Partida Rol por web

[HLdCN] La puerta de Fäe

La sexta campanada

Cargando editor
Narrador Cargando pj
24118/12231489
15/03/2015, 13:59
Narrador
 

La décima campanada

Aquello fue extraño. El día avanzaba, y el reloj con él. Continuamente oíais las campanadas de la torre, y había llegado un punto en el que, salvo las temidas seis de la tarde, una hora era igual que cualquier otra.

Sin embargo en esta ocasión, con estas campanadas, algo diferente sucedió. Eran las seis, sí, y al sonar el último gong vuestra mente se desdobló. Pero lo hizo de una forma muy diferente a como lo había hecho otras veces.

Allí estabais, uno frente al otro. En una sala que se parecía a la que había en la torre del reloj, en el último piso. Sin embargo en esta ocasión sólo había un par de llamas: las dos que bailaban sobre el número VI abrazadas. Blanco y negro se mezclaban creando una imagen bella y efímera. Había algo distinto esta vez: la habitación parecía totalmente nueva, y en ella había dos butacas y un par de camas. Y otro detalle más: no había salida.

Allí estabais... Uno frente al otro. Y había otra cosa extraña: por una vez no os veíais Fata contra Fata, sino que eran los ojos de vuestras carcasas humanas los que se miraban, entre perdidas y confusas.

Notas de juego

Destinatarios actuales:

 Shawn D. Williams  Thomas Haynes

Cargando editor
 Thomas Haynes Cargando pj
24118/12231810
15/03/2015, 16:17
Thomas Haynes

Cuando se vio en aquel lugar, con Ohtar, sus músculos inmediatamente se tensaron. Su única intención era rebanar su cuello, y si que estaba enojado. Pero le daría una oportunidad, esperaría a que soltase aquello que tuviese decir, antes de sacar sus armas.

Cargando editor
 Shawn D. Williams Cargando pj
24118/12259472
21/03/2015, 12:28
Shawn D. Williams

Shawn se plantó ante Thomas y escudriñó en su mirada si había rastro del guardian que una vez fue, de Gelion. Casi al momento se envaró pero este terminó por desviar los ojos hacia un lado. El mismo que un día fue su compañero de armas ahora se reunía con él en aquella sala del reloj, pero esta vez lo hacía con cierta hostilidad.

— ¿Cómo crees que acabará todo esto, Gelion? — preguntó. — Desconozco qué es lo que debes estar pasando allí donde residas ahora, pero no debes olvidar que siempre hay esperanza.

Cargando editor
 Thomas Haynes Cargando pj
24118/12259995
21/03/2015, 15:43
Thomas Haynes

Gelion, con el cuerpo de Thomas, se abrazó a si mismo. Su mirada se relajó cuando escucho a Ohtar en el cuerpo de Shawn. Un suspiro escapó de sus labios, mientras fue camino a sentarse a la butaca.

¿No es obvio? Fäe quedara a manos del Consejo... Se habla mucho al otro lado de una princesa perdida, de una nueva heredera... Pero en el fondo, los que tendrán el verdadero poder, y quienes harán los que les plazca con Fäe serán ellos... - 

En las ultimas horas había pasado tanto al otro lado, que sería imposible explicar todo.

En el otro lado dicen que Nu-Taur-Dunath, que Andy (ni puta idea de quién sea como Fata) confirmaron que soy un traidor... - Sonríe de lado, molesto.- Eso es mentira. "Que su odio los alcanzara a todos más allá de a muerte", "Que esta obsesionado con que el Bosque es el pulmón de Fäe"... - Niega con la cabeza, bastante cansado.- Tanto mis palabras como mi misión fueron interpretadas de mala forma para favorecer a unos pocos...  Pero eso ya da igual en este punto, tu no confías en mi.- Giró sus ojos para observar a Ohtar.- La única esperanza que me queda es creer que el Bosque no sufrirá con todo lo que vaya a pasar. Y tu, ¿como crees que terminara todo? 

Cargando editor
 Shawn D. Williams Cargando pj
24118/12263829
22/03/2015, 22:07
Shawn D. Williams

El guardian enmudeció con las palabras de Gelion, no dejaba de preguntarse qué era eso de una princesa perdida y de una nueva heredera. El bosque no se sometía al poder de Palacio. Sin embargo muy a pesar de Ohtar era cierto que el linaje de la familia Real tenía un gran impacto en toda Fäe. 

Este suspiró y negó con la mirada perdida en el horizonte. — Si, conozco los detalles. Creo que de alguna forma Elendire tiene relación con la desaparición de la heredera. Cuando llegó al bosque, cuando la encontré... Escapaba de alguien. 

De nuevo tomó aire profundamente. — Mucho me temo que de algún modo está involucrada.

— Pronto acabará todo Gelion, terminaré por reunirme contigo y Lismar... Muy pronto. Por desgracia la responsabilidad para con el bosque recaerá sobre fatas más jovenes, nuevos guardianes serán nombrados. Seremos olvidados.

Ohtar no acababa de creerse sus palabras, parecían impropias de él. Pero después de vivir los eventos de los últimos días su manera de pensar había cambiado drásticamente. Ya no se mostraba tan confiado con el éxito, ya no veía forma de sobrepasar los problemas y llegar a Fäe con vida.

Cargando editor
 Thomas Haynes Cargando pj
24118/12263930
22/03/2015, 22:18
Thomas Haynes

Río un poco con las palabras de Ohtar, mientras negaba con la cabeza divertido.- Eres demasiado derrotista, mi viejo amigo.- Abrió los dedos de su mano derecha, y una botella de licor de raíces verde se formo en ella a partir de la tinta que moldeaba la realidad que de Gelion era exudada, como las que estuvo haciendo aparecer mientras estuvo vivo. Le dio un trago a la botella, para después ofrecerle la bebida a Ohtar.- Vaya mierda de guardián tiene el Bosque. 

- Si me preguntas, creo que volverás a Fäe... ¿Qué Fäe? Esa es la cuestión. Aunque vistas como están las cosas, parece que la Bruma se lo tragara todo... Si tan solo pudiesemos traer el Bosque... El Bosque podría repararlo todo. 

Hizo una pausa, para escuchar lo que pudiese decir Ohtar, y cuando pasaron unos segundos de silencio, decidió volver a comentar.

Ohtar... Fäe necesita cambios... No hablo de destruir el Palacio, o la Linde, ni nada... Hablo de igualdad para cada rincón de Fäe. Tu lo sabes, el Bosque puede traer vida a Fäe. El Bosque es el pulmón de nuestra tierra. Cualquiera puede negar eso, excepto nosotros, la gente del Bosque... Yo no voy a volver, pero si tu lo haces, no te quedes sentado, no te cruces de brazos. Pero por sobre todo, no confíes en el Consejo en ningún momento.