Dee nombró al reino de Isabel como un Imperio y lo ancló en el tiempo y el espacio en Greenwich, así mismo las Casas de Hermes hacen girar los engranajes invisibles del mundo. Sus Artes son las más refinadas, su conocimiento el más exhaustivo, sus Voluntades las más dedicadas en la excelencia. En la mente de muchos (Y en especial, en sus propias mentes) la Orden de Hermes define el significado de la palabra Mago. Siendo la Tradición más grande y organizada, la Orden de Hermes ha influenciado (Y algunos dirían definido) la experiencia occidental de la Magia. Los Herméticos poseen una gran cantidad de secretos y conocimiento. Su fortuna es numerosa, sus Maravillas potentes, sus bibliotecas impresionantes. La Orden se jacta de tener el mayor número de Capillas, Maestros y Archimagos. Sus logros incluyen la codificación del primer estudio mágico, la formulación de las esferas y por supuesto, la conformación de las Tradiciones.

Sin embargo, la Orden ha enfrentado grandes reveses y catástrofes. Y, sin embargo, la reacción de las otras Tradiciones parece ser un suspiro de alivio colectivo. ¿Por qué? Porque los magos Herméticos son, hasta el extremo, meticulosos, pedantes, majestuosos y arrogantes. El prefacio al venerable Libro de los Cuernos (un pesado volumen presentado a cada aprendiz) captura ducha actitud en un párrafo:

¿Qué mago en alguna de las Tradiciones rivales, de cualquier habilidad, puede jactarse de tener el amplio conocimiento que tiene aún el menos capaz de nuestros Adeptos? ¿Qué otro mago puede ofrecer si quiera alguna pizca de teoría para justificar su magia? El chamán aborigen con sus tambores y maracas entrega su cuerpo a un espíritu que no conoce, el clérigo con su canción implora como un niño el favor de sus deidades, el extático con su vicio se quema como un meteoro y se desvanece, la bruja con sus ritos sangrientos aspira tan solo a procrear. Incluso los Akáshicos con sus meditaciones y ejercicios buscan contentarse pasivamente en falsas creencias. Mientras que el Hermético con poderosa Voluntad puede simplemente ordenar y su voluntad será hecha.”

Dicha revelación bombástica revela la odiosa seguridad de la Orden; y el Hermético promedio puede también respaldarla. Entre las Tradiciones, solo los Verbenae y los Kha’vadi tienen una historia tan violenta como la Orden con la odiada Tecnocracia. No es accidente que los Masones Artesanos (originados a partir de una secta Hermética renegada) eligieron iniciar las hostilidades haciendo volar por los aires una de las ciudadelas Herméticas y organizar la Convención de la Torre Blanca en otro. No es tampoco accidente que el Maestro Baldric LaSalle eligiese acoger el Tribunal de Mistridge (El primer paso antes dela Gran Convocatoria) en las ruinas del primer ataque. Un Extático pudo haber proveído la inspiración, y un Verbena pudo haber traído nuevos aliados, pero fue la Orden la que forjó las bases sobre las que las Tradiciones han sido construidas.

Incluso las Tradiciones rivales aceptan la gran e impresionante historia de la Orden. En el antiguo Egipto, dos de sus más promisorios precursores inventaron el alfabeto; el Archimago Salomón que ató muchos espíritus que aún hoy sirven a la Orden; y Pitágoras, que fundó el culto de Hermes en Grecia. El Corpus Hermeticum, atribuido a Hermes Trigemisto forma la base de lo que es hoy la Tradición. Incluso los durmientes son capaces de nombrar algunos Herméticos de los mitos y leyendas: Merlín, Paracelso, Saint-German, Cagliostro. De Gandalf a Crowley, pasando por Harry Potter, la aceptación de la Magia pasa por los arquetipos herméticos. En el nuevo milenio, este grupo disfruta de la mayor aceptación popular que ha tenido nunca antes. Las masas puede que no estudien o conozcan las artes Herméticas, pero subconscientemente creen en ellas, y aceptan a la Orden como el rostro de la magia occidental.

