Partida Rol por web

[HLdCN] La puerta de Fäe

Noche 2: El poder de la palabra

Cargando editor
 Shawn D. Williams Cargando pj
24118/12116838
15/02/2015, 18:10
Shawn D. Williams

Todavía apoyado en la pared, Shawn observaba como Paul se centraba en el cadáver del viejo Roger. Al fin sería capaz de explicarnos la verdad y sabríamos si aquel hombre ya fallecido era merecedor de nuestra confianza. Estaba convencido de que Roger había visto algo en alguno de los presentes, algo que pondría en jaque a los asesinos y que por eso lo habían matado. 

Entonces y de imprevisto ese frescor invadió las calles, Shawn se puso en pie de inmediato y aprovechó para respirar profundamente. El aroma del bosque de Fäe lo revitalizó, fue breve pero lo suficiente esperanzador para interarse de nuevo por su futuro. -Y así vuelve otro entre nosotros. -dijo con media sonrisa y acercándose al actor. -Bienvenido de nuevo, ¿cómo es eso de estar cadáver?

Escuchó entonces como Paul daba su veredicto y aquello lo hizo dudar de nuevo. -Confío en tu palabra, Paul. Acto seguido Shawn giró el cuello hacia el resucitado y habló con una pizca de hostilidad. -¿Es eso cierto, Templar? -preguntó con una mueca de desconfianza por las nuevas evidencias. -Los habitantes del palacio nunca dejaréis de sorprenderme.

Cargando editor
 Lera Madison Cargando pj
24118/12116866
15/02/2015, 18:52
Lera Madison

La gélida mirada de desilusión de su hermano fata atravesó como una lanza el pecho de Lera, disminuyendo el brillo en sus oscuros ojos. Desde que habían recuperado sus recuerdos, todos y cada uno de ellos habían adquirido un distinto significado, y sentir como decepcionaba a quien parecía creer aunque fuera solo superficialmente en ella, era un dolor difícil de enfrentar. Sin embargo, su gesto no se torció ni dio señales de tal tristeza, no más que aquel cambio sutil en su mirada. 

Tienes razón. No hay salida sin sangre. - dijo mirando a Seth, aunque su respuesta iba claramente dirigida a la resurrección del actor que tanto odio provocaba en su corazón. Soltó la mano del ciego y se llevó ambas a los bolsillos, para sacar una pequeña hoja de navaja. Empezó a jugar con ella entre los dedos de la mano derecha, con ambas manos colgando a cada lado de su cuerpo, distrayendo su mente. Volviendo su atención al drogadicto y al del tatuaje de dragón, añadió - ¿Y entonces? ¿Cuál es el plan?

Cargando editor
 Misty Holes Cargando pj
24118/12117242
15/02/2015, 20:35
Misty Holes

Una guitarra.... Murmuró Misty, llevándose una mano a la boca. ¡Oh! ¡Ahí hay una! Los que miraron pudieron ver que una guitarra llena de colores vivos se materializaba de la nada apoyada en una barandilla del puente. Corrió hacia allí y cogió la guitarra con ambas manos. Tras contemplarla durante unos segundos, la alzó para que Allegra la pudiera ver y se dirigió hacia ella con la misma velocidad a la que había ido. ¡Toma! Le dijo, dedicándole una sonrisa.

¿Vas a tocar algo? Dijo, mirándola expectante. Sin embargo, antes de que pudiera empezar a tocar, algo se movió y atrajo la atención de la joven. Era Roger.

Se mantuvo en silencio, mirando al hombre y escuchó el veredicto de Paul. Su expresión no cambió, simplemente siguió mirándolo hasta que se decidió a andar hacia él. ¿Te encuentras bien? Le preguntó, tendiéndole la mano. Es una sorpresa que hayas vuelto, no te esperábamos. Comentó, dedicándole una sonrisa. Tu presencia aquí, aunque no sea bienvenida, podrá aclarar las cosas.  Le dijo, ensanchando la sonrisa.

¿Zaira, quién esta enfadado por la muerte de Jane y por qué? ¿Qué ha dicho? Preguntó, girando la cabeza a la mujer. ¿Saben algo que nosotros no sabíamos? Porque a mí ella me parecía bastante sospechosa.

