Partida Rol por web

[HLdCN] La puerta de Fäe

La mirada clavada

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12233925
16/03/2015, 01:50
Serindë

Asentí brevemente y una pizca de malicia sonó en mi voz. - Sí, pero lo que él no sabía era que se llevaría a la instigadora también. Es casi poético. Dolorosamente poético. Aina es veneno y Eirien parece estar sumándose al carro. Nos acusan a ambas de ser astutas y peligrosas. 

Negué después con mi esencia ondeando suavemente. - Misty protegerá a Ivanna. En Misty mora Elendë, el hermano de Elendire. Dos veces pudo protegerla y dos veces no lo hizo a pesar de que sospecho que ella se lo pidió. Se siente culpable y la cubrirá esta noche para paliar ese peso.

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12235254
16/03/2015, 13:34
Lassa

Busqué la calma en el suave ondeo de la esencia de Serindë negando la insensatez de Misty. El interior de mi esencia había sufrido al menos seis heridas en una misma noche y el ponzoña amarga de esas quebraduras me resultaba realmente incómoda y molesta.

- Dos veces pudo protegerla y dos no lo hizo. - repetí compadeciéndome en ese hecho - Y esta noche dejará que la culpa la guíe, la culpa y no un sentimiento fraternal. Bien, así si Kammy la arrastra al infierno, Elendë perderá esa carga.

Guardé silencio, concentrada en encerrar las venas de tósigo en alguna esquina todavía vacía - Cuando el destino me reúna con Eirien, procuraré que mis cachorros me acompañen, quizás deje a Eimedia adelantarse. - suspiré lejos de Serindë vaciándome de aquello que no le hacía ningún bien y acaricié su esencia a consciencia, aferrándome a antiguas promesas. - Volveré con vosotros a las Ruinas. - murmuré aceptando algo demasiado pasado - Faë necesitaba una purga, creí la podredumbre solo existía en Palacio, resulta que lo correcto era decir que en Palacio solo existe podredumbre; pero ésta no encuentra allí sus límites. 

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12236934
16/03/2015, 20:21
Lassa

En cuanto el mundo empezó a desmantelarse, y los ríos de almas buscaron su paso a la superficie, apagué toda conexión focalizándome únicamente en la supervivencia de los míos, y por extensión colaborando a la de todos.

Cerré todas las puertas de mi mente, salvo una. La única que necesitaba poder sentir, aquella que motivaba mi fuerza para seguir. Me encerré en ese lugar compartido, y me esforcé por no abandonar el tacto de la esencia de Serindë en ningún momento, para no dejar de sentir como sus emociones me llenaban y me enseñaban a usar esa fortaleza que tanto admiraba en ella y deseaba en mis cachorros.

Cuadré mi esencia dispuesta a ser un escudo a todo mal que consiguiera abrirse paso hasta ese punto; y, finalmente, me deshice rendida cuando el terremoto cesó.

- Vanya.- enuncié en una anotación personal expresada en voz alta - Reconocería ese hielo en cualquier lugar.- me expliqué para Serindë- Lo sentí dentro de mí, fue tan mío como es de Lyman ahora. Solo que cuando estuvo en mí no hizo más que helar mi esencia. Él, en cambio, lo ha dominado, Vanya le ha dominado.

Guardé silencio, tras mi discurso, y froté mi esencia con la de Serindë disculpándome por la falta de tacto - Estas bien.- constaté con una sonrisa orgullosa - ¿Algún rasguño?- pregunté enredándome en ella con ternura maternal, arropándola como solía arropar a mis ángeles. Y esperé el paso de la noche, acunándola con sutileza, en un movimiento casi imperceptible.

- Buenos días mi ángel.- la llamé con el alba y guardé silencio sintiendo los latidos de su esencia esperando que rompieran el ritmo de Leithian en los míos.

- Espero haber quemado el puente de regreso de Aina, de Eirien, de Elendire . - suspiré con un tinte amargo - Deseé recuperar la mirada condescendiente de Eirien, realmente estaba dispuesta a ello .- le expliqué sin mostrar arrepentimiento alguno, más bien como una necesidad de expulsar aquella muerte de la esquina dónde la había almacenado - Se lo había advertido, no sé tolerar las traiciones a la confianza. Fue ella misma quien puso el último clavo en su ataúd.

Inspiré profundamente y volví a sonreír con dulzura al llenarme de la aroma de Serindë.

- Si hurgara en la esencia restante del cuerpo de Anya ¿qué crees que encontraría? ¿un vacío? ¿el fata habitante de Lyman? ¿quizás la oportunidad de expulsarla? - sonreí con malicia dada su historia - Sea como sea, quizás ella sea la causa de la agitación del equilibrio. Quizás sea hora de ahogarla.