Y así, a pesar de sus muchos y costosos contratiempos, los magos Herméticos saludan esta nueva era con renovada vitalidad.  Los Herméticos de hoy se suben las mangas para rehacer la Orden desde sus bases, preservándolas al mismo tiempo -con seguridad, conocimiento, excelencia y voluntad- intactas. Guiados por la visión de la ciudad de Pymander -el ideal de la Ascensión global a través de la Voluntad Mística- los Herméticos permanecen siendo los magos más dedicados en la perfección. Y dado su gran propósito, no podrían aceptar menos de eso.

Organización: La Orden es rígidamente jerárquica, disciplinaria y regulada. El Código de Hermes y el Peripehal Corrigenda dictan comportamiento, protocolo, reglas para certámenes, desafíos y las inscripciones propias en las entradas de cada Capilla. Trece Casas existen todavía como facciones en la Orden, algunas con una larga historia (Bonisagus, Flambeau, Quaesitor, Tytalus, Verditius, Ex Miscellanea), y otras más recientes (Fortunae, Hong Lei, Ngoma, Shaea, Skopos, Solificati y Xaos)

Iniciación: Los Herméticos reclutan de la academia, las religiones esotéricas, las órdenes religiosas, la ciencia o el ejército. El estudiante debe sobrevivir un aprendizaje estricto bajo un implacable mentor (máter o páter). La Orden reconoce nueve grados de progreso místico: Neófito, Fanático, Practicante, Iniciado, Iniciado Exemptus, Adepto, Adepto Mayor, Maestro, Escolar y Magister Mundi. El entrenamiento busca provocar para la conclusión del Tercer Grado un Despertar gradual más cercano a un proceso que a un repentino instante de claridad.

Esferas de Afinidad: Fuerzas provee el núcleo del entrenamiento Hermético. Algunas casas favorecen Vida, Materia, Mente y Espíritu como caminos secundarios, pero Fuerzas siempre es esencial.

Foco: Un mago Hermético domina sobre nada menos que los secretos del universo. Y así, los eruditos consumados deben controlar rituales antiguos y arcanos a través de estudio constante y práctica intensa. Emplear las corrientes elementales requiere conjuros, símbolos, sellos, parafernalia, lenguajes secretos, y los Herméticos son, por necesidad, reservados y suspicaces. Al tener tanto poder, es inevitable atraer rivales en todas partes.

La alquimia, dominio y Altos Rituales son el corazón de las prácticas de la Orden. Ningún mago carece de dicho entrenamiento. Ciertos Herméticos añaden magia del caos, el Arte del Deseo, Hipertecnología, Artesanías, Ciencia Extraña, Yoga y Magia Negra. Normalmente siguen paradigmas como Un Cosmos Mecanicista, Orden Divino y Caos Terrenal, La Ley del Más Fuerte, La Tecnología Tiene Todas las Respuestas y por supuesto, Trayendo de Vuelta la Edad Dorada.

 

Cargando editor
02/04/2017, 17:56
Director

 

La Sociedad del Éter

 

La única cosa que le impide a la humanidad alcanzar su sueño de una verdadera Utopía es su pequeña imaginación. Mientras que la gente le permita a la sociedad y a sus dirigentes dictar el tamaño y la extensión de sus sueños, el aburrimiento mundano y el sufrimiento que causa persistirá. Incluso las imaginaciones mágicas de muchas de las Nueve Tradiciones están obstaculizadas por lo que era permitido en el pasado por los Grandes Poderes, ya sean chamanes, faraones o sacerdotes. Sólo el futuro está libre de esas cadenas y permanece inimaginable. Sólo los verdaderamente audaces pueden hacer que el futuro sea real en el presente y no hay nadie más audaz que los Eteritas.