Cargando editor
 Allegra Blue Cargando pj
24118/12117488
15/02/2015, 20:47
Allegra Blue

Allegra siguió la mirada de Misty hacia la barandilla del puente y una sonrisa brotó en sus labios por primera vez en muchas horas al ver la guitarra. Cuando la joven se la acercó, estiró la mano despacio para tocarla con la punta de los dedos y asegurarse de que era de verdad, sólida y tangible. Su aspecto era bastante estridente y hortera, con todos esos colores brillantes, pero lo cierto era que llegados a ese punto a Allegra eso le importaba más bien poco. 

Rodeó el mástil con la mano y dedicó una sonrisa sincera a la muchacha de blancos cabellos. - Muchas gracias, Misty. - Parecía que iba a añadir algo más, pero un movimiento llamó la atención de la chica y los ojos de Allegra siguieron los suyos hasta el lugar donde el actor descansaba. Sus heridas se restablecían. Salvo por esos dos nombres, que permanecían grabados en su piel. - ¡Vaya! - Exclamó sorprendida mientras su sonrisa se desvanecía.

Escuchó las palabras de Paul y su mirada se ensombreció, todavía sobre Roger. Fue entonces cuando, al ver cómo el cielo volvió a cambiar y dos llamas nuevas aparecieron unidas, Allegra echó cuentas y suspiró. - No podía ser algo tan sencillo. - Dijo para sí misma, con los ojos puestos en el reloj.

Escuchó entonces las preguntas de Misty y bajó la mirada para mirar a Zaira, con interés por la respuesta que daría, pero al ver la expresión de la muchacha morena se mordió el labio y suspiró. Estaba siendo un día demasiado largo. Incluso más que el anterior. 

Sin decir nada, Allegra empezó a caminar hacia el borde del puente, se subió a la barandilla de piedra y se sentó sobre ella, descolgando sus piernas hacia el río. Cerró los ojos y colocó la guitarra sobre sus piernas, dejando que el murmullo atenuado del agua calmase sus emociones y la ayudase a evadirse de los sucesos que no dejaban de superponerse unos sobre otros. Jugueteó con las cuerdas, acariciándolas con suavidad, comprobando la afinación del instrumento y acostumbrándose a su tacto.

Tardó varios segundos en empezar a cantar con los ojos cerrados. Ella no era la voz principal en el grupo, tan sólo hacía los coros. Pero haber pasado toda la vida en el conservatorio le permitía defenderse lo suficiente. O tal vez fuese su parte de Fata la que la había ayudado a modular su voz en ese tiempo, sin que ella siquiera lo imaginase. En cualquier caso, una vez pronunció la primera nota, sus dedos empezaron a moverse solos y dejó que la música la recorriese por dentro y la liberase. Al menos durante unos minutos permanecería ajena a la vorágine de acontecimientos de esa horrible ciudad.

Cargando editor
 Adam Hart Cargando pj
24118/12117601
15/02/2015, 22:06
Adam Hart

Adam se acercó con curiosidad cuando Allegra comenzó a tocar y a cantar. Se quedó un momento como embobado escuchádola, sonriente, palmeando de tanto en cuando sobre sus muslos cubiertos aún por el polvo de las rocas. Cuando esta hubo acabado palmeó un par de veces con una sonrisa amplia. -Muy bonito Allegra... buah, qué buena eres.- Durante un momento pareció sentir algo de nostalgia y volver a la realidad de donde estaban y lo que allí sucedía. Miró de reojo a Templar, pues parecía que se avecinaba una nueva trifulca y cruce de acusaciones. O eso pensó él al menos. Mirando aún al grupo de fundas allí reunido todavía tuvo unas palabras para Allegra.- Qué bueno sería tocar algo contigo un día de estos. Yo no canto, pero tocaba muy bien... antes de que me encerraran-

Cargando editor
 Anastasia Bubois Cargando pj
24118/12117735
15/02/2015, 22:48
Anastasia Bubois

La segunda vez que Kammy preguntó, Anastasia no dio más respuesta, pues su atención ya había abandonado esa conversación y se encontraba puesta en Allegra.