Notas de juego

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12237313
16/03/2015, 21:27
Serindë

El temblor convocó todo nuestro potencial, lo mejor de cada poder de cada Fata y mientras el mundo se desmoronaba a nuestro alrededor, mi esencia se aferró a la de Lassa, sin querer perderla ahora que había vuelto a encontrarla. Cuando todo terminó y mi carcasa empezó a buscar la de Lera, mi esencia se recluyó en aquel lugar que una vez había sido el único lugar seguro. Tal vez necesitaba un desastre como aquel para volver a serlo. Asentí a sus palabras sobre Vanya, yo también me había percatado del nuevo poder que Lyman había exhibido ante todos.

Después me apoyé en ella, permitiendo que Lassa me acunase como Falmari nunca había hecho, dejando que adormeciese mi esencia mientras mi carcasa no cesaba en su trabajo. 

Suspiré al despertar en una ciudad derrumbada y rasgada y mi esencia ondeó al ver los cadáveres que la noche había traído. - Espero por todo lo Desconocido que las arpías no vuelvan otra vez. Aunque sospecho que a Xia le debe quedar otra cadena libre. Me pregunto a quién invocará con ella... Con quién querrá ligar su vida. 

Escuché y comprendí sus amargas palabras sobre Eirien. Respeté ese dolor sin echar más leña al fuego, no era necesaria. Me limité a rodearla con calidez. Y ante sus preguntas, medité un instante antes de responder. 

- Creo que no encontrarías nada. Nienor no está en ninguna parte. No está en el reino de Aina, no está tampoco en el puente, pues Lera tenía una conexión con él y la perdió. Creo que tan sólo el vacío morará en esa carcasa rubia. Nienor se ha perdido para siempre. Y sí, creo que ha llegado su momento. Pero hasta que el reloj nos reclame, podemos disfrutar escuchando sus excusas...

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12253084
19/03/2015, 21:27
Lassa

Abusé de la calidez de Serindë, y dejé que el silencio tomara de nuevo nuestro lugar compartido. Pero esta vez era un silencio cálido, suave y reconfortante. Ni siquiera me percaté de que el tiempo había seguido discurriendo, una tarde en un parpadeo.

- Parece que se ha dado por vencida. - comenté con fastidio - Tanto que alardeaba de su palabra y al final del camino ha decidido guardarlas para sí. Quizás el silencio acabe con ella. -comenté sin sentimiento alguno y, sin embargo, esa afirmación abrió una brecha de helada en un punto ignorado de mi esencia.

Froté mi esencia con la suya, regodeándome en su presencia y el sentimiento de plenitud que la acompañaba incluso cuando el odio de la ciudad buscaba penetrar en nuestras carcasas e instalarse en cerebros y miradas.

- Serindë. - suspiré destapando la vasija de mis inquietudes - ¿y si es culpa mía? ¿y si es la guerra que tanto he albergado la que nos impide volver a Faë? Le he dado cobijo, más de una noche, más de dos; ¿y si quien altera el equilibrio es la propia balanza?

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12253319
19/03/2015, 22:19
Serindë

La inquietud de Lassa hizo ondular mi esencia mientras la arropaba con ella. - No. - Me opuse con un tono rotundamente suave. - Recuerda lo que dijeron. Todos tenemos la Guerra en nuestro interior. Todos. Pretender que son otros los que la poseen es hipócrita. Esto no se detendrá hasta que un bando se dé por vencido o sea eliminado. No es culpa tuya, aparta esa idea de tu mente. Tan sólo estás haciendo lo que debes para seguir adelante, como hacemos todos. El fin está cerca. Puedo sentirlo. Creo que casi podemos tocarlo con los dedos.

Me detuve tan sólo un instante antes de continuar. - Falmari va a volver y se va a llevar a Seth al hacerlo. Pronto, dice. Pero también me ha advertido que Ivanna volverá y no lo hará sola. Está haciendo una especie de concurso en el reino de Aina para ver quién es digno de volver a su lado. - Me crispé. - Esa chica y su manía de ir y volver me molestan. Es peligrosa en su locura. 

Suspiré quedamente. - Y supongo que Celebia todavía levantará a alguien más, pero ambos caerán cando vuelva Lera. Cada vez falta menos.

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12255497
20/03/2015, 12:02
Serindë

Cuando el combate finalizó en aquel puente, maldije entre dientes. - Esto no es bueno. Vanya ha sobrevivido y podrá prepararse para mañana. Pero no sabremos si se protegerá ella misma o a Falmari. Es arriesgado.

Mi esencia ondulaba con impaciencia por el regreso de Lera. - Ya falta poco para la caída de la princesa. - Dije mientras esbozaba una sonrisa nerviosa. - En unas horas todos los pilares del Palacio habrán caído llevándose su corrupción y su veneno con ellos. 