Siendo una sociedad de tecnomantes soñadores radicales, la antigua Sociedad del Éter fue incapaz de subsistir en medio del confinado y sofocante paradigma tecnocrático. Y aunque adoptaron su nombre con el inicio del siglo XX, estos científicos iluminados son los hijos e hijas de su más grande teoría: la Teoría del Éter, la sutil sustancia que subyace en todos los fenómenos del universo. Criticados durante mucho tiempo por ser un club machista debido a sus costumbres Victorianas, los Eteritas han progresado con el paso de los años. Y aunque los más ortodoxos insisten en mantener la corrección y los buenos modales, la Sociedad del Éter avanza hacia el futuro.

El linaje de los Eteritas se remonta a la antigua Troya, aunque muy pocos en las Tradiciones acepten dicha afirmación. Sus bases en la filosofía natural fueron establecidas entre los pensadores pre-socráticos de Grecia y el Mediterráneo, y registradas en el libro intitulado el Kitab-al-Alacir, o el Libro del Éter. Como el primer sistema de filosofía natural Inspirado (o Despertado), el Kitab es venerado por los Eteritas, muchos de los cuales han Despertado tras leerlo.

Cierto es que, bajo los estándares de muchas personas (e incluso de los lunáticos que les acompañan) muchos Eteritas son excéntricos, raros y hasta locos. Pero dicha locura es la llama de una estrella encerrada en un cascarón humano. En un mundo determinado a ser pequeño, la Sociedad del Éter educa héroes, y si dichos héroes hacen explotar laboratorios, compañeros e incluso… ehm… ciudades, dichas pérdidas son el costo de la verdadera Iluminación. Y el mundo ha mejorado como resultado de esto, después de todo, la era de las maravillas tecnológicas modernas es la mejor prueba de esto: Máquinas Voladoras, Tecnología de grabación, Curas para la mayoría de las enfermedades que solían ser mortales (bueno, no tanto en los lugares sin tanta ciencia… una lástima). Es así que, a pesar de sus costos y obstáculos, los Hijos e Hijas del Éter permanecen dedicados al avance de su maravillosa ¡Ciencia!

En el siglo 21, esta tradición ha surgido aún más. La influencia de la ciencia ficción (en especial de la rama Eterita, el Steampunk), en la cultura popular les permite posicionarse con orgullo en la vanguardia de los esfuerzos humanos. Entre las tradiciones solo los Adeptos Virtuales (y algunas veces los Akashayana) disfrutan de ventajas similares con respecto a la Paradoja. La realidad moderna favorece la Ciencia Extraña, y aunque los Eteritas a veces se extralimitan y sufren del Efecto Paradoja, más veces de las que no, la Sociedad del Éter suele salirse con la suya.

Para las demás Tradiciones, los Eteritas parecen egoístas, empujando paradigmas en donde solo los individuos pueden alcanzar la excelencia, dejando a las Masas atrás. Los Eteritas, sin embargo, buscan llevar los beneficios de la Ciencia Despertada para todos. “Todos o ninguno” es su credo. Como resultado, siempre buscan reconocimiento, no solo de sus pares iluminados, sino de las Masas. Dicha aceptación, bien lo saben ellos, reflejan el esfuerzo del espíritu humano: el espíritu que mira hacia el Mañana y las maravillosas cosas por venir.

Organización: Los Eteritas, a pesar de sus rimbombantes pláticas sobre la sociedad, están bastante fraccionados y son competitivos. Las colaboraciones existen como un medio para buscar elogios y alabanzas, la crítica tan sólo empuja de vuelta al laboratorio, buscando hacerlo mejor la próxima vez. Aunque muchos Eteritas se entierran en la investigación por semanas, eventualmente terminan buscando la compañía de sus pares, sin importar lo obsesivo que se vuelva su trabajo.

Iniciación: Prospectos son seleccionados por verdaderos Científicos basados en señales o pruebas de alguna clase de genio latente. El candidato iniciado recibe una prueba diseñada para forzarlo a confrontar las implicaciones de sus ideas. En muchas ocasiones, se le deja encontrar al Científico en formación una copia del Kitab-al-Alacir, cuyos conceptos suelen servir para Despertar la chispa de los grandes y brillantes logros por venir.

Esferas de Afinidad: Materia, Fuerzas o Cardinal.