Cada célula humana de Anastasia vibró ante la idea de pasar la noche con Allegra Blue, y su corazón se desbocó al asumir la combinación de sus actos y sus palabras: estaba desolada, temía y no quería pasar la noche solo, y de entre todos los presentes la había elegido a ella.

Había visto mucho horror, especialmente en los últimos días, pero fue aquella fuente de alegría la que hizo que se le humedecieran los ojos, y si no se derramaron sus lágrimas fue porqué se presionó el parpado inferior con el lado del pulgar para recogerlas y pararlas.

Asintió con la cabeza con tal suavidad que sintió la necesidad de hacerlo repetidas veces para dejar clara su aceptación. Esperó a que sus fibras humanas se calmasen para no montar un número de histeria como las adolescentes que tanta vergüenza ajena le producían antes de arrancar a andar hacia ella y la chica arcoíris que le regalaba aquella guitarra que parecía un calco de sus medias.

Hinchó sus pulmones con consciencia cuando percibió el olor a pino y poco después hasta pudo saborear la vainilla. Dirigió su mirada hacia el actor –“Roger, Míriel” se recordó rescatando la lista que había empezado a confeccionar en su mente- y sus ojos pasaron de él a Misty. Rió por lo bajini ante su extraña bienvenida y se descubrió a sí misma sin sorpresa alguna por el hecho de que ese hombre acabada de volver de entre los muertos, al fin y al cabo empezaba a ser algo muy habitual en esa ciudad.

Giró su cabeza en busca de Lera y casi deseó no encontrarla en un cruce de miradas pues esperaba verla desconsolada por el regreso de ese ser que la había roto con solo pronunciar su nombre. Y si así la encontraba le hubiese sido más difícil seguir su camino, como lo siguió, hacia el borde del puente, hacia a Allegra Blue.

Al verla subirse a la barandilla apresuró el paso y sus manos hasta parecieron querer adelantarse al resto del cuerpo, temerosas de que la música no fuera igual de hábil escalando que con la guitarra, por suerte demostró serlo.

Aquella incertidumbre hizo que el camino le pareciera eterno, infinito, y cuando llegó al puente dejó que sus oídos se deleitaran con la canción en solitario de Allegra Blue, con aquel privilegio que le brindaba su nueva vida, cruzó los brazos sobre la barandilla y apoyó su rostro en ellos, cerró los ojos y escuchó. 

Cargando editor
 Roger Templar Cargando pj
24118/12117801
15/02/2015, 23:05
Roger Templar

La oscuridad de la inconsciencia fue paulatinamente dando paso a la luz de la consciencia con el sosegado ritmo del aire entrando a sus pulmones, poco a poco el resto de organos comenzó a reaccionar, su corazón bombeó sangre y la respiración de hizo rítmica. Abrió los ojos como si hubiera caído de una gran altura haciendo que se incorporara de repente y tuviera que parpadear en varias ocasiones hasta conseguir centrar la vista. Sintió un pequeña nausea propia de la desubicación, al mirar alrededor y ver como el resto se acercaban a él cayó en la cuenta de donde estaba y de su nombre... Roger.

El actor tuvo que aferrarse a la barandilla del puente para levantarse con las piernas un tanto temblorosas, morirse por el día y resucitar por la noche era un poco heavy para un humano, mientras el resto lo volvían a increpar con preguntas y miradas de repoche, el señor Templar se palpó el pecho rememorando el dolor con una mueca de espanto, que consiguió superar cuando comprobó que salvo su camisa, el resto de pecho estaba impoluto... sin embargo cuando llegó al cuello comprobó con sorpresa las cicatrices, las recorrió con los dedos sin poder evitar un ligero temblor... no entendía por qué seguían ahí. Sus ojos se desviaron hacia uno de los presentes, la mujer llamada Lera. La observó con seriedad y calma, pero sin ningún tipo de reproche reflejado en su mirada.

Finalmente se recompuso y buscó un cigarrillo... necesitaba una buena calada... por lo menos no los había perdido y al estar guardados en la pitillera no estaban manchados de sangre, algo es algo.