- ¿Qué harás esta noche? - Pregunté entonces, cambiando de tema pues Lera no iba a volver antes por muchas vueltas que le diese y busqué la esencia de Lassa, volviéndome hacia ella con curiosidad. - Tal vez... Podrías derramar la sangre de Vanya. Así mañana con el reloj podríamos hacer caer a Falmari sin ningún estorbo y tal vez todo terminaría. 

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12256723
20/03/2015, 16:32
Lassa

Me dejé llevar por la ondulación de la esencia de Serindë, e imité su movimiento, uniéndome a ella como las aguas de un afluente al río.

- En unas horas todo encontrará su lugar. - sonreí por el regreso de Lera y la marcha de Palacio. La idea de volver a ver a Eimedia estalló dentro de mi estirando mi esencia hacia las equinas de mi mi mente, impacientes y temblorosas y el tiempo que tan poco valor había tenido en mi vida, de pronto, empezó a doler. Dolor que procuré ocultar a Serindë, como había ocultado a Aidëmie el inminente regreso de su hermana.

- No. - murmuré tomando el camino de evasión que ofrecía Serindë - No sé lo que haré. Pensé en derretir su hielo, en albergar la furia del Bosque una vez más. Pero necesito ver a Leithian una vez más, recordar lo que fue y ha olvidado. Es...es algo que necesito saber antes de volver a verle.

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12257383
20/03/2015, 19:49
Serindë

Asentí despacio. - Creo que si tomas a Leithian el resultado será similar que si albergas la furia del bosque. - Respondí, quedándome pensativa un par de segundos. - No creo que nos equivocásemos con él. Pienso que el vendedor de humo se vio solo y acorralado y mintió sobre Leithian hablando de una falsa inocencia. 

No estaba segura de si lo creía o tan sólo lo deseaba para pensar que el día anterior había hecho lo correcto. Pero permití que esa idea se enraizase en mi esencia. Por el momento. - Sospecho que si lo tomas, podrás destruir el hielo de Vanya. - Volví a asentir lentamente. - Adelante, sacia tus dudas pues es mejor saber que no saber.

Hice una pausa antes de añadir algo más. - He perdido el contacto con Falmari, ha desaparecido del lago. No sé qué hará esta noche, espero que estemos a salvo.

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12257569
20/03/2015, 20:33
Lassa

Las palabras de Serindë llevaron mi sonrisa más allá de mi esencia, reflejándose en los labios de mi carcasa y en toda su piel.

- Leithian.- respiré su nombre una vez más ignorando la supuesta alianza de éste con el guardián del Bosque y la sirena y asesntí feliz. - Sí importa lo que fuimos. - contradije el director de mis latidos cn un matiz de culpabilidad por ello.- Desharé ese hielo. Hoy, mañana, pasado... pero se derretirá en mis manos. - sonreí en una expresión macabra, dotando con ello esa afirmación de un carácter amenazante.

E inmediatamente mudé de nuevo a la calidez de la esencia de Serindë, a la ternura que ella merecía - Quizás haya abandonado el lago, quizás buscó tu muerte en Faë, pero te quiso, no importa lo que diga: madre fue, madre sigue siendo. Yo misma lo sentí.

 

 

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12259369
21/03/2015, 11:57
Serindë

Me sentía nerviosa y expectante. La vuelta de Lera estaba cada vez más cercana y sabía que estaría en vilo hasta que pudiera abrazarla de nuevo. La caída de la falsa princesa me producía también regocijo pues merecía estar junto a su amiga la mentirosa y su amigo el asesino de niños. Pero también estaba la expectación por lo que depararía la noche. Cada vez éramos menos y la sombra de Vanya era alargada y fría. Podía sentir la paz de Fäe al alcance de nuestros dedos, por fin. Y pensar que llegaríamos a ella sin Aina, ni Celebia cerca, me hacía sonreír mientras mi esencia se revolvía nerviosa. 

- Falta tan poco... - Murmuré, apoyándome en la esencia de Lassa y tratando de mantener la calma pues lo que tuviera que ser sería. - Siento que estamos tan cerca... 

Suspiré al pensar en Falmari. Producía emociones contradictorias en mi interior. En Fäe la había odiado, despreciado y olvidado. Pero no la había conocido hasta hacía muy poco. Y había llegado a apreciarla como era. 

- Sí. Creo que me quiere. Al menos tanto como puede querer. - Mi esencia se revolvió un poco. - Yo no voy a pensar en ella mañana. No después de que me advirtiese sobre Aina. Si no hubiera sido por ella, Aina seguiría viva y vertiendo veneno sobre mí. Sé bien que debe caer para que la paz llegue y no pienso oponerme de ninguna manera. Pero yo no voy a derramar la sangre de mi madre. 