Foco: ¡Ciencia! O más precisamente, un entendimiento imaginativo de los principios naturales canalizados a través de tecnologías físicas y energéticas. Mucho más prácticos que sus colegas Adeptos Virtuales, los tecnomantes prefieren emplear Ciencia que puede ser observada, tocada, demostrada y confirmada. Es por eso que la Ciencia Eterita es vistosa, romántica y futurista, aún si dicho futurismo parece sacado de las obras clásicas de ciencia ficción que de los hechos científicos mundanos. Como práctica, un Eterita usará todo aquello que parezca funcionar. Muchos Científicos, sin embargo, favorecen variaciones esotéricas de la alquimia, artesanías, cibernética, hipertecnología, hackeo de la realidad y por supuesto Ciencia Extraña. Sus Paradigmas comunes gravitan alrededor de conceptos como Un Cosmos Mecanicista, Todo es Información, La Ley del más Fuerte y Todo es una Ilusión. Sin embargo, la mayoría sigue La Tecnología tiene todas las Respuestas.

Cargando editor
02/04/2017, 17:58
Director

 

Verbenae

 

La vida es mierda, orines y sangre. El dolor y el placer son derechos de nacimiento inevitables. Nuestros espíritus no son un aspecto trascendente separados, sino que son la vitalidad bruta de la vida misma. Inspirados por antiguos saberes místicos, la tradición Verbenae ve la vida como ese maravilloso e implacable ciclo: el baile de los elementos el que el mago puede intentar añadir notas, sin poder resistirse a bailar. Esta visión suele aterrorizar a la mayoría de la gente y es por eso que les gusta a los Verbenae. Si no puedes aceptar la verdad, lo mejor es que te pires.

Así como la planta de la que viene su nombre, los Verbenae se destacan en curar, ver el futuro y purgar. Ninguna Tradición entiende la Magia de Vida tanto como ellos. Son Maestros de cambiar formas, de tratar con los animales, de plantas y del clima, los Verbenae se mantienen cerca de la Naturaleza en la más pura de sus formas… y algunas de esas formas pueden ser verdaderamente sangrientas. Aunque es raro, los Verbenae han sido conocidos por practicar sacrificios animales y humanos. Sin embargo, más a menudo, tallan runas en su propia piel, resisten duras pruebas, se someten a fuertes privaciones y cometen actos de auto-sacrificio para evitar lastimar a otros seres vivos. Cada jardín Verbena tiene un Árbol del Mundo, un símbolo de la Creación. Estos árboles han sido manchados de rojo por los rituales que han tenido lugar bajo sus ramas; y entre más oscuro el rojo, más poderoso es el jardín.

Las prácticas antiguas de los Verbenae son, bajo la mayoría de los estándares, severas. Sangre, sexo, pasión en su forma bruta, esas son las herramientas que muchos Verbenae prefieren. Hierro frío, madera tallada, fuego, ropa natural, comida orgánica, entre más simple, más poderoso es el efecto. Aunque algunos Verbenae hagan concesiones con el mundo moderno -coches, armas, algún programa de TV preferido- esta Tradición permanece en grandes números tercamente anclada en sus arcaísmos. Y aunque pueden ser compasivos a su manera, los Verbenae no tienen tiempo para paciencia o debilidad. Para ellos, la comodidad del mundo tecnológico engendra pereza y enfermedad. “Hasta que no pases un mes…” te dirán ellos “en la naturaleza, con nada más que la ropa que llevas puesta o mejor aún, sin ella, no sabrás lo que es verdaderamente la realidad.

Organización: Aquelarres, muchas veces en números significativos (13, 9, 7 o 3) son las bases de este grupo. Verbenae solitarios existen, pero la mayoría de los miembros de esta Tradición prefieren trabajar en grupos. Generalmente hay más mujeres que hombres, y aquí reciben más respeto que en otros grupos. Muchas magas tienden a gravitar hacia esta Tradición por esta razón. Dos líderes (tomando los roles de sacerdote y sacerdotisa, sin importar su sexo) gobiernan los grandes aquelarres. En el caso de los grupos de tres personas, una bruja suele estar a cargo. Los Aquelarres favorecen los miembros de más edad sobre los más jóvenes y los aquelarres más tradicionalistas suelen ser bastante autocráticos. Sin embargo, las disputas se resuelven a través de votos… que involucran desafíos, pruebas o combates.