- Yo también me alegro de volver a verlos damas y caballeros... el paraiso nunca es suficiente para mí señor McCarthy- comentó recuperando parte de su antigua sonrisa- se está muy bien allí, pero esto es mucho más divertido... Vaya... todavía siguen con los mismos reproches. No los entiendo- consiguió encenderse el cigarrillo- Míriel, mató a los niños por la maldad que había en sus almas, ¿por qué otra razón iba a haberlo echo? ¿Qué conseguía cometiendo un crimen de esa magnitud? ¿Cuantas veces se me va a someter a juicio por aquella acción? ¿Qué es lo que necesitan para creer en mis palabras? Puedo entender que no les caiga bien ni como humano ni como Fata, pero en verdad no entiendo que se me siga juzgando de la misma manera... ¿Creen que disfruté matando?- la mirada de Roger se volvió dura tras el velo de humo del cigarrillo, estaba realmente molesto por el recibimiento y los repoches- Me sacrifiqué para que una asesina real fuese identificada por la peligrosidad de su poder... ¿No es suficiente? Si mi alma fuese la de un traidor ¿por qué actuar de esta manera? les aseguro que mi muerte no fue dulce- no pudo evitar volver a mirar a Lera para después desviar sus ojos hacia Zaira con abatimiento- ¿Por qué dudas de mi, querida...?
 

Notas de juego

Creo que no se me ha olvidado nada... si es así decidlo y lo arreglo ^^

Cargando editor
 Zaira Castleworld Cargando pj
24118/12118087
15/02/2015, 23:09
Zaira Castleworld

Zaira parecía no reaccionar ante las palabras de los presentes. Tenía la mirada rosada clavada en Roger y esperaba que él dijera algo ante las acusaciones de Paul. 

Escuchó como Misty le preguntaba sobre lo que había dicho, pero en un principio no le respondió. Se mantuvo en silencio, mientras la voz de Allegra empezaba a inundar el ambiente. 

La espera se le hizo eterna. Roger se tomó su tiempo en comprobar su estado y encenderse un cigarrillo, antes de responder a las acusaciones vertidas sobre él. Pero entonces, un escalofrío recorrió la espalda de Zaira y apretó con fuerza los dientes.

Se secó con el dorso de la mano las lágrimas que había vertido y se apartó de la pared a la que se había apoyado.

- Quería creer en ti, al igual que hizo la familia real, pero... - Se mordió el labio y miró hacia Paul. Él acababa de decir que les había engañado. ¿Por qué iba a mentir si no era verdad? Todo era confuso, había confiado ciegamente en Míriel, pero no podía confiar en Roger Templar.

- Estaba convencida de que vería inocencia en tus ojos y he dado la cara por ti. Ahora mismo no sé qué creer - . Sus labios se torcieron en una mueca. - Uno de los dos miente, y sé que ayer Paul no nos engañó con Falmari... - Dirigió su mirada hacia el enfermero y arqueó suavemente una ceja. - Si quisiera ayudarles, nos habría dicho que nos habíamos equivocado, pero no es así - . Y no creo que haya cambiado en tan poco tiempo. - Lo siento, necesito algo más que vuestras palabras... - La joven suspiró y, tras unos segundos, volvió su atención hacia Misty, recordando lo que le había preguntado hacía unos minutos. 

- Chris, él es el que está enfadado. Conocía a la fata que había bajo la piel de Jane y me ha pedido que le diga a Anya que puede rezar por morir esta noche, porque si no derribará todos los muros que hagan falta para que pague por lo que ha hecho. Y cuando sepa su nombre de fata temblará de miedo. O algo así - . 

Mientras hablaba, había dirigido su mirada hacia la mencionada. - No quería decirlo, pero quizás quieras responderle algo - . Sus labios formaron una mueca. - Sigo sin fiarme de ti - Arrugó un poco la nariz al decirle aquello. Le había insultado y menospreciado delante de todos, y eso era algo que no pensaba perdonarle. - Pero de todas formas, creo que debías saberlo - .

Cargando editor
 Roger Templar Cargando pj
24118/12118255
16/02/2015, 00:09
Roger Templar

Increible... ¿Por qué a Míriel si lo creía y a Roger no?, el señor Templar soportaba bien las críticas... toda su vida se le habían estado tirando al cuello por su mediocridad como actor y él había salido al paso armándose de buen humor y afrontando los embates que le dió la vida con valentía y tirando hacia adelante, ¿quién había dicho que la vida de actor era fácil? constantemente era juzgado a través de sus películas, siempre había estado en el punto de mira y quizás por eso consiguió mantenerse durante tanto como actor... pero jamás habían puesto en entredicho su honestidad como se estaba haciendo en ese momento por un crimen que se cometió antes de la existencia del propio Roger.

- Zaira... lamento mucho escuchar tus palabras- se acercó a ella- Si crees a Míriel ¿por qué a mí no? soy la misma persona... mi vida como Roger ha sido muy distinta a la de Míriel, pero soy yo... - buscó la mirada de Zaira, en ese momento uno de los ojos del actor adquirió la forma del iris de un felino para volver a adquirir la redondez de la de un humano normal- No soy un asesino... soy un actor mediocre... lo reconozco pero no un mentiroso... Todos sabemos que Falmari es malvada. Los traidores son traidores porque son capaces de asesinarse incluso entre ellos y lo inteligente es confirmar lo odbio, no decir lo contrario ¿no te parece?

Cargando editor
 Kammy Phillips Cargando pj
24118/12118310
16/02/2015, 00:22
Kammy Phillips

Kammy vio cómo Roger comenzaba a moverse, como si volviera a la vida. Se sintió enojada, ya que todos estaban esperando el veredicto de Paul para saber si mentía o no. Cuando escuchó las palabras de Paul, apretó los puños, tratando de no enojarse, tratande de controlarse. A este paso, comenzaría a hacerse daño.

- ¡No! ¿Por qué no esperaron que Paul nos revelara la verdad? - dijo con tono lastimero, aunque sus ojos violeta oscilaban con el naranja, luchando por mantener el control de sí misma.

Se acercó a Zaira y le puso una mano en el hombro a manera de consuelo - ¿Estás bien? - aunque las palabras que pronunció después le dieron a entender que sí. Al parecer, Chris conocía al fata de Jane de antes y querría vengarse, mientras que alguien incauto había traído de vuelta al que ahora sabían que era uno de los traidores.

- Creo que necesitas más que eso ahora, Miriel -.

Cargando editor
 Lyman F. Gale Cargando pj
24118/12118505
16/02/2015, 01:05
Lyman F. Gale

Se refería, obviamente, que en un lugar donde gobernaban las sombras su poder era enorme, quizás por encima de la mayoría, ¿acaso no se lo había manifestado a Jane en el túnel? “Es mi dominio”.

Ahí se sentía fuerte. Seguro, porque guardaba una ventaja por jugar en su campo.

Pero donde las sombras eran más densas y más fuertes eran en el corazón de cada uno, y sobre esas, lamentablemente, no tenía poder alguno.

-Pues díselo al artista.- Propuso a Zaira cuando observó con sentido común que no podían enterrar los cuerpos. Lo de “artista” lo dijo refiriéndose a Thomas pero sin desdén.Que nos regale con algunas bolsas o mantas para cubrirlos, pues. O algo que al menos sea un poco más digno para nuestros hermanos caídos, y menos ofensivo al olfato.- Pero su voz se perdió. Cada uno, o en la mayoría, protestando por su discurso, como era de esperar. Al menos en eso se habían puesto de acuerdo.

No obstante, la alternativa de Alana debió de parecerle bien, y le dedicó un asentimiento agradecido por el gesto.

Las contestaciones fueron llegando por turnos, y el ciego fue dejando espacio para que manifestaran sus opiniones, su rostro no mostró contradicción, aunque nuevamente perdían el tiempo en un sin sentido.

Shawn fue de los pocos a mostrar más arrepentimiento que orgullo. Cosa que también sintió con agradecimiento y se apuntó.