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12263281
22/03/2015, 19:49
Serindë

El mundo entero enloqueció alrededor de nuestras carcasas con la última llama que completaba el reloj. Y mientras los muertos paseaban con su verdadera forma por aquella ciudad derruida, me refugié en ese lugar que unía mi esencia a la de Lassa. 

- ¿Qué ha pasado? Todo es una locura... ¿Por qué están de vuelta? ¿Es una despedida? - Pregunté, sintiéndome confusa e incómoda con muchas de las presencias que habían llegado a la ciudad. Todas las Fatas que apreciaba estaban vivas, así pues para mí no había reencuentros felices que buscar entre los caídos. 

- ¿Tomaste a Leithian? - Pregunté entonces con curiosidad, intentando apartar mi mente de la presencia de Aina de nuevo sobre aquel puente. - ¿Qué ocultaba su esencia? - Entonces recordé un detalle más y una pregunta más se sumó a las anteriores. - ¿Recuperaste a tu pequeña con la caída de Xia?

Cargando editor
Lassa Cargando pj
24118/12264095
22/03/2015, 22:35
Lassa

La confusión de Serindë me resultó adorable, mostrándome en ella la esencia de esa pequeña que había sobrevivido al lago y aun así seguía sin ser más que un retoño.

La abrace con mi esencia, y respondí con más seguridad de la que realmente poseía - Sí, es una despedida, solo una visita fugaz, una pieza más a ese sentimiento que te invada de que el fin esta cerca. - una parte de mí esencia colocó un beso en su frente aun sin que nuestras carcasas llegasen a tocarse, aun cuando otra parte de mi esencia se alejaba de ella, en ese lugar compartido, la cordura que me quedaba se aferraba al sustento de mi vida.

- Sentí la pureza de Leithian, inhalé su esencia y sentí despertar en la calma de su abrazo. Una calma que se quebró, y se calvó en mi como mil agujas ardientes y afiladas, sentí como una parte de mí moría en ese abrazo, una parte de mí que era suya. Me arropé en ese dolor, sentí la misma venganza que me había mantenido con vida. Y luego comprendí, que mis sentimientos eran suyos, que mi dolor fue su muerte; que mi venganza fue suya.

Mi esencia empezó a ondear, nerviosa, indecisa y temerosa. - Serindë...- la acarició a conciencia una última vez - Mis cachorros han vuelto a mi, Leithian siempre cuidó de mi. - guardé silencio buscando fuerzas para confesar aquello que se removía en mi interior. - Deseo tu felicidad por encima de todas las cosas, pero si la Bruma me llamase, si el olvido abrazara a mis cachorros...déjame partir con ellos.

- Has sido mi familia en esta ciudad oscura; Allegra fue todo lo que Anny tuvo una vez; y jamás dejaré de ser tuya. Pero solo encontraré las puertas de Faë si el equilibrio me devuelve el don de la resurrección. Solo junto a mis cachorros volverán a abrirse mis puertas para los soñadores.

Cargando editor
Serindë Cargando pj
24118/12265061
23/03/2015, 01:14
Serindë

Sonreí al sentir la calidez de Lassa rodearme, casi como al principio, antes de que todo se estropease. Y aunque ese lugar se había resquebrajado cuando mi familia fue atacada, a pesar de que aún estábamos tapando las grietas que aquel amanecer había creado, me permití pensar que todo iba a mejorar y a solucionarse. Que el final estaba realmente tan cerca como creía, que podíamos tocar Fäe con la punta de los dedos. 

Sus últimas palabras me revolvieron desde el centro de mi esencia. Me opuse. No por el egoísmo de no querer perderla, sino con la necesidad de salvarla de sí misma. - No, Lassa. No. - Dije y repetí, ondulándome al encararme a ella. - Ellos no son tus cachorros, son una ilusión tan falsa como sus palabras o su mera existencia. 

Hice una pausa y la rodeé, enroscando mi esencia en la suya, tratando de reconfortarla y mantenerla cerca de mí. No estaba dispuesta a perderla ahora después de todo lo que habíamos pasado. Seguí hablando, con una cadencia dulce y suave. - Leithian te mantuvo en pie con su abrazo y aunque él no esté ahora me tienes a mí. Nos tienes a nosotros, a mi familia. Nosotros seremos tu apoyo, nosotros te sostendremos. Si es a tus cachorros lo que deseas, te los daremos, eternamente jóvenes para ti. Tendrás sus risas infantiles para siempre si son ellos lo que necesitas. Tendrás lo que tú desees. Podemos crear cualquier sueño para ti. Pero permanece a nuestro lado, no escapes hacia la Bruma. No puedo perderte.