Esta tradición respeta linajes fuertes y, siempre que es posible, los aquelarres Verbenae siguen linajes familiares. Cada aquelarre posee un jardín propio. Grandes reuniones ocurren hasta ocho veces al año, dos durante los dos equinoccios, los dos solsticios, en Imbolc (Feb 2), Beltane (May 1), Lammas (Ago 1) y Samhain (Oct 21). Algunos ocurren también en Navidad (Dic 25) y en Julio 1, especialmente con los cambios en el clima y los ciclos de la naturaleza.

Iniciación: Los nuevos Verbenae deben pasar un ritual de muerte y renacimiento, un periodo de estudio, pruebas y meditación en un clima de presión (algunas veces ilusorio y otras, real). Y si los miembros del Aquelarre están satisfechos con la honestidad y dedicación del iniciado, llaman a los elementos como sus testigos. Los Verbenae, así como en los tiempos de la hoguera y la inquisición, son leales hasta la muerte.

Esferas de Afinidad: Vida, Fuerzas

Foco: Las artes Verbena se concentran en hacer mucho con muy poco. Sus herramientas son prácticas y simbólicas, con usos que van hasta la antigüedad. Son “Paganos” en todo el sentido de la palabra y su Magia tiene profundos vínculos con la naturaleza. Cambiar de forma, transformarse, curar, herir, adivinar, purificar, crecer, marchitar, ciclos naturales y la caprichosa naturaleza de la Fortuna son especialidades de las Brujas. Para todos los Verbenae, la Creación es Sagrada y Vive. Como la Creación, la vida y la divinidad no son particularmente amables, otros paradigmas comunes incluyen Un Mundo de Dioses y Monstruos, La Ley del Más Fuerte, Trayendo de Vuelta la Edad Dorada y Todo es Caos. La Brujería es el núcleo de las prácticas de este grupo, con algunos individuos favoreciendo el vudú, Dominio, Ciencia Extraña, Magia del caos, Yoga, Artes Marciales, Altos Rituales, Cibernética, El Arte del Deseo, Artesanías, Medicina e incluso Hipertecnología Orgánica.

Cargando editor
02/04/2017, 17:59
Director

 

Adeptos Virtuales

 

¿Qué es real? Cuando ves algo, tocas algo, conoces algo, ¿es real, o es simplemente una colección de señales, piezas de información que se agrupan en tu mente y te hacen pensar “esto es real”? Para los Adeptos Virtuales, todo (edificios, herramientas, plantas, animales, gente) puede ser representado como información. Descubre el código detrás de algo, dicen los Adeptos, y descubrirás como cambiarlo, mejorarlo o borrarlo. Dado que la información es abstracta, no necesitas ni siquiera tocar lo que quieres cambiar. Si sabes cómo, puedes ajustar lo que sea sólo cambiando su código. Y puedes cambiar el código desde cualquier parte.

La Tradición más joven comenzó como una Convención Tecnocrática que fue alienada por sus antiguos aliados. Este pasado Tecnocrático dejó un estigma que muchos magos no están dispuestos a ignorar y, en respuesta, muchos Adeptos desdeñan los métodos primitivos de sus nuevos aliados. La Humanidad, creen los Adeptos, no debe estar sujeta a filosofías limitantes, como la religión, el gobierno o la naturaleza. En su lugar, los Adeptos buscan la singularidad tecnológica, en la que las limitaciones de la humanidad son desechadas y la gente puede rehacerse a sí misma para ser mejores, más brillantes y pos-humanos. ¿Por qué concentrarse en volver a la naturaleza o rezar a dioses ausentes, si, al fin y al cabo, puedes cambiar el mundo y a ti mismo, para no necesitar más a dicha naturaleza y para convertirte en un dios?

Como su nombre lo indica, los Adeptos Virtuales pasan mucho tiempo en el mundo virtual. Si puedes interactuar con otras personas o controla objetos en el mundo real con tu telepresencia en línea, ¿por qué entonces molestarse con la deprimente realidad de un apartamento destartalado y un cuerpo limitado hecho de carne mortal? Aún en este espacio de carne banal, sin embargo, los adeptos virtuales se rodean a sí mismos de computadores, monitores, notepads digitales, smartphones y toda suerte de juguetes tecnológicos. Los más poderosos entre ellos, sin embargo, han aprendido a manipular la realidad sin usar la tecnología, una hazaña que resalta el control del grupo sobre el código de Dios dentro de su creación. A pesar de toda su visión futurística, los Adeptos se consideran a sí mismos magos en el sentido clásico. Sus artes rehacen la realidad a través de la visión, la técnica y la Voluntad. Un adepto moderno puede que no llame a lo que hace Magia (aunque muchos lo hacen), pero se ve a sí mismo como hijo de Mercurio, el bromista, el Mensajero del Dios en la Máquina. Como los Adeptos, Mercurio está en todas partes al mismo tiempo, socavando las suposiciones sobre la audacia de sus Artes. Especialmente en esta era, cuando la tecnología es el camino hacia la libertad y el instrumento de opresión, el mundo necesita bromistas audaces y así, los Adeptos del siglo 21 crecen menos virtuales y mucho más reales.

Organización: Los Adeptos son anarquistas que respetan los méritos. Evitan cualquier organización estándar y odian las jerarquías convencionales. En los 90s basaron su respeto en el reconocimiento de sus pares ganado a través de actitud y logros. Sin embargo, la tradición ha madurado y se ha diversificado desde entonces, los logros personales del Adepto (en lugar de sus títulos o su antigüedad) significan aún todo a los ojos del grupo. Ingenio, astucia y creatividad tecnología, junto con un sentido de reforma sociológica pueden legar a significar mucho más que ser un popular ícono en línea. Hay una reverencia especial por los Adeptos que han echado abajo estructuras sociales opresivas y un odio visceral por aquellos que apoyan dichas estructuras en el espacio de carne.

Iniciación: Los Adeptos Virtuales tienen un proceso de iniciación social brutal. La idea de privaciones físicas, desafíos del maestro al aprendiz, búsquedas espirituales les parecen absurdas. En su lugar, los Adeptos típicamente les dan a sus aspirantes misiones crípticas de sabotaje de estructuras autoritarias, robo de información clasificada, o creación de bromas divertidas para reducir la autoridad de bastardos corruptos y exponerlos como el fraude que son. En algún momento crítico, el iniciado es dejado para defenderse por sí mismo. Una apropiada e imaginativa solución a su problema le gana el apoyo de sus pares y un lugar entre los Adeptos.

Esferas de Afinidad: Correspondencia/Datos y Fuerzas

Focos: Todo es Información y Un Cosmos Mecanicista. Cada herramienta o práctica que el Adepto utiliza se concentra en dar forma, alterar, manipular, recoger, almacenar, recopilar, influencias o destruir información. Dichas herramientas van desde obvios ordenadores (que pueden estar varias generaciones por delante de los que están convencionalmente disponibles para las Masas), pasando por la nube, hologramas, implantes, nanotecnología, bebidas energéticas, estímulos de alteración de los sentidos, cortes inspirados en el manga, androginia de moda, máscaras provocativas, etc. Todos los Adeptos, sin embargo, mantienen los implementos de su tecnomagia a la mano. Para muchos Adeptos, los ordenadores son más la parte más importante de su identidad, más que cualquier atuendo o accesorio. Los dispositivos personales de un adepto están siempre fuertemente personalizados y estilizados. Siendo los más dotados hackers en existencia, los Adeptos usan varias formas de cibernética, hipertecnología, Ciencia Extraña, Artes Marciales, Magia del Caos, Magia Sórdida y algunas veces Chamanismo, Vudú, Loca Sabiduría y Brujería con un sabor tecnológico.