No obstante, quiso saber al igual que la Fata que podía hablar con los muertos, a qué se refería con su ciudad.  Ésta vez pudo ahorrarse la explicación, ésta vez Anya dio en el blanco. Había vivido toda una larga vida en sombras, cuando a sus hermanos se les negaba la luz quedaban cegados, pero él seguía teniendo sus sentidos. Su día a día en ese sentido no había cambiado un ápice.

-En cuanto cómo hacerlo… os lo he dicho. Pero no me importa repetirlo si me prestáis oídos. Sencillamente solo os digo que actuéis escuchando, y sin dejaros arrastrar por los sentimientos. Pensad.- En ése punto, el chico Francés estuvo acertado en reprochárselo en pensamientos, pues Lyman no era completamente inmune a ellos y la muerte de la primera hermana que se había acercado a él, lo había afectado. Pero se frenó antes de actuar. -No digo que sea malo tenerlos, pero habláis de sopetón sin escucharos unos a otros, a veces se solapan tanto las discusiones que no oigo más que un murmullo incomprensible. Sed ordenados, respetuosos y sobretodo, dad algo de margen para poder asimilar la información. Durante la mañana se han dicho mil cosas, y con tanta agitación no he podido interiorizar ni la mitad.

En cuanto a Lera, su mano y a ella misma no la rechazó, la aceptó y estrechó aquella ofrenda mientras escuchaba a sus hermanos, aun así, tampoco la retuvo contra su voluntad cuando quiso retirarla. Valoró mucho el esfuerzo por creer en aquella visión que no podía llevarse a cabo, porque no la compartían el resto. Así, que ciertamente, como todos acertaban pensar era una útopia, Lyman los había recriminado por haberla convertido tal. Solo quería haberlos hecho ver, lo que podrían haber hecho unidos, no que creyera conseguirlo.

Divididos perdían más que unidos.

El drogadicto fue el primero en reprocharle y reírse en su cara. No por ello pareció afectado. Quizás por ello, fue a él primero  a quién respondió, hablando en dirección a donde no cesaba de oírlo.

Habría sido lo qué podríamos haber hecho, y lo que podríamos hacer, aunque eso obviamente no está a nuestro alcance. ¿Te crees que no lo sé? Basta con ver que prácticamente ninguno de vosotros se ha planteado la posibilidad. Lo que digo es que uséis la maldita cabeza. Por empezar, deja lo que estés tomando. No ayuda. El mono lo pasarás ahora, o cuando se te terminen las drogas.

-No he dicho que no votaseis. No prestáis atención. Os he echado en cara, y lo recalco que lo hacéis sin pensar, sin pruebas y movidos por razones vagas. Prefiero que no votéis a votar sin razón. Os he pedido que sopesarais y que aportaseis pruebas. Que usarais la cabeza. Nada más.- Se giró a la dirección de Allegra. –En cuanto Mathias, tienes razón lo hice, y lo lamenté, y celebro que hubiésemos dado en el blanco, pero también como he dicho, que entonces no sabíamos los efectos de las campanadas, no sabíamos lo que iba a ocurrir. Ahora sí. Os pido que actuéis en consecuencia y que el voto sea justificado. ¿Quieres desconfiar de mí Adam? Muy bien, otra vez estamos en lo de usar la cabeza. Si Mathias era un traidor a sus hermanos ¿Por qué lo voté si también lo soy? A no ser que ellos actúen en solitario, o con distintos grupos, que tampoco lo descarto, eso hace de los seis improbables sospechosos ¿No crees?

Alguien señaló que era más importante preservar su propia vida, y que aquello justificaba en pleno las “votaciones”. Él no se había opuesto a ese recurso, no había negado en ningún momento que siguiesen ése camino aún así, lo dicho le dio a objetar.

-Decís que os pesa más vuestra integridad. Entonces… ¿Cómo queréis ayudar a Fäe? Yo lo único que veo, es que cuanto más hacemos más nos merecemos el destierro que nos imponen ahora.- Y hacia Seth añadió - ¿Cómo vas a llegar a Fäe y ayudarla sino demostramos que somos capaces de convivir?

Las campanadas trayeron novedades, y luego la resurrección. Lyman nuevamente desaprobó las acciones precipitadas que habían tomado. Más aun con la confirmación de Paul.

Por su parte, justo antes de retirarse solo le faltaba aclarar un detalle con Kammy. Así que se acercó a ella y le preguntó: -Tus palabras me han resultado enigmáticas. No las entiendo. No sé si soy el Fata que crees que soy, pero no tienen significado para mí. ¿Puedes explicarme? Por favor.- Expresó confundido. -¿Por qué dices que es por mí que no temes a la oscuridad?- Quiso saber pues aquello le había resultado un misterio. ¿Habría otro que gobernase la oscuridad? ¿Había hecho algo que no recordase? Porque parecía recriminarle algo que no tenía conocimiento alguno. Por mucho que rebuscaba en sus recuerdos, nada encajaba en aquello y por ello quiso saber.

Notas de juego

Este finde no he podido estar por Umbría. Siento el retraso a todos. 

 

Si sirve de catarsis he tardado 4h a ponerme al día. Ains..

Cargando editor
 Allegra Blue Cargando pj
24118/12118533
16/02/2015, 01:09
Allegra Blue

Cuando la canción terminó, una sonrisa tranquila se había instalado en los labios de Allegra. Dando la espalda a las discusiones del puente, se permitió disfrutar durante un instante del sonido del agua y la calma que la guitarra había generado en su estómago y que se extendía por todo su cuerpo.

Tras ese segundo miró a Adam y le sonrió. - Me encantaría que tocásemos juntos. Tal vez mañana, si ambos estamos aquí para contarlo. - Trató de frivolizar con lo que sucedía cuando la ciudad se cubría de sombras, pero no pudo evitar hacer una pequeña mueca. - Aunque tendrás que conseguir otra guitarra. - Añadió, guiñándole un ojo al tipo. - La multicolor es mía. 

Escuchó entonces a Roger y Zaira tras de sí y se giró para contemplarlos y enterarse de cómo estaba la situación. Se hacía de noche a marchas forzadas y Allegra no creía que esa discusión fuese a llegar a algún punto esa noche. Finalmente miró a Anastasia que se encontraba a su lado y le hizo un gesto hacia la ciudad, más allá del puente. - Parece que nadie más se apunta a dormir con nosotras.  - Comentó, encogiéndose de hombros. - ¿Vamos yendo a buscar algún sitio? He tenido suficientes discusiones por hoy y estoy francamente agotada. - Esperó la respuesta de la otra joven antes de bajarse de la barandilla y disponerse a recoger sus zapatos para caminar descalza hacia cualquiera de los edificios de la ciudad.

Cargando editor
 Lera Madison Cargando pj
24118/12118568
16/02/2015, 01:22
Lera Madison

El sonido de la guitarra, si bien melódico y perfecto, le pareció absolutamente irreal. ¿Quién tendría la calma para tocar guitarra en compañía de asesinos? Sin embargo, aquello probablemente era lo más sabio que se podía hacer, seguir con la vida normal hasta que de pronto, para todos, las luces se apagaran. Jugueteó con la hoja de navaja entre sus manos, sintiendo la mirada de Anastasia que hizo contacto con la suya en cosa de segundos, pero que se desvío casi enseguida para volver a Míriel. Mantuvo su mirada, tan seria y compuesta como la del mismo artista, con la diferencia que la hoja que antes estaba entre sus dedos ahora reposaba dentro de su mano empuñada, ambos filos rozando la carne de la palma.

No despegó los ojos de él durante todo el discurso. Y aunque deseaba como nadie que aquella muerte hubiese sido la menos dulce de la historia de Fäe y el mundo humano, y aunque lo hubiese sido, el maldito actor seguía allí. Allí, entre ellos, respirando, como una burla a aquellas inocentes almas que con total sadismo había osado arrancar de sus puros cuerpos. Como si nada hubiese pasado, como si hubiese sido perdonado. Pero tenía que controlarse. Querían volver todos a Fäe, era su deber facilitarlo. Servir. Lo merecieran o no... Fäe los necesitaba. 

Ni siquiera notó el pequeño hilo de sangre que a esas alturas caía de su mano al suelo, gota a gota, como un reloj que contaba los segundos hasta la próxima muerte. 

Cargando editor
 Kammy Phillips Cargando pj
24118/12118604
16/02/2015, 01:23
Kammy Phillips

Kammy miró a Lyman una vez más y le dijo simplemente con tono tímido - Concretarlo antes de la noche podría implicar un suicidio. Solo digo que me recuerdas a alguien - le dijo antes de retirarse.

Al escuchar la canción de Allegra, pensaba decirle algo pero se dio cuenta que su grupo se alejaba y volteó la mirada con rapidez. Buscó a Thomas pero parecía estar con una vieja amistad, así que decidió dejarlo en paz y se acercó de nuevo a la chica de ojos rosados tímidamente.

Con los ojos tornasoles y las mejillas enrojecidas, le dijo - ¿Podría quedarme cerca a ti? La verdad... Es que no quisiera tener que quedarme completamente sola -.

Cargando editor
 Alana McRae Cargando pj
24118/12118713
16/02/2015, 02:02
Alana McRae

El regreso de Roger me sorprendió, creía que iban a esperar a que Paul explicara lo que había visto antes de hacer nada. Cuando el paramédico explicó su visión no me extrañó demasiado. El caso del que habían hablado me había generado muchas dudas desde que lo explicaron. ¿Cómo se contradice a alguien sin poder ver lo mismo que él? Había contado con su respeto y le creyeron, pero no había nadie que dijera lo contrario.

Cuando el actor se refirió a Falmari, me ofendí un poco. Si bien no había sido capaz de reconocer aquello en lo que se había convertido, no podía obviar lo que una vez fue. Seguía preguntándome que le pasó para albergar tanto mal. Decidí mantenerme a la espera y ver cómo se desarrollaba la conversación esperando que Paul fuera más específico sobre lo que había visto, si es que era posible. Era poco probable que, alguien que pudo matar en el pasado, cambiara para bien pero quería estar segura.

Las palabras de Lyman seguían pareciéndome demasiado ingenuas. A quien tenía que convencer era a los que mataban por la noches, no a los que nos veíamos forzados a buscar a los culpables. Después de todo lo sucedido, no tenía muchas ganas de decir nada, así que me retiré a un lado para tratar de pasar la noche lo mejor posible. Deseaba fervientemente que cuando abriera los ojos, nadie hubiera caído.

Cargando editor
 Lyman F. Gale Cargando pj
24118/12118725
16/02/2015, 02:07
Lyman F. Gale

-Pues tan solo espero que los dos estemos aun para hablarlo por la mañana, sí así lo quieres.- Acordó aquél hombre impertérrito frente aquél misterio que nada entendía y que solo le quedaba encogerse de hombros. No sabía si se lo había dicho como algo malo, o algo bueno y le hubiese gustado saber si iba con él porqué nada entendía.

Por su lado tampoco tenía nada claro que pudiese dar saludo al nuevo día, así que trató de no dar más importancia. Si la chica había querido resolverlo, él le había dado su oportunidad.

Se acercó a Lera, quién se había apartado de él, y le dedicó unas palabras. -Su máscara ya ha caído. Vamos.

Cargando editor
Narrador Cargando pj
24118/12118744
16/02/2015, 02:12
Narrador

Otro día más iba llegando a su fin. El reloj, cada vez con más llamas encendidas, avanzaba de manera constante, indicándoos que de nuevo la noche se acercaba. Con ella la oscuridad, el peligro y el miedo.

Finalmente unos y otros os fuisteis recogiendo. Algunos os refugiabais en pequeños grupos en casas. Otros os quedasteis fuera, creyendo que realmente no había ninguna diferencia. En cualquier caso al final todos fuisteis bañados por la negrura y una vez esto sucedió se hizo difícil caminar. Los últimos ecos de la canción de Allegra ya se habían apagado, y sólo el murmullo suave del río era capaz de aliviar un poco vuestros temores, como si ese sonido viniera de mucho más lejos. Como si lo conocierais de antes.

 

Fin de la Noche